Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

7 abril 2013 7 07 /04 /abril /2013 22:04

Portada de la Geografía de PtolomeoQué es la Geografía: Ptolomeo; Origen y Fin de una Geografía Geocéntrica. (13/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 dic 12.

 

 

Claudio Ptolomeo (90-168, o 100-170), vive ya en el siglo II de nuestra era; es el último de los geógrafos espacistas de la Antigüedad y con dos obras representativas de ello culminó dicho saber para esa época: 1) su Composición Matemática, o Almagesto; y 2) su Geografía, que fijó la cosmovisión durante toda la Edad Media como un sistema geocéntrico (que Ptolomeo adoptó, a pesar del sistema heliocéntrico sugerido ya por Aristarco), que no es superado sino hasta el siglo XVI por Copérnico.

 

Vivió en Alejandría, heredó, pues, el escenario de Eratóstenes, y como Hiparco, no aceptó la osada teoría de Aristarco.  Su Geografía, a decir de él mismo, derivó de la Geografía de Marino de Tiro (60-130), su contemporáneo y más directo antecesor.   En ella, compuesta de un Atlas formado por 28 mapas, Ptolomeo utiliza la Proyección Cónica en sus diversas variantes: simple, modificada u Homeótra (siendo ésta la primer proyección modificada por cálculo, en la que se descubren propiedades particulares del espacio geográfico (como espacio), y secante sobre dos paralelos base, en cuyos mapas describe el mundo conocido hasta su tiempo, que incluyó el dato aportado por Marino acerca de la existencia del territorio llamado “La Cola del Dragón”, o Cattigara, que aparecía como una “Cuarta Península” adherida a la Indochina actual, y la cual no era sino la vaga información proveniente de los chinos, acerca de la existencia de América; con ello, Ptolomeo negaba la condición del “Quersoneso Áureo” (o “Isla de Oro”), que se llegó a suponer después.  En su Geografía, destaca también la precisión acerca de ciertas distancias importantes, como la verdadera longitud del Mediterráneo.

 

Paradójicamente, fue su sistema geocéntrico precisamente la gran limitación histórica del conocimiento geográfico, en una época en la que ya no había condiciones para el desarrollo del pensamiento y la oportunidad de que finalmente alguien entendiera la propuesta de Aristarco.  El Imperio Romano, y con él todo el Mediterráneo, comenzó a declinar hacia el Medioevo, y para el siglo VI, toda Europa estaba hundida en el más profundo oscurantismo (es decir, en el abandono y pérdida absoluta del pensamiento científico).

 

Ptolomeo y Marino, pus, ese para de eslabones sueltos al final de la historia de la Antigüedad, son, en si mismos, incluso, extraños en la secuencia histórica, pero su excepción se dio cuando bien ya no cabía esperar los logros del pensamiento por ellos realizados.

 

En Ptolomeo, uno de sus principales aportes es haber encontrado el procedimiento para corregir la deformación al infinito en dirección a los polos en la Proyección Cilíndrica de Marino: la Proyección Cónica; pudiera decirse incluso, la verdadera Proyección Cónica, luego de la pseudocónica de Marino, que si bien resolvía el problema, encontraba la limitación de no poder representar todo el mundo simultáneamente en su dos hemisferios norte y sur; lo cual de momento no importó, dado que el mundo conocido era sólo el Ecumene.

 

La geografía de Ptolomeo había llegado a un alto nivel de desarrollo, pero, a la vez que no sólo con su geocentrismo potencia ya a una época decadente, sino que está ya inmersa en una situación desconcertante dada desde un siglo antes y aceptada en el Imperio como de una gran autoridad: la negación de que lo que él, Ptolomeo, como antes Hiparco o Eratóstenes mismo, e incluso toda esa cadena de pensadores con los mapas por delante, hacían, no era geografía, sino un simple “fisismo y matematicismo” vacuo; y que “la verdadera geografía”, era la que hacía “la historia en los lugares”, y más aún, no cualquier historia, sino “la historia digna de memoria”.  Se arrastraba ya, pues, además, con esa diferencia que se proliferaba entre todos los autores y que causaba una gran contrariedad, finalmente hecha ver por Estrabón.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
7 abril 2013 7 07 /04 /abril /2013 22:03

Colegio de Minería; Escalinata PrincipalLa Ciencia Moderna en México: El Colegio de Minería, y la Geografía.  Monografía, 2012 (4/5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

14 may 12.

 

Una lectura más detenida, muestra que el Colegio de Minería, concebido en idea por Joaquín Velázquez Cárdenas de León, fue en realidad una institución pública controlada de principio a fin por la “dinastía Velázquez de León”.  Y esta evolucionó de su carácter de una burguesía ilustrada progresista hasta el triunfo de la Independencia, tras lo cual, esa dinastía y su impulso en el Colegio de Minería, se hizo moderada, iturbidista y santaannista, justo hasta el triunfo de la Revolución de Ayutla, en que acabó siendo, en el nieto de la dinastía (otro Joaquín Velázquez de León), profundamente conservadora y reaccionaria, pues no sólo se suprimió la Geografía en el Colegio, sino primero estuvo con el golpista Félix Zuloaga, y luego desplegó el más ignominioso colaboracionismo con el imperio francés de Maximiliano en México.

 

A la par que, en 1858, tras el golpe de Estado de Zuloaga de diciembre de 1857, se restablece la Nacional y Pontificia Universidad, y Blas Balcárcel entrega la Dirección del Colegio de Minería a Joaquín Velázquez de León, da inicio la Guerra de Reforma que en junio de ese año se refleja al interior del Colegio de Minería como la exigencia de una conducta religiosa, que, negada por tres alumnos, éstos son expulsados; la secuela de ello, es que para mediados de julio, estalla una insurrección estudiantil con más expulsados, a los cuales se solidarizaron en masa 54, quedando sólo 14.  Con lo cual el Colegio de Minería quedó oficialmente cerrado por el lapso de diez días.  Ese es el momento en que Santiago Ramírez es alumno del Colegio, y lo mismo, en ese ambiente, se le da el título de Ingeniero Geógrafo a Francisco Díaz Covarrubias (siendo, al parecer, el segundo Ingeniero Geógrafo en México), y que, al año siguiente, en 1859, se rinden apoteósicos honores a la muerte de Alejandro de Humboldt.

 

Para 1861, la reacción es derrotada y luego de cuatro años, desde 1857, vuelven los liberales al poder con Benito Juárez en la Presidencia; Blas Balcárcel entonces es nombrado Director titular del Colegio de Minería, se abren los cursos a los estudiantes que los habían abandonado en la revuelta de 1858, y de igual manera, se restablece el curso de Geografía.  Muy poco duró esa restitución del orden liberal, pues de inmediato se suscitó, junto con Inglaterra y España, la intervención francesa.

 

Juárez vuelve al gobierno itinerante, y Maximiliano de Habsburgo es coronado Emperador de México.  En su Imperio, van a estar muy cercanos a él varios personajes notables del Colegio de Minería: 1) Joaquín Velázquez de León, que a la derrota del gobierno usurpador de Zuloaga y Miramón, viajó a Francia llegando a Miramar a ponerse a las ordenes de Maximiliano, quien lo nombró “Ministro Plenipotenciario” del Imperio francés en México; 2) el Ingeniero Geógrafo José Salazar Ilarregui, que, a su vez, en calidad de uno de los más activos colaboracionistas con el Imperio, fungió primero, como Subminstro de Fomento y Director del Colegio de Minería, y al reestructurarse dicho Colegio en 1863, se olvidó de su propia especialidad, la Geografía, que no apareció en su plan de estudios; y finalmente se desempeñó como Comisario Imperial en Yucatán; 3) Manuel Orozco y Berra, el cual fue nombrado Ministro de Fomento; y 4) Joaquín  Mier y Terán, subalterno en el Ministerio de Fomento y encargado del Colegio de Minería.

 

En 1864 es ya alumno del Colegio de Minería, Antonio García Cubas, quien elaborará uno de los primeros Atlas del México moderno.  En 1865 está ya la nueva reestructuración del Colegio de Minería, y en ella ahora el curso de “Dibujo de Paisaje” se hará en dos años, indispensable para cursar luego el de “Delineación” (Cartografía).

 

Para marzo de 1867, ya se hace evidente el triunfo de los liberales, y en junio Maximiliano y los colaboracionistas Miguel Miramón y Tomás Mejía, son fusilados, y nuevamente Blas Balcárcel vuelve a la Dirección del Colegio de Minería como Ministro de Fomento, quien nombra a su vez como Oficial Mayor del Ministerio al Ingeniero Geógrafo Francisco Díaz Covarrubias; y en agosto se reabre el Colegio luego de permanecer cerrado poco más de un mes.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
7 abril 2013 7 07 /04 /abril /2013 22:02

PavorrealUn Pavorreal Frente a un Mapa. Cuento (2/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

29 dic 12.

 

Al día siguiente, muy temprano por la mañana, la Vaca pastaba en la verde pradera bajo los picantes rayos del Sol matinal, una fresca brisa soplaba trayendo a sus oídos el trinar de las aves del bosque, en medio de u n silencio no superior a los 10 dB.  En eso estaba, al pie de un pequeño arroyo solazándose con el borbotear cristalino de su fresca y fina corriente, cuando como si de la nada, se sorprendió de ver aproximarse al Pavorreal pasito a pasito zigzagueando, haciendo caso omiso éste del saltar de Chapulines, el huir de Cigarras y el camuflarse de las Amantis Religiosas que se escondían así a su paso decidido con la mirada fija puesta en su objetivo, tras de sí su largo plumaje haciendo honor a Argos por designio de Hera.

 

La Vaca lo tomó por una “avechucha” más en las inmediaciones, y continuó saboreando los frescos y verdes pastos.  Pero, de pronto, ahí estaba el Pavorreal a su lado.  Ella lo tomaba por un aristócrata presumido, por un “elegido de los dioses”, y se volteó despectivamente dándole la espalda…, bueno, mostrándole…, pues, la espalda…; o bueno, o sea que se puso “del otro lado”, tirando su cola hacia él (la cola con que se espanta las moscas), a la vez que, cerrando lo ojos en señal de “no-verlo”, levantó su cara al azul cielo.  Y con ese desprecio era para que el condenado Pavorreal soberbio cayera muerto; pero ni se inmutó, concentrado en su propósito, de pronto extendió su ruan cuan esplendoroso como si fuese a envolver a la Vaca entre su colorido plumaje, y entonces, empezó a “verlo todo”, cada cosa con cada uno de sus “cien ojos” constatando su existencia y lugar, más no con la intención de saber de cada una de esas cosas en si mismas y mucho menos de las relaciones internas entre todas ellas –como alguna otra especie de Pseudopavorreal, confundida, así lo pretendía–.  La Vaca, fina, elegante, luciendo un par de aretes vistosos (con alguna leyenda en que algo se garabateaba) que los animales que la cuidaban, mimaban y apapchaban, le habían obsequiado y prendido, llevando al cuello una elegante gargantilla de la cual pendía una pequeña y sonora campanilla, con sus grandes ojazos negros de enormes y arriscadas pestañas, de delicada cintura, de grandes y redondeadas caderas, de unas tersas, hermosas y enormes ubres…, comenzó a incomodarse con la mirada lasciva de aquel engreído, e hizo por irse de ahí.  Pero, para entonces, el Pavorreal lo había “visto todo”, y volvió a plegar su plumaje, marchándose pasito a pasito por el mismo lugar por donde había venido.  En tanto que la Vaca volvió a lo suyo, viéndolo, molesta, con el entrecejo fruncido, alejarse, no sin que estuviese en su pensamiento el desprecio a aquel “prepotente soberbio”…

 

El Pavorreal se tomó su tiempo, reamente uno o dos días, en los cuales estuvo considerando todo cuanto había visto.  Finalmente rendiría su Informe, y para ello fueron convocados nuevamente todos, y en la expectación causada por aquel portentoso acontecimiento, estarían ahí muchos más de los involucrados.  Ahora sí había de todo, no nada más fueron “puros animales”, sino también muchas “animalas”[b].

 

Desde lo alto, el Búho presidía; el Pavorreal ocupó el lugar de honor que le correspondía; todos hicieron silencio absoluto.

 

_   Damas y caballeros…, conforme a lo prometido, su usía el Pavorreal (“el que todo lo ve”), emprendió la misión de aclarar el difícil dilema de las manchas de la Vaca.  Su usía ha vuelto, y nos ha preparado un informe para el caso, que por su naturaleza y la trascendencia en el honor de las apuestas –y e este punto, no pocos empezaron a voltear para un lado y para el otro como buscando entre el auditorio–, habré de pedirles su más paciente atención.

     Damas y caballeros, ahora he de dejar en uso de la palabra a vuestra usía…

 

Y un espontáneo y caluroso aplauso estalló en la sala, en lo que el Pavorreal, de pie, agradecía con reverencias al entusiasmo por sus palabras.  Cesaron los aplausos, tomó su lugar, abrió su carpeta, y comenzó a disertar.

 

_   Apreciables escuchas –empezó diciendo con aire severo– debo empezar diciéndoles que emprendí la misión, con resultados más que positivos… –y una andanada de aplausos y exclamaciones corrió por todo el auditorio, en lo que el Pavorreal se ponía de pie y, como era su costumbre, comenzaba a describirles, con sus “pasitos de uñas” de un extremo a otro frente a todos; y al hacerse nuevamente el silencio, continuó–, no obstante, caballeros –y aquí dirigía su mirada directamente a los apostadores–, nadie quedará insatisfecho ni resentirá pérdida alguna.

 

Y a estas últimas palabras, todos entendieron que el resultado sería tan satisfactorio, que aún las pérdidas en las apuestas, no lo lamentarían (y nuevamente se dejó sentir entre el nutrido auditorio la inquietud, por más discreción que se quería aparentar, de algunos, que angustiados, volteaban hacia atrás y hacia los lados como buscando a alguien); y sentían aquellas palabras como una compensación a los que perdieran la apuesta.

 

Así, luego de este preámbulo, el Pavorreal entró de lleno al problema…

 



[b]       Dicho en la lógica de ese culto lenguaje del español moderno en México (que los únicos estúpidos que lo hablan así , son los políticos, que por eso, y por tranzas corruptos inmorales, son políticos), que se refiere a “los”, y “las”; es decir, a las “Mujeras”, y a los “hombros”, a las “jovenas” y a los “jóvenes”, a “los chiquillos” y a “las chiquillas”.  Así, no sólo había una gran cantidad de “animales”, sino también de “animalas”.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Divulgación Científico-Geográfica
Comenta este artículo
7 abril 2013 7 07 /04 /abril /2013 22:01

Marduk

Al proletariado.

 

Al proletariado, ese para el cual <<la Tierra será el Paraíso y su verdadera patria>>.

 

En defensa de la dignidad y la libertad, en protesta contra un país y un orden económico, social, político y jurídico que nos niega en nuestra condición humana y por lo cual se justifica todo sacrificio.  Dada la irracionalidad de un orden de cosas sórdido y obsceno, manifiesto al proletariado mi más firme decisión de sacrificar mi vida, no sólo por lo que hoy me afecta directamente, sino consecuente con las ideas manifestadas de toda mi vida, desando que ello cause la indignación necesaria para el más simple acto de conciencia social.

 

Mohamed Bouazizi en Tunez nos dio el ejemplo histórico del más alto valor moral y dignidad, y no pudo saber que generó una revolución.  Ahora tampoco yo sé sí levantará alguna manifestación de indignación, pero esto es algo a lo que estoy obligado ideológica y moralmente.

 

Una detención arbitraria de mi hijo Marduk Chimalli Hernández Castro, acusado sin escrúpulo alguno de robo de un celular y dos anillos, para lo que no vale ningún argumento de racionalidad fundado en la realidad, sino exclusivamente lo asentado con la más absoluta inmoralidad en un papel, nos obliga a abstraernos de tal irracionalidad, para enfrentar un sistema jurídico despótico, con el sacrificio de la vida en nombre de la dignidad y la verdad fundada en la realidad.  No podemos apegarnos al juego legalista de este estercolero sistema, sino simplemente negar ya de conjunto todo este sistema económico, social y político; negar de conjunto a todo este país que nos niega y despoja de nuestra más elemental condición humana, y llamar a su derrumbe con el sacrificio de nuestra propia vida en nombre del futuro de la juventud.

 

Bouazizi lo hizo en la inconsciencia, en la más profunda decepción; nosotros, por lo contrario, lo hacemos en la más profunda conciencia intelectual, moral y estética.  Un orden de cosas aberrante retiene a mi hijo en prisión dañándole la salud y la vida, sin que valga argumento de racionalidad alguno; una decisión personal en el más alto valor y dignidad, ha de enfrentar ese orden de cosas e imponer la muerte o la libertad inmediata e incondicional.

 

Con este comunicado, llamo al proletariado, a esa clase social asalariada de este país, a sus organizaciones de conciencia, a darme cobertura y protegerme de la acción de las autoridades y despótica satrapía de este país, a fin de poder realizar mi legítima decisión de protesta, justo ahí donde es el corazón de las protestas: la Plaza Mayor, el lunes _____ (la fecha se dará a conocer en breve) de 2013, a las 17:00 h, consciente de que mi muerte puede ser, no obstante, en la más absoluta soledad, y del todo irrelevante.  Pero si alguien más está decidido a sacrificar su vida por esta sociedad, ahí mismo podemos marchar a la toma del poder, con la toma del Palacio Nacional; y emplazamos al Estado a que aposte a su Ejército y nos ametralle: nuestro triunfo, será su derrota moral; y su derrota moral, el sacrificio de una vida en protesta, o quizá de diez vidas en marcha por la toma del poder, o más aún, de cien vidas, de mil, diez mil, cien mil vidas; su “moralidad” última quizá tenga el costo de un millón de vidas, y aún tras ello, habrá más de noventa millones de vidas más.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Nuestra Pequeña Narrativa de Lucha Proletaria
Comenta este artículo
31 marzo 2013 7 31 /03 /marzo /2013 22:05

Editorial

    

Mapa de Estrabón: el Limes Romano y la "Zona "Digna de Memoria".

 

Sin-titulo.jpg

 

Esquematización del Mapa de Estrabón

 

 

  Espacio-Socialmente-Construido--Digno-de-Importancia.jpg

Zonas "Digna de Importancia" y "Despreciables"en el actual "Espacio Geográfico" (de la "geografia literaria posmodernista")

 

La "Tierra Habitada", y de ella, lo "digno de importancia" (Estrabón, s.I) 

El Mundo como gracia de la Providencia (Cosmas, s.VI) 

La Tierra como un mundo del Mercado (Varenio, s.XVI) 

Un pretenciosos conocimiento del Todo en una "Geografia Humana" (Ritter, a.XIX)

El "espacio socialmente construido" ("geografía literaria posmodernista", s.XXI)  

 

 

"Ciencia" de la "geografía" y sistema económico-social de una clase social dominante, se hacen uno, se identifican, y esa "geografía" como un orden de cosas anticientifico, negación de lo humano, se convierte en herramienta de laienación y opresión.

[Fuente: http;//espacio-geografico.over-blog.es/]

 

*

 

De la "Tierra Habitada" como como lo exclusivamente bjeto de tratamiento por la geografía en Estrabón, al "Espacio Socialmente Construido" como la definición contemporánea dada por la "geografía literaria posmoderna" del objeto de estudio de la geografia, se pasa por la narrativa de la "Topografía Cristiana" (de topos, lugar; el lugar elegido para la cristiandad), de Cosmas Indicopleustes, las "Regiones Comerciales" de Bernardo Varenio, y el Erdkunde (el Todo), de la "Geogafía Humana" de Karl Ritter.  Todo lo demás, no es digno de importancia, o más aún, ni siquiera existe.

 

Hay una evidente ilación en la narrativa de esta manera de interpretar la ciencia de la geografía a lo largo de la historia, de modo que se cersena en ella lo objetivo, el conocimiento históricamente dado, la esencia de las leyes de un objeto de estudio subyacente al que se contribuye a ocultar evitando el que acabe de aflorar.  Y hay un común denominador que rige en todos los casos: la naturaleza de la aristocracia esclavista imperial en Estrabón, el pensamiento mítico-religioso medieval de la teocracia dominante en los tiempos de Cosmas Indicopleustes; los intereses mezquinos en la naturaleza del capitalismo naciente de los tiempos de Kekerman-Varenio, y el pretenciso estudio de la Totalidad en el falso e hipócrita "humanismo" burgués, ante la historia y su abierta metafísica para enfrentar la ruina de su pensamiento anticientífico.

 

Una polarizaión de pensamiento como el anteriormente expuesto, dado a lo largo de la historia, no es, pues, sino el producto ideológico de la interpetación del mundo en función del interés de las clases sociales minoritarias en usufruto del poder: de la aristocracia del esclavismo en el Imperio Romano; de la teocracia del feudalismo medieval cristiano; de la naturaleza del capitalismo en su origen mismo, y su pretendido acomodo al humanismo...; pero, también, en este capitalismo en el final de su tiempo, de una burguesía absurdaque no puede enfrentar más los cambios del mundo, natural y social, que se dan por necesidad; y que es al proletariado actual, síntesis de todas las clases oprimidas y explotadas de la historia, al que habrá de corresponder resolver; y en ello estará, al parecer, no el geógrafo institucional actual, sino el geógrafo del futuro.  En la línea de pensamiento geográfico que a este geógrafo del futuro correpsonde, es de la "Descripción de la Tierra" en Eratóstenes, al estudio del "Espacio Terrestre", en la teoría de los estados de espacio de nuestro tiempo y autoría.

 

*

010 I ane Mapa de MarinoFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía: Marino de Tiro; al error del perímetro de la Tierra de Posidonio, se agrega la confusión de la Cuarta Península. (12/) 

 

 

Colegio-de-Mineria--Patio-Central.jpgHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  La Institucionalización de la Ciencia Moderna en México: el Colegio de Minería, y la Geografía (3/5).

 

Pavorreal--Larousse.JPGDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  Un Pavorreal Frente a un Mapa.  Cuento (1/).

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
31 marzo 2013 7 31 /03 /marzo /2013 22:04

010 I ane Mapa de MarinoQué es la Geografía: Marino de Tiro; al error del perímetro de la Tierra de Posidonio, se agrega la confusión de la Cuarta Península.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

01 nov 12.

 

En esta gran revolución del pensamiento científico geográfico, l final de la misma, fue Marino de Tiro (60-130), quien tomó el plano de la Proyección Ecuatorial de Hiparco, y envolvió en él a la esfera terrestre: se formó así, la muy importante Proyección Cilíndrica, que conforme se le fueron haciendo ajustes y modificaciones que la perfeccionaron, se convirtió en la clave de toda la cartografía ulterior.  En ella, más allá de las proximidades del ecuador, va aumentando la deformación hacia la proximidad de los polos, en cuyo extremo, los rayos de proyección inciden en el infinito con una consecuente deformación al infinito; es por ello que, convencionalmente, esta proyección se suele representar hasta los 80º de latitud.

 

Hay algunas dudas sobre el periodo de vida de Marino, pero si se acepta el común del año 60 al 130, ello quiere decir que fue contemporáneo de Ptolomeo (90-168), por lo menos en los primeros cuarenta años de edad de éste.  Ello es muy probable, pues Ptolomeo haría, con él, una especie de par de eslabones sueltos en la cadena histórica de geógrafos de la Antigüedad, lo que explicaría el por qué éste conoce directamente su obra, y, a decir de Ptolomeo, su propia Geografía se basa, con particular reconocimiento, en la de Marino, al que el mismo Ptolomeo denominaba como el primer geógrafo científico.

 

En la cartografía de Marino se modifica la posición del Meridiano Central de Hiparco, que éste había fijado en las Columnas de Hércules; para entonces se ha explorado más hacia el occidente y descubierto las Islas Canarias (Afortunadas), y a fin de no tener valores negativos en longitud, Marino desplaza el Meridiano de Origen a dichas islas.

 

 

Proyección Cilíndrica de Marino.  Marino de Tiro ha agregado a los nuevos conocimientos del espacio geográfico la noción de los Círculos Polares, y ha desplazado más al oriente de las Columnas de Hércules el Meridiano de Origen, ubicándolo en las Islas Canarias (Afortunadas), a partir del cual ha expandido el Ecumene hasta los 270° de longitud, en donde aparece ya en él, el problema de la Cuarta Península.

 

De tiempo atrás dada la noción esférica de la Tierra (Aristóteles), el conocimiento de la posición de los Trópicos y el ecuador o plano medio de dicha esfera (Hiparco), llevan a Marino a introducir el nombre de Antártico, al Casquete Polar Sur, más allá de la línea de tangencia de los rayos solares en la fecha del Solsticio de Verano, en oposición al Casquete Polar Norte conocido como Ártico.

 

Ptolomeo dedica quince capítulos a tratar sobre la obra de Marino: Correcciones al Mapa del Ecumene (Diordosis tou Geographikon  Pinakos)[1], la que, como tal, parecía enmendar los errores de geógrafos anteriores, particularmente de Posidonio (135-50 ane).  En ello, Marino expande el mundo conocido a 270° de longitud a partir del Meridiano de las Canarias, siendo, al parecer, el primero en introducir el problema de la “Cuarta Península” (o la “Cola del Dragón”), conocida como Cattigara; conocimiento atribuido por Marino a un tal “Alejandro” (que se confunde con “Alejandro Magno”, que vivió varios siglos antes y no pasó de la India, pero que estando ahí, muy probablemente pudo haber recibido la infomración del misterioso "Sinus Magnus"), pero que pudiera ser, al parecer, ese tipo de personaje mítico que representa al “misterioso gran viajero que conoció tierras por todos desconocidas, y que luego revela a algún geógrafo”.  Por último, Antonio Ballesteros Beretta, en su, Génesis del Descubrimiento[2], atribuye a Marino –y no sin cierto fundamento– el propagar la medida de Posidonio del perímetro de la Tierra, reservando a Estrabón como partidario de la medida de Eratóstenes.

 

Aparte de la Proyección Cilíndrica, se atribuye a Marino un mapa elaborado en una proyección compleja o compuesta, que resultaría ser la primera proyección modificada.  En ella, al parecer una Proyección Trapezoidal Modificada, se representa el Ecumene desde el ecuador al Paralelo de Rodas (Diafragma), en esa forma trapezoidal, y de los 36° N hacia el polo norte, se representa en una convergencia de meridianos rectilíneos que dan una apariencia de proyección cónica (o pseudocónica), de donde es, al parecer, y en todo caso así reconocido pro el mismo Ptolomeo, de donde éste toma la idea de su propia y verdadera Proyección Cónica.



[1]      www.cristobalcolondeibiza.com/2esp/2esp14.htm

[2]        Ballesteros Beretta Antonio; Génesis del Descubrimiento; Salvat, tomo 3; Barcelona, 1947.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
31 marzo 2013 7 31 /03 /marzo /2013 22:03

Palacio de MineríaLa Institucionalización de la Ciencia Moderna en México: El Colegio de Minería, y la Geografía.  Monografía, 2012 (3/5).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

07 may 12.

 

A partir de 1813, la decadencia del Colegio de Minería era ya manifiesta, y para 1815 ya es explícitamente reconocida.

 

En 1817, ingresa al Colegio Joaquín Velázquez de León Güiteras, nieto de Joaquín Velázquez Cárdenas de León; y próximo a egresar, en 1821, unilateralmente se separa del Colegio para incorporarse al Ejército de Iturbide, motivando su formal expulsión.  Es hasta ese año que Fausto de Elhuyar se retira como Director del Tribunal de Minería, luego de haberlo dirigido por 33 años.

 

En este último año se consuma la Independencia, y para 1825, el abandono de la materia de “Delineación” (planos de arquitectura y geografía), entre otras, y las reformas de las ordenanzas que habían llegado al absurdo de imponerle al estudiante el pago de los gastos habidos en caso de su deserción; hicieron que para 1826 fuese ya obligada la reforma general del Colegio de Minería, y en 1832 se le hace una nueva reestructuración, al tiempo que a su vez se funda la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.  Diez años después, en 1843, siendo Presidente Antonio López de Santa Anna, se decreta que el Colegio imparta diversas carreras de especialización minera, y sus estudios preparatorios; pero entre esas carreras muy especializadas en la minería, estuvo la de “Geógrafo” (al parecer, “Geógrafo y Naturalista”), con cursos de Cosmografía, Delineación o Cartografía, Geodesia, Física y Matemáticas.

 

Con ello quedó institucionalizada la enseñanza de la Geografía en México como estudios superiores especializados.  Fue uno de sus primeros egresado de la carrera, en 1846: José Salazar Ilarregui, asignándosele de inmediato la impartición de cursos de Geografía y Cosmografía, que por entonces impartía Blas Balcárcel, pero quien, en medio de la invasión norteamericana de 1847-1848, fungió como Director Interino del Colegio, tocándole, como consecuencia del momento en el país, una política de reducción de presupuesto y gastos.

 

Fueron alumnos en la carrera de Geografía en 1846, Joaquín Mier y Terán (alumno de Salazar Ilarregui), José Joaquín de Herrera (alumno de Blás Balcárcel).  En 1848, siendo Presidente  de la República Joaquín de Herrera, designa la Comisión para la delimitación de México y Estados Unidos, a la que se integra José Salazar Ilarregui, sustituyéndole en sus cursos de Cosmografía y Geodesia, su alumno Joaquín Mier y Terán.

 

En 1851, es estudiante de la carrera de Geografía, Francisco Díaz Covarrubias, quien egresa en 1854, y para febrero de 1856, al triunfo de la Revolución de Ayutla, José Salazar Ilarregui ha retornado de su Comisión delimitadora fronteriza con los Estados unidos; y se lee en la obra de Santiago Ramírez, Datos para la Historia del Colegio de Minería (1890),, el siguiente pasaje: “1856 Marzo 18.- La Junta Facultativa del Colegio expide el primer título de Ingeniero Geógrafo, distinguiendo con él al Sr. D. José Salazar Ilarregui, <<para darle un testimonio honroso del alto concepto que merece por su carrera científica y sus servicios>>”[1].

 

A fines de ese mismo año, con el gobierno de Ignacio Comonfort, se establece la Dirección General para la formación del Mapa Geográfico del Valle de México, en cuya Sección de Astronomía y Geodesia, participaron, como Director, José Salazar Ilarregui, y como Primer Ingeniero, a Francisco Díaz Covarrubias.  Hubieron a su vez otras Secciones, como la de “Historia y Antigüedades”, en la que, entre otros, participó Manuel Orozco y Berra, quien, a su vez, se desempeñó en la Sección de “Estadística y Geografía Comparada”.

 

Luego de la natural crisis provocada por el inicio de la Guerra de Independencia, el Colegio de Minería se estabilizó y prosperó en sus trabajos más allá del golpe de Estado de Iturbide en 1822, durante la restauración de la República bajo la influencia del pensamiento liberal, y aún bajo los continuados gobiernos de Santa Anna, a pesar de la Guerra de Texas (1836), y la invasión de los Estados Unidos (1847-1848).  El Colegio de Minería siguió trabajando; en la narrativa de Santiago Ramírez, nada se trasluce de los acontecimientos que vivía el país, salvo una esquela donde se da cuenta del agravio del izamiento de la bandera de los Estados Unidos en Palacio Nacional.

 



[1]        Ibid. p.391


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
31 marzo 2013 7 31 /03 /marzo /2013 22:02

Pavorreal; LarousseUn Pavorreal Frente a un Mapa.  Cuento (1/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

21 dic 12.

 

 

 

Otra vez estaban todos ahí discutiendo acaloradamente, levantando la voz, manoteando, profiriendo una que otra maldición, y entre todos ellos, el Coyote escondía con sorna una malévola sonrisa.

 

_   ¡Cuándo se ha visto tinta blanca para escribir sobre papel negro! –exclamaba el Muflón, y otros lo apoyaban en medio de abucheos y reclamos de los más.

_   ¡Claro que sí! –interrumpió el Visón–, o qué hace el profesor Somormujo con su tiza blanca sobre la pizarra negra.

_   ¡Es absurdo!...

_   ¡Desde luego que no, es lógico!...

_   ¡Y qué acaso no podrían ensamblarse las manchas blancas con las manchas negras a manera de piezas de rompecabezas! –todos silbaban, abucheaban, exclamaban y se burlaban de aquel incauto con su “genial idea”, y se avivaba la discusión.

_   ¡Si fuese un ensamblaje –decía el Puma–, al moverse la Vaca todas las piezas se desajustarían! –y todos reían a más no poder, y el “inteligente “ Okapi, aquel que quería mediar la situación, acabó sumido en el desdén colectivo.

_   ¡Les apuesto –dijo el Mara–, que la Vaca es blanca con manchas negras!

_   ¡Yo te tomo la apuesta! –le replicó el Koala–, la Vaca es negra con manchas blancas.

 

Y empezó el lío, que aquello era peor que una Casa de Bolsa en pérdida de acciones.  Las apuestas comenzaron a cruzarse de un lado a otro, y ya se oía un modesto: “¡Tomo dos a uno!”, y hasta algún osado que levantaba la mano y voz en cuello gritaba: “¡Yo voy diez a uno!”…  De pronto todos callaron admirados, el arrojo hacía dudar y titubear a los demás… “¡Doy diez a la inversa!”…, y se levantaba un clamor colectivo que emparejaba otra vez las decisiones.  Y el Coyote tomaba nota apresuradamente habiéndose abrogado la iniciativa en coordinar las apuestas.

 

_   Amigo Cormorán, sonad la campana, se cierran las apuestas –y el Cormorán, atendiendo a la petición del Coyote, tomó un vaso de vidrio y una cuchara metálica y los hizo sonar a manera de campana.

_   ¡Es hora de decidir sobre alguien honorable –intervino el Coatí–, para que vaya donde la Vaca y la examine!

 

Todos exclamaron afirmativamente, entendían el que no sería prudente el que todos fueran en masa a examinar a la Vaca, y comenzaron a hacer propuestas sobre un personaje honorable…, o por lo menos conocedor.

 

_   ¡Que sea el Cobayo –dijo alguien por ahí escondido…

_   ¡Bha, si no hay riesgo de que se lo coma la Vaca! –respondió otro más, irónico, en otro extremo de la sala, y todos rieron a costa del pobre Cobayo.

_   Yo propongo a Don Búho para esta misión –interpuso el Canguro–, y parecía tener la aprobación de todos.

_   ¿Oh, no!, amigos –intercedió el respetable Búho–, si algo he de hacer yo aquí contando con su reconocimiento, es dar fe y dictaminar la última palabra sobre lo que algún experto concluya que tal juicio era el más correcto.

     Si me lo permiten –continuó el Búho con parsimonia y severidad– yo les propondría; es decir, siempre y cuando la concurrencia lo juzgue oportuno y conveniente; que sea el Pavorreal el que se encargue de tal misión –y en el acto, todos exclamaron con aprobación a tal propuesta.

 

Entonces, desde el fondo de la sala, el Pavorreal, que se había mantenido al margen, soberbio y circunspecto, comenzó a aproximarse abriéndose paso entre todos, con ese andar tan especial suyo, como “de uñas”, como tentando el siguiente paso, no fuese a darlo sobre arenas movedizas.  Se hizo un silencio sepulcral en la sala, sólo se escuchaba el “crik, crik” de sus uñas a cada parsimonioso paso, en lo que todos cedían reverentemente el espacio para el avanzar del Pavorreal.  Finalmente se puso al frente de todos, el Búho atrás de él en la parte superior, y comenzó a moverse de un lado a otro como reflexionando la decisión, en lo que todos, atónitos, guardaban silencio absoluto y sólo seguían su andar girando sus cabezas poco a poco de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, en lo que el Búho, en la parte alta, ya se inclinaba hacia un lado, ya hacia el otro, hasta que finalmente se detuvo, vio de frente a todos, y su tan esperada respuesta se escuchó: “Correcto, iré donde la Vaca, y la examinaré”.

 

Todos, que aguardaban con la respiración contenida, prorrumpieron en una gran exclamación de alegría, y todos se felicitaban unos a otros.  El Búho se acomodaba, levantaba el ala, y circunspecto apenas se le oía decir: “Señores…, Señores, su atención por favor”.  Poco a poco pasó la algarabía y todos pusieron atención a las palabras que de Don Búho quería decir.

 

_   Señores[*]…, la decisión ha sido tomada, un experto, el Pavorreal, que “todo lo ve”, habrá de traernos la respuesta.  Hasta entonces, aguardemos pacientemente.

 

Todos se alegraron y aplaudieron fervorosamente, estando de acuerdo con lo dicho por el Búho.  Y en el acto, el Pavorreal se volvió a abrir paso con su parsimonioso andadito “de uñas”, adusto, y el entrecejo fruncido, entre todos, rumbo al cumplimiento de su misión en medio de más aplausos y vivas.

 



[*]       El Búho no dice “Señoras y Señores”, o “Damas y Caballeros”, nótese el “machismo…, y es que este cuento es de puros animales (por cierto, aquí lo único femenino es la Vaca, por demás Sagrada).

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Divulgación Científico-Geográfica
Comenta este artículo
24 marzo 2013 7 24 /03 /marzo /2013 23:05

Editorial

Magnitudes-del-Espacio-Socialmente-Construido.jpg 

Las Magnitudes, o Coordenadas del “Espacio Socialmente Construido”: el Costo de Flete (CF), la Mancha Urbana (MU), y la Contaminación Atmosférica (CA); y todo ello ello desarrollado y evolucionado en el tiempo de construcción, conforme el Tiempo de Trabajo Socialmente Necesario para Producir (Tt).

[Se suplica a los no-geógrafos que de esto no entienden, abstenerse de toda risa.  Estamos hablando en serio…, bueno, más o menos]

 

*

 

Hemos dejado en las editoriales de aquellos números en los que van artículos seriados y nada nuevo relevante que comentar, el ir discutiendo, como lo hemos hecho, sobre el modelo analógico del nuevo teatro geográfico; o el continuum subjetivo particular artificial dado en el concepto del “espacio socialmente construido”; o sobre la construcción misma del espacio como una forma de la metafísica en geografía.  Es el caso en esta edición, en la que ahora nos referiremos a un dato muy curioso y desconcertante, que se sigue de la metafísica del concepto del “espacio” como lo “socialmente construido”.

 

Si hemos utilizado a la Estación Espacial Internacional como modelo de #espacio socialmente construido”, ahora, en función de esta “geografía literaria” metafísica “posmodernista”, al final de cuentas, podemos descubrir alguna cosa misteriosa que ocurre en dicho modelo de espacio geográfico, la más destacada y que ahora comentamos, es la explicación a por qué  la Estación Espacial Internacional no ha dejado de tener, por lo menos, un tripulante a bordo de manera continua; y esto es por una eminente razón geográfica, de esa “geografía literaria” del “espacio socialmente construido”: la EEI…, desaparecería, se esfumaría en el vacío…

 

Eso sería, sin duda, una tragedia, por lo tanto, la EEI ha tenido incluso que ser constantemente observada desde Tierra con telescopios.  Sin tripulación y por un instante que se dejase de observar…, ¡fum!, adiós EEI.  Y esto no lo afirmamos nosotros (que nosotros qué, miserables mortales), sino lo dijo el mismísimo Kant, que de esto sabía más que nadie; sí, el Kant de la teoría planetaria de la nebulosa, de la hipótesis de un gran Universo de galaxias (hasta anes de 1770, conste); de la teoría del retraso de la rotación de la Tierra como consecuencia de las mareas, etc; y es que era geógrafo, pues, hasta de filosofía sabía.  Así que él también predijo la desaparición de la EEI si tan sólo por un instante el sujeto dejara de estar en relación con ella.

 

O, dicho de otro modo, mientras haya el sujeto que “socialmente construye el espacio geográfico”, ese espacio existe; en el momento que el sujeto desaparezca, ese “espacio geográfico” también desaparecerá” (Kant).  Más aún que ese “espacio geográfico” no es propiamente “espacio”; o bueno, sí es espacio, pero un espacio pleno, un continuum; un conjunto de relaciones  económico-sociales, y, en consecuencia, un espacio cuyas magnitudes propias son, en lo unidimensional, el “costo de flete”; en lo bidimensional, la “mancha urbana”; y en lo tridimensional, la “contaminación atmosférica”.  Aquí, la coordenada del tiempo, hablando del continuum espacio-tiempo, es el “tiempo de trabajo socialmente necesario para construir”, y hablando de “construcción social” o de procesos económico-sociales, si algo sabía de eso más que nadie, era el mismo Marx (que de esto si sabía “retharto”), y esta última magnitud del “espacio geográfico socialmente construido”, es aporte suyo.  Así está, en este nivel de inteligencia “científica”, la “geografía literaria” del siglo XXI.

 

*

 

 

009 Mapa de EstrabónFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía: Comentario a la Introducción, de Arturo A. Roig, a los “Prolegómenos de la Geografía”, de Estrabón (2/2)

 

Colegio de Minería; Patio CentralHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  La Institucionalización de la Ciencia Moderna en México: el Colegio de Minería, y la Geografía (2/5)

 

SócratesDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  Siendo Malos por Buena Voluntad (aun cuando Sócrates diga que no, que al fin él nunca sabe nada).  (2/2).

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
24 marzo 2013 7 24 /03 /marzo /2013 23:04

Estrabón; GeografíaComentario a la Introducción de Arturo A. Roig, a los “Prolegómenos de la Geografía”, de Estrabón. (2/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

25 dic 12.

 

Al tratar de entender un poco más qué caracteriza esa nueva descripción geográfica en Estrabón, que se distingue de la descripción geográfico-corográfica de Esratóstenes, Aeruro A. Roig nos aporta otro pasaje importante.  De todos los autores que Estrabón menciona, “tal vez por su influencia sobre Estrabón, el más importante sea el historiador Eforo.  Este no narra, como hace Tucídides, hechos históricos que habían tenido por teatro una región muy reducida y además muy conocida, lo que la eximía de hacer descripción geográfica…”[5].  Y, en efecto, Tucídides (460-395), hizo la Historia de la Guerra del Peloponeso, tratando de explicar sus causas; no necesitaba estrictamente, de una descripción geográfica acerca de la región de Corinto, a diferencia de Estrabón, que trata de todo lo relativo a los límites del Imperio, desconocido, desconocido en general, geográficamente por la amplia mayoría.  A decir de Roig, Estrabón reproduce el método de la historia de Eforo en una <<unidad orgánica y viva de ambas disciplinas…>>, frase no casual en Roig, que caracteriza la estructura de la geografía de Estrabón, precisamente así, como una “unidad orgánica viva”, por la cual la geografía estraboniana ha de entenderse a semejanza de un ser orgánico vivo, en lo cual, “ni las matemáticas, ni la astronomía –y paralelamente ni la catografía– fueron centros de interés del geógrafo de Amasia”[6].  Es desde ahí que Estrabón critica la geografía de Eratóstenes de “un saber <<cientificista>> –apunta Roig siguiendo a Estrabón– que no distingue por eso mismo entre el objeto propio de la geografía y el de las matemáticas…”[7]; y bien visto, no tenía por qué hacerlo, dado que la geografía de Eratóstenes, se postula como un saber físico-matemático, y eso será de fundamental importancia para pode entender las características y propiedades de la descripción geográfico-corográfica de Eratóstenes (como de toda la geografía anterior), en principio entendida, como apunta Roig, como “descripción empírica de los lugares”, lo cual Roig lo deduce de un texto de Hiparco, en donde, además de referirse ésta a la necesidad de la astronomía y la geometría, “cuando expone las formas, las magnitudes, las distancias y las inclinaciones (latitudes), como también el calor y el frío y, en general, la naturaleza del medio ambiente…”[8].  De ello se desprende que la descripción geográfico-corográfica o corológica de Eratóstenes, es eminentemente, una descripción espacial; que se distingue de la descripción fenomenista geográfico-histórica de Estrabón, en la cual, asienta Roig, “la Historia…, es una ciencia auxiliar más de la geografía”[9].

 

De esa concepción de la geografía en Estrabón, como “Geografía Humanista”, “Histórica” o “Política”, derivará, necesariamente, la “Geografía Física”, y de ello, una fragmentación innúmera, que lleva al mismo Estrabón a referirse a la geografía como una “kolossurgía”, refiere Roig, explicando el significado de ello como “obra colosal”, que anticipa las pretensiones de Ritter, atribuidas a su vez a Humboldt, desde principios del siglo XIX.  Y a ello Roig se refiere como “un saber de síntesis que exige <<colocar en conjunto ante la vista>> los diversos fenómenos, en una visión sinóptica…”[10].

 

Que la geografía implicara la síntesis de un conocimiento, no tiene nada de particular, eso es asunto de todas las ciencias.  El problema que se le planteaba a la geografía, era entender no sólo qué tipo de síntesis (si lógica o combinatoria), sino acerca de qué tipo de conocimientos se refería.  Y por mucho tiempo esa síntesis se entendió como procedimiento combinatorio (que primero ha fragmentado la geografía, y luego ha pretendido reunirla mecánicamente); y se referirá a la “visión de conjunto” de todos los fenómenos.

 

Sólo muy recientemente hemos podido elaborar esa geografía como síntesis lógica deducida de los esfuerzos históricos, particularmente a lo largo del siglo XX, y de una “visión de conjunto” de los fenómenos, pero éstos, en tanto estados de espacio.  Lo cual, finalmente, da explicación científica rigurosa a la “descripción geográfico-corológica empírica de los lugares”, ahora como “descripción teórica del espacio terrestre”, entendido como el conocimiento teórico del espacio terrestre.

 

[5]        Ibid. p.XXII (subrayado nuestro)

[6]        Ibid. p.XXIV.

[7]        Ibid. p.XXVII.

[8]        Ibid. p.XXVIII (en Estrabón: Libro I, I,1, 12-13, cf también 1,21).  Aquí el concepto “medio ambiente” (que nos parece se introduce hasta fines del siglo XX, y que se toma de Estrabón, §13; podría ser un asunto de traducción que se reduciría al concepto de la naturaleza.

[9]        Ibid. p.XXXII.

[10]       Ibid. p.XL.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Comentarios Bibliográficos en Geografía Teórica
Comenta este artículo