Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 octubre 2013 7 13 /10 /octubre /2013 22:00

Ténganme presente en este juego como el clásico merolico de feria y un ilusionista.  Pareciera fácil, cada recipiente que posiblemente esconde la “bolita”, está incluso, etiquetado.

01-Donde-quedo-la-justicia--todo-dispuesto.jpg 

01-Donde-quedo-la-justicia.jpg

Lic. Rodolfo Ríos Garza (PGJDF); Lic. Mario Patrón Sánchez (CDHDF); Proletariado de estas tierras: ¿Dónde quedó la “bolita”; entendiendo por esa “bolita” a la “Justicia”?

 

 Evidentemente, resolver el problema está más fácil, ya que podemos destapar una “cascarita de nuez” con la absoluta certeza de que ahí no está; pues quién podría pensar que la “bolita” de la Justicia podría estar en la etiqueta de “Ministerio Público y Juez”...,
03-Donde-quedo-la-justicia--imposible-en-la-mierda.jpg

...la mierda de este país.

 

Las opciones son sólo dos, y se resuelve en la lógica evidente de las funciones que competen a cada cual; ya ni para qué voltear la cascarita entonces, ello está claro: la “bolita” de la Justicia debe estar, necesariamente, bajo la etiqueta de aquello que está para procurar la justicia en esta ciudad: la “PGJDF”.  Pero para que nadie diga que aquí hay “truco”, volteémosla…:
 04-Donde-quedo-la-justicia--PGJ--nada.jpg

 ¡Nada…, pero cómo!...

 

Bueno, la explicación seguramente está en la mala fama de la inefable y temible “Procu” y sus “judas”, y “algo” de impunidad que suele ocurrir (casi siempre).  Pero, entonces, la Justicia está en la CDHDF; y ya no es necesario “voltear el etiquetado cuenco de la CDH”.  Pero, a petición de la CDH que reclama no ser responsable de ello, tendremos que descubrir el secreto: …
 05-Donde-quedo-la-justicia--CDH--tampoco.jpg

Y no!, efectivamente, no está tampoco ahí la “bolita” de la Justicia.

 

 

02 Dónde quedó la justicia

Luego entonces…, ¡¿dónde rayos quedó la “bolita” de la Justicia?!  Luego entonces…, ¡¿quién hace justicia aquí?!  ¿Acaso por eso estamos como estamos?

 

Lic. Rodolfo Ríos Garza es evidente entonces, que lo que “se procura en su Procuraduría”, es la impunidad de quienes tienen la misión de mantener a la sociedad bajo la zozobra y el desasosiego sin tregua, y no la justicia.  Si no fuese así, la CDHDF misma no tendría razón de ser.  “Procurador de Justicia”, la sola existencia de la CDH, es ya denuncia de la injusticia real.

 

 Resulta pues, que la “bolita” de la Justicia…, la tengo yo, la he tenido siempre.
03-Donde-quedo-la-justicia.jpg

“Yo”, la sociedad, es lo depositario de la Justicia; así se descubrió desde Hobbes, Mostesquieu, Rousseau, Locke; facultad la cual la sociedad otorga a ciertas instituciones para la vida armónica de la misma; pero, Lic. Rodolfo Ríos Garza, la sociedad otorga esa facultad, hasta ahí donde tales instituciones realmente hacen justicia; pero tiene que retirársele cuando ello se vuelve en su contrario.

 

 

Por lo pronto, entonces:

 Lic. Rodolfo Ríos Garza, Procurador de Justicia del Distrito Federal,

I    Si no conoce las numerosas pruebas de inocencia, que debería conocer, ello explicaría que mantenga abierto el expediente de acción penal contra Marduk Chimalli Hernández Castro; pero, entonces: ¿qué hace usted en ese puesto?  Pero dado que no puede no-conocer dichas pruebas, teniendo que ser éstas de su pleno conocimiento, entonces: ¿Por qué mantiene abierto el ejercicio de acción penal en contra de una persona inocente?

 

II   La única explicación a tal hecho, es el que ello constituye una represión política indirecta en el más puro estilo nazi-fascista, en el que agrediéndose a una persona allegada a mí, del todo inocente, se pretende reprimir indirectamente a mi persona, por la asesoría filosófico-pedagógica en función del materialismo-dialéctico dada al “Comité Ejecutivo Nacional Democrático” del SNTE, en la corrección de los fundamentos a su Proyecto Alternativo de Educción, hasta entonces infiltrado de categorías “posmodernistas” por lo cual el Estado podía reírse, pero que finalmente, en las correciones, acabó amenazando.

 

III  En consecuencia, demandamos ya el cese de la acción penal en contra de Marduk Chimalli Hernández Castro, persona del todo inocente como ha sido demostrado con innumerables pruebas que usted no puede no-conocer, y cuya acción atenta no sólo contra la verdad de los hechos, sino contra nuestro honor y dignidad, por lo cual personalmente le hice ver que estábamos dispuestos a morir, y en consecuencia, es a mí al que pueden darle un tiro en el momento en que lo deseen; como “última gracia” que no se le niega a nadie, es que apunten al corazón.

 

IV  A la fecha, suman ya siete meses de tal represión política de victimización de una persona inocente y de agresión a toda una familia, por lo que se reclama del resarcimiento de daños económicos, psicológicos, intelectuales y morales a la misma.

 

 

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:05

Editorial

 1892-Apuntes-para-el-Curso-de-Geografia--1892--Miguel-E-Sc.jpg 

Apuntes para el Curso de Geografía, 1892; de Miguel E. Schulz.

Producto de la influencia del idealismo filosófico del segundo positivismo, o empirocriticismo, que incidía en México desde 1882, que en el principio en éste de la “economía del pensar” indujo a Miguel E. Schulz a la primera abstracción y generalización “fisiográfica” de los fenómenos, en la categoría de “hechos geográficos”.

 

*

 

Para cuando redactamos estas líneas (27 de septiembre), es porque estamos en lo personal, en el filo de que se determine, ya la solución al desistimiento de la acción penal que pesa ya por casi seis meses en nuestra contra como nazi-fascista represión política indirecta por la Procuraduría General de “Justicia” del Distrito Federal sobre nuestro hijo, como consecuencia de nuestra asesoría filosófico-pedagógica al “Comité Ejecutivo Nacional Democrático” (CEND, fracción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE), o bien nuestro irremediable enfrentamiento directo contra el Estado, en particular del gobierno del Distrito Federal, en el que estamos dispuestos a sacrificar la vida por el honor y dignidad que en ello está implicado, en una lucha tanto bajo la acusación de una política de Estado genocida sobre la juventud, como de genocidio intelectual sobre la misma al defenderse por dicho Estado y promover éste una educación oscurantista, cosa que habremos de demostrar con fundamento científico; y esperamos una respuesta para el miércoles 2 de octubre.  Nuestro interés no está en la acción política, tenemos aquí, en el campo de la geografía, muchas cosas aún que aportar; pero si nuestra producción intelectual aquí ha de tocar a su fin, será porque en la legítima  obligatoriedad moral del sacrificio de la vida aún en la gran lección moral que nos legó el heredero de Anibal Barca, el tunecino Mohamed Bouazizi, la contraparte será el intento por derrocar un gobierno de una satrapía despótica.

 

*

Laboratorio Científico del s.XVIIFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; la Geografía y los Elementos de la Ciencia Moderna: los Protocolos.

 

Miguel E. Schulz 1851-1922Historia de la Geografía en México.

 

[____]  Primera Abstracción y Generalización Teórica de los Fenómenos en Geografía: Miguel E. Schulz, 1892. (1/...)

     

 

06-Periquin-Plumero-en-las-Rejas.jpgFilosofía.

 

[____]  “Periquín Plumero”: una ética nicomaqueana en su tema más escabroso, como más esencial.   (8/…)

 

 

Nave Argos de Todos los TiemposDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  La Misión Secreta del Argo.  Ciencia-Ficción Sospechosa (8/…)

 

   

 

Nuestra Pequeña Narrativa de Lucha ProletariaNuestra Pequeña Narrativa de Lucha Proletaria.

 

[____]  "2 de Octubre...", Y Ya Se Me Olvidó Qué Más... 

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:04

Laboratorio Científico del s.XVIIQué es la Geografía; la Geografía y los Elementos de la Ciencia Moderna: los Protocolos. (25/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

16 sep 13.

 

Un segundo elemento esencial e la ciencia moderna luego de la lógica, es el relativo a los Protocolos; esto es, a los procedimientos que, sobre la base de la lógica, despliegan en lo más general el método de la ciencia.

 

En el hacer de la ciencia: Mercator (1512-1594) en geografía, y antecediendo a Galileo (1564-1642) en física, como a Kepler (1571-1630) en astronomía referidos más comúnmente en el inicio de la ciencia moderna, realizaron el trabajo empírico de la misma; tal como Bacon (1561-1626), y Descartes (1596-1650), efectuaron la necesaria abstracción y generalización de su hacer en un cuerpo de teoría, que en Bacon se sintetizó en su Nuevo Organon (su “Nueva Lógica”), de 1620; como en Descartes lo fue en su Discurso del Método, de 1637.  El primero, centró su observación del procedimiento científico en lo práctico o empírico y la inducción lógica (siendo esto lo novedoso en la ciencia), y el segundo lo hizo en lo teórico o racional y la deducción.

 

De Bacon en lo empírico-inductivo nos quedó su exigencia experimental y su valioso recurso de las Tablas de Relación Causal; y de Descartes en lo racional-deductivo nos quedó su exigencia de la duda metódica y sus Reglas del Método: 1) la intuición, 2) el análisis, 3) el ir de lo simple a lo complejo, y 4) la relación completa.

 

Posteriormente a todos ellos, finalmente, agregó al problema del protocolo en la investigación científica, Isaac Newton (1643-1727), quien en sus Principios Matemáticos de la Filosofía Natural, de 1687, nos dejó sus Reglas de la Deducción, que en forma de principios o causas generales (esto es, principios por los cuales entendía el paso de una causalidad particular a una causalidad más general), resumía en: 1) de simplicidad o suficiencia, 2) de uniformidad o generalización, 3) de deducción, y 4) de veracidad o inducción.

 

Luego de Galileo y Kepler, todos los físicos y astrónomos (en estos casos), siguieron por le mismo camino de procedimiento en la investigación científica, detallándolo, perfeccionándolo, y de esa manera desarrollando el método de la ciencia.  Pero en geografía, luego de Mercator, sólo unos cuantos geógrafos intentaron ir por el mismo camino, particularmente Nicolás Sanson D’Aveville (1600-1557), quien elabora la Proyección Sinusoidal con el principio de equivalencia; Guillermo Delisle (1675-1726), que construye una Proyección Secante Conforme; La Condamine (1701-1774) y Maupertuis (1710-1770), que miden sendos arcos de meridiano, ecuatorial y polar, con lo que se determina la figura elipsoidal de la Tierra; y finalmente Euler (1707-1783), Goone (1727-1794), Lambert (1728-1777), Albers (1773-1833), y Mollweide (1774-1825), todos ellos elaboradores de una geografía espacista (cartográfica), de la que puede rescatarse sin dificultad los elementos deductivo-inductivos preestablecidos en los protocolos del hacer de la ciencia.

 

En México, entre los criollos de la Nueva España de aquel entonces, estarán Carlos de Sigüenza y Góngora (1637-1699), quien como mexicano elabora un primer mapa; Joaquín Velázquez de León (1732-1786), de profuso trabajo cartográfico y fundador del Colegio de Minería; y particular y destacadamente, José Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799), a quien atribuimos la síntesis de la geografía de la Ilustración y con ello la consolidación y fundación de la geografía como ciencia moderna (no sólo en México, sino en el mundo); si bien, con una limitación muy propia en esta ciencia respecto de todas las demás; todos los cuales, a su vez, en una geografía espacista, reflejaron necesariamente esos preceptos protocolares, en general, de la ciencia moderna.

 

La geografía en tanto ciencia, no sólo supondrá, pues, la demostración lógica, sino el apego a los preceptos protocolares experimental y deductivo-inductivos.  Y nada de ello se verá en la introducción del estudio fenomenista en esta ciencia, en la que, al mismo tiempo, ello se constituirá ya en una parte necesaria del hacer geográfico, aun cuando limitado a la descripción cualitativa de lo empírico-concreto: el registro y representación cartográfica (espacial) de la naturaleza en la diversidad de sus fenómenos, que luego desvió la atención del pensar geográfico a los fenómenos mismos en el estudio de sus relaciones causales propias, en calidad de sus propios especialistas.

 

Así, los desarrollos del método de la ciencia no fueron suficientes en geografía para ser plenamente estatuida como tal.  Y la diferencia en ello respecto del resto de las ciencias especiales que sí se forman plenamente desde esa época, estuvo en que, en geografía, el objeto de estudio no estaba aún determinado y menos definido, como sí lo estaba ya en el resto de las ciencias.  Éste se tendría por todos los geógrafos ahí a la vista en el mapa: el espacio; pero aún tendría que transcurrir casi todo el siglo XIX para que, eso que estaba ahí, se empezara a abstraer y generalizar.

 

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:03

Miguel-E.-Schulz-1851-1922.jpgPrimera Abstracción y Generalización Teórica de los Fenómenos en Geografía, por Miguel E. Schulz, 1892. (1/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

16 sep 13.

 

Miguel E. Schulz (1852-1922), Geógrafo en el ámbito de la educación, cuyo escenario en su vida profesional se da luego de la desaparición del Colegio de Minería y a la creación de la Escuela Nacional de Ingeniería, en el período de Blas Balcárcel, y predominantemente durante el último cuarto del siglo XIX.

 

Al hacerse profesor de geografía en la Escuela Nacional Preparatoria en 1882, publica, diez años después, sus Apuntes para el Curso de Geografía, 1892.

 

Mientras que en Europa en la lógica de una geografía fenomenista la geografía se hacía una ciencia de relaciones funcionales: de la sociedad en función de la naturaleza, con la Antropogeografía (1882), de Ratzel, esto es, en donde para entender geográficamente a la sociedad, había que estudiar su causalidad en la naturaleza (de donde se genera un “determinismo geográfico”); o, inversamente, de la naturaleza en función de la sociedad, en la geografía de Richttofen, en donde para entender geográficamente a la naturaleza , había que estudiar las relaciones causales en la sociedad; en México, en donde, por su parte, en la lógica de una geografía espacista, no sólo del estudio del espacio terrestre general (planetario), se pasaba, con Miguel E. Schulz, al estudio del espacio terrestre particular o especial, como él mismo le denomina, en una restricción de grado de generalidad espacial lógicamente consistente; sino, más aún, de manera particularmente importante, del estudio de los fenómenos en sus relaciones causales (de la relación entre el “fenómeno causa” (por ejemplo, la lluvia), y el “fenómeno efecto” (por ejemplo, la vegetación consecuente a la lluvia), ahora se abstraía y generalizaba a los mismos en el concepto de “hecho geográfico”.

 

La estructura de la obra de Miguel E. Schulz, en una lógica cartesiana de los simple a lo complejo o de lo general a lo particular, va de las consideraciones de los “hechos geográficos” (los fenómenos) planetarios, al estudio de los mismos por países, y, al final, hacerlo para México.

 

En el momento que Schulz propone esa secuencia de análisis del espacio geográfico (1892), ello se está haciendo por primera vez en el mundo (el propio Schulz lo hace ver explícitamente con orgullo y satisfacción, y por lo que tal propuesta de método, la obra recibió un Premio otorgado por la Exposición Universal Colombina en 1894); y no obstante, no es en ello en donde está el principal aporte de éste; al final ello era producto de una lógica necesaria que en cierto modo había estado ahí desde siempre en el pensamiento geográfico desde la Geografía de Estrabón; en Ibn Jaldún; y particularmente en Keckerman-Varenio; lo verdaderamente novedoso, de profunda esencialidad metodológica, fue el primer paso históricamente dado en la dirección correcta para resolver esa contrariedad fundamental de la consideración de los fenómenos naturales y sociales en geografía, cuando cada uno de ellos es objeto de estudio de otra especialidad.

 

A diferencia de la manera en que ese problema se estaba tratando de resolver en Europa por vía de lo concreto y de la particularización en una definición de la Geografía como ciencia de relaciones funcionales; destacando en ello tanto Ratzel como Richttofen; Miguel E. Schulz en México procedió a la inversa, y en forma opuesta al estudio de lo concreto y de la particularización, él propuso la consideración de los fenómenos por vía de la abstracción y generalización, en la categoría  “fisiográfica” del “hecho geográfico”, dando una definición distinta de la Geografía; es decir, ya no como una “ciencia mixta” de “relaciones funcionales”, sino como una: ciencia de “la relación que existe entre el hecho geográfico percibido y las causas que lo producen” (Op. Cit. p.VI).  Al final, esta abstracción y generalización, era el fundamento teórico mismo de lo que se intentaba en Europa mediante la noción de la relación funcional.  Ello explica que veinte años después, esta definición necesariamente fuese retomada en Europa en una adecuación de categorías que aún van a lo concreto y particular sobre los fenómenos, dada por Emmanuel de Martonne[ä], mientras  que, como expone Schulz, egresados de la Escuela Nacional Preparatoria en donde se imparte su Curso de Geografía, como el geólogo Ezequiel A. Chávez, han producido obras destinadas ya a la educación primaria misma[b].

 

[ä]       La Geografía, dice Emmanuel de Martonne, es la: “Ciencia del estudio de los fenómenos considerados en su distribución, causas y relaciones”.  Aquí el fenómeno sigue siendo el fenómeno concreto y particular, mientras que en Schulz, veinte años antes, ya era una abstracción y generalización “fisiográfica” dada en el “hecho geográfico”.

[b]       Schulz refiere la Geografía Elemental para el 4° Año de las Escuelas Primarias, por Ezequiel A. Chávez (Op. Cit. p.VII).

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:02

Mar--2b.jpg“Periquín Plumero”: una ética nicomaqueana en su tema más escabroso, como más esencial.  la conciencia de la necesidad. (8/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geogrfico.over-blog.es/

abril 13.

  

2  Naturaleza de los sexos y conciencia de la necesidad.

  

b)  La conciencia de la necesidad.

  

La conciencia de la necesidad, la conciencia de aquello que es obligado, ineludible, es primera condición para la emancipación y la libertad.  Esta conciencia no bastará, se requerirá aún más: la acción, la lucha contra aquello que obstaculiza e impone la esclavitud.

  

Esa consecuencia es, por ejemplo, de la necesidad de la igualdad y equidad ente los sexos (o géneros).  Ser iguales, es decir, que no hay algún “ser superior” en ningún  aspecto.  Pero, más aún, una igualdad en equivalencia, o en valoración igual, no obstante las evidentes diferencias entre los sexos que los hacen “desiguales”, por ejemplo, en la fuerza física pudiera hacerse tal desigualdad, como en los derechos para ser y actuar en las mismas condiciones.

 

 

Las relaciones sociales proletarias nos imponen esa condición, si bien las condiciones de vida de la sociedad capitalista burguesa nos impiden que tales relaciones sociales sean en ese alto grado de moralidad y belleza.  El régimen capitalista, por su naturaleza, es una negación de las relaciones humanas ético-estéticas; éstas sólo podrán ser reales en un nuevo orden social donde rija la nueva moralidad del proletariado (y aquí nadie se confunda, no nos referimos al proletariado como el vulgo actual deformado por el capitalismo, sino, como lo expresara Engels, <<al proletariado por lo que históricamente el proletariado como clase social es>>, en una verdadera realización social humana en el despliegue de los más altos valores morales.

  

La situación antes dicha, evidencia que si nuestras relaciones sociales actuales (en este sistema económico-social) son necesariamente desiguales, y no hay forma de que bajo el capitalismo no sean así, nuestras relaciones biosociales o de género, o entre los sexos en su aspecto biológico natural (erótico), se convierten en un reflejo especular…, pero que se identifica con lo que a esas relaciones biológicas atañe, y luego entonces, ello suele confundir.

  

Dicho de otra forma; par los fines que en estas notas nos interesan: las relaciones naturales (no sociales) entre los sexos, esa relación de “desigualdad” en el erótico, no sólo carece de importancia, sino que en el juego sexual se impone.  El problema no es que ello sea así, sino el que ello vaya más allá del acto erótico.  Pero, a la vez, siendo problemático ello mismo, dado que, en la vida de la sociedad capitalista, no hay manera de que no sea así.  Acaso se pueda atenuar tal situación mediante la cultura, y por lo tanto, en casos excepcionales y particulares.

  

En las relaciones naturales biosociales, no caben, pues, sino a riesgo de generar confusión, las nociones de “igualdad” y “equidad”.  Por lo contrario, es allí justo en donde se han de expresar plenamente y en su esencia, las desigualdades entre los sexos, pero sólo para no más, que cada sexo se realice como tal.  Es el escenario del “poseedor dominio” y de la “sumisa entrega”.  Y ese escenario se constituye como la condición de necesidad, de la cual se habrá de hacer conciencia y actuar en consecuencia, a fin de que la liberación sea; esto es, de que los sexos como tales se realicen.

  

Mas, si distinguimos entre el escenario puramente erótico, y el escenario del sentimiento de amor que ello supone (o debe suponer), ocurrirá un fenómeno dialécticamente de profundo significado: la sumisa entrega erótica (que desde luego en el fondo es erótico-amorosa), en la mujer, se compensa con la entrega erótica-amorosa, en las mismas condiciones y características, en el hombre.  Al final, hay aquí, también, la entrega mutua, que otorga la realización humana mutua.

  

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:01

Nave-Argos-de-Todos-los-Tiempos.jpgLa Misión Secreta del Argo.  Ciencia-Ficción Sospechosa  (8/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

03 nov 12.

 

La Recuperación del Vellocino de Oro.

 

Un buen número de jornadas nos llevó navegar por el tenebroso Ponto Euxino, lleno de brumas, de costas en direcciones inciertas; en realidad al propio Argo le costaba trabajo determinar el rumbo; pero, finalmente, teníamos a la vista la desembocadura del Facio en las costas de la Clóquide.

 

Penetramos por la boca del río, y a poca distancia de ahí, decidimos que era oportuno que desembarcara la vanguardia de exploradores por tierra, y conforme a lo planeado, al mando de Zetes, fueron Augías y Atalanta, escoltados por Cástor, Polux, Peleo, Idas y Linceo.  Ciertamente los cloquis no estaban desprevenidos, esa patrulla fue descubierta, espiada y seguida por un largo trecho, y en el momento y lugar oportuno, un grueso contingente de cloquis los hizo presos y fueron llevados ante Eestes.  Entonces entraron en juego los oficios de de Augías, en lo que Peleo era enviado con el aviso de presentarnos todos, desarmados, ante Eetes.  Así lo hicimos, y el rey nos dio alojo en lo que tenía lugar las negociaciones para, en el interés de Jasón de que simplemente se nos devolviera el Vellocino; pero, en  interés de Asclepio, de Etálides, de Argo y mío, el que antes se nos dejara estar frente a ello.

 

Se fueron los días, y ni una ni otra cosa se nos concedía; había lapsos enteros en  que el asunto ni siquiera se trataba, y ello comenzaba a impacientarnos.  Pero esa tortura que nos infringía Eetes, tuvo su contraparte impensadamente: Medea, hija de Eetes, se enamoró de ese jefe extranjero venido de lejos en búsqueda de la prenda que le permitiese recuperar su reino, Jasón, y nada pudo sernos más venturado.  Cuando nos dimos cuenta de ello, cambió la situación, nuestra impaciencia se transformó en la búsqueda del tiempo necesario para que de ello resultase algo favorable.

 

Sin embargo, Eestes quería negociar algo no estando en posición para hacerlo, y esperaba acaso que Jasón se lo propusiera; pero Jasón no iba a negociar nada, simplemente estaba ahí para recuperar el Vellocino, y no nos iríamos sin él.  Y como Eestes no sólo se negaba a entregarlo, sino incluso se negaba a que estuviéramos ante el preciado tesoro, todos convinimos en que no había más solución que entrar en combate, y nos preparamos para ello.

 

Pero, como Jasón le avisase a  Medea que nos habríamos de ir al no haber conseguido nuestro objetivo, fue entonces cuando ésta se ofreció a ayudarnos y partir junto a Jasón.  Y así corroboramos dónde estaba la piel, que ya Idmón con sus artes adivinatorias había ubicado, y ya la hechicera Medea nos indicó qué hacer con el dragón, y cuándo y cómo huir.

 

En una estratagema realmente muy osada y audaz, asaltamos al famoso dragó y le dimos muerte a él y a una guardia de refuerzo, pero cundió la alarma; tomamos la piel y huimos al navío que apenas tenía una guardia de cinco o siete de los nuestros.  Los primeros en abordar fueron Asclepio y Etálides, que sin reparar en el combate, comenzaron a examinar aquel “Vellocino de Oro”.

 

En verdad, de no ser por la estratagema de Medea –dijo Deuterio en lo que yo reflexionaba en la inflexión al pronunciar la palabra “Vellocino de Oro”, no lo había hecho antes, hasta aquí, al parecer, siguiendo su propia historia y siendo congruente con ella, pero no pude más que quedar con esa impresión, pues él siguió narrando sin más importancia al énfasis–, a saber –continuó él–, si  hubiéramos podido salir de ahí.

 

Como has de saber, parte del plan era tomar como rehén al hermano de Medea –y propuesto por ella misma–, un grupo lo capturó y secuestró llevándolo al navío, en lo que los demás realizaban todo la operación del dragón y el hacernos de la piel.  Luego…, no más que los tiempos…, la otra parte cruel para los viajeros en él.  Sin más, Medea apuñaló a su hermano, lo descuartizó, y esparció sus restos por la ribera conforme huíamos por el rio.  El espectáculo era de horror hasta para los argonautas formados por un  buen número de guerreros.

 

La estratagema de Medea volvió a funcionar, Eestes, viendo los restos de su  hijo esparcidos, se detuvo a darles sepultura, dándonos una ventaja en  la escapatoria.

 

Sin más, de  pronto ya estábamos navegando nuevamente entre la neblina del Ponto Euxino.  Sabíamos que una partida venía tras nosotros por mar, pero comenzamos a especular con el que otra, que se movía más rápido, sería una partida a caballo por las costas de Anatolia rumbo al Estrecho del Bósforo.  Nos adelantarían y ahí en los acantilados y farallones, con grandes rocas y catapultas nos esperarían en una trampa verdaderamente  mortal.

 

Entonces Argo, que en realidad se había anticipado a esta circunstancia, nos aseguró a todos que conocía otro paso fuera del alcance de los coloquis.  Y no quedaba, en todos, mas que confiar en él; y la atención se centró en la posible persecución por mar y el prepararnos para un abordaje.

 

Al fin, luego de una larga travesía que nos llevó doce jornadas –continuaba entusiasmado Deuterio su narrativa que ciertamente no dejaba de ser interesante contada por un “testigo presencial”, pero, en cierto modo eso era algo que ya sabía, y no veía que fuese algo importante, cuando lo verdaderamente importante estaba en el asunto del Vellocino.  Pero Deucalión se veía vivamente emocionado narrando aquella aventura, y tuve que aguardar pacientemente–, entramos en las Bocas del Danubio; pero ni quien tuviera la menor idea de aquello, y nadie, ni Eufemo, ni Anceo, ni Zetes, tenían la menor idea de dónde estábamos; y eso acrecentaba los temores ante los fantasmas de la época.  Argo ordenó  penetrar por el brazo mayor del delta del Danubio, y empezó un recorrido enormemente largo, lento y peligroso, que nos llevó hasta el centro de Europa.  Tú sabes, hasta el pie de la Selva Negra.

 

Mucho antes, todo el mundo demandaba de Argo dar cuenta de dónde andábamos, ya eran muchos días y no se veía el fin.  Como Argo sólo demandaba la confianza en él, eso llegó a su límite, y se transformó en la duda de cómo sabía Argo esa ruta, desconocida por navegantes como Teseo, quien fue el que empezó a cuestionarlo todo.

 

Aquí Deucalión empezó a reír de buena gana, pidiéndome que imaginara a Argo en ese aprieto: ¿Cómo es que conocía Argo esa extraña ruta?, ¿cómo es que transcurrieron las jornadas sin llegar a ninguna parte?  Para entonces debíamos estar muy lejos del destino original, pero ¿dónde?  Los llamados de Argo a la confianza ya no valían, y tuvo que dar alguna explicación, y eso  botaba de la risa a Deucalión aún antes de platicármelo.

 

_     Imagínate a Argo frente a Teseo y su inseparable Peritoo, y saliéndole además Jasón, Zetes, Eufemo, Anceo, que  eran los que tenían conocimientos para entender, pero, literalmente  todos se sentían perdidos.

       Entonces a Argo no se le ocurrió otra cosa que aquel viejo cuento de que un navegante macedónico alguna vez le narró de la existencia de este “Paso” entre el Ponto Euxino y el Océano Mundial.

       Asclepio y yo reíamos para nuestros adentros viendo sufrir a Argo y dejándolo en ese suplicio; hasta que nos apiadamos de él y comenzamos a dar muestras de credibilidad en su cuento del “náufrago macedónico”.  Y Argos sólo nos largaba maldiciones en silencio.

       Navegamos un poco más, y Argo dio la orden de desembarcar, con el objetivo de llevar rodando el navío por cosa de unos 70 km.  Imagínate aquello, era una locura, Argo no pasaba de alentar la idea de que saldríamos al Océano Mundial y regresaríamos a Tesalia.  Y ahí íbamos todos en una  labor de ingeniería, rodando un  navío de 30 m y unas 30 o 40 toneladas.  Pero no había alternativa alguna.  En realidad, la frustración se alivió cuando una vanguardia de exploración regresó con la información de que más adelante estaba el río que Argo prometía, por el que descenderíamos al Océano.

       Al final, logramos botar El Argo a las aguas del cauce del Rhin, y comenzó el descansado y rápido descenso, que atenuó los reclamos.

       De ahí dimos vuelta y pasamos por las Columnas de Hércules, bordeamos las costas de África del norte, Libia en aquel entonces, llegamos a Egipto, y de ahí pasamos a  Tesalia atracando en el Puerto de Yolcos de nuevo.

       Ahora, ¿por qué esta larga historia, aún sintetizada?: para que te des una idea del largo tiempo que Asclepio tuvo la piel en  sus manos, y como él quería, para “examinarla”.

       Al regresar a Tesalia, todo el asunto pasó nuevamente a Pelias y Jasón, es decir, se hizo otra vez político, donde el “Vellocino de Oro” comenzó a valer no  más que un alpiste cuando Pelias se desdijo de su promesa de devolverle a Jasón el reino.  Y allí se hizo la tragedia de Pelias en manos de Medea, y luego de Jasón, etc.  ¿En dónde quedó, en todo ello, el Vellocino?  ¿En dónde podía quedar?; pues no es difícil adivinarlo: con Asclepio, que si en la larga travesía no había descifrado el secreto, ahí tuvo un tiempo adicional-  Y ahora podemos pasar al misterio de ese secreto…

 

Compartir este post
Repost0
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 22:00

“2 de Octubre…”, y Ya Se Me Olvidó Qué Más…

Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

7 oct 13.

 

Unos días antes del 2 de octubre con motivo del cuarenta y cinco aniversario del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968, redactamos un testimonio acompañado de algunos comentarios, y en ellos; no nos equivocamos; afirmábamos (o reafirmábamos algo que ya decíamos desde el cuarenta aniversario): es ya otra época, el momento histórico del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968, su impulso y sus efectos, comenzaron a declinar en 1988, y llegaron dificultosamente sólo hasta el 2006.  No hay en esta expresión ningún ataque reaccionario al Movimiento del 68 como lo es en los comentaristas de los medios, afanosos en desestimarlo (ni una tramposa minimización como la elaborada por el Rector de la UAEM acompañado de Javier Sicilia, que para horas antes inventaron una “Marcha” por otras demandas estudiantiles, saboteando el acto en sí del 2 de Octubre); por lo contrario, queremos darle su lugar histórico trascendente, y al mismo tiempo, entender las luchas del presente por sí mismas, deshaciéndose del anclaje histórico.

 

Quedé de encontrarme con un compañero en el curso de la manifestación conmemorativa.  Venía en el transporte público, y una sirena que en su ulular crispaba los nervios, hacía por rebasarnos; fue una pick-up del servicio de bomberos que se dirigía hacia el centro.  A no mucho, un nuevo ulular intentaba adelantar el tránsito de la estrecha calle, y en su frenesí tuvo que subirse incluso a la banqueta; ahora fue una pick-up blanca sin ninguna identificación en la misma dirección.  Me empecé a preguntar si habría problemas en el evento.  El deambular de la gente y la vida de la ciudad una calle más allá del perímetro de los acontecimientos, como en 1968, en este país surrealista, no era indicativo de nada.

 

Me dirigí por la parte sur a la Plaza de Armas de la Ciudad de Cuernavaca, nada relevante, en el centro de la misma, ocupada por lo que me pareció no más de una decena de “darketos”, de “góticos”, todos de negro y maquillados, émulos de vampiros, oscuros como su ignorancia oscurantista medieval misma, sin arengas, sin discursos, sin consignas, sin pancartas; estaban sólo ahí, vacíos de todo, literalmente dicho, “plantados”.  Era el grupo de los “anarquistas” (en su sentido más sinonimizado de “caóticos”).  Unos pasos más adelante, algo que antes aceptaba por razones de cultura, ahora me causó aversión: en medio de un tamborileo ensordecedor y monótono hasta la inducción de la hipnosis (que ese es su fin: la generación de estados alterados de conciencia, droga sonora-dancística generadora de un estado de conciencia que toman por éxtasis con su nahuatlaca divinidad), en un gran círculo “danzaban los danzantes”; abstraídos, pletóricos de esotérico dualismo metafísico, evadidos de la realidad.

 

No había la muchedumbre que suponía en una manifestación que creía multitudinaria.  Crucé la Plaza suponiendo que no siendo entonces tan grande, estaría en la Plaza del Capitel; pero en el cruce de la siguiente avenida, vi dicha concentración a espaldas del Palacio de Gobierno: un centenar y medio de personas, de las cuales, un centenar lo eran jóvenes del Partido Comunista.

 

Me encontré fácilmente con el compañero con el que así quedé, y en un discurso le hice el comentario: “fíjate en el discurso: <<no estamos de acuerdo con esto, ni con el otro, ni con lo demás allá…>>, y él mismo respondió: “faltan las propuestas”.  Y ya sólo me quedé pensando en que no podrían ser sino las propuestas correspondientes a este momento histórico…, pero ellas, como lo expuse en los comentarios a mi testimonio que titulé “Cuarenta y Cinco Años Ha…”, ya son profundamente diferentes y de enorme trascendencia para la humanidad misma.

 

Luego de un rato me fui replegando, saqué mi viejo teléfono celular (aún de teclas), pero que compré interesado en su cámara fotográfica de 2Mp; le conecté los audífonos y me puse a escuchar por la radio las noticias; en lo que daba media vuelta y me retiraba; más allá de la patrulla de policía que cerraba el paso, nuevamente la vida frívola tenía lugar.

 

En ese momento por la radio comenzaba una entrevista con una de los representantes del 68: Gilberto Guevara Niebla (hoy al servicio del “Instituto Nacional de Evaluación”), y a la inquisitiva e inductoras preguntas del periodista, las respuestas fueron en la misma dirección: “el Movimiento del 68 era ya un cadáver”, que “se intentaba resucitar con otros propósitos”, “el Movimiento fue derrotado”, etc.

 

Pasé a comprar pan, y una atractiva chica preguntaba a quien le acompañaba, acerca de esas manifestaciones, y por toda respuesta obtuvo un, “quién sabe…, ya de todo se protesta y se hace lio”, y el dependiente, en su mezquindad de capitalista, agregó: “esas manifestaciones nada más nos afectan, no hay ventas”.  Y atrás había dejado a aquellos que protestaban contra la privatización de la energía, contra una educación oscurantista, contra el abaratamiento de la mano de obra y la falta de empleo, contra los impuestos, contra esto, contra aquello, contra lo otro, etc.

 

Pronto pasó mi transporte público y ya en plena noche llegué a mi casa…, recordando los hechos…, de 45 años después.

 

Compartir este post
Repost0
29 septiembre 2013 7 29 /09 /septiembre /2013 22:05

Editorial

  Y nos hicimos los dueños del mundo

La Toma de la “Prevo 5”.  Varias son las escenas inolvidables de aquella larga acción espontánea de profunda legitimación y autoridad moral de que se dotó el naciente Comité de Lucha en la toma de la “Prevo 5”, pero ninguna como esa de la culminación en la cual nos hicimos los “dueños del mundo”.

 

 

*

 

 

Para cuando redactamos estas líneas (27 de septiembre), es porque estamos en lo personal, en el filo de que se determine, ya la solución al desistimiento de la acción penal que pesa ya por casi seis meses en nuestra contra como nazi-fascista represión política indirecta por la Procuraduría General de “Justicia” del Distrito Federal sobre nuestro hijo, como consecuencia de nuestra asesoría filosófico-pedagógica al “Comité Ejecutivo Nacional Democrático” (CEND, fracción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE), o bien nuestro irremediable enfrentamiento directo contra el Estado, en particular del gobierno del Distrito Federal, en el que estamos dispuestos a sacrificar la vida por el honor y dignidad que en ello está implicado, en una lucha tanto bajo la acusación de una política de Estado genocida sobre la juventud, como de genocidio intelectual sobre la misma al defenderse por dicho Estado y promover éste una educación oscurantista, cosa que habremos de demostrar con fundamento científico; y esperamos una respuesta para el miércoles 2 de octubre.  Nuestro interés no está en la acción política, tenemos aquí, en el campo de la geografía, muchas cosas aún que aportar; pero si nuestra producción intelectual aquí ha de tocar a su fin, será porque en la legítima  obligatoriedad moral del sacrificio de la vida aún en la gran lección moral que nos legó el heredero de Anibal Barca, el tunecino Mohamed Bouazizi, la contraparte será el intento por derrocar un gobierno de una satrapía despótica.

 

 

Por el momento, digamos que: “A esto ya se lo llevó el diablo!”, comentario común nuestro al hacer las consideraciones de la situación de México, a lo que, con agudeza, Marduk Chimalli, mi hijo, añadió con sarcasmo: “Eso está bueno para tu epitafio”…

 

 

Pero van condenados 45 años, y ni a México ni mí nos acaba de llevar el diablo.  Mas veamos en esta serie de artículos, de un testimonio que pensaba redactar en dos cuartillas y se transformó en diez, una interesante reflexión que brotó de estar divagando en esta historia.

 

 

*

Cómo HacerleNuestra Pequeña Narrativa Proletaria.

 

 

[____]  Cuarenta y Cinco Años Ha…!  Testimonio, Comentarios y Divagaciones del 68.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
29 septiembre 2013 7 29 /09 /septiembre /2013 22:04

Se Vota la HuelgaCuarenta y Cinco Años Ha…!  Testimonio, Comentarios y Divagaciones del 68.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

21 sep 13.

 

Vimos en el puesto de periódicos –sea esto como comentario– la Edición Especial N° 42 de la Revista Proceso: “Testimonios de Tlaltelolco, 1968-2013”, y la adquirimos de inmediato considerando la posibilidad de que dichos testimonios fuesen los que la revista recopiló, si no estoy equivocado, en el 35 Aniversario del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968, con motivo de la aparición de una colección de fotografías de algunos de los que fuimos detenidos en el Edificio Chihuhahua esa noche del 2 de octubre, entre los cuales aparecía el que esto escribe.

 

Pero no, rápidamente revisamos el índice, y lo que vimos era el testimonio de periodistas extranjeros presentes aquí con motivo de las Olimpiadas y que vivieron los hechos treinta años atrás.  Guardamos la revista “para después”, y afortunadamente este “después” fue unos días con posterioridad simplemente empezando a hojearla; pero papel y pluma a un lado esperando rescatar algo, sólo hicimos una resta: 2013-1968= 45, y entonces se nos despertó la inquietud por escribir algo, y ese “algo”, resultaba importante de reiterarse una vez más a la vista de la portada de la revista y de eso que se deja sentir en general en el conjunto de testimonios de esta edición: el reducir el Movimiento Estudiantil-Popular de 1968 al momento de su trágica derrota por vía de la fuerza militar más brutal; que por la naturaleza de los testigos entrevistados puede entenderse ese apreciación, pero no así del todo en lo común de los recuerdos del 68.

 

Cuarenta y cinco años ha…, y otros tantas veces de llanto y de plegaria en el estar conmemorando el momento de la derrota; cuando aquello debería ser la celebración de la victoria dada en la real derrota moral e histórica del fascista Estado burgués, aún a costa del abnegado sacrificio de estudiantes y pueblo inocente presente ahí, en la Plaza de las Tres Culturas en Tlaltelolco, en una digna postura de consciencia social por un México mejor.

No-fue-derota--fue-victoria.jpg

  No fue nunca una derrota del Movimiento Estudiantil-Popular, sino la victoria política, moral e histórica, sobre un Estado despótico y su Ejército "Nacional"  Mexicanao burgués.  Si se habla de una derrota militar, quizá, pero, dicho en el lenguaje infantil: "eso no se vale, porque nosotros no jugábamos a eso"; "jugábamos" la lucha por las libertades democráticas desde la democracia liberal burguesa misma; las <<Libertades Democráticas>>, fue el emblema del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968 en un círculo en que tres caurtos en blanco hacían una "L", y un cuarto en rojo, representaba la "D".

 

 

Ello no es extraño –y sea esto ahora como divagación– frente al hecho de que llevamos más de 500 años plañiendo la derrota de la “Batalla de la Noche Triste” (no el acto heroico de un pueblo que se defendía de una agresión descomunal), y el llanto de Cortés (y no la victoria obtenida sobre los conquistadores en una de las más extraordinarias batallas de la historia; y para constatarlo, léase con detenimiento la narrativa del hecho en la Verdadera Historia de la Conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo.

 

Así, recordar el 68, es recordar la tragedia, la derrota, la aparente imposibilidad ante el opresor; cuando que el 68 fue precisamente todo lo contrario: una gran fiesta, una gran celebración, una victoria; justamente así como han sido históricamente los triunfos del proletariado y los oprimidos de todos los tiempos: a costa de la riqueza de sus propias vidas.

 

Ese triunfo del proletariado en 1968, en los hijos de la clase trabajadora y de ella misma, se expresó innúmeras veces en el curso apenas de dos meses y medio (que en esos momentos nos parecieron eternos), del movimiento, pero tuvo dos momentos trascendentes en lo que fue esa victoria: cronológicamente el primero, en una victoria política, el lunes 29 de julio en las primeras horas del amanecer; y el segundo, en una victoria moral, el miércoles 2 de octubre en las primeras horas del anochecer.

 

El segundo momento, el de la victoria moral trascendente, de innúmeros testimonios aún cuando interpretados con el sentido del pesimismo, es ampliamente conocido.  El primer momento, el de la victoria política trascendente, por lo contrario, es el absolutamente desconocido por  prácticamente todos; es a ello a lo que dedicamos con plena  justificación, pues, nuestro testimonio (el cual hemos narrado ya antes en nuestro trabajo más extenso: “El Comité de Huelga de la “Prevo 5” del IPN, en el Movimiento Estudiantil-Popular de 1968”, publicado aquí mismo).

 

Aquel lunes 29 de julio de 1968 –y pasemos ahora al testimonio–, fue, a nuestro juicio, el día en que realmente empezó el Movimiento Estudiantil.  El 26 de julio u otros acontecimientos inmediatamente anteriores, fueron sólo sus antecedentes, y hechos en los cuales todo conflicto estudiantil era normal y pasajero.  Pero el 29 de julio por la mañana, con la toma de las escuelas y la formación de los Comités de Lucha, el Movimiento dio comienzo real y formalmente.
Los-revoltosos-esperando-como-lagartijas.jpg

Aquellos "revoltosos" vistos desde la Dirección, "sospechosamente", parecían aprestarse a la insurreción..., ¡qué casualidad que todos estuvieran ahí como lagrtijas al Sol!

 

Aquella mañana del lunes 29 de julio, los estudiantes politécnicos iniciábamos el periodo de exámenes trimestrales que entonces se estilaba en la institución, con cuestionarios impresos en común para todos.  Llegamos todos a la escuela, y como lagartijas a los rayos del Sol matinal, aguardábamos en el patio, todos del lado poniente a lo largo de la explanada central donde ya incidían los rayos solares.  Desde ahí empezó una situación curiosa espontánea: nadie llegó y se metió a sus salones de clase a esperar el fatídico momento del examen; todos, de manera natural, espontánea, nos quedamos en el patio, y ello, a la vista de las autoridades, debió ser, sin que nosotros así lo pretendiésemos, una especie de preparativo para la insurrección.  Fue eso, y la información real de que sí disponía la Dirección, lo que retardaba la salida de los profesores a la aplicación de los exámenes.  Hasta que, seguramente “con el Jesús! en la boca” y el Director en su cubículo “pasando cuentas de rosario”, una profesora, y sólo una, por fin salió de las oficinas abrazando entre sus pertenencias –eso que todas la mujeres cargan inexplicablemente, bolso, abrigo, paraguas, una bolsita más, un paquete de esto de lo otro–, además, varios rollos de los  impresos del examen que correspondía a esa fecha.

 

Estaba yo ahí con mis compañeros de grupo, y a unos metros estaban tres compañeros: Miguel Hernández, Víctor Cejudo Ayala (“el Cejas”), y Gerardo Murillo (“el Muro”), que conocía, pero con los que, hasta entonces, nunca había tratado.  Y eso, porque yo  pertenecía a un grupo cultural, la “OCET” (la “Organización Cultural de Estudiantes Técnicos”), que sin ser propiamente un grupo “feneto” (es decir, de la FENET o “Federación Nacional de Estudiantes Técnicos”), era evidentemente una cooptación de esta y así se le identificaba por los apoyos que  lográbamos sacar de ellos para nuestras actividades culturales, en lo que aquellos tres compañeros integraban el grupo de oposición a la FENET en la “Planilla Azul”.

La-Valiente-Profesora-Senuelo.jpg

  A lo lejos, la profesora-señuelo se aproximaba valiente a enfrentar al estudiantado sospechoso de insurrección; atrás de ella, en la Dirección, las autoridaddes, "pasaban cuentas de rosario con el Jesús! en la boca".

 

 

Al dirigirse aquella profesora-señuelo a los salones, Miguel, Víctor y Gerardo se dispusieron a salirle al paso, pero tras ellos nos movimos todos espontáneamente convergiendo sobre la profesora; que ahora me pregunto cómo es que no se desmayó al quedar inmersa en una masa compacta de estudiantes que se suponía “en rebelión”.  Pero, valiente, dio la orden de dirigirnos a los salones.

El-Politgecnico-esta-en-Huelga.jpg

 - "¡Pasen a los salones, se va  aplicar el examen!"

- "No profesora..., el Politécnico está en huelga..."

 

 

Sin embargo, Gerardo se dirigió a las escaleras subiendo tres o cuatro escalones, se puso una mano en la cintura en lo que con la otra se apoyaba en el pasamano, en una clara actitud ed. “¡aquí no pasa nadie!”, en lo que, flanqueando a la profesora, se ubicaron Miguel y Víctor, en lo que yo quedé justo en medio frente a ella, haciéndole ver aquel que los exámenes no se aplicarían: “porque el politécnico estaba en huelga”.

 

Todos nos sorprendimos, ¡cómo que estábamos en huelga!  Pero esa era una información que profesores y autoridades realmente debían tener, al igual que Miguel, pues éste, en el fin de semana, había asistido a la Asamblea Estudiantil en que se acordó tal cosa para llevar a efecto precisamente a partir de ese día, y los que conocían el dato, solo estaban en espera del desenlace.

 

Algo discutió la profesora, algo le respondió Víctor, todos escuchábamos desconcertados informándonos hasta ese momento, hasta que la profesor dio media vuelta abriéndose paso entre la muchedumbre que respetuosamente hizo un corredor de salida, dirigiéndose rumbo, nuevamente, hacia la Dirección.

 

Entonces Miguel, con una sonrisa de picardía que revelaba que increíblemente “suplan había funcionado”, se dirigió a Víctor con la sorprendente pregunta de: ¡¿Y ahora, qué hacemos?!  Gerardo ya se había ubicado entre Miguel y yo, y todos nos quedamos tan atónitos como Víctor, que en el más profundo desconcierto sólo respondió: “¡cómo, pues si se suponía que tú sabías lo que había qué hacer!” (y aludía a que él también sabía que Miguel había asistido a la Asamblea, hecho que todos los demás desconocíamos), y Miguel sólo rió sin tener respuesta.


Ante el desconcierto de los tres, es ahí donde yo entré en escena.  De mi padre, uno de los hermanos conocidos como “los Chimales”[a], dirigente sindical de la Sección 35 en la Refinería de Atzcapotzalco[b], del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, había recibido la lección de que, si quería que los trabajadores tomaran acciones decididas, había que lanzarles una arenga bajo el Sol; pero que si quería que los trabajadores tomaran una decisión razonada y legitimadora, había que tenerlos en un auditorio.  Recordé la lección y entonces intervine y propuse que había que meter a todos los compañeros al Auditorio para informarles y tomar una decisión.

En-el-Auditorio.jpg

  Y Miguel habló..., habló..., y habló..., ¡pero no tenía la menor idea de qué hacer! (y los demás, menos).

 

Sin más, fue la solución al siguiente paso, y todos nos encaminamos con firmeza hacia el Auditorio de la escuela.  Entramos, ahí estábamos todos (ese día de examen todos estaban presentes), todo el Auditorio repleto, estudiantes entre 12 y 17 años de edad en  el nivel de Secundaria en una escuela eminentemente proletaria, en los pasillos, en los ventanales, ocupando todo el estrado, unos encima de los otros, en una enorme expectativa.

 

Miguel tomó la palabra, no sólo era el más informado, sino el único con alguna información; a su derecha hacia atrás, estaba yo, luego Víctor y luego Gerardo.  Y habló…, y habló…, y habló…, hasta que ya no tuvo más qué  hablar…, y entonces volteó y se dirigió a Víctor: “¡¿Y ahora, qué hacemos?!”  Nuevamente nos quedamos estupefactos, y Víctor no hizo más que responderle lo mismo: “¡¿Cómo, pues se supone que tu eres el que sabía qué hacer?!”.  Y con  una especie de “cinismo ingenuo”, Miguel respondía: “¡pues no!”.  Y entonces volvía a intervenir y sólo se me ocurrió decirle: “pues sigue hablando… (sic), en lo que me pongo de acuerdo con Víctor sobre lo que hay qué hacer”.  Y Miguel volvió a tomar la palabra y a saber lo que dijo, en lo que Víctor sólo me veía desconcertado; y entonces me acerqué a Miguel y le dije en lo que hablaba, que sacara la votación de si estábamos de acuerdo en ir a la huelga con todo el Politécnico.  Solución mágica, redondeó su discurso y llegó al punto: “¡¡compañeros, finalmente, los que estén de acuerdo en sumarnos a la huelga de todo el Politécnico, levanten la mano!!”.  Y en una unísona y atronadora exclamación inolvidable, todos no sólo levantaron una mano, sino las dos en una gran algarabía al grito de: “¡¡Huelga, huelga!!” (aunque ninguno de los presentes ahí, tuviéramos la menor idea de lo que eso era).
Se-Vota-la-Huelga.jpg

  "¡¡Compañeros, están de acuerdo en que nos sumemos a la huelga del Politécnico!!"...

     

 

Ahora los cuatro que habíamos armado todo aquello de la manera más espontánea y empírica, Miguel, Víctor, Gerardo y yo, sólo volteábamos a vernos con la misma pregunta en el fondo: “¡¿Y ahora, qué sigue?!

 

Y lo que seguía, lo que ahora había qué hacer, era de una lógica natural: ir a sacar al Director y a todo su personal.  Entonces todos los compañeros empezaron a salir del Auditorio al grito insistente de “¡huelga, huelga!”, con rumbo a la Dirección.

 

Los cuatro, que ahora impensadamente nos habíamos hecho del poder originando una nueva organización político-estudiantil que reemplazaba para siempre a la FENET, esperando a que todos acabaran de salir, nos sentamos en la orilla del estrado; Miguel, riendo, ahora ya con ironía pero con una enorme y sincera realidad, volvió a hacer la pregunta: “¡¿Y ahora, qué hacemos?!”, a lo que Víctor le respondió con una andanada de improperios y maldiciones, para agregar sólo al final: “¡Pues se supone que tú eras el que sabía qué hacer?!”.

 

Todos reímos de buena gana; estaba claro que lo que había qué hacer: ir a sacar al Director y a todo el personal administrativo.  Afuera, en medio de una escandalera desde la puerta del Auditorio hasta la puerta de la Dirección, los compañeros aguardaban a que saliéramos.  El problema de fondo no era tanto determinar la siguiente acción, sino, el cómo hacerlo; pero a la pregunta de: “¡¿Y ahora, qué hacemos?!”, la respuesta evidente fue: ir a sacar al Director; y entonces con decisión, nos pusimos en  marcha.  Y en “fila india” en medio del griterío, pasamos por delante de todos los compañeros rumbo a la Dirección; Miguel al frente, luego Víctor, les seguía yo, y al final Gerardo.

Rumbo-a-la-Direccion.jpg

  En "Fila India", Miguel, Víctor, Luis Ignacio, y Gerardo, rumbo a la Dirección en medio de un gran griterio que clamaba "¡¡Huelga!!", a que el Director entregase la escuela. 

     

 

Entramos a la Dirección, y en ese orden en  que llegamos, nos distribuimos dentro de las oficinas cual si fuésemos un “comando” que sabía lo que estaba haciendo y operaba conforme a un plan y “evidentes estrategias”.  Miguel y Víctor siguieron al fondo a la oficina del Director encerrado ahí, como se suele decir, “a piedra y  lodo”, y luego yo me quedé a medio camino, recargado sobre el mostrador de los servicios escolares, y al final, Gerardo entró y cerró la puerta de grandes vidrios.  Permaneció al pie de ella en esa actitud de “¿aquí no pasa nadie”!

Como-Hacerle.jpg

  Sin duda, un "comando" entrenado que "sabía muy bien lo que hacía". 

     

 

No recuerdo bien si ya todo el personal se había ido o si quedaban una o dos secretarias tecleando frenéticas sus máquinas de escribir como si nada ocurriese.  Miguel y Víctor aguardaban en la puerta de la oficina del Director comunicándose a gritos sin que éste  les abriera.  Yo pensaba en cómo podría resolverse esa situación, y Gerardo hacía guardia en la entrada.  Pasaban los minutos y la situación se hacía tensa en esa indefinición.  Dentro de la oficina, seguramente el Director, angustiado, hacía innúmeras llamadas telefónicas pidiendo auxilio; pero la salvación que él esperaba de parte de los “fenetos” ya no llegaría nunca más, hacía apenas unos minutos la FENET había desaparecido para siempre.  Y seguramente él mismo ya lo entendía así, y en lo que nosotros estábamos en la Asamblea, seguramente se comunicó con los nuevos dirigentes del Comité de Huelga del IPN de las Escuelas Superiores en la Unidad de Zacatenco; y de ahí, una Comisión se puso en movimiento para asistir en la complicada situación.

 

Ese escenario explica cómo es que en esos momentos más críticos y angustiantes en los que el Director no estaba dispuesto a entregar la escuela a esos jovencitos (seguramente a su juicio sólo “revoltosos”), entre 12 y 17 años de edad; y que nosotros no teníamos otra cosa mejor qué hacer, que, en la lógica necesaria de las cosas, aguardar a que nos atendiera para que entregara las instalaciones y se fuera, de pronto un par de compañeros se presentaban con Gerardo y éste les daba paso.

 

Intempestivamente uno de ellos pasó rápidamente  a mi lado y siguió  hasta donde estaban Miguel y Víctor, y tras él, otro compañero más se dirigía a mí al paso diciendo sólo: “¡Se nos adelantaron, chavos!”…  Yo sólo me encogí de hombros ante un  enunciado que se me hacía incoherente, volteando a ver a Gerardo como para aclarar quiénes eran, a pesar de que ya sobreentendía que era una Comisión del Comité de Huelga de todo el IPN, que no pudo llegar en otro mejor momento para salvar la situación sin salida.  Luego supe que el primero que entró, fue el compañero Ángel Verdugo, de la Escuela Superior de Físico-Matemáticas (ESFM), y tras él, el que se dirigió a mí, era Félix Hernández Gamundi, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME).

 

Se presentaron con el Director, éste les abrió la puerta y entraron…, pero nos dejaron afuera.  Aquello se convirtió en una primera y dura lección de las artes políticas de la diplomacia: el qué hacer en esa situación, no era de una solución directa, sino que requería de  una mediación.

 

Luego de un tiempo cuyo lapso no recuerdo bien, el Director entregó las instalaciones a los compañeros y salió por la puerta trasera; máquinas y “stencil” quedaban a nuestra disposición para tirar volantes.  No tuvimos de ellos ninguna instrucción especial o indicaciones de qué hacer.  Entonces Ángel Verdugo volvió a salir rápidamente, quizá algo habló con Miguel, en lo que Félix Hernández Gamundi se dirigía a Víctor y a mí diciéndonos simplemente…: “Quedan a cargo, chavos”.  Y se fueron a toda prisa.  Entonces se hizo una algarabía de un entusiasmo indescriptible; todos saltaban y gritaban, ante lo que yo me quedé estupefacto, tratando de asimilar lo que habíamos hecho; y para colmo de mi estupor, la niña más bonita de la escuela, iba a mí y me obsequiaba la mordida más rica de su sabrosa paleta de limón…  Ahora éramos los dueños del mundo.

Quedan-a-Cargo.jpg

  "¡Quedan a cargo, chavos!" 

     

 

Miguel tomó la palabra y “giró las primeras instrucciones del Comité”: ir a los salones a sacar las butacas y amontonarlas cual barricada en la reja de entrada de la escuela; pronto se formó un denso montón de sillas.  De momento me pregunté acerca de para qué ese desorden, pero, a no mucho, entendí la necesidad de ello: desde un  automóvil en marcha, se nos hicieron varios disparos hacia la entrada de la escuela.  Apenas hasta hace unos años aún  se conservaba la antigua fachada de su enrejado tubular en el que en el que quedaron las horadaciones de las balas.

 

A partir de ese momento, la Escuela Tecnológica Prevocacional N° 5, la “Prevo 5”, estaba en huelga, se sumaba al paro del todo el Instituto Politécnico Nacional en protesta por los acontecimientos represivos de los días anteriores, en especial del 26 de julio en que todos habíamos participado y vivamente conocíamos.  Las autoridades no simplemente suspendieron las actividades, o esa Comisión de compañeros de las Escuelas Superiores llegaron a decirnos sin más que nos podíamos ir a nuestras casas.  Por lo contrario, en esos maravillosos azares de la historia, nosotros, estudiantes de Secundaria entre 12 y 17 años de edad, finalmente supimos “qué hacer” para legitimar tanto una nueva organización estudiantil, como para tomar la escuela e instalarnos en huelga.

Y-nos-hicimos-los-duenos-del-mundo.jpg

  ¡¡Y nos hicimos los dueños del mundo!!  Todo el mundo gritaba y dab de saltos...; y la niña más bonita de la escuela, fue a mí, y me obsequió la más rica mordida de su paleta de limón. 

     

 

Ahí, y así, nació una nueva generación de jóvenes que, con todas las limitaciones y condiciones de la época que les tocó vivir, al final, con el sacrificio de la libertad de muchos y la vida de otros más, en una descomunal victoria política al principio y otra moral al final, combinadas, le dio una nueva forma al México contemporáneo.

 

Pero concluyamos con algunos comentarios y divagaciones más.  Esa misma generación del 68 empezó a entrar en contradicción con su propio momento histórico veinte años después, a partir de 1987 (difícilmente perceptible en ese momento), y finalmente agotó todo su impulso histórico y su inercia en el 2006 (hecho que finalmente quedó evidente en el 2012).  Todo cuanto se hizo hasta ese año de 2006 estaba justificado en la propia lógica de aquel “Movimiento por las Libertades Democráticas” que dio lugar a un nuevo momento histórico.  Pero, a partir de ahí, de ese 2006, comenzó a vivirse una nueva época; por lo menos los antecedentes de las nuevas condiciones de un momento histórico totalmente distinto, con nuevas necesidades que reclaman nuevas soluciones.

 

Cuando redactamos estas líneas sobre nuestra mesa de trabajo, en ese mismo momento en la Ciudad de México estaba teniendo lugar el acto convocado justo por todo aquello que fracasó entre 1988 y 2006.  Con qué autoridad moral, quienes no tuvieron valor para responder por la voluntad popular que les otorgaba el todo en el poder, pretenden ahora defender la parte, en una industria energética “nacional” (“nacional”, entendido como el “Estado-Nación” = propiedad capitalista de la burguesía “nacional”, que casi sólo por defecto otorga algún beneficio al proletariado de este país), para una dependencia energética permanente del petróleo, frente a su “privatización” (“privatización” o apropiación por un particular o un consorcio, de un medio de producción social = apropiación capitalista de la burguesía monopolista mundial), para someternos, a su vez, a la  dependencia permanente del petróleo; en donde al proletariado ya “ni le va ni le viene” ninguna de las dos cosas; por lo demás, de una industria obsoleta que impide el progreso y el desarrollo social obstruyendo la necesaria revolución científico-técnica a partir de la energía solar, para empezar a dar solución efectiva al momento crítico que ya hoy nos encamina al punto de colapso del sistema ambiental planetario en el 2020; haciéndole el juego a los grandes monopolios mundiales del petróleo para mantenernos bajo esa dependencia.

 

Así como al final del siglo XVIII el tiro de caballo fue suplido por la máquina de vapor que abrió la era del carbón; así a fines del siglo XIX se detuvieron los engranes y émbolos movidos por las calderas cuya energía radicaba en éste, suplido ahora por los combustibles refinados del petróleo; pero, de la misma manera, así ahora, prácticamente desde fines del siglo XX, en lo esencial, deben desplazarse ya las refinerías de combustibles fósiles, suplidas por la energía de paneles solares.

 

Una sociedad humana en riesgo ya de hacer irreversible el proceso de su propia extinción como especie, considerando que de los años setenta del siglo XX a nuestros días, se ha aumentado la temperatura global promedio en 1°C, y que para el año 2030 se alcanzarán los 2°C prácticamente ya de manera necesaria en tanto que no se ha hecho nada efectivo en las causas para variar el proceso, tiene el riesgo de que, de continuar las mismas condiciones causales (la energía basada en los hidrocarburos), para mediados del siglo XXI se alcanzarán entonces los 3°C, que implicarán un cambio climático ya de muy difícil reversión.

 

Los estudiosos burgueses del problema hablan de las medidas de “mitigación” del cambio climático, y de una “adaptación” a ello; lo primero revelando su incapacidad para ir a las causas reales y esenciales del problema, y lo segundo siendo una falaz salida.  La condición de necesidad para la solución en sus causas esenciales de tal problema contemporáneo, está en sustituir la depredadora economía capitalista de mercado en donde los recursos naturales son mercancía sujeta a la “ganancia máxima”, por una economía socialista (o si es posible inventar algo como un “Modelo Neokeynesiano” en una Democracia Popular ya no de simple “regulación”, sino de control pleno del Estado tal que garantice la planeación), de la producción, distribución y consumo planificado, donde los recursos naturales sean medios necesarios (y no de comercio especulativo) para la subsistencia de la sociedad.

 

Si ante tal panorama del cual tenemos ya conocimiento hoy, no resolvemos el problema por sus causas esenciales, nada impide pensar que bien se pudiera  llegar a los 4°C en los años ochenta, y finalmente a los fatídicos 5°C a fin de siglo, según lo cual, los últimos seres humanos en penosas condiciones, estarían viviendo ya sólo a principios del siglo XXII.

 

Por último, hay que decirlo, las condiciones materiales que determinan la acción sociopolítica de las nuevas generaciones, son muy diferentes, totalmente nuevas, que reclaman ya  lo mismo de la necesidad de una radical revolución científico-técnica principalmente dirigida a la fuente de energía; como de una revolución económico-política, dirigida a pasar de una economía de mercado, a una economía planificada, siendo todo ello no un asunto de futuro, sino de urgente necesidad ya hoy.

 _____

[a]    Los "Chimales": José María, Ismael, Miguel e Ignacio Hernández Alcalá, hermano cuyo sobrenombre derivada de "Chema" (como se les suele denominar a los "José María", nombre del hermano mayor), y de a "los Chemales", y luego a los "Chimales".  En nahuatl, "chimalli" quiere decir, "escudo", elemnto de defensa, y de ahí que como dirigentes y representantes de los trabajadores se identificara el sobrenombre como derivado de la palabra nahuatl.

[b]     Ignacio Hernández Alcalá, como Secretario General de la Sección 35 que tenía adscrita la Refinería de Atzcapotzalco del Sindicato de Trabajdores Petroleros de la República Mexicana, históricamente ha sido el único dirigente petrolero en llevar a la huelga en 1957 a los trabajoderes petroleros, después de la expropiación de 1938, logrando un paro de la Refinería en una lucha por que se otorgra un aumento salarial que el Comté Ejecutivo Nacional del STPRM, en conivencia con la Administración de PEMEX, había prorrogado.

Compartir este post
Repost0
22 septiembre 2013 7 22 /09 /septiembre /2013 22:05

Editorial

 

abr-Triste--escaneada-.jpg

Marduk Chimalli Hernández Castro en la “Prisión de Adentro”, sacrificando su vida por la verdad.  Dibujo de sí mismo.  Nosotros, en la “Prisión de Afuera”, dispuestos a sacrificar la vida por el honor y la dignidad.

 

*

 

El 28 de mayo de 2013, fue finalmente puesto en libertad Marduk Chimalli Hernández Castro, luego de largos casi 75 días ilegalmente detenido, y en la más abyecta inmoralidad de la nula condición humana, fabricándole un delito común.

 

Su libertad (que fue la libertad nuestra y de toda una familia, y más aún, de toda una comunidad intelectual de universitarios de la UACM, como de la ENAP, no fue “por falta de pruebas”, sino porque todas las pruebas, por una parte recabadas por nosotros mismos, otras por la Comisión de Derechos Humanos, obra en nuestro favor: 1) una docena de videos entre cámaras de seguridad pública y privadas; 2) un testigo físico de los hechos; 3) la llamada telefónica de auxilio a la policía hecha por quien en la más abyecta inmoralidad acusó: Mariana García Vía de Monte, haciendo constar con ello su primera falsedad (que la policía pasaba circunstancialmente por el lugar); 4) los registros de las radiocomunicaciones entre las patrullas que evidencian la fabricación del delito; 5) el registro GPS de la operación de las patrullas, que contraviene todo lo declarado por esa pandilla de rufianes; 6) las contradicciones en las declaraciones de la parte acusadora; 7) los peritajes, uno de los cuales coincidió con nuestro análisis físico-geográfico de los hechos, por el cual, según las declaraciones de la pandilla de rufianes, “teniendo siempre a la vista al delincuente”, el cual según ello, hizo un recorrido de 750 m, la patrulla en persecución en la cual supuestamente viajaba la misma rufián acusadora (a la que, conforme a la ley, le esperan diez años de prisión), “teniendo siempre a la vista” al delincuente, dicha patrulla no pudo ir a más de 36 km/h, pero bajo la condición de que el delincuente fuese huyendo a la fantástica velocidad olímpica de 10 km/seg; y 8) finalmente la petición del polígrafo, y 9) los careos, ambas últimas cosas que ya no se efectuaron, y que las propias autoridades se esmeraron en ya no tener que aplicar.

 

Toda una misteriosa como peliculezca y perversa situación a la que, aplicando por nuestra parte un análisis de relación causal por concordancias y diferencias, se evidenció una nazi-fascista represión política indirecta, que siendo dirigida hacia nosotros por nuestra asesoría filosófico-pedagógica al “Comité Ejecutivo Nacional Democrático” del SNTE, se hizo recaer perversamente –con esa inmoralidad propia del nazi-fascismo del desprecio absoluto a la condición humana–, en nuestro hijo.

 

Y, finalmente, hay muchas razones por las cuales hemos tenido que exponer aquí estos hechos y en los cuales abundaremos (tanto aquí como en la sección “Nuestra Pequeña Narrativa Proletaria”, en la parte inferior de esta pantalla): el orgullo, la lucha contra el oscurantismo fascista, la conciencia político-social…, pero, esencialmente, obligados moralmente a ello, en tanto que esta represión se ha hecho continuada ya por seis meses, pues el Procurador General de Justicia del D.F. Lic. Rodolfo Ríos Garza, a la fecha, no obstante las pruebas que no puede no conocer, no ha hecho el desistimiento de la acción penal…, y ello, ofendiédonos en nuestro honor y dignidad, no sólo legitima todo cuanto aquí habremos de decir, sino nos compromete moralmente, en consecuencia, por la verdad, por el honor y la dignidad, a sacrificar la vida (dicho literalmente), por la entera libertad.

 

*

GT Mercator 1536Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía; la Geografía y los Elementos de la Ciencia Moderna: la lógica.

     

 

 

1881 Apuntes para la Historia de la Geografía en México,Historia de la Geografía en México.

 

[____]  “Apuntes para la Historia de la Geografía en México”, 1882; de Manuel Orozco y Berra.

 

 

04 Periquín Plumero y lo ético-estéticoFilosofía.

 

[____]  “Periquín Plumero”: una ética nicomaqueana en su tema más escabroso, como más esencial.   (7/…)

 

La Nave Argo en el BósforoDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  La Misión Secreta del Argo.  Ciencia-Ficción Sospechosa (7/…)

 

Compartir este post
Repost0