Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

16 marzo 2014 7 16 /03 /marzo /2014 23:01

En un lapso de descanso, un desahogo en un horrendo poema muy malo; tiene su rima en versos pareados (ABBA), se consideran las sinalefas (dicho para el que sepa); pero lo “chafa” se reconoce porque sólo dos versos riman con sustantivos, los demás, horror!, con verbos infinitivos y gerundios.  Eso no se hace, pero no tenía ganas de pensar, sino sólo de reflejar la realidad en un momento de ánimo.  Al final, al no abusar de estrofas, esos horrores pasan por un lenguaje llano.

 

 

A la Revolución en Marcha!

 

Dónde andas pinche muerte,

que te ando buscando;

nadie está trabajando

y te haces de quererte.

 

Ah! Que méndiga la suerte

nomás te estoy proponiendo;

aún se te está invocando,

más difícil se hace verte.

 

La revolufia es hacerte,

y, pues, ya le vamos dando.

La libertad es ganando,

así, vida, he de perderte.

 

Luis Ignacio Hernández Iriberri.

16 mar 14.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Literatura
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:05

    Editorial

 1912-Historia-de-la-Geografia-Kretschemer.JPG

Historia de la Geografía, 1912; de Konrad Kretschemer; segunda Historia de la Geografía, en la que queda claramente expresada la esencia de la contradicción que dará lugar al debate de la naturaleza de la geografía durante el siglo XX.

     

*

 

La utilidad esencial, en este caso, de la historia de la geografía, radica en que es en ello, y sólo en ello de donde objetivamente puede extraerse o abstraerse y generalizarse los fundamentos teóricos de esta ciencia; de ahí que sea de esencial importancia el marco teórico con base en el cual se hace ese análisis histórico, para lograr el mayor reflejo de la realidad tal cual es.

 

La segunda Historia de la Geografía, publicada en 1912 por Konrad Kretschemer, luego de la primera escrita por Vivian de Saint-Martin en 1873, es, por lo anteriormente dicho, una obra de primerísima importancia para entender el gran debate dado durante el siglo XX acerca de la naturaleza de la geografía; y tanto más, que ya en ella Kretschemer destaca los elementos de la contradicción fundamental del pensamiento geográfico, si bien no sigue la misma para explicar su historia, y ésta quedó, por lo tanto, vagamente expuesta en la problemática de la teoría geográfica, mostrando un relejo de las dificultades que habrá de enfrentarse en ese debate.

     

*

1912 Historia de la Geografìa, 1912; Konrad Kretschemer (1Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; Historia de la Geografía, 1912; de Konrad Kretschemer.  (38/)

 

03 Vacío de Formación Teórica ObjetivaHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  El Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México (7/7)

 

No me Olviden (dibujando en litera) (7 abr 13)Política.

 

[____]  Boletín N° 06; La demostración: un acidente.

[____]  Boletín N° 07; La demostración: fabriación de un delito.

[____]  Boletín Nº 08, La demostración: política de Estado.

[____] Boletín Nº 09; La demostración: represión política.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:04

1912 Historia de la Geografìa, 1912; Konrad Kretschemer (1Historia de la Geografía, 1912; de Konrad Kretschemer.  (38/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

02 dic13.

 

Entre varios trabajos notables de Vidal de la Blache, Alfred Hettner y Andrei Nicolaevich Krasnov, en los primeros años del amanecer del siglo XX, está la aparición en 1912, de una segunda Historia de la Geografía, ahora del alemán Konrad Kretschemer.

 

Una obra sencilla de unas doscientas páginas en media carta, traducida al español en 1942[*].  En ella, en cinco unidades históricas, Kretschemer plantea la historia de esta ciencia desde la Antigüedad, partiendo de los conocimientos sumerio-babilonios, hasta la geografía en el siglo XIX, inmediata a su tiempo.

 

Desde luego, hay mucho en común con la obra antecedente de la Historia de la Geografía de 1873, de Vivan de Saint-Martin, que Kretschemer refiere, pero hay también (y este “pero” tiene una carga teórica), mucho de en común con la obra de geografía teórica de Oscar F. Peschel: La Historia de la Geografía al Arribo de Humboldt y Ritter, de 1865.

 

De Vivían de Saint-Martin, Kretschemer sigue la idea esencial de las exploraciones y los descubrimientos en extensión en el globo terráqueo, de lo que va derivando a su vez un conocimiento geográfico analizado en la cartografía; replanteando el esquema del análisis histórico: mientras Vivían de Saint-Martin sigue los grandes imperios, Kretschemer sigue las grandes divisiones histórico-social-culturales: Antigüedad (año 3000 ane al siglo V), Edad Media (ss.V-XV), Renacimiento (ss.XV-XVII), Ilustración (ss.XVII-XVIII), y Época Romanticista (s.XIX); y de Oscar F. Peschel, seguirá la idea de que la geografía científica moderna, parte del pensamiento geográfico humboldtiano-ritteriano de una ciencia de los fenómenos, y, por lo tanto, donde la geografía se divide en la heterogeneidad de “ramas” correspondientes a esos fenómenos, y las ciencias estudiosas de los mismos, pasan a ser “ciencias auxiliares” de la geografía.  El “pero”, pues, alude al criterio “fenomenista” del carácter esencial de la geografía que Kretschemer retoma y trasmite al siglo XX, pero en donde esa historia ya no será asunto romanticista de una ciencia, sino específico hecho histórico del que se deriva un fundamento teórico, el cual se confrontará con el pensamiento geográfico hettneriano-blacheliano, estableciendo una posición clara en el debate de la naturaleza de la geografía, que se suscita en el curso de este siglo.

 

La obra de Kretschemer, pues, no es de geografía teórica, es exclusivamente de historia de la esta ciencia, pero como tal, objetivamente está mostrando la contradicción esencial del pensamiento geográfico, que habrá de esclarecerse en el debate a lo largo del siglo XX.

 

Así, Kretschemer, ya desde su Introducción,, expone el objeto de estudio de la geografía: “La forma y tamaño de la Tierra, su posición en el espacio, las condiciones físicas de su superficie y distribución de aguas y tierras, además del inventario de plantas y animales en cada territorio, o por lo menos, de sus habitantes, con su carácter y área de repartición”[1].

 

En consecuencia, atribuye a los geógrafos jonios, Anaximandro, Hecateo, el origen de la ciencia de la geografía, que avanza y se desarrolla posteriormente en la Magna Grecia, y después en Alejandría; y es aquí, con Eratóstenes, <<quien rompe con los esquemas anteriores>> como bien observa Kretschemer, que se tiene al <<verdadero iniciador de la geografía científica>>.

 

Derivado de ese fundamento teórico, Kretschemer establece la razón de la historia de la Geografía, y, por lo tanto, de su obra: “Una historia de la Geografía ha de investigar y exponer la totalidad del proceso de desarrollo de nuestros conocimientos científicos acerca de la Tierra y, ante todo, necesita ilustrar sobre los medios y procedimientos que han condicionado a este conocimiento”[2].  Y en este punto, la Historia de la Geografía de Kretschemer, da un paso adelante, va más allá que la exposición descriptiva romanticista de Saint-Martin; y esa conciencia del hacer de la ciencia como tal y por lo tanto de su método, lleva a Kretschemer a vislumbrar, en la vastedad y heterogeniedad de cuestiones a tratar por esta ciencia, la contradicción esencial del pensamiento geográfico; y así, dice Kretschemer al respecto: “…pero, ciertamente el interés por estas cuestiones no fue siempre el mismo en todos los tiempos”[3].  Y más adelante anota: “violenta contradicción de los jonios fue Herodoto…”[4].

 

Mas, no obstante haber observado con gran agudeza esa regularidad histórica, no va a seguirla hasta sus últimas consecuencias (y aquí la limitación trágica en la Historia de la Geografía de Kretschemer, que sólo el largo debate histórico durante el siglo XX va a poner en claro).

 

Konrad Kretschemer termina su valiosa obra en un capítulo 20 titulado: “La ciencia geográfica”, de donde citamos un importante pasaje: “Después de la muerte de Humboldt y Ritter en 1859 –dice Kretschemer–, viene un período de paralización.  No existieron grandes personalidades ni propiamente hubo escuelas; el séptimo decenio de la centuria forma una laguna en el desarrollo continuo de la Geografía, vacío interrumpido solamente por algunos descubrimientos sensacionales”[5].  Extraña el comentario de Kretschemer, cuando tiene a la vista la obra de Vivían de Saint-Martin, primera Historia de la Geografía, las “escuelas” de Ratzel y Richthoffen, y los desarrollos, ciertamente difíciles de comprender en ese momento, de William M. Davis.

 

Ciertamente cita a Peschel por su obra: “Nuevos Problemas de Geografía Comparada” de los años ochenta del siglo XIX, junto con Richthoffen por su introducción del método geomorfológico en ese mismo lapso; y concluye, tomando una frase que cita de Ritter, y que nos provoca un paradójico desconcierto: “se cayó en la <<geografía de los compendios>>”[6].  A lo que quizá pudiéramos modificar con más propiedad a pesar de Ritter, que: <<se cayó en la geografía de los minicompendios>>, si se entiende que la magna obra de Ritter mismo no es otra cosa que un “gran compendio”.

 

Y, finalmente, Kretschemer no podía escapar a esa obseción del geógrafo por acabar de deducir que su saber es científico, pero no por los procedimientos mismos de la ciencia y su método, sino por simple enunciado con fuerza de convicción: “La Geografía –concluye Kretschemer–, considerada al principio como puramente descriptivista, adquiere un carácter científico mediante el examen de cada uno de los fenómenos en sus relaciones originarias con la Tierra”[7].

 

Esto es, y concluimos nosotros para dar paso al momento histórico del gran debate acerca de la naturaleza de la Geografía en el siglo XX; primero, que esa geografía del siglo XIX, reconocida como “puramente descriptiva”, en tanto se continuó a imagen y semejanza durante la geografía del siglo XX, hace de ésta, a su vez, la misma geografía descriptivista.  Y es que, paradójicamente, justo aquello en que Kretschemer cree ver el fundamento de la geografía como ciencia: “el examen de cada uno de los fenómenos…”, Es precisamente lo que le negaba tal condición.  Y aclarar esto, nos consumió a los geógrafos todo un siglo.



[*]    Kretschemer, Konrad; Historia de la Geografía; Editorial Labor, Col N° 56; México, 1942.

[1]    Kretschemer, Konrad; Historia de la Geografía; Editorial Labor, Col N° 56; México, 1942; p.7.

[2]    Ibid. p.7.

[3]    Ibid. p.7.

[4]    Ibid. p.14.

[5]    Ibid. p.187.

[6]    IBid. p.187.

[7]    Ibid. pp.188-189.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:04

03-Vacio-de-Formacion-Teorica-Objetiva-copia-1.jpgEl Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México.  (7/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

02 dic 13.

  

De este modo esencial final, se puede entender que la geografía trate con todo cuanto existe, en tanto que todo cuanto existe, existe no sólo en el espacio (el vacío más general y esencial de que deviene), sino como estado discreto o continuo de espacio, por cuyas propiedades y relaciones como efecto, es posible conocer las determinaciones causales y esenciales del espacio.  Así, la geografía no trata (como no ha tratado nunca sino por defecto), con los fenómenos como tales, objeto de estudio de sus propias especialidades o ciencias particulares; sino con éstos, en tanto objetos existentes tanto en el espacio como espacialmente, es decir, en tanto estados de espacio particulares, entendibles en tanto las transiciones entre los estados de la materia.  No trata, pues, con las leyes propias del fenómeno (leyes de otras ciencias), sino con las leyes geográficas, esto es, con las leyes espaciales, las cuales se expresan en su índole físico-matemática.

 

16   Tal hecho, y sólo tal hecho, es el que está y sólo puede estar, en plena consistencia lógica con la ciencia y el método de la ciencia en su concepto moderno ilustrado galileano-kepleriano, como baconiano-cartesiano, y en ese sentido, la Geografía como ciencia, que no puede ser sino físico-matemática, no puede, a la vez, sino expresarse  en los términos de una ciencia hipotético-deductiva.

17   La Geografía, en tanto ciencia hipotético-deductiva, se deduce y produce a sí misma axiomáticamente (de su objeto de estudio, postulados, principios, hipótesis, leyes y categorías), derivando de ello sus teorías propias.

18   En ese estricto esquema, una primera teoría geográfica históricamente dada, ya no empírica, sino deducida lógicamente, está en la primera formalización teórica de la teoría del espacio geográfico (del autor de estas líneas).

19   El conocimiento geográfico, así, con todo lo anterior, satisface los preceptos fundamentales de todo conocimiento estricta y rigurosamente científico: en la objetividad, es decir, en el reconocimiento de que existe un espacio real como forma material del mundo, e incluso como unidad material del mismo; en la causalidad, como reconocimiento de que es del conjunto de efectos posibles (los “fenómenos”), abstraídos, generalizados, teorizados y entendidos como estados de espacio, que será posible deducir aquello que determina la naturaleza y propiedades del espacio; en el proceso de la demostración con arreglo a las leyes de la lógica, deduciendo del conocimiento antecedente mediado con las afirmaciones del resultado de la investigación, un conocimiento nuevo verificado hipotético-deductivamente; en la comprobación en la práctica histórico-social, es decir, tanto por lo que así ha ocurrido en otro tiempo, como por lo que, dadas las mismas condiciones, ocurrirá en el futuro; y, en consecuencia, en la previsión científica.

20   De acuerdo con lo antes dicho, la geografía no es únicamente una disciplina de conocimientos de carácter funcional, por el que ésta siempre ha de estar en dependencia de los conocimientos y propósitos de otras ciencias, y que, por lo tanto, sólo se ha de realizar reproduciéndose una y otra vez en infinitos modelos de investigación aplicada; tal como tampoco lo fue antes, concebida exclusivamente con un carácter operativo en la ingeniería geográfica, resolviendo exclusivamente problemas concretos de orden espacial.  La geografía, cierto es, es posible y necesaria en todo ello; pero en su forma más esencial, lo es en lo que se descubre de ella estudiada en sí misma como una ciencia única, íntegra y en permanente desarrollo (y propiamente, autodesarrollo, produciéndose al infinito a sí misma), a través de su investigación en geografía teórica.  La Geografía, pues, como sistema de conocimientos es todo ello: lo que se deduce de sí misma como ciencia del estudio del espacio en la investigación en geografía teórica, lo que aporta al campo de otras ciencias en el análisis de modelos de comportamiento de los estados de espacio (ya sea como “modelos en x”, o como modelos funcionales), en la investigación en geografía aplicada, y lo que en problemas sociales concretos de orden espacial es capaz de entender y resolver.

 

Entre tanto, ya sea que todo ello o una parte en cierto modo se refute, el resultado ha sido, si bien hasta ahora fundado en leyes empíricas y cualitativas, una rigurosa elaboración de la teoría formal del espacio geográfico, como una categoría aplicable al análisis espacial de todo otro mundo en la riba opuesta de la “Mar Vacui” (del espacio geográfico de la Luna o de Marte), de modo que dicha categoría trasciende a la categoría de espacio terrestre, o espacio geográfico referido exclusivamente al análisis espacial del planeta Tierra.  El desafío es ahora, sobre la vigencia de lo hasta aquí dado, el avanzar en el ulterior desarrollo del estudio de ese espacio geográfico así teorizado, ahora sobre la base del descubrimiento teórico cuantitativo, y deducido de sus propias leyes.

 

       “Modelos en X”: modelos teóricos de investigación; y “Modelos Funcionales”: modelos prácticos de investigación aplicada en otros campos de conocimientos.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:03

Boletín N° 09; 12 mar 14; La demostración: una Represión Política.

 

Aquí es donde está el problema real en la interpretación de la relación causal, precisamente en esas sutilezas de la observación de las actitudes del Juez y nuestro abogado (lo llamaremos el “abogado de abril”), que en conflicto de intereses solicitó su renuncia; como en este caso, de manera legítima, de la intervención de la UACM, cuyo apoyo moral solidario conociendo la calidad moral de Marduk Chimalli Hernández Castro, para con un miembro de su comunidad, también nos dimos cuenta que esa intervención de la UACM respondía de manera tácita a la atenuación de los excesos del Gobierno del D.F, puesto de manifiesto particularmente en el diferimiento (y ya no efectuación) de la III Audiencia, por las implicaciones de ésta.

 

Pero otros hechos adicionales (entre muchos otros más que omitimos) ya no tienen explicación alguna ni en las hipótesis dadas, ni en la verificación de que haya sido una fabricación de un delito: 1) la situación antecedente (por ello punto N° 1) de nuestros trabajos con el CEND-SNTE, 2) la no-anulación de la acción penal, y 3) el diferimiento de la Recomendación de la CDHDF; todo ello ya no se explica por pura política de Estado, se percibe ya más que una mera política de Estado, una acción punitiva, y se desborda totalmente a una necesaria hipótesis más para poder explicar esos hechos: la represión política, misma que hace posible relacionar, incluso, el punto uno de los mismos, que por la pura fabricación de un delito pasaría como algo meramente accidental.

 

Concluyendo, por la sumatoria de concordancias (apenas para una veintena de hechos de varias decenas más), se hace evidente que fue una combinación de hipótesis por las cuales en un hecho real: 1) fue un accidente (9 concordancias) manipulado para fabricar un delito (10 concordancias) al amparo de una nazi-fascista política de Estado (10 concordancias); y 2) operando en ello una consigna de represión política (13 concordancias).

 

04-Relacion-Causal.jpg

 
["Clik" en imagen àra amplificar]

 

Boletín Nº 09, 12 mar 14.  ¡Libertad o Muerte, por la Verdad, el Honor y la Dignidad!  Por el resarcimiento pleno de los daños económicos y morales tras un año de represión continuada, ¡Sumándonos a esta revolución social en marcha!

 

Se envía la referencia del Blog: http://espacio-geografico.over-blog.es, en el cual, en su Sección de “Política” (o en la parte inferior de la pantalla), se puede ir haciendo el seguimiento de esta denuncia a través de estos boletines; o bien a nuestro nombre en facebook.

               

Ccp:

 

Ángel Peralta                                  Expreso 1DMX

Angélica de la Peña G                     Senado de la República

Agustín Márquez Rocha                  Reforma

Alba Calderón                                Efekto Noticias

Correo                                           CEND-SNTE

CIDH                                             OEA

Daniela Ramírez                              La Razón

Dinora Pizano Osorio                      Diputada, PRD ARDF

Eduardo Miranda                            Proceso

Ernesto Ledesma Arronte               Rompeviento

Gamaliel Velasco                            Nuestra Visión

Georgina Calderón                          El Universal

Heriberto Paredes Coronel             Subversiones/Rompeviento

Jaime Quintana Guerrero                 Desinformémonos

Jennefer Godínez                            Abogada

José Antonio Garibay                      CDHDF

José Antonio Lara Duque                CDH "Zeferino Ladrillero"

Juan Manuel Pérez Cora                 Suprocuraduría DHDF

Karemm Flores                               El Mañanero (Foro TV/Teleradio)

Laura Iraís Ballesteros Mancilla       Diputada, PAN ARDF

Luis González Plasencia                  CNDH

Ma. Alejandra Barrios Richard        Diputada, PRI ARDF

Noemí Gutiérrez                             Efekto TV

Parlamento Europeo                      

Parlamento Latinoamericano          

Diana Ortega                                  Oficialía de Partes de la Presidencia

Samantha López Lara                     Somos el Medio

Sergio Soto Nájera                         Abogado

Silvino Soria Rivas                          MPR

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:02

Boletín N° 08; 12 mar 14; La demostración: una Política de Estado.

 

Los hechos muestran que al parecer, no fue intento de extorsión, sino realmente un accidente, que de inmediato se aprovechó por esa pandilla de rufianes de policías y ministerios públicos para otra realidad más de los hechos, como fue la probada fabricación de un delito, tal cual lo constató después la CDHDF.

 

Pero hay otros hechos que no se explican completa o exclusivamente por ninguna de las hipótesis expuestas, como el escamoteo de pruebas de descargo, que de ser obligada en la fabricación de un delito, ahora se enfatizaba en la política de Estado; lo absurdo del dictamen de la formal prisión, la ratificación de la acusación por la ahora convertida en delincuente por las trapacerías de la misma ley, Mariana García Vía de Monte, que evidentemente había caído en la extorsión de la policía, ministerios públicos y ahora del mismo Juez, con el cual tuvimos una entrevista en la que constatamos, en una actitud de prepotencia e intolerancia, que en el fondo había una deliberada consigna de represión, a lo que se sumó la actitud sospechosa de nuestro abogado en ese momento, quien había caído en una situación de conflicto de intereses (que ciertamente trató de resolver con su solicitud de renuncia); y particularmente la intervención de la UACM.  Si en parte de los hechos anteriores pudiera ser la ratificación de la fabricación de un delito, en el caso de la actitud de Juez y abogado, como de la UACM que en esa intervención solidaria pudiera ser por cualquiera de las hipótesis, también ésta respondía sutilmente a nuestra denuncia de una perversa política de Estado del Gobierno del DF (del que depende la UACM), denominada “Cero Tolerancia”, otorgadora de licencia a las pandillas de rufianes uniformados para detener sistemáticamente a los jóvenes.

 

Ahora bien, habiéndose probado por la CDH la veracidad de la fabricación de un delito (Expediente: CDHDF/I/121/Azcap/13/2020), tal hecho deja de ser una hipótesis, fue eso; pero eso no niega lo demás, sino al contrario, confirma la impunidad no sólo al cobijo de la política de Estado de “Cero Tolerancia” (licencia para que la policía cometa toda clase de fechorías), y afirma más aún la posibilidad de que efectivamente fue una represión política.

 

03-Relacion-Causal.jpg

 

 

Boletín Nº 08, 12 mar 14.  ¡Libertad o Muerte, por la Verdad, el Honor y la Dignidad!  Por el resarcimiento pleno de los daños económicos y morales tras un año de represión continuada, ¡Sumándonos a esta revolución social en marcha!

 

Se envía la referencia del Blog: http://espacio-geografico.over-blog.es, en el cual, en su Sección de “Política” (o en la parte inferior de la pantalla), se puede ir haciendo el seguimiento de esta denuncia a través de estos boletines; o bien a nuestro nombre en facebook.

               

Ccp:

 

Ángel Peralta                                  Expreso 1DMX

Angélica de la Peña G                     Senado de la República

Agustín Márquez Rocha                  Reforma

Alba Calderón                                Efekto Noticias

Correo                                           CEND-SNTE

CIDH                                             OEA

Daniela Ramírez                              La Razón

Dinora Pizano Osorio                      Diputada, PRD ARDF

Eduardo Miranda                            Proceso

Ernesto Ledesma Arronte               Rompeviento

Gamaliel Velasco                            Nuestra Visión

Georgina Calderón                          El Universal

Heriberto Paredes Coronel             Subversiones/Rompeviento

Jaime Quintana Guerrero                 Desinformémonos

Jennefer Godínez                            Abogada

José Antonio Garibay                      CDHDF

José Antonio Lara Duque                CDH "Zeferino Ladrillero"

Juan Manuel Pérez Cora                 Suprocuraduría DHDF

Karemm Flores                               El Mañanero (Foro TV/Teleradio)

Laura Iraís Ballesteros Mancilla       Diputada, PAN ARDF

Luis González Plasencia                  CNDH

Ma. Alejandra Barrios Richard        Diputada, PRI ARDF

Noemí Gutiérrez                             Efekto TV

Parlamento Europeo                      

Parlamento Latinoamericano          

Diana Ortega                                  Oficialía de Partes de la Presidencia

Samantha López Lara                     Somos el Medio

Sergio Soto Nájera                         Abogado

Silvino Soria Rivas                          MPR

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:01

    Boletín N° 07; 10 mar 14; La demostración: fabricación de un delito.

 

Los hechos, hasta el momento de los dos primeros días en la Delegación, habían puesto en evidencia: 1) que no fue un intento de extorsión, 2) que estaba siendo obvia la fabricación de un delito en función de intereses económicos de los policías en un “Bono” de “eficiencia en la lucha contra la delincuencia”.


02 Relación Causal   

     

Hemos visto que los hechos del 15 de marzo respondieron claramente a que todo parecía ser un accidente; eso se corroboró aún más con los hechos del siguiente día 16 de marzo.  En ello, por esa mera razón accidental, se veían entorpecidos nuestra asesoría filosófico-pedagógica al CEND-SNTE en sus trabajos de su II Congreso de Educación Popular, en que ese día 16 debía ofrecerles una conferencia.

 

Pero tras el intento de retractación de la acusación, vino la negación posible de ello por simple razón de ley: con ello, la acusadora incurría, según la estupidez de la ley de este país jodido, en “falsa declaración”, y, en consecuencia, lo falso-real, puesto en el papel de la ley, quedó como lo verdadero-de papel; de esa manera, es como la “justicia” convierte una mentira en una “verdad”.

 

Ello seguía en consonancia con la posibilidad de un simple accidente, pero donde se evidenció la fabricación de un delito por esa pandilla de rufianes del ministerios públicos y policías bajo las órdenes del Procurador Rodolfo Ríos Garza, fue en el escamoteo de la posibilidad de demostrar la inocencia, al negarse la recuperación de videos de cámaras públicas de vigilancia e incluso del tránsito vehicular, de empresas privadas y Bancos.

 

Boletín Nº 07, 0 mar 14.  ¡Libertad o Muerte, por la Verdad, el Honor y la Dignidad!  Por el resarcimiento pleno de los daños económicos y morales tras un año de represión continuada, ¡Sumándonos a esta revolución social en marcha!

 

Se envía la referencia del Blog: http://espacio-geografico.over-blog.es, en el cual, en su Sección de “Política” (o en la parte inferior de la pantalla), se puede ir haciendo el seguimiento de esta denuncia a través de estos boletines; o bien a nuestro nombre en facebook.

            

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
9 marzo 2014 7 09 /03 /marzo /2014 23:00

Boletín N° 06; 07 mar 14; La demostración :  un accidente.

 

“Ver para creer”, y hasta yo con mi paupérrima magia, haría creer al buen Tomás de Aquino en mi poder sobrenatural.  Pero no, para creer, no basta con mostrar; a más de eso hay que demostrar, es decir, hay que deducir lógica o hipotético-deductivamente lo que se afirma; y es simple, la ciencia es simple, sencilla, requiere de un método para demostrar las causas y la verdad, y de entre los varios procedimientos, utilizaremos aquí el método lógico de relación causal por concordancias y diferencias.

   

Funciona de la siguiente manera: 1) se hace una relación puntualizada de los hechos, de todo lo que se pueda, por insignificante e inconexo que parezca (en este caso, hasta frases y actitudes de las personas); y 2) se formulan las respuestas que pudieran explicar esos hechos, que operan como hipótesis.  Entonces, aquellas hipótesis que por sus concordancias con los hechos den una mayor explicación a los mismos, será lo que más corresponderá con las causas y la verdad.

   

La pregunta en cada caso es: “¿A qué posible causa –contenida en cada hipótesis– responde el hecho?”, y se marca aquella con la cual concuerde, o se elabora una nueva hipótesis que lo explique con suficiencia.  Y el hecho podrá responder a dos o más hipótesis posibles.

 

    Pudimos enlistar varias decenas de hechos, pero sólo hemos seleccionado una veintena suficiente de ellos, sin considerar los comentarios, actitudes y vínculos entre personas; los hechos, comentarios y actitudes de abogados; los hechos de las Conferencias de Prensa vinculados a medios; o dejando en una variable las acciones de instituciones como la CDHDF, la UACM, o del CEND-SNTE, para omitir así lo más posible a terceras personas; lo cual, por demás, nos permite simplificar el ejemplo demostrativo.

   

    Así, desarrollando paso a paso la demostración, en los hechos del 15 de marzo de 2013: <<¿A qué responde la acusación de la hoy delincuente Mariana García Vía de Monte?>>.  Consideremos la primera hipótesis posible: responde a un acto de intento de extorsión.  Sin embargo, cabía la posibilidad de que todo no fuese sino una confusión accidental, y consideremos entonces una segunda hipótesis: fue un accidente.  Por el desarrollo natural de los acontecimientos, como el tener que ir a la Delegación, tratar de platicar ahí con la acusadora, que el mismo 15 de marzo se mantuvo en su acusación, y en su Declaración fue inducida por esa pandilla de rufianes de ministerios públicos y policías, convirtiéndola, a partir de ese momento, de víctima de un asalto real al que fuimos ajenos, en delincuente y victimaria de nosotros.

 

    No obstante al día siguiente 16 de marzo, motu propio volvió a asistir con el Ministerio Público para desistirse, y en esa acción se evidenció, pues, que, por lo menos, no parecía ser un acto de extorsión, sino realmente un accidente; más aún, que se llegó al acuerdo de que ya en el Juzgado se desistiría.   Por razones absurdas de ley (y en el acto jurídico no hay, por definición, absolutamente nada racional), la acusadora no pudo retractarse y corregir lo que era una falsedad en la realidad, y entonces lo falso-real, en el papel (ficción jurídica), quedó necesariamente como “lo verdadero”-ficticio (nadie caiga en la cloaca de lo jurídico, dantescamente, entrando ahí, “perded toda esperanza”).

        

01 Relación Causal-copia-1        

De momento omitimos el hecho N° 1, que cronológicamente antecedente, en la demostración la incluiremos más adelante.

 

Boletín Nº 06, 08 mar 14.  ¡Libertad o Muerte, por la Verdad, el Honor y la Dignidad!  Por el resarcimiento pleno de los daños económicos y morales tras un año de represión continuada, ¡Sumándonos a esta revolución social en marcha!

 

Se envía la referencia del Blog: http://espacio-geografico.over-blog.es, en el cual, en su Sección de “Política” (o en la parte inferior de la pantalla), se puede ir haciendo el seguimiento de esta denuncia a través de estos boletines; o bien a nuestro nombre en facebook.

    

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
2 marzo 2014 7 02 /03 /marzo /2014 23:05

Editorial

La Coordenada Espacial del Tiempo, W.M. Davies

Evolucion-Geomorfica--W.M.-Davies.jpg

 

William Morrison Davis: la Coordenada Espacial del Tiempo.  Los aportes fundamentales a la Geografía como ciencia del espacio, cierran el siglo XIX con la inclusión, teóricamente consciente, del tiempo como la cuarta coordenada del espacio.

 

*

 

Los aportes fundamentales a la Geografía como ciencia del espacio, cierran el siglo XIX con la inclusión, teóricamente consciente, del tiempo como la cuarta coordenada del espacio, con Wiiliam M. Davis en su ensayo Los Ciclos Geográficos, 1899, justo cuando apenas Einstein dará a conocer su teoría especial de la relatividad (1905), en donde demostrara la indisoluble unidad del espacio-tiempo.

 

Sin duda con Davis se echan los fundamentos de la ciencia de la geomorfología, pero lo que nos se había visto hasta ahora, es que el tratamiento de Davis a las unidades morfológicas, estaba siendo un tratamiento eminentemente espacial del “hecho geográfico”; es decir, de ese fenómeno que estaba ahí sin importar qué fuese, más allá de, dice Davis, una estructura, un proceso, y su consideración espacial esencial en el tiempo.

 

Con ello no sólo se cierra el siglo XIX con un aporte fundamental, sino principalmente se abre el siglo XX con todos los elementos para el gran debate acerca de la naturaleza de la geografía, que tendrá lugar a lo largo de todo él, cuando, deslindadas todas las ciencias especiales particulares, a la geografía no le quedó más, que determinar y definir su propio objeto de estudio: esencia de ese debate, que, de hecho, sus últimos toques se están resolviendo precisamente incluso ahora, principios del siglo XXI, en esta serie de artículos en los que damos nuestra respuesta a qué es la Geografía.

 

Es así que entendimos de conjunto el debate de la naturaleza de la geografía en el siglo XX en México, y luego transferimos el análisis al mismo debate en el mundo.

 

*

La Coordenada Espacial del Tiempo, W.M. DaviesFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; William Morrison Davies: la Coordenada Espacial del Tiempo.  (37/)

 

01 Objeto Estudio s XX MéxicoHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  El Debate de la Naturaleza de la Geografía en el Siglo XX en México (6/)



 

VenceremosPolítica.

 

[____]  Boletín N° 04; Caso Marduk Chimalli: la denuncia de la represión nazi-fascista.

[____]  Boletín N° 05; La denuncia, previa su demostración.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
2 marzo 2014 7 02 /03 /marzo /2014 23:04

La-Coordenada-Espacial-del-Tiempo--W.M.-Davies.jpgWilliam Morrison Davis: la coordenada espacial del tiempo.  (37/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

31 dic13.

 

En este breve artículo de la serie que históricamente da nuestra respuesta a qué es a Geografía, destacando sus determinantes filosóficas, sociales, económicas, políticas y propiamente técnicas, instrumentales, metodológicas en una integración categorial y de un objeto de estudio, podemos añadir ahora que es con una categoría fundamental con la que se cierran las contribuciones teóricas del siglo XIX al sistema de conocimientos geográficos, que luego de la categoría misma de espacio, es la segunda en orden de importancia: el tiempo.

 

No entraremos aquí en consideraciones acerca de la realidad y naturaleza del tiempo, lo tomaremos por ahora tal cual llega dado a William Morrison Davis (1850-1934), que es el primero que trata conscientemente con él, como él mismo dice, ya no empíricamente, sino deductivamente; ya no como un factor asociativo, sino como una categoría lógica del conocimiento geográfico.

 

Como tal, no obstante hemos de decir, es la cuarta coordenada del espacio.  Es decir, no es algo distinto del espacio, sino parte de la composición del espacio mismo.  El tiempo es espacio, considerado éste en una de sus propiedades más complejas, como “misteriosas”.  Del espacio percibimos, por lo menos, tres dimensiones: el ancho, el largo, y el alto, ya del volumen de una cosa concreta, o bien como ese volumen hecha abstracción de toda cosa concreta; pero de su cuarta coordenada, el tiempo, apenas vagamente la percibimos como movimiento, como un devenir de las cosas que se da en sus cambios y transformaciones.


La Coordenada Espacial del Tiempo, W.M. Davies
El tiempo, la cuarta coordenada del espacio; ello no hacía de Davis un geógrafo "evolucionista", sino un geógrafo estudoso del espacio considerando una de sus propiedades fundamentales.

 

 

Davis (del que 1981 aún no entendimos bien la naturaleza de su aporte) hace alusión a ello en su trabajo, El Ciclo Geográfico, 1899, en sus términos consecuentes, es decir, en tanto que del tiempo, del movimiento, seguirá la consideración de la forma del mismo, y como uno de los principales aportes de la observación científica (deductiva, lógica, dice Davis), está la percepción de esa forma en ciertas regularidades o ciclos; ya cerrados y repetitivos, o bien abiertos y cambiantes cualitativa y cuantitativamente.


Evolución Geomórfica, W.M. Davies

Evolución geomérfica de la litósfera según William M. Davis (1899)

 

 

Davis observa este proceso de cambio y transformación en el movimiento de las unidades estructurales de la litósfera (a lo que él mismo dice: “suele llamársele geomorfología”), y ello, como geógrafo, lo obliga a deslindar de la geología, refiriendo ésta <<al pasado de la Tierra a la luz del presente>>, como a la geografía <<al presente de la misma a la luz de su pasado>>; lo que, por demás, evidencia en Davis en esa vaguedad, falta de una conciencia clara de la trascendencia de lo que él mismo está haciendo desde el punto de vista teórico en geografía; no ve aún el espacio abstraído y generalizado en las unidades morfológicas, ni –más difícil que pudiera hacerlo– al tiempo como coordenada espacial.

 

Davis publica su trabajo cuando apenas Einstein está por dar a conocer su teoría especial de la relatividad y con ella el vínculo indisoluble del espacio-tiempo.  Como quiera, está claro que la geografía como ciencia del estudio del espacio, venía en consonancia con los tiempos.

 

Que Davis estaba echando fundamentos a la llamada geomorfología (en particular de la geomorfología de la litósfera), no hay duda, para la ciencia de la geomorfología ello ha sido de fundamental importancia para comprender su objeto de estudio; pero lo que los “geógrafos fenomenistas” no vieron nunca en Davis (o bien se ocuparon de eludir), fue que, en esencia, éste estaba analizando el espacio, y con ello, estableciendo la esencialidad del debate acerca de la naturaleza de la geografía, mismo que tendría lugar en el curso del siglo XX.

 

Cuando Davis habla de analizar la estructura, el proceso, y el tiempo de la transformación de las formas del relieve terrestre (o geomorfología), no está hablando de la “geología del presente” (holocénica), por más que tome como referencia las estructuras (o “unidades morfológicas”), de la litósfera, sino está hablando, explícitamente, de la geografía; es decir, de categorías que reflejan propiedades externas, de forma o espaciales, de un objeto o hecho de referencia; mismo que en sus propiedades internas litológicas, petrológicas y mineralógicas, son estudiadas por la geología.  Esto es, geográficamente no importarán los criterios “geológico-geomorfológicos”, sino, como lo establece Davis: la estructura o forma (la morfometría), los procesos o transformaciones (los estados de espacio).  Pero más aún, importará ahora algo más: la coordenada espacial del tiempo.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo