Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 febrero 2013 7 17 /02 /febrero /2013 23:03

José Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799)José Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799): los Fundamentos de la Geografía Moderna en México.  Ensayo, 2012 (1/3).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

26 mar12.

 

 

Prefacio.

 

A nuestra tesis de Licenciatura, terminada en 1981 y sustentada en 1983, le hicimos un resumen en la ponencia: Geografía. Fundamentos de su Teoría del Conocimiento, al IX Congreso Nacional de Geografía, 1982.  Quizá la ponencia al XI Congreso Nacional de Geografía de 1987: La Geografía como Reflejo de la Unidad Espacial del Mundo, hubiese sido el resumen de nuestra tesis del doctorado en Geografía (inconcluso).  Luego hemos elaborado un ensayo, ahora para la Primera Jornada de Investigación, 2009, del Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos (CIDHEM), que resume nuestra tesis doctoral en Filosofía: La Dialéctica y el Materialismo en, “El Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, 1772; de José Antonio de Alzate y Ramírez (2009).

 

Exponemos aquí tal último ensayo, originalmente, en razón del ámbito filosófico de su presentación, titulado: La Filosofía en los Fundamentos de la Ciencia Moderna y sus Caracterización Novohispana*, pero que aquí, satisfaciendo sus fines esencialmente teórico-geográficos, hemos retitulado como: José Antonio de Alzate y Ramírez (1737-1799): los Fundamentos de la Geografía Científica en México, y que publicamos ahora en forma seriada, pero de manera especial, agrupada en esta misma edición dedicada básicamente a Alzate.

 

 

Resumen.

 

Al elaborar nuestra tesis doctoral: “Dialéctica y Materialismo en <<El Estado de la Geografía de la Nueva España y Modo de Perfeccionarla>>, 1772; de José Antonio de Alzate y Ramírez>>; partimos del supuesto de que el pensamiento de Alzate, en el momento cimero de la Ilustración, tenía que ser, por ese hecho, necesariamente, un deísta empírico-materialista, inmerso en la filosofía dialéctica monista de la consumación del vínculo dialéctico empírico-racionalista del momento.  Pretendíamos mostrar, simplemente, cómo habían operado los elementos de la dialéctica y el materialismo en la fundación del pensamiento científico geográfico, lo cual ocurre precisamente con ese documento de Alzate hacia el inicio del último tercio del siglo XVIII.

 

Pero apenas dado el primer paso en el proceso de investigación, nos encontramos, de manera paradójica, contradictoria con el pensamiento ilustrado que se expresa en Europa plenamente ya en el enciclopedismo de Diderot  y D’Alembert, explícitamente con todo lo opuesto: un Alzate teísta que se pronunciaba racionalista cartesiano, dualista, y defensor de la causa primera.  Un Alzate que profería anatemas contra los materialistas, en particular contra Spinoza, y la dialéctica, en particular precisamente contra Heráclito; un Alzate que omite en todo momento la menor referencia a Bacon o a Locke, y que si se apoya en Gassendi, lo hace subrayando la fe de éste, y la parte crítica al cartesianismo.

 

Antes que nosotros, los estudiosos de la Ilustración en la Nueva España; que por cierto, no son abundantes; tales como, desde el momento contemporáneo mismo, con Juan Luis Maneiro, y pasado prácticamente el siglo XIX, con Gabriel Méndez Plancarte, Bernabé Navarro, Pablo González Casanova, Lina Pérez Marchand, y Francisco Larroyo, en los años cuarenta del siglo XX; o los años setenta en este mismo, con Rafael Moreno y Teresa Rojas Rabiela; o en lo más reciente, con Alberto Saladino García, Roberto Moreno de los Arcos, Elías Trabulse, Mª del Carmen Rovira, Cándida Fernández Baños, y Concepción Arias Simarro; que nos han legado una rica información sin la cual no hubiéramos podido hacer nada, quedaron igualmente confundidos con tal hecho paradójico; pero la explicación intentada, en todos los casos, de uno u otro modo, ha sido la ecléctica de la filosofía novohispana; ante la que nosotros proponemos otra interpretación, basada no sólo en el aparente desarrollo interno de la filosofía misma, sino en las condiciones sociales y políticas de la época.

 

 

Introducción

 

Ofrecemos en este trabajo; expresión sintética de nuestra tesis en ese problema; una interpretación distinta a la solución de que la filosofía novohispana era esencialmente ecléctica; interpretación nuestra ahora, más bien concordante con la manera de ser de los tiempos, tanto aquí como en Europa.  En donde el más ingenuo panteísmo, ocultaba el más radical ateísmo; o el más exaltado dualismo, disfrazaba la omisión deísta de la causa primera; y en donde el racionalismo cartesiano que apenas tímidamente concedía al empirismo, se transformaba en parapeto que resguardaba las posiciones dialécticas del vínculo empírico-materialistas más consecuentes.

 

Elaboramos, así, el siguiente entimema: El ensayo de geografía espacista de José Antonio de Alzate y Ramírez: “Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, de 1772, es dialéctica del dualismo en el vínculo empírico-racionalista en el método científico; como de elementos del materialismo en el fundamento físico objetivo de la sustancia extensa, la causa eficiente, y los procesos empíricos de medición y experimentales; ya que ello es expresión de elementos de dialéctica y materialismo en el estudio del espacio terrestre, siendo fundamento teórico-filosófico de la ciencia moderna; y en nuestro caso, de la Geografía en México.  Y de ello derivamos tanto nuestra tesis como nuestra hipótesis.

 

La tesis que se sustenta quedó enunciada de la siguiente manera: <<El ensayo de geografía espacista de José Antonio de Alzate y Ramírez: “Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, de 1772, es dialéctica del dualismo en el vínculo empírico-racionalista en el método científico; como de elementos del materialismo en el fundamento físico objetivo de la sustancia extensa, la causa eficiente, y los procesos empíricos de medición y experimentales>>.

 

La hipótesis, en consecuencia, quedó enunciada como: <<El ensayo de geografía espacista de José Antonio de Alzate y Ramírez: “Estado de la Geografía de la Nueva España, y Modo de Perfeccionarla”, de 1772, es expresión de elementos de dialéctica y materialismo en el estudio del espacio terrestre, siendo fundamento teórico-filosófico de la ciencia moderna; y en nuestro caso, de la Geografía en México>>.

 



*       Ponencia para la Primera Jornada de Investigación, del Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos (DIDHEM), 19-24 de octubre de 2009.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
17 febrero 2013 7 17 /02 /febrero /2013 23:02

El Geógrafo, Van der Meer¿Por qué el geógrafo se hace cualquier especialista, y no geógrafo? (1/3)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

Febrero, 12.

 

La conclusión es que el geógrafo; ese geógrafo concreto de hoy, siglo XXI, es un sujeto que está totalmente perdido.  Es, por lo que hace, un cuasi-geólogo, un para-meteorólogo, un habilitado-edafólogo, un pseudo-bioecólogo, un no-ecónomo, un pretenso-demógrafo, un aparente-etnólogo, y un et sig.

 

Sin duda son todos excelentes geólogos, meteorólogos, edafólogos, biólogos, ecónomos, et sig; aún sin serlo por formación (cómo podría yo negárselo, no sólo por respeto y porque conozco su dedicación en ello, sino porque yo soy total y absolutamente ignorante en todo ello, y en realidad, no tendría por qué saber de todo lo cual); cuanto mejores son en esas especialidades, sin duda, mejor es lo que hacen…; aun cuando menos se ve en ello al geógrafo (y acerca de sus conocimientos en geografía, es de lo que estoy absolutamente cierto que no saben –cuando indefectiblemente deberían saberlo–, y sólo creen saberlo, inmersos en la confusión de que lo que hacen, por decirse geógrafos, eso es geografía; de modo que la geografía; su “geografía”, en consecuencia, lo es todo).

 

Hasta mi generación, hasta fines de los años setenta, a todos los geógrafos del mundo así se nos formó, en esa idea, y se aceptaba, y con ciertos cuestionamientos, no obstante se creía correcta, porque hasta ahí estaban los desarrollos de los fundamentos teóricos de la geografía.

 

Pero en la década de los ochenta, esos cuestionamientos encontraron los fundamentos teóricos en una lógica sólida y consistente.  Si en la década de los ochenta, el geógrafo seguía siendo un falso-otro especialista, ello era aún perfectamente entendible, no tanto por la inercia de las cosas, como por la falta aún de concreción teórica de las nuevas ideas.

 

Hacia el final de esa década, justo a partir del último año, y ya en la década de los noventa, la situación teórica completó su giro.  El geógrafo del “viejo estilo” comenzó a ser ya no justificable o entendible, ni aceptable en su labor.  Ahora sí, si aún existía, era ya por la inercia de la formación y de los lentos cambios generacionales, que por falta de formación teórica y científica en las que había que ponerse a trabajar y a partir de lo cual edificar, ya no lo-otro que resultaba ser sólo una mera aplicación de conocimientos geográficos, sino lo propio, la geografía misma.

 

Lo-otro en que el geógrafo derivaba, era, como ya lo hacía ver David Harvey desde 1969 en su obra “Explicación en Geografía” (traducida al español con el título de “Teorías, Leyes y Modelos en Geografía”, 1983), era sólo modelos aplicados (en particular, subraya Harvey, modelos analógicos).

 

Harvey ya criticaba que el geógrafo se perdiera en esa multitud de modelos aplicados, justo porque el geógrafo no entendiendo esa función analógica de los mismos, acababa confundiendo al modelo con la geografía, incluso –dice Harvey en un eufemismo–, obtuviera o no resultados de ello (el problema en el eufemismo es que, cómo iba a saber el geógrafo qué resultados obtenía, si ni siquiera estaba consciente de estar aplicando un modelo analógico; justo por lo que acababa creyendo que lo que hacía, era la geografía misma; es decir, que la geografía era precisamente aquello que hacía, y a tal grado la confusión, que, más aún, el propio Instituto de Geografía se dividió y clasificó sus Departamentos por esas aplicaciones, tomadas como la Geografía y sus “ramas”)*.

 

Y si ello ya no era ni entendible ni aceptable en los años noventa del siglo XX (acaso sólo para la ya vieja generación formada en el “viejo estilo” de la creencia en el estudio de los fenómenos; y ni así, pues científicamente estaba ya obligada a avanzar en la nueva teoría demostrada y aceptada, incluso “oficialmente” desde fines de 1989: el estudio del espacio terrestre), al inicio ya de la segunda década del siglo XXI, la continuada formación del geógrafo en ello resulta en una puerilidad perfectamente absurda.

 

Harvey –el inglés David Harvey y no yo–, y ya desde 1969 (es decir, hace poco más de cuarenta años y no por lo dicho hoy en el 2012 en este Blog), exponía –ciertamente con un fundamento positivista, pero justo en general– que todo ese mal trabajo del geógrafo, derivaba de su falta de formación en la ciencia y en el método de la ciencia; lo cual, desde todo punto de vista, en los hechos, ha sido, y aún es, cierto (lo hemos dicho siempre, desde nuestros años de estudiante en los setenta, aún sin saber de Harvey, de cuya obra nos hicimos hacia 1985).

 

Algo muy interesante en ese “viejo estilo”, no obstante, hay en esta reflexión.  Cuando referimos al geógrafo cuasi-geólogo, al geógrafo para-meteorólogo, al geógrafo habilitado-edafólogo, al geógrafo pseudo-bioecólogo, al geógrafo no-ecónomo, et sig; trabajando en sus modelos aplicados analógicos sin saber que eso hacen y creyendo que eso que hacen es La Geografía, hay algo que finalmente sí es un resultado, pero del cual aún hay que hacer un proceso de abstracción y generalización.

 

Del geógrafo cuasi-geólogo, se forma la litogeomorfología; del geógrafo para-meteorólogo, se forma la climatología (o, en una terminología hartshorniana no utilizada, la “atmosfo-geomorfología”); del geógrafo habilitado-edafólogo, se formó la agroclimatología (la “edafogeomeorfología”); del geógrafo pseudo-bioecólogo, se formó la geobiología (la “fitogeomorfología”); del geógrafo no-ecónomo, se formó la geoeconomía (la “economogeomorfología”), y et sig.  El problema, y esa es la aberración, es que de ello como modelo analógico, el geógrafo no ha extraído o abstraído y generalizado para la geografía, sino, al contrario, se ha subsumido a la geografía en el resultado concreto y particular de tales modelos, haciendo de la geografía, entonces, geomorfología, climatología, agroclimtología, geobotánica, geoeconomía (por limitarnos a los ejemplos).

 

Hay un ligero descargo en ello: todo ese hacer geográfico, lo fue en geografía aplicada, y esa abstracción y generalización, es función del geógrafo teórico, cualquiera que se aun geógrafo teórico, pero, obviamente, más aún del geógrafo teórico institucional.  Sin embargo, el problema es, justamente, que institucionalmente, ese geógrafo no lo ha habido.  Aún en la “poroscripción” por designio del “Tribunal del Santo Oficio Geográfico”, ello es también nuestra responsabilidad…, pero misma que nosotros siempre  hemos puesto a salvo.  El descargo, no obstante, es ligero, porque, como hace ver Harvey, el modelo aplicado analógico se elabora, primero, sabiendo que eso es: un modelo analógico aplicado; y segundo, que como tal, sirve para extraer teoría y hacer la ciencia propia.  Si nada de ello se había dado, ahora se explica, con ello, en los hechos, qué es el obstruso oscurantismo.

 



*        Hasta 1978, los Congresos Nacionales de Geografía se titulaban “Congresos Nacionales de Geografía Aplicada”, esos primeros ocho congresos pertenecieron a toda una época en que así fue necesario al desarrollo de la geografía en México.  Pero a partir de ahí, aún bajo la dirección del Dr, Jorge A. Vivó, a los siguientes Congresos se les suprimió el carácter de “aplicado”, generalizando sus trabajos tanto a la geografía teórica, como operativa.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Divulgación Científico-Geográfica
Comenta este artículo
10 febrero 2013 7 10 /02 /febrero /2013 23:05

Editorial

Teatro; Larousse 

Modelo Analógico del Nuevo Teatro Geográfico.

[Fuente: Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado; v. Teatro]

 

*

 

En el artículo Qué es la Geografía, hemos estado rescatando de los orígenes de esta ciencia su esencia, que no obstante oculta, simplificada, y en ello nos hemos ampliado a una segunda parte.  Consistentemente, lo mismo nos ha ocurrido con el Teatro Americano crónico e icónico de José Antonio Villaseñor y Sánchez; como con el artículo El Nuevo Teatro Geográfico; y aprovechamos tal circunstancia para hacer la reflexión de la esencia en el origen, a su expresión en el otro extremo del tiempo.

 

Luego entonces, qué es el espacio terrestre hoy, sostenido así por la “oficialidad” institucional de la Geografía (que no por la “geografía proscrita” de este Blog), desde hace ya poco más de quince años, por todos sus Doctores de la Ciencia, en sus institutos de Investigación, Posgrados y Licenciaturas, y defendido así –sanamente, por las nuevas generaciones de geógrafos– en una buena cantidad de blogs sobre la temática de la geografía.  A saber, que: <<La Geografía es la ciencia del estudio del espacio socialmente construido>>.

 

Que la sociedad construye no parecería tener problema, construye ciudades, carreteras, puentes, puertos, aviones, e incluso ahora mismo construye una Estación Espacial Internacional.  Aceptemos por un momento de buen grado tal hecho enfrentando este problema con la mayor elementalidad (luego veremos que ese concepto de “construcción”, tiene problema).  Luego entonces, la reflexión que queda, es: ¿y eso que construye como espacio, qué es? (o simplemente dicho: ¿qué es el espacio?

 

Sin duda un buen motivo y objeto de reflexión acerca de este problema, está en la Estación Espacial Internacional misma.  Algo socialmente construido, incluso en condiciones ideales de laboratorio social, y más aún, denominado “Estación Espacial”.  Como “espacio socialmente construido”, ¿qué construye ahí  –en tanto espacio– la sociedad?

 

Las opciones históricamente dadas, en más de veinticinco siglos de historia, son: 1) que lo que construye como espacio, es el objeto mismo, o como se decía en los orígenes, el sólido (Parménides de Elea, Pitágoras de Samos); 2) que lo que construye como espacio, es la diastema o distancia, en este caso, entre las paredes internas de la Estación (Demócrito de Abdera); 3) que lo que construye como espacio, es la superficie de la Estación, entendida como el lugar de las cosas Aristóteles de Estagira; 4) que lo que construye como espacio, es el vacío absoluto interior de la Estación (Isaac Newton); 5) que lo que construye como espacio, es la proyección de la simetría humana (Emmanuel Kant); 6) que lo que construye como espacio, es el continuum, un todo, la Estación Espacial misma continua sustancial y de campos, que no admite “vacío” alguno (Albert Einstein); 7) que lo que construye como espacio, es el vacuum, como un gradiente de campo vacío dado en el caso ideal de la Estación Espacial, en la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta, admitiendo el vacío en calidad de campo como una forma más de la materia (Luis Ignacio Hernández Iriberri).  Como espacio, qué construye la sociedad, que quizá sea algo distinto a todo lo anteriormente enumerado.

 

Que quede ahí como reflexión, en otra oportunidad nos referiremos a qué se responde, y de qué manera, a ello.

 

*

Atlas; enlabuhardillaFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía: sus Orígenes.  Anaximandro.  Segunda Parte (5/…).

    

 

 

Theatro Americano, Contraportada OriginalHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  José Antonio Villaseñor y Sánchez: La Geografía como Crónica e Iconismo,  (2/2).

 

 

 

Teatro, Planp Interior; LarousseDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  El Nuevo Teatro Geográfico (2/2).

 

 

 

CulturaEducación.

 

[____]  Declaratoria del Congreso Nacional Popular de Educación, Cultura, Arte, Ciencia e Investigaciòn; febrero, 2013

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
10 febrero 2013 7 10 /02 /febrero /2013 23:04

004 VI ane Perimetrón Mapa Anaximandro-HerodotoQué es la Geografía: sus Orígenes; Anaximandro.  Segunda Parte (5/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

01 nov 13.

 

Si se hurga en los orígenes del conocimiento geológico, meteorológico, hidrográfico, edafológico, botánico, etc, veremos que ya había quienes empezaron a distinguir entre las rocas, entre los estados de la atmósfera, entre los estados cíclicos del agua, entre los suelos productivos o no propicios, entre los tipos de vegetación…, que dieron lugar a las ciencias particulares.

 

A dos tercios del camino entre los mapas de Babilonia en el centro del mundo y de Ga-Sur por una parte, y del mapa de Anaximandro por otra; está la leyenda inmersa en la mitología aquea, del viaje de los argonautas, representativo de la actividad de exploración y de la expansión de los conocimientos geográficos.

 

Hacer consciencia de que esto fue así desde el origen hasta el momento histórico de Aristóteles, es entender que el Perimetrón de Anaximandro formó parte de este largo período histórico del conocimiento geográfico empírico-espontáneo; y, pudiéramos decir de éste ciertamente, que fue el autor con el que se cerró esa época histórica.

 

El mapa de Anaximandro contiene el reflejo de la simetría del mundo; el reflejo de esa bóveda celeste que formaba su teoría cosmogónica; y en él se infiere la orientación (por la disposición del mapa), determinada instrumentalmente con el gnomon, y por ello, la consideración de los puntos cardinales que no son explícitos; y está en él la representación simbólica abstracta.  Su mapa original no llegó a nuestra época, y por lo menos por la reproducción de Hecateo, y particularmente por la de Herodoto, se sobreentiende el empleo de leyendas, y muy seguramente de una Relación Geográfica anexa.

 

003 Mapa Original de Anaximandro (Autor) 

El Perimetrón de Anaximandro, mapa del mundo conocido hasta el siglo VI ane, con Grecia en su centro.  Reconstruido por el autor de este Blog según los datos de que Anaximandro consideraba aún el Mar Caspio abierto, y que la relación de simetría de los ejes del mapa, adicionados por el autor de este blog, eran de 1:1.

 

Aquí hay un hecho importante: Herodoto no es definible como geógrafo, sino se le ha considerado el “padre de la Historia”; luego, ese mapa en la versión de Herodoto, basado en el de Anaximandro, da cuenta de manera particular de la localización y distribución de los pueblos del mundo de su tiempo con un carácter etnográfico.  Este mapa ya enla reproducción por Herodoto, y por quien Herodoto es como historiador, esa reproducción del Perimetrón de Anaximandro es ya una Carta Temática; en ella, el especialista en esos asuntos de la historia y la etnografía, Herodoto, da inicio a la consideración de los fenómenos por cuanto a su naturaleza misma, auxiliándose del conocimiento geográfico.  No es Anaximandro el interesado en ese fenómeno etnográfico; a él le interesará la forma, extensión y propiedades del espacio terrestre, sino es al historiador Herodoto al que le interesará valerse de la geografía para reforzar su estudio.

 

Todo esto, como veremos, no hace a una “Ciencia Cartográfica” que ha antecedido aparentemente a la aparición de la Geografía misma.  La cartografía es una herramienta, un elemento técnico-metodológico de la geografía.  El mapa es a la geografía –hemos dicho en otra parte– lo que el microscopio es a la biología, o el telescopio es a la astronomía.

 

Finalmente, una pregunta esencial en geografía teórica, principalmente dada en su campo en la historia de la Geografía, o de la sociología de la geografía, es: ¿Por qué surgió el conocimiento geográfico?

 

Puede entenderse sin dificultad la razón del surgimiento de los conocimientos de la botánica, de la medicina, de la geología, de la química; pero la razón de ser como condición necesaria para la subsistencia de la sociedad, de los conocimientos geográficos, no es tan evidente.  Esto es, que, por principio, los conocimientos no surgen por mero placer estético, o compromiso moral intelectual, sino por la más pura y simple necesidad de subsistencia de una comunidad humana.

 

Esto quiere decir que un sistema de conocimientos tan antiguo como los conocimientos geográficos o acerca del espacio terrestre, hace de éstos una ciencia necesaria para la transformación primaria del medio natural, del cual se extraen los bienes materiales para la subsistencia de la sociedad.  En ese sentido, es una ciencia estrechamente vinculada al proceso productivo.  No es una ciencia de la producción directa, sino una ciencia condición necesaria para la producción; es decir que, sin ella, no hay producción primaria.

 

No es difícil imaginar esta situación.  Piénsese en una comuna primitiva de los homínidos cormagnones, sapiens sapiens, que hace siete mil u ocho mil años (dos mil o tres mil años después de la retirada de los hielos de la última glaciación), aún vagaban en forma de tribus nómadas.  Despertaban al nuevo día, y una necesidad imperiosa se les presentaba: moverse y obtener no sólo materiales para un nuevo refugio, sino para alimentarse; de frutos de recolección, de pesca, o de caza.  Sí, pero…, dónde.  Dar respuesta a esta simple pregunta, hizo nacer los conocimientos geográficos.

 

Un pequeño grupo explorador ha vuelto, trae las buenas noticias de haber encontrado un lugar promisorio para la subsistencia.  Ahora el problema no es dónde (los exploradores lo saben con una orientación intuitiva y por referencia física), sino…, a qué distancia (medida en jornadas o fracciones de jornada).  Y en un lugar habrá agua y pesca, pero no frutos y caza que los habrá en otro lugar distante.  Saber dónde (su localización), y a qué distancia (una dimensión espacial), será condición necesaria para luego poder hacer uso de ese medio, transformándolo en su provecho*.

 

Ya sedentarios, desarrollándose en una comunidad rural, aparecerán, dada esa condición estable, nuevos conceptos reflejo de las propiedades del espacio terrestre conforme las va abstrayendo.  Su lugar mismo se convierte en el desarrollo de su cultura, en el centro de su cosmovisión; hasta la aparición de las primeras ciudades y de los primeros grandes imperios, hace entre 3000 y 5000 años, donde los conocimientos particulares desarrollados, al final, como consecuencia de esta etapa histórica, se formarán en las técnicas, en las artes y en las ciencias.

 



*        La preocupación de esa comunidad no era ni la subjetiva “construcción de su espacio”, según algún “plan maestro”, ni mucho menos “establecer las relaciones entre los fenómenos”.  Eso será muchísimos siglos después, de otra forma y bajo otras condiciones, cuando empieza a preguntarse cuándo, cómo, y el por qué de los elementos del dónde.  El espacio estaba dado objetivamente, y de la transformación de sus elementos (sus distintos estados de espacio), derivará su subsistencia, geográficamente es sólo esto último de manera esencial, primaria y simple, dada en la práctica histórico social humana por siglos.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
10 febrero 2013 7 10 /02 /febrero /2013 23:03

Suplemento-al-Theatro-Americano--1755--Jose-Antonio-de-Vil.JPGJosé Antonio de Villaseñor y Sánchez (1705-1759): La Geografía como la Crónica e Iconismo.  Artículo, 2012 (2/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

12 mar 12.

 

El Suplemento al Theatro Americano ha sido, pues, la Relación Geográfica hecha Crónica.  Pero el Mapa Geographico de la América Septentrional, ha quedado, como el mismo Villaseñor lo refiere, sólo como: un ícono, una imagen de apoyo a las Relaciones Geográficas de 1746, sobre las condiciones hidrológicas del territorio de la Nueva España.

 

Así, en un apartado titulado por Serrara en su Estudio Preliminar, como “Una Personalidad Polifacética”, éste se hace una pregunta: “¿Qué era realmente Villaseñor?  Y lo analiza, de donde citamos: “mantuvo –comenta Serrara acerca de Villaseñor– su espíritu abierto a las distintas ramas del saber de su tiempo.  Fue un hombre polifacético y “general” que se anticipó a las grandes figuras de la Ilustración novohispana de la segunda mitad de la centuria”[1]. Esto es, que, en Villaseñor aparecen, una vez más aludiéndose al geógrafo, “las distintas ramas del saber”, y lo “polifacético y general” que caracteriza históricamente al mismo.

 

Serrara cita a Osores, que menciona a Villaseñor como “cosmógrafo del reino de la Nueva España, matemático exacto y observador de los fenómenos astronómicos”[2]; es decir, las mismas características de Carlos de Sigüenza y Góngora, que son las características esenciales de todo geógrafo.  Pero justo ahí, Serrara se vuelve a hacer la pregunta: ¿qué fue entonces Villaseñor?, y lo vuelve a caracterizar, y citamos nuevamente: “Con su ansia de conocer –dice Serrara– y su afán de trabajo consiguió adentrarse en varias ramas del saber de su época; que todavía no había experimentado esa parcelación que caracterizó el conocimiento científico de las dos últimas centurias.  Aparece un hombre puente entre Sigüenza y Góngora y Alzate, también personajes polifacéticos…”[3].

 

Juan Francisco López, autor del “Parecer” que preludia al Theatro, dice de Villaseñor: “Don José es uno de aquellos ingenios a quienes con raro privilegio dotó la naturaleza de tamaña amplitud, como felicidad y acierto en todo género de asuntos humildes y sublimes, de vasta y breve comprensión…  Quien quiera experimentarlo, muévale conversación en cualquier materia y le hallará transformado en todos los milagros de las más pulidas letras y de la más amena erudición, sin que sepa discernir en cuál es más eminente…”[4].  Notable pasaje que en términos más moderados, expresa el mismo sentir hiperbolizado de Henry Baulig, que, inmerso en el comentario de Alan Reynaud, llegó a decir: <<Para muchos geógrafos –anticipa Reynaud–, la geografía no es una ciencia como las demás.  Tiene ese algo que hace de ella una ciencia aparte.  No un conocimiento, porque la geografía es el conocimiento supremo, “quizá una categoría nueva –citando ahora Reynaud a Baulig–, de la inteligencia a la que el espíritu occidental, y sólo él, acaba de acceder”>>[5].  Esto es, que hay ahí un asunto viejo y esencial en la definición de la Geografía: una natural tendencia a lo concreto y particular de los fenómenos, que reduce al absurdo enunciado por Baulig; cuando la solución ha estado justo en lo opuesto, en la abstracción y generalización de dichos fenómenos, en estados de espacio.

 

Serrara concluye diciendo, en referencia a la cita que ha hecho de Juan Francisco López: “El juicio es exagerado, apasionado incluso.  Pero refleja en alguna medida el respeto y admiración que se le dispensó en el México de su tiempo”[6].  Evidentemente, en el contexto de la teoría geográfica, es fácil ver que tal juicio no responde a ninguna exageración y menos aún a un apasionamiento, sino al reflejo objetivo de lo que parece ser la geografía; o de hecho, de lo que realmente es, pero vista en la cruda roca caliza, que, bajo ciertas condiciones (esa abstracción y generalización propia del desarrollo de toda ciencia), se cristaliza y metamorfisa en la geometría del espacio de una bella esmeralda.

 

Finalmente, la geografía de José Antonio de Villaseñor y Sánchez, hemos dicho, es la Relación Geográfica entendida como la Geografía en la Crónica descriptiva, en donde lo que interesa no es el teatro en sí (o más exactamente dicho, el escenario, el espacio), sino la obra*, lo que se escenifica.  Si bien motivo de un artículo aparte, citamos, en la estraboniana idea anterior de la Geografía como “la historia de los lugares” y “digna de mención”; directamente a Villaseñor en su Suplemento al Theatro Americano: “los historiadores, que –dice Villaseñor–, después de haber formado toda la idea en el asunto de su empresa y escrito todo el planisferio geográfico, es necesario para su ilustración ir resaltando todos los miembros del cuerpo del historial con las especiales noticias que hacen agradable a los oídos la narración de sus particulares circunstancias”[7].  Esto es, el historiador haciendo mapas (el geógrafo entendido como cronista), los cuales ilustra con las particularidades de su propia historia, en especial, la digna de mención y agradable.

 

Así, cuando ese historiador, ese “geógrafo cronista”, “forma toda su idea en el asunto de u empresa”; es decir, cuando ha elaborado la Relación Geográfica; escribe (hace el grafos, la gráfica), de “todo el planisferio geográfico”; pero, siendo ello, como complemento ilustrativo.  En ello: 1) correctamente, la Relación Geográfica es la condición del Mapa; pero, 2) incorrectamente, el Mapa no ha de ser simple apoyo, menos aún auxiliar en la exposición de esa historia, sino expresión del objeto último del saber geográfico.   Sólo que, en esto último, ese grado de abstracción del hacer geográfico, distará de la época de Villaseñor y Sánchez, aún dos siglos y medio para comprenderse.

 

1746-Mapa-General-del-Virreinato-de-la-Nueva-Espana--Jose.jpg 

Yconismo Hidrotérreo,

Mapa General del Virreinato de la Nueva España, 1746.

de José Antonio de Villaseñor y Sánchez

Ochenta años después del Mapa General de la Nueva España de Sigüenza, lo que para éste fue objetivo, para Villaseñor fue sólo medio; por demás, en el que sigue presente el “horror vacui” en una cartografía Itineraria Picta.

 



[1]        Ibid. p.41 (subrayados nuestros).

[2]        Ibid. p.41  Independientemente de que, dice Serrara, “utilizó el título de Cosmógrafo.., si bien no hemos podido constatar la existencia de tal nombramiento” (Op. Cit. P.42).

[3]        Ibid. p.43.

[4]        Ibid. p.44.

[5]        Reynaud, Alan; El Mito de la unidad de la Geografía; en “GeoCrítica”, Nº 2, marzo 1976; Universidad de Barcelona, España, 1976; p.26 (subrayado nuestro).

[6]        Ibid. p.44.

*        Obra que incluso en el contexto de la época la narra como el Génesis Bíblico.

[7]        Ibid. p.96 (subrayado nuestro).

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo
10 febrero 2013 7 10 /02 /febrero /2013 23:02

Teatro, Planp Interior; LarousseEl Nuevo Teatro Geográfico.  (2/2)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

07 abr 12

 

 

Llegó así el siglo XX, Vidal de la Blache se había levantado de la mesa dando un manotazo con su frase grabada en piedra: “La Geografía es la ciencia de la localización, de los lugares, no de los hombres”.  Esto es, en la analogía: <<la Geografía es la ciencia del proscenio y la escenografía, no de la obra y el espectador>>.  Un renacimiento de la segunda mitad del dieciochesco.

 

Pero el mismo De la Blache no desarrolló la sentencia.  Su seguidor, Emannuel de Martonne, en la analogía, definió a la Geografía como: <<la ciencia del estudio de la escenografía, considerada en el proscenio…>>, pero agregó algo más: “…<<de sus causas y relaciones>>.  En ese pequeño renacimiento dieciochesco, De Martonne se fue más atrás, a la primera mitad del mismo siglo XVIII, puso en el centro a lo escenográfico, en una especie de relación funcional con el proscenio, pero aún más, retornó a Richttofen en las causas especiales, y aportó en todo ello las relaciones, es decir, nuevamente el ámbito escénico.  En suma, su definición de la Geografía en la analogía, es que: <<la Geografía es la ciencia del estudio de las causas escenográficas consideradas en el ámbito escénico en el proscenio>>.  Ahí estaba nuevamente José Antonio de Alzate y Ramírez, pero con algo más: ya no era sólo tomar la Relación Geográfica de lo escenográfico para una mayor precisión del proscenio o mapa isomórfico, sino tomar todo lo escenográfico a su vez, en su explicación causal.

 

Con ello, la dificultad de comprensión acerca de la naturaleza y objeto de estudio de la Geografía no sólo no se resolvió, sino se incrementó; pero la agudización de la contradicción puso al punto teórico geográfico en ruta de solución.

 

Al concluir el primer tercio del siglo XX, Alfred Hettner da con la esencia del problema: la Geografía es ciencia del espacio; la Geografía es ciencia del proscenio; el pequeño renacimiento dieciochesco no era suficiente, había que volver a los clásicos griegos; pero, a la vez, donde –dice el lugar común– no se podía “echar por la borda” toda la teorización históricamente acumulada.  Y entonces el proscenio se hizo la región; y lo escenográfico, generalizado en las unidades morfológicas del paisaje, se hizo el ámbito escenográfico en un escenario denominado corografía.

 

Todo quedó nuevamente acomodado para partir, pero como un olvidado amarre al muelle, quedó el problema de la explicación causal de lo escenográfico.  Esa acertada generalización en las unidades morfológicas o geoformas, no se teorizó como algo distinto (difícilmente podía haberse hecho), y en realidad, quedaron bajo la misma explicación causal de lo que en el fondo, de manera particular, eran: los fenómenos particulares objeto de estudio de otras ciencias.

 

De todo el teatro, ahora lo geográfico estaba en el escenario, pero del escenario, casi todo parecía estar en orden, excepto un elemento de atolladero: la escenografía; esto es, que aquella generalización en las unidades morfológicas, no obstante, al no teorizarse, fue insuficiente para “romper amarras”.

 

Así, adentrarse ya en el último tercio del siglo XIX surgió un intento más de generalización teórica; pero, diríamos jugando con las ideas de la alegoría, donde al no poder <<romperse amarras>>, la solución fue, arrastrar con el piloto del muelle, pero el cual pronto se convirtió en ancla.  Esa segunda generalización teórica, fue la de Carlos Sáenz de la Calzada-Riábchikov-José Martínez Nava, en el concepto de los elementos agrigentinos, en los que se buscó, en los balances de energía entre ellos, en sus transiciones de unos en otros, o en alguna especie de transferencia de propiedades, la relación causal.  Esto es, no obstante lo fructífero de la propuesta, siguió siendo estudio fenomenista, estudio de la escenografía, y no del espacio, del proscenio.

 

Los elementos, en la analogía, siguen siendo lo escenográfico, pero ahora intentando darle su solución en una explicación causal propiamente geográfica.  La aproximación a resolver este aspecto, ciertamente fue mucha, pero no hubo, al parece, continuidad en su seguimiento, y, en última instancia, resultaba aún una generalización insuficiente dada la complejidad del objeto de estudio, que reclamaba de una abstracción y generalización aún mayor.

 

Prácticamente de manera simultánea al planteamiento sobre la teoría de los elementos, de nuestra conclusión independiente a Hettner; cuyos trabajos no conocimos sino años después al ser traducidos al español, acerca del espacio como objeto de estudio de la Geografía, derivó el hallazgo de un concepto afín: el de “estado de espacio”.  Por muchos años no entendimos (ni podíamos haber entendido a pesar de haber contado con la fuente explicativa), lo que realmente era ello, en qué consistía.  Lo más seguro es que de haber acopiado alguna información más acerca de ello, ese concepto hubiera quedado ahí con toda su riqueza, justo hasta que se dieron las condiciones para que el mismo fuese la base de esa mayor abstracción y generalización que se requería para poder resolver el problema del tratamiento de la escenografía.  Con ello, la escenografía era ahora sólo la representación de un conjunto de objetos más del espacio: era ahora los estados de espacio discretos y continuos, la sustancia y los campos; los fenómenos, abstraídos en estados de espacio, y susceptibles e tratarse en los mismos términos de la teoría general del espacio terrestre, en una teoría única.

 

Desde Vidal de la Blache, los problemas teóricos esenciales de la Geografía se habían constituido en dos: 1) el objeto de estudio; y 2) el tratamiento de los fenómenos.  El primero se resolvió en el espacio, luego de generalizarse en las regiones y el paisaje; el proscenio siempre había estado ahí en el centro de toda discusión.  El segundo tardó un poco más en resolverse, pero finalmente lo hizo pasando sucesivamente de las unidades morfológicas o geoformas, a los elementos, y por último en los estados de espacio; al final, la escenografía, siempre había estado ahí, a su vez, en el centro de la discusión; el problema había sido su tratamiento.

 

Los estados de espacio, por definición, tienen como explicación causal, relaciones propias a la geografía; en ello no se da injerencia de ninguna otra ciencia, que no sean precisamente, las básicas que anteceden a la Geografía misma en el cuadro clasificatorio del desarrollo y subordinación de las ciencias.

 

Los estados de espacio son todo lo escenográfico, pero incluso más allá de lo representado en los lienzos, el estado de espacio es una categoría que implica al bastidor mismo en que va montado lo escenográfico, e incluso los mecanismos del telar o reservorio escenográfico.  En la analogía, el bastidor es, diremos con Engels, el sustrato portador del fenómeno; el bastidor es al lienzo, como la litósfera a os procesos orogénicos.  El telar y su mecanismo, es equivalente a las formas de movimiento de la materia.  No obstante, al conocimiento geográfico como conocimiento de la explicación causal del espacio, sólo le interesa el lienzo, ya ni siquiera el bastidor.

 

El lienzo escenográfico en su abstracción independientemente de lo que tenga representado; es siempre parte el escenario; deja de serlo en cuanto la particularidad de lo representado en el lienzo, teniendo que ser suplido, queda en el fondo, oculto, pero, en términos del plano arquitectónico del interior de un teatro, el lienzo escenográfico ocupa, ahora sí que geopolíticamente dicho, el centro escénico, de un escenario compuesto por el proscenio, el frente escénico, el centro escénico y la zona de bastidores.

 

Pero cuando no importa lo representado en el lienzo escenográfico, sino sólo la presencia del lienzo mismo, eso da una abstracción y generalización tal, que hace del ámbito escenográfico, es decir, del paisaje o medio geográfico representado en el lienzo, un derivado, un resultado, algo de segundo orden en el conocimiento geográfico.  La Geografía no era, pues, ni la escenografía, ni el proscenio tomados por sí solos; era, y es, la componente del lienzo simple y el proscenio, con o sin actores e independientemente de la obra, en la categoría del escenario; en ello está la esencia del nuevo teatro geográfico: la “choza en donde algo ocurre”, el planeta Tierra y su espacio geográfico.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo
10 febrero 2013 7 10 /02 /febrero /2013 23:01

SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEMOCRÁTICO

 

                                                                             

CEND-SNTE

 

CONGRESO NACIONAL PÓPULAR DE EDUCACIÓN, CULTURA,

ARTE, CIENCIA E INVESTIGACIÓN

2, 3 y 4 de febrero de 2013, en México, DF.

 

Declaratoria política

Este Congreso Nacional da cuenta que somos una fuerza que camina desde distintos lugares, que seduce y envuelve lo que toca a su paso. La disposición de unidad política, sindical, pedagógica, cultural, artística e investigativa se ha expresado en la presencia de los contingentes de trabajadores del conocimiento, la investigación y la cultura, en los telefonistas, electricistas, campesinos, ejidatarios, estudiantes, jóvenes, investigadores, intelectuales, periodistas y en los artistas, concurrentes a esta Primera Fase del CNPECACI.

Este CNPECACI es el poder social en construcción, con su soberanía, su extraordinaria base ética, material, cultural y política. Si bien aquí se han representado cientos de miles de voces y voluntades en movimiento, es claro que no nos asumimos como el único esfuerzo. Entendemos que este CNPECACI y el Congreso Educativo convocado por contingentes de la CNTE son complementarios, ambos  se hermanan en la lucha contra una oligarquía saqueadora, un Estado agresivo, una clase política postrada y un aparato mediático infame; se hermanan en la construcción de la alternativa político-cultural.

Nuestra propuesta educativa no es el frío y tecnócrata instrumento impuesto por Chuayffet y la OCDE, que vulnera la dignidad y asesina la creatividad colectiva. La nuestra es una propuesta de vida, que disfruta la belleza de la creación humana, que humaniza el acto pedagógico y en el acto se humaniza así misma, que condensa la búsqueda incesante de nuestros pueblos por abolir las cadenas de la opresión. Ellos lo saben, saben que la catarsis en el choque de Proyectos se torna inevitable, porque al lado de los maestros como hasta hoy, siguen estando sus alumnos, los padres de familia y los pueblos completos.

CONSIDERACIONES GENERALES

·         Así como Calderón se anticipó en varios momentos depresivos de la economía mundial (Reforma a la ley del ISSSTE, incremento del IVA  a un 16%, reforma energética), así ahora Peña Nieto impone la reforma laboral que le permitirá a los empresarios y al propio gobierno un ahorro cercano al 40% en el pago de la nómina; la reforma educativa en términos económicos permitirá trasladar a un régimen informal eventualizado a la mayoría de trabajadores docentes y directivos de educación básica, con lo cual podrán tener un ahorro en el pago de la nómina cercano al 40% con lo cual, dispondrán de mayores recursos en el Erario Público, tanto para respaldar a los empresarios con infraestructura productiva como para eventuales rescates; ya están anunciando la reforma fiscal para ampliar los paraísos fiscales para la oligarquía bajo el pretexto de incentivar la inversión extranjera  y nuevos impuestos para la población. Igualmente Carstens ha señalado que la buena será la reforma energética, con la cual muchos de los capitales ficticios que no están respaldados en la actividad productiva podrán invertir en un sector altamente rentable, por las facilidades en las concesiones como por la garantía de consumo.  También está anunciada la reforma a las telecomunicaciones.

·         La contrarreforma educativa avanza a desmantelar el sistema nacional y a destruir todas las  resistencias; va contra todas las vertientes del movimiento magisterial nacional, contra todas las iniciativas de educación popular y todas las reminiscencias de la escuela rural mexicana y de la cultura pedagógica nacional. Se trata de un despojo similar a las cruzadas de castellanización del periodo de la conquista. Con el punitivo Servicio Profesional Docente y la evaluación para el despido, se consuma el ciclo de implantación de los nuevos sistemas de control social, de eficiencia, competitividad, productividad, polivalencia y flexibilidad. El tremendo recorte al presupuesto educativo llevó al piso la educación pública y la convirtió en una oportunidad, más que en un derecho. El Banco Mundial y la OCDE, obligaron a los países de América Latina (excepto Cuba y Venezuela) a reducir su gasto educativo; las leyes de educación de estos países formuladas entre 1990 y 1995 dicen prácticamente lo mismo; desde entonces son los magnates de cada país a través de un banco, quienes gobiernan la educación pública.

·         El retorno del PRI al gobierno, es el retorno siniestro de una clase política que no representa a quien dice representar, que usa el gobierno para llevar adelante los megaproyectos que blinden sus negocios en medio de la crisis mundial y les permitan seguir amasando inmensas fortunas.  El conjunto de contrarreformas constitucionales representan sus mega proyectos. Su intención de eventualizar al magisterio nacional y de analfabetizar al pueblo está claramente expreso en la reforma a los Artículos 3º y 73 Constitucionales, cuyo contenido había sido impuesto de forma inconstitucional por la vía del hecho mediante la ACE. Con el conjunto de reformas, la Constitución pierde partes sustantivas del apartado social ganado en la Revolución de 1910-1917, y se perfila como la Constitución de los magnates y no del pueblo.  Lo mismo ocurre con las Cámaras Legislativas, los Tribunales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación a la orden del gran capital y alejados de la justicia y del interés nacional. Nos asiste el derecho a negar plenamente los agregados y cambios a los Art. 3º y 73º y a defender los principios populares que aún se conservan en ellos.

·         La modificación de los Artículos 3° y 73 constitucionales, junto con la Reforma Laboral recién aprobada, asestan un golpe mortal a la vida sindical, ya que el ingreso, promoción y permanencia será facultad exclusiva de la autoridad a partir de la evaluación a cargo del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

·         Con la denominada Autogestión se inicia de manera legal la privatización de la educación pública.

·         La calidad de la educación es reducida a la aprobación del Examen Nacional del Logro Académico en los Centros Escolares (ENLACE), instrumento estandarizado impuesto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

·         La reforma  se acompaña de un Secretario de Educación a modo, indolente ante la problemática social, hostil a los maestros y obediente a los intereses de la oligarquía. Las agresivas campañas del grupo “Mexicanos primero” (figuran en su patronato: Los Ramírez, Azcárraga, Landeros, Bailleres, Coppel, Hank González, Legorreta, Servitje y otros), tienen esa matriz, miran en los maestros un obstáculo a sus planes de completa alienación de los mexicanos, concentran su ataque sobre los contingentes más amplios como Oaxaca,  Michoacán, Morelos, Puebla y más.

·         Fue Carlos Salinas de Gortari quien junto a Elba Ester Gordillo Morales impone el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, matriz de la actual reforma educativa; sus ejes se sintetizan en la descentralización del  Sistema Educativo Nacional, reformar el currículo, evaluación-certificación, sistemas compensatorios, y la participación empresarial con los Consejos de Participación Social. En 2008 con la firma de la Alianza por la calidad de la educación, en 2011 con el pacto para la evaluación universal y recientemente la reforma laboral encubierta en la reforma al Art. 3º. Constitucional, pasan de reprimir administrativamente a la coerción con el uso de la ley.

 

Estas medidas no solo han dejado en deplorables condiciones la infraestructura y equipamiento de los edificios escolares, también han generado la falta de recursos docentes, administrativos y de apoyo a la educación; y con la reforma curricular no solo el desarme teórico, también un cambio en la conciencia de la población hacia un desprecio por la escuela y por la acción educativa.

 

·         A la actual reforma constitucional le preceden acciones concretas y articuladas para empobrecer la currícula en todos los niveles y modalidades de la educación pública. La ciencia ha sido expulsada de las escuelas. La cultura, las artes y el desarrollo físico de los niños y jóvenes ya no se atienden en los nuevos planes y programas oficiales.  El trabajo en la escuela se hace sin un método lógico, coherente,  integrador, que sea capaz de explicar las causas y consecuencias de los hechos y fenómenos de la naturaleza y la sociedad y de entender sus procesos evolutivos. Se ha impuesto un mecanismo de trabajo mecanicista y desmotivador carente de sentido e interés para los alumnos; anulador de la cultura y la experiencia comunitaria; parcial, superficial, desarticulador y desintegrador del conocimiento científico-universal.

·         La evaluación se impone como un momento de competencia; se eleva a rango constitucional y deja de ser un proceso permanente para la detección de avances y obstáculos que afiancen o corrijan en las actividades a emprender; se convierte en instrumento privilegiado de castigo, de sanción laboral y social. De esa manera, salir bien calificado en la medición estandarizada es el objetivo central de las escuelas, y pierden sentido los experimentos científicos, los bailes, la práctica de deportes, los juegos en conjunto, la lectura de comprensión, la escritura narrativa, descriptiva o de análisis, el teatro, la poesía, etc.

·         La prueba se convierte en justificación del empobrecimiento de planes, programas y textos. La idea de calidad neoliberal es un número que incorpora a los estudiantes a un sistema de ranking y somete a los maestros al terror institucional. Se hace creer que con la evaluación todo va a cambiar; en realidad lo que veremos será el despido masivo de maestros. Ahora, con la reforma se legaliza la certificación docente, impuesta ilegalmente en la ACE.  Se demanda del docente rendición positiva de cuentas para adquirir o conservar el empleo; se exigen: 1) resultados aceptables en la prueba Enlace; 2) certificación de competencias profesionales mediante cursos especialmente orientados, tomados por instituciones públicas y/o privadas, y; 3) aprobación de los exámenes, como condición para la contratación, la permanencia y la promoción.

·         Ante el embate del Estado al movimiento proletario nacional, en el ámbito educativo enfrentamos, a partir de la Reforma educativa, una serie de agravios que tienen como fin reestructurar todo el Sistema Educativo Nacional en Educación Básica y Media Superior, implicando de manera esencial el desplazamiento de la actual planta docente por un educador eventual, sometido a los procedimientos de una evaluación neoliberal supranacional.

·         Nuestra primera fase del Congreso Nacional Popular de Educación, Cultura, Arte, Ciencia e Investigación, confirma la ruta de construcción del verdadero ente rector de la Educación, contenido en la soberanía de los trabajadores y los pueblos de México. La 2ª y 3ª fase de este proceso representa la posibilidad de erigir el poder social con facultad para decirle no a la contrarreforma; para delinear el programa y las políticas nacionales de la educación pública para México.  En lugar de atender las disposiciones impuestas vamos a desplegar las resoluciones del Congreso Nacional Popular de Educación, Cultura, Arte, Ciencia e Investigación, en la ruta de devolver a las escuelas, comunidades y colectivos de ciudadanos su poder de decisión, de planeación, de proyección y construcción de futuro.

·         Algunas líneas de nuestra evaluación sobre el sistema educativo planteadas a lo largo de más de tres décadas son:  a) el  constante recorte del presupuesto educativo; b) la carencia en miles de escuelas de algún espacio educativo: c) aulas, laboratorios, sanitarios, canchas deportivas, direcciones, accesos y/o bardas perimetrales; d) falta de mobiliario: bancas, butacas, mesas, sillas para el maestro, archiveros, anaqueles, pintarrones, vidrios de puertas y ventanas; e) equipos de computo obsoletos; f) carencia de  energía eléctrica y/o agua potable; g) falta de insumos básicos como gises, marcadores para pintarrón, franelas, escobas, trapeadores, cubetas, material de oficina, etc; g) carencias de personal docente, laboratoristas, intendentes, veladores, prefectos, doctores, psicólogos, nitriólogos; h) niños en condiciones socioeconómicas críticas: muchos de ellos con papás migrantes y o con diversos grados de desnutrición; i) niños con limitadas condiciones de acceso a bibliotecas familiares, al internet, a centros recreativos más allá de la TV; j) escuelas Normales públicas con programas de estudio empobrecidos; k) profesores obligados a tomar cursos con contenidos acientíficos, y; l) la inmensa mayoría de Profesores con salarios miserables.

·         Para profundizar los ejercicios  colectivos de evaluación del proceso formativo y del sistema educativo, apremia la participación desplegada de padres de familia, estudiantes y  maestros para evaluar y autoevaluarse, para distinguir carencias, ausencias, errores y potencialidades a la luz del futuro que se construye para el presente.

·         El momento actual, de recrudecimiento en la ofensiva contra la educación pública, obliga a contar con un plan para la generalización de nuestra propuesta alternativa de educación y cultura. No podremos resistir desde las escuelas, si carecemos de los instrumentos necesarios para atacar lo central de la agresión a la escuela misma como son: la pedagogía, la cultura, el juicio razonado y el pensamiento libre. Se cierran de manera acelerada los espacios a los maestros para desplegar su libertad en la escuela, y solo se abren desde la fuerza y la organización que como trabajadores tenemos; pero todo eso es insuficiente si no contamos con el método y contenido para el trabajo pedagógico y comunitario.

·         Dentro del movimiento magisterial y popular se despliegan diversos esfuerzos metodológicos para la educación popular, con planteamientos teóricos que los sustentan y experiencias de concreción en escuelas y comunidades. Desde diversas latitudes se encienden faros de la pedagogía originados en la comunalidad, que despliegan sus iniciativas a partir del diagnóstico participativo, la planeación integral y global, partiendo del interés comunitario manifiesto en los infantes; desde otros lugares despliega la educación integral, con proyectos educativos autónomos que apuntan a desmontar la base material de la escuela tradicional de la reproducción de la explotación, la opresión y la alienación  con un planteamiento integral de trabajo en la escuela y con las comunidades, sustentados en el Programa Estatal de Escuelas Integrales de Educación Básica; otras transformaciones parciales recorren los relieves mexicanos con los programas alternativos por grado con sus programas de desarrollo neuronal pleno y lingüístico integral, de la alimentación sana y con los materiales pedagógicos.

·         La agresividad de las reformas educativa y laboral, nos obligan a agilizar la praxis de la educación popular, a extender y generalizar todas las formas desplegadas por la educación popular, a la par de continuar el debate-reflexión sobre la teoría del conocimiento, sobre la  educación popular, la investigación con la acción participativa, el modelo pedagógico, los fundamentos gnoseológicos, filosóficos y epistemológicos. Lo anterior permeado por los conocimientos ancestrales sistematizados desde distintos esfuerzos investigativos y comunitarios.

PLAN GENERAL DE RESISTENCIA, OPOSICIÓN Y TRANSFORMACIÓN

Ante esto, es necesario dar una respuesta:

En el terreno político: Generar una movilización que rompa los esquemas tradicionales del movimiento magisterial y social con actividades, además de visitas a las escuelas, pláticas, talleres, foros, conferencias con padres de familia, organizaciones sociales y populares.

En el terreno jurídico: elaboración e interposición ante las instancias legales de dos Amparos -uno para padres y otro para maestros-, contra la modificación a la Constitución. En el amparo contra la reforma educativa, además de los trabajadores de la educación y padres de familia, se promoverá involucrar a los dignos ciudadanos de México en la lucha por la educación pública.

En el terreno educativo: continuaremos la construcción del Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura. Avanzaremos con la desobediencia civil a las leyes injustas, con los padres, alumnos y maestros, en los términos de la inasistencia a la aplicación de las pruebas punitivas oficiales como Enlace, Pisa, Carrera Magisterial y Evaluación Universal, así como contra lo que atente a destruir la gratuidad educativa y la cultura de los mexicanos.

En el terreno mediático: incrementaremos la difusión de los motivos de nuestra lucha y nuestra propuesta de Educación Alternativa. En Consecuencia, el Congreso Nacional Popular de Educación, Cultura, Arte, Ciencia e Investigación resuelve:

LA CONSTRUCCIÓN TEÓRICO-PRÁCTICA DEL PNAEC, LOS PROGRAMAS ALTERNATIVOS, LOS PROYECTOS DE EDUCACIÓN POPULAR Y LAS ELABORACIONES PEDAGÓGICAS

·         El Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura, choca drásticamente con el Proyecto del Estado sometiéndolo a una fuerte presión, a un intento de destrucción de los ejercicios de la pedagogía popular.

·         Al día de hoy, el Programa Nacional Alternativo de Educación y Cultura constituye una síntesis de la experiencia objetiva de la educación alternativa de muchas décadas, donde han concurrido miles de docentes, a reserva de que requiere mayores definiciones en cuanto a la teoría del conocimiento, el modelo pedagógico y el concepto de educación integral. Si bien los Programas de Estudio por Nivel y por Grado, junto a los ejercicios de planeación alternativa y los materiales pedagógicos, constituyen una ruta de concreción práxica de la educación popular para el buen vivir, también es evidente que las dimensiones de ofensiva y agresividad del régimen y sus reformas, obliga a presentar una versión simplificada de la propuesta para una mejor comprensión del PNAEC y mayor concurrencia en su construcción en los terrenos teórico-prácticos.

·         Estamos llevando adelante la educación popular en muchos lugares del país, negando y trascendiendo la instrucción en competencias del programa oficial. Queremos para todos el bien común, el buen vivir en la república de la soberanía democrática, plurinacional y multicultural, que se forja en el México profundo. Queremos y construimos la buena educación pública; integral, en tanto contribuye a forjar plenamente las facultades humanas; popular, al atender las necesidades  e intereses sociales; humanista, en tanto la desalienación y la emancipación, y; científica, que se sustenta en la portentosa cultura universal, desde los sustentos teóricos y de los procedimientos de la ciencia como herramienta para entender y transformar la realidad.

·         Proponemos al pueblo de México, a los padres de familia, a nuestros hermanos campesinos, obreros, sindicalistas, indígenas, empleados, estudiantes, investigadores y periodistas un Gran Pacto Nacional para que la escuela, la comunidad y la ciudadanía aseguremos a niños y jóvenes la educación integral, la alimentación sana, la salud completa y el pleno acceso a la cultura universal. Un frente popular por el empleo y el salario digno y por la reducción de tarifas e impuestos.

·         Desde nuestras escuelas nos proponemos: 1) ganar la batalla por el sustento de la educación en el progreso de la ciencia y la tecnología VS. la educación basada en competencias empresariales; 2) el desarrollo neuronal pleno VS. las múltiples disfunciones y deficiencias neuronales  de los individuos; 3) el desarrollo lingüístico integral VS. la competencia lectora y comunicativa; 4) el dominio del lenguaje matemático, la lógica y conjuntos, la estadística y la probabilidad VS. la educación en la solución de problemas y el manejo de algoritmos; 5) el dominio del lenguaje y de la lógica de las ciencias para la sustentabilidad VS. la competencia en la solución de problemas para la sociedad consumista y sumisa; 6) el re-conocimiento de los desarrollos histórico-culturales de los pueblos y de sus ciclos VS. la geografía-historia deformada y mutilada y la formación cívica y ética para el acoplamiento y la docilidad; 7) el arte como la expresión y manifestación sublime de las concepciones, proyectos y anhelos de los pueblos VS. la incultura neoliberal, y, de hoy al cierre del ciclo escolar 2012-2013, vamos a poner principal atención en estos contenidos.

·         Llegó la hora de la teoría práctica, de la investigación acción, de la escuela en la comunidad y en la ciudad, de los aprendizajes que nacen de las necesidades comunes y de los proyectos sociales; la nueva producción agropecuaria orgánica saludable que se despliega desde la composta, el banco de semillas, la granja para el autoconsumo, el criadero de tilapias y otros peces, el invernadero ecológico, los servicios integrales y de uso racional, desde la radio escolar, el video alternativo, las TIC’s para el Pleno lenguaje, las artes, la gimnasia, la natación, el deporte, el ballet y las redes sociales; la industria sustentable que se resignifica desde los talleres: textil, mecánico industrial, de transformación, de elaboración de productos de limpieza, de medicina tradicional alternativa, las energías al servicio del pueblo. Desde esta perspectiva proponemos un gran acuerdo en las regiones productivas, entre las escuelas y las organizaciones democráticas, campesinas, de comuneros y ejidatarios, con las asociaciones cooperativas y sindicatos para formular los programas de desarrollo regional productivo, social y comunitario, que redunden en integrar las redes de producción, los núcleos familiares de producción para la sobrevivencia, para la autosuficiencia y para un empleo justo del excedente.  

·         En este proceso vamos a andar el camino del pensamiento transformador desde las escuelas, las familias y los pueblos; vamos a escalar los momentos del proceso formativo desde las edades más tempranas en la ruta de la formación de personalidades integrales, críticas, transformadoras y felices con los programas integradores de:

a)     Desarrollo neuronal pleno.

b) Desarrollo lingüístico Integral.

c)     Desarrollo Cultural teórico-vivencial.

d) Formación del razonamiento.

e)     Actitud predictiva y transformadora.

Nos proponemos contribuir en la plena constitución de las funciones neuronales humanas superiores; fase biológica, fisiológica, química, visual, auditiva y motriz básica para desplegar el desarrollo cultural y lingüístico; vamos a un dominio de la lengua materna; al dominio de la palabra y del derecho a opinar y decidir; avanzamos a la transformación-apropiación-re significación y re-creación de los conocimientos de nuestros pueblos ancestrales y de la humanidad; el desarrollo cultural desde las edades más tempranas; acercarnos a la teoría de todas las disciplinas del conocimiento, de todos sus cruces y/o enlaces, de sus procedimientos, usos y manejos tecnológicos desde esa gran visión teórica. Escalemos a la formación del razonamiento lógico y a la construcción de inferencias. Todo este proceso articulado al diagnóstico y a la organización comunitaria popular, bajo el presupuesto de la cultura universal, la ciencia y la tecnología razonada al servicio del pueblo desde la planeación colectiva.

TAREAS GENERALES

·         Que el Congreso retome las categorías e intelectivo ético y estético propuesto por uno de los panelistas, que contribuyen a delinear teóricamente nuestra propuesta pedagógica contenida en el PNAEC.

·         Que se convoque a reunión nacional de colectivos pedagógicos para analizar y reflexionar sobre el debate de las teorías que justifican la reforma educativa y sus posiciones epistemológicas.

·         Recuperar las asociaciones de padres de familia para que vigilen el cumplimiento del Artículo 1ro. 3ro, 5to, 73, 123 y otros de la Constitución.

·         Emprender la lucha social y popular donde participen toda la clase trabajadora en defensa de la soberanía nacional, la justicia social y establecer espacios de discusiones para que se ejercite el derecho a la democracia protagónica y participativa.

·         Vincular la lucha con organizaciones sociales y populares para desarrollar la gestión social popular en los espacios del gobierno federal y estatal y cubrir las necesidades de cada escuela en el país.

·         Realizar un diagnóstico nacional para identificar las necesidades de las instituciones educativas y construir un pliego petitorio que sirva de base para exigir un mayor presupuesto para la educación y se cubran las insuficiencias de cada escuela en el país, como son maestros y personal de apoyo con plaza de base, infraestructura, equipamiento, mantenimiento y garantizar la gratuidad de la educación.

·         Participar en la lucha  política, pedagógica y jurídica en defensa de la  educación pública, gratuita, laica, científica y popular  en el país.

·         Trabajar la planeación estratégica y prospectiva desde el diagnóstico comunitario.

·         Abandonar los planes y programas oficiales, los libros de texto y los cursos de formación en competencias.

·         Formación de redes pedagógicas regionales y nacionales vinculadas a los congresos de educación: nacional y estatal.

·         Exposición y difusión de todas nuestras producciones pedagógicas.

·         La realización de un foro-encuentro nacional de desarrollos culturales y lingüísticos de los pueblos.

·         Continuar con el debate y aportes sobre el Desarrollo Neuronal para darle sentido desde nuestro PNAEC.

·         Sesionar como Consejo Político Nacional el 9 de febrero de 2013 a partir de las 9 horas.

·         Convocar de inmediato a la Segunda Sesión del CNPECAI, programada para los días 16, 17 y 18 de marzo de 2013 y prepararnos para la tercera etapa los días 4, 5 y 6 de mayo.

 

PRONUNCIAMIENTOS

 

1.     Exigimos al gobierno del estado de Puebla, la inmediata reinstalación en sus escuelas a los 41 maestros injustamente cesados, acusados de no prestarse a aplicar la antipedagógica prueba ENLACE  a sus alumnos. Ellos son la muestra de que la reforma educativa regresiva sí va por la destrucción de la plaza base de los maestros.

2.     Reclamamos el pago inmediato de salarios a los compañeros José González Figueroa, Nimbe Dolores Ortega Herrera y Belinda Manríquez Guerrero, suspendidos por oponerse al ilegal pago por tarjeta bancaria, así como a los compañeros de Michoacán a quienes el gobierno de Fausto Vallejo Figueroa se niega a pagar salarios devengados.

3.     Pleno apoyo a los estudiantes y trabajadores de la educación de las Escuelas Normales Públicas.

4.     Reclamamos el inmediato esclarecimiento de los hechos ocurridos en la Torre B de Pemex, el castigo a los responsables y la revisión pormenorizada de los casos de los trabajadores muertos.

5.     Rechazamos el uso político de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para impedir la devolución de su fuente de trabajo a los más de 16 mil integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). Por encima de esa resolución, exigimos justicia plena para ellos: que se reconozca en la Comisión Federal de Electricidad su patrón sustituto.

6.     Nuestro apoyo total a la lucha de los mineros, de Mexicana de Aviación y demás movimientos que luchan por sus derechos.

7.     Alto a las agresiones a los recursos naturales de la nación y a los pueblos, con el proceso de saqueo de las empresas mineras extranjeras. -No más represión a los que luchan contra esos ladrones y los gobiernos cómplices. -Plena solidaridad con los comuneros de Huexca, Morelos, de San Dionisio del Mar, Oaxaca y de los pueblos de la sierra de Puebla. ¡NO A LOS PROYECTOS DE MUERTE!

8.     Contra el necio empeño del gobierno y las empresas transnacionales de privatizar el petróleo y demás energéticos, propiedad de la nación.

9.     Rechazo absoluto a la oleada de reformas y demás políticas empobrecedoras y destructoras de los derechos sociales y económicos del pueblo.

10.  Por la construcción de la fuerza política-popular que se proponga derrotar a los oligarcas y su gobierno, y reconstruir la Constitución y la Patria toda.

 

¡Viva la resistencia popular al son de la unidad nacional!

¡Adelante la educación popular construyendo el torrente cultural que ha de quebrar la culebra neoliberal!

 

Oficinas del STUNAM, México, DF, 2, 3 y 4 de febrero de 2013.

ASISTENTES

Del Congreso Nacional de Bases: Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE, dirigencias, activistas y/o Colectivos Pedagógicos de las Secciones X y XI Democrática del DF, XIII de Guanajuato, XIV de Guerrero, XV de Hidalgo, XLVII de Jalisco, XVII del Valle de Toluca, XVIII de Michoacán, XIX de Morelos, XXIII y LI de Puebla, XXIV de Querétaro, XXV de Quintana Roo, XXVI de San Luis Potosí, XXX de Tamaulipas, XXXI de Tlaxcala, XXXVI del Valle de México, Escuelas Integrales de Educación Básica de: Chamacuero Municipio de Puruándiro, Caracha, Municipio de Ziracuaretiro, Paracho y Apatzingán, Michoacán.

Organizaciones participantes y fraternas: Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), Alianza de Tranviarios de México (ATM), Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Profesores y Egresados de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), estudiantes de la UNAM, CBTIS, secundaria, Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) DIII-227, Talleres Comunitarios Gratuitos de Netzahualcóyotl, Movimiento Nacional del Poder popular (MNPP), Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP-Oaxaca), Va por Michoacán y por México, AC, Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de la Educación Media Superior del Distrito Federal (SUTIEMS), Unión Sindical Democrática Instituto Politécnico Nacional (IPN), Promotora del Poder Popular de Michoacán (PPPM), Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco (FPDT), Central de Organizaciones Campesinas y Populares (COCYP), Organización Nacional del Poder Popular (ONPP), Acampada Revolución #YoSoy132, Congreso Social Hacia el Nuevo Constituyente (CSHNC), Colectivo de Educación Popular de Oaxaca, estudiantes de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), Organización de Normales Oficiales del estado de Michoacán (ONOEM), Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), Organización Política Cultural del Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística (OPC-CLETA), Sindicato de Trabajadores de Transporte de Pasajeros del Distrito Federal, Coordinadora Valentín Campa, Sindicato Unificado de Maestros y Académicos del Estado de México (SUMAEM).

Investigadores, académicos y especialistas: Lic. Tatiana Coll Lebedef,  Doctora Raquel Sosa Elízaga, Doctor César Navarro Gallegos, Doctor Hugo Aboites, Doctor Luis Ignacio Hernández Iriberri, Doctor Miguel saldívar Carrillo de la hermana República de Cuba, doctor Guillermo Marín Ruíz y el Doctor en Derecho Manuel Fuentes Muñiz.

www.cend-snte.com      contacto@cend-snte.com        cend.snte@gmail.com

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Educación
Comenta este artículo
3 febrero 2013 7 03 /02 /febrero /2013 23:05

Editorial

 Theatro Americano, Contraportada Original

Theatro Americano, 1746; Contraportada

En opinión de Ramón Serrara, quien hace el Estudio Preliminar al Suplemento del Theatro Americano, 1755; en el grabado de la lámina mostrada, del lado derecho, con una rodilla en tierra ofreciendo su obra al rey, está la efigie de José Antonio de Villaseñor y Sánchez.

[Fuente: Villaseñor y Sánchez, José Antonio de; Suplemento al Theatro Americano; Edición de Ramón Mª Serrara; UNAM, México, 1980]

 

*

 

La importancia del estudio de la Geografía –como de cualquier otra cosa– desde sus orígenes, es fundamentalmente importante, porque en ello es en donde se encontrará la esencia (si bien oculta) de eso que se estudia, de la manera más simplificada.  Y ello será una esencia que se expresará así –en este caso– a lo largo de toda la historia dela ciencia; y sus cambios necesarios serán en forma de abstracción y generalización que hace evolucionar los conceptos fundamentales, mas no como el cambio de una cosa por otra totalmente diferente.  De ahí la importancia del fascículo de Qué es la Geografía que publicamos en esta edición, pues de esa esencia históricamente dada, es de la que se extrae el objeto de estudio y método de esta ciencia, la Geografía.

 

En la historia de la Geografía en México, tratamos ahora acerca de José Antonio de Villaseñor y Sánchez (1705-1759), tuvo a su cargo el levantamiento de las Relaciones Geográficas ordenadas por Pedro Cebrián y Agustín, Conde de Fuenclara, apenas se encargaba del virreinato de la Nueva España en 1742, y las terminó y publicó justo cuando dicho virrey era reemplazado en 1746.

 

Durante los virreinatos (octavo, 1590, y duodécimo, 1607), de Luis de Velasco (hijo), se intentaron los primeros informes geográficos de Nueva España: las Relaciones Geográficas del Siglo XVI, no del todo exitosas, al quedar a cargo de los Alcaldes Mayores los Informes y Memoria del levantamiento.  Así se llegó, a mediados del siglo XVIII, en que José Antonio de Villaseñor y Sánchez recurrió a las alcaldías ya con mayor éxito dando las Relaciones Geográficas publicadas en 1746, como el trabajo geográfico más relevante de ese momento histórico.

 

El concepto de Teatro para hablar de las consideraciones geográficas fue muy utilizado en esa época, y de ello elaboramos un artículo que insertamos como un tercer documento en esta edición, en el que analizamos dicha analogía.

 

*

001 2500 ane Tablilla de Barro. BabiloniaFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Qué es la Geografía: sus Orígenes. Primera Parte.  (4/...)

 

 

 

 

Theatro Americano, Contraportada OriginalHistoria de la Geografía en México.

 

[____]  José Antonio Villaseñor y Sánchez: La Geografía como Crónica e Iconismo.

 

 

 

 

Teatro--Larousse.JPGDivulgación Científico-Geográfica.

 

[____]  El Nuevo Teatro Geográfico.  (1/2)

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
3 febrero 2013 7 03 /02 /febrero /2013 23:04

001 2500 ane Tablilla de Barro. BabiloniaQué es la Geografía: sus Orígenes; Primera Parte (4/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

01 nov 13.

 

 

La Geografía –como cualquier otra ciencia– debe explicarse en sí y para sí, independientemente de sus conexiones –como lo necesariamente dado en todas las ciencias– con otros sistemas científicos de conocimientos.  Luego, de manera secundaria, podrá ya referirse a esos vínculos y conexiones con las demás ciencias.  Ello ha de ser así en tanto que cada ciencia, y entre ellas la Geografía, se constituye como reflejo en el pensamiento en forma de teoría acerca de una, y sólo una, faceta dada de la realidad objetiva.

 

La explicación de la geografía en sí misma, se da por la filosofía acerca de su objeto de estudio y de la realidad objetiva del cual es reflejo, y, hemos visto, en este caso, es el espacio terrestre.  Pero la explicación de la geografía para sí misma, se da por la comprensión de su historia; de cómo en cada momento de ésta se ha explicado el por qué de su hacer y su propósito general.

 

Así, en cuanto a la historia, la representación más antigua que se conoce del espacio terrestre, en la representación del todo el mundo conocido teniendo como centro la Mesopotamia, está grabada en una tablilla de barro.  Documentalmente, ahí empezó el conocimiento que poco más de veinte siglos después sería denominado como Geografía.  Este primer Mapamundi supone ya los conocimientos fundamentales de la geografía: 1) la orientación por referencia física en un eje NE-NW, según la alineación de los ríos Éufrates y Tigris, respecto del Eje del Mundo en la dirección Norte; 2) la representación mediante la abstracción simbólica, y 3) lo que, sin duda, debe ser la Relación Geográfica afín al mapa, en el texto cuneiforme en la parte superior.

 

 001 2500 ane Tablilla de Barro. Babilonia

Primer Mapa del Mundo Conocido, teniendo como centro a Babilonia.

 

Este mapa, antecede en veinte siglos al Perimetrón de Anaximandro (s. VI ane), que representa el espacio terrestre más o menos con esa misma idea, teniendo éste como centro, ahora, a Grecia, pudo haber sido elaborado con la pura observación empírica; sin embargo, el triángulo ubicado en el cuadrante NW que apunta al eje de alineación de los ríos Éufrates y Tigris, expone claramente que debió haberse hecho uso del gnomom, instrumento que junto con el patrón de medida de las distancias (metrón), fueron los primeros instrumentos del conocimiento geográfico.

 

 Gnomon

Gnomon, instrumento que junto con el Metrón, constituyen los primeros instrumentos del conocimiento geográfico.

 

Esta tablilla debe ser de la misma época de otra, la de Ga-Sur, un asentamiento al noreste de Irak de hace 2500 años ane, que representa un mapa local de un asentamiento de población justo en medio de dos cadenas montañosas alineadas N-S, y en la ribera Este de un  río entre dos tributarios de éste, los cuales corren en dirección NW.

 

Ga-Sur (henrydavies.com)  002 2500 ane Tablilla de Ga-Sur

Mapa Local de Ga-Sur, 2500-3000 ane, en una tablilla de barro de 7 cm

 

En este mapa destacan tres marcas, tres círculos en los vértices de un triángulo equilátero imaginario, que hace suponer la referencia de los puntos cardinales N, y E-W, en correspondencia con el Eje del Mundo y los puntos de nacimiento y ocultamiento de los astros de la esfera celeste (al parecer, en forma cuneiforme, establece algunas leyendas para el asentamiento central, los ríos, y las marcas cardinales).  En él está nuevamente: 1) la orientación, y ya explícitamente la referencia a puntos cardinales; 2) la representación simbólica abstracta; 3) el que muy seguramente debió existir una Relación Geográfica descriptora del mapa; y 4) un elemento más: una cierta notación de leyendas en el cuerpo del mapa.  Igualmente, una orientación precisa, hace suponer el uso del gnomon.

 

Un mapa de esa naturaleza hace 4500 años (contados desde nuestros días hasta entonces), es ciertamente de una relativa cartografía avanzada, en la que se tenía clara noción de la simetría general del espacio terrestre (que, en cierto modo, parecía trasladarse a la simetría particular del asentamiento).

 

Esos conocimientos geográficos estaban dados empírico-espontáneamente, y en ello, no se está haciendo una “Cartografía Temática”, en la que ciertos hechos objeto de estudio particular destaquen en su representación.  Son, evidentemente, Cartas Geográficas, en las que, en lo más general y esencial, se está dando cuenta de un lugar y su situación, simplemente por los hechos existentes; principalmente por su localización y distribución, sus límites y extensión, bajo cierta intensión de simetría tanto respecto de la esfera celeste, como en su morfometría local.

 

Lo que está importando en ese conocimiento geográfico, son los elementos relativos a propiedades espaciales.  De manera secundaria, como dados en el espacio, están los fenómenos tales como el orográfico, o el hidrográfico (que socialmente representan seguridad militar y subsistencia con base en sus recursos naturales).  Sin  embargo, esos hecho naturales, no sólo estarán dados en el espacio, sino se tornarán como elementos del mismo, buscándose, principalmente, sus propiedades simétricas.  Así, los fenómenos, geográficamente, no serán los fenómenos que son para otras ciencias, sino esencialmente: elementos del espacio que le son atributos del mismo.

 

Eso tenía que ser así por necesidad, ya que el conocimiento acerca de las propiedades de los fenómenos no empezó a darse sino prácticamente hasta la época de Aristóteles (siendo la base de la estructura de su “escuela de las luces”, el Liceo), y tras lo cual, esas disciplinas de conocimientos comenzaron a tener nombre.

 

Pero este hecho de condición necesaria va a ser de esencial importancia; y tanto más, porque duró veinte siglos; ya que en esos veinte siglos esa disciplina de conocimientos expresada en los mapas, simplemente fue así: de la consideración espacial tanto en las propiedades del espacio terrestre mismo, como de las propiedades o de “la espacialidad” de los elementos que le otorgan ciertas propiedades sin importar el estudio de éstos en su naturaleza.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
3 febrero 2013 7 03 /02 /febrero /2013 23:03

Theatro-Americano--Jose-Antonio-de-Villasenor-y-Sanchez-.JPGTheatro-Americano--Contraportada-Original.JPGJosé Antonio de Villaseñor y Sánchez (1705-1759): La Geografía como la Crónica e Iconismo.  Artículo, 2012 (1/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 mar 12.

 

La Geografía hecha como la Crónica, es el hacer de la Relación Geográfica, la Geografía misma, en la medida en que la Relación Geográfica no se limita al censo, sino se comenta en una narrativa descriptiva.  Y la Geografía hecha no sólo como esa crónica, son, además, como iconismo (lo que se traduce como “culto a la imagen”), es una Relación Geográfica como lo esencial de lo geográfico, con apoyo descriptivo en los mapas.  Y esto fue lo esencial de la geografía en José Antonio de Villaseñor y Sánchez a mediados del siglo XVIII.

 

El período histórico de la Ilustración se considera del momento de la Revolución Inglesa de 1688 que instaura definitivamente el orden capitalista ahí, a una difusa transición del siglo XVIII al XIX, que, en todo caso, termina con las guerras de independencia en América.  El virreinato novohispano no fue ajeno a la totalidad de ese período con sus particularidades coloniales, que en el origen, en esa segunda mitad del siglo XVII, tiene a pensadores ilustrados como Sor Juana Inés de la Cruz, o a Carlos de Sigüenza y Góngora.

 

Esas particularidades coloniales no se reducen al barroco ni ello es lo importante, sino a una pérdida de continuidad en el desarrollo de la ilustración novohispana durante la primera mitad del siglo XVIII, que se termina con la necesidad del Estado, por obtener un conocimiento más preciso del virreinato, y de donde surge la ordenanza de 1841, encomendada a José Antonio de Villaseñor y Sánchez a partir de 1842, para el levantamiento de la Instrucción y Memoria que dio lugar a las Relaciones Geográficas publicadas finalmente en 1846 y 1848.  Tras ello, el virreinato de la Nueva España culmina, por forma, simultáneamente con Europa, el período ilustrado, cuya última etapa fue de 1760 a la transición al siglo XIX; aun cuando por contenido, será manifiesto un enorme desfasamiento en lo avances de una parte del mundo y la otra, como consecuencia de aquellos cincuenta años perdidos de la primera mitad del siglo XVIII.

 

Con José Antonio de Villaseñor y Sánchez en ese momento tardío del segundo de tres momentos de la Ilustración novohispana, están algunos otros pocos autores, como Juan José Eguira y Eguren (1696-1763), escritor literato; o Lorenzo Boturini (1702-1751), historiador, deportado en 1743; en tanto que en Europa producen la ciencia desde un Newton, hasta un Carlos Linneo (1707-1778).

 

Resulta interesante que Ramón María Serrara en su Estudio Preliminar al “Suplemento al Theatro Americano”, se expresara respecto de Villaseñor y Sánchez, de la mima manera que Irving A. Leonard lo hiciera respecto a Sigüenza y Góngora en referencia al “Mapa General de la Nueva España” elaborado por éste.  “El Theatro Americano –redacta Ramón María Serrara–, la primera geografía regional de México elaborada en Nueva España por un mexicano”[1].  He ahí, por ese sólo hecho, la importancia histórica de José Antonio de Villaseñor y Sánchez.

 

En 1742, Villaseñor publicó su “Observación del Cometa que Apareció en el Hemisferio de México…”; pero lo mismo escribió un “Romance Lírico…”, que hizo trabajo cartográfico: un mapa de fortificaciones costeras y presidios internos, titulado: “Yconismo Hidrotérreo o Mapa Geographico de la América Septentrional”, de 1746; un “Plano de la Capital Virreinal”, de 1750; el “Mapa Geográfico de la Provincia de la Compañía de Jesús de la Nueva España”, de 1751 (un mapa desde Honduras hasta California); y publicó, en 1756, su “Matemático Cómputo de los Astros”.  Pero, a criterio de Ramón Serrara, citamos de éste su juicio: “su trabajo más importante de toda esta época de madurez es, sin duda, una descripción de la capital virreinal titulada “Apuntes o Ensayo para la Ilustración y Suplemento del Theatro Americano”[2], de 1755.

 

Y es este documento el que, precisamente, de manera más enfática se presenta como crónica sobre la base de las Relaciones Geográficas de 1746, y, ciertamente, como afirma Serrara, a lo que le asigna más importancia, por sobre su mismo Mapa Geographico de la América Septentrional de 1746, curiosamente titulado a su vez: “Yconismo Hidrotérreo”.

 



[1]        Serrara, Ramón Mª; Estudio Preliminar; en “Suplemento al Theatro Americano”; 1ª edición, México, 1980; p.17.

[2]        Ibid. p.38.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo