Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 agosto 2012 7 19 /08 /agosto /2012 22:04

002 2500 ane Tablilla de Ga-SurLa Importancia Teórica de Hacer un Mapa

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

http://espacio-geografico.over-blog.es/

17 ago 12

 

La importancia de hacer un mapa está, en primerísimo lugar, en mostrar la capacidad de abstracción del lugar concreto en que se estaría, para representarlo gráficamente, en un primera condición, en sus distancias; así sea como una estimación cualitativa por referencia física entre las cosas.  Esa capacidad de abstracción es, pues, la capacidad de ubicación espacial.

 

Pero junto con la propiedad de distancia, va de manera inmediata, la forma o manera en que las cosas están distribuidas; esa forma, es la forma del lugar, y ésta se determina por la situación de las cosas, en principio, unas con respecto a otras.

 

El lugar y situación implica de inmediato las propiedades y conceptos de localización y distribución, constituyendo en sí mismo un sistema de referencia físico; que, en su relación de proporción entre esas distancias gráficas y las distancias reales, da la noción de escala.

 

A la noción del sistema de referencia físico a escala, le viene una segunda abstracción: la orientación, la idea de que tal sistema de referencia en su conjunto, está en relación con algo más, que no necesariamente le es externo, sino como una mera propiedad de un mayor grado de abstracción: el movimiento.

 

La Tierra (el lugar como el todo o la parte), rota sobre su eje en dirección al Este u Oriente (donde “el Sol nace”), creando la sensación del movimiento del Sol y las estrellas en dirección opuesta, al Oeste u Occidente (donde “el Sol fenece”); pero con una peculiaridad más: el que hay en el firmamento un punto que no se mueve y en torno al cual gira todo; es pues, el punto por donde pasa el abstracto Eje del Mundo.  Se forma la noción de un espacio más vasto y más complejo, el cual posee, además, en consecuencia, una simetría.

 

Todo ello son las regularidades del comportamiento de un fenómeno especial: el espacio terrestre, y esas regularidades se constituyen como leyes que rigen tal fenómeno especial.  Sólo que tales regularidades o leyes son en tal grado de empiricidad (han estado siempre como parte del pensamiento humano), que su importancia como leyes se diluye; pero, hacer un mapa es, en consecuencia, representar el espacio terrestre, y hacerlo, ciertamente, es elaborarlo conforme a sus leyes, es decir, por la ley de la situación correcta del sistema de referencia; por la ley de la localización precisa; por la ley de distribución a escala; o por la ley de la orientación.  Todo ello es reflejo objetivo de una faceta de la realidad objetiva: el espacio terrestre; y si bien pudieran hacerse adecuaciones convencionales (subjetiva, o de percepción del espacio), son leyes que determinan objetivamente las propiedades del espacio.  En Geografía, como ciencia, hay leyes, ciertamente hasta aquí, empíricas, pero a partir de las cuales se ha de ir elaborando un conocimiento cada vez más teórico-abstracto y riguroso.  Entenderlo así, implica la necesidad de la formación del geógrafo en el método científico.

 

Ejemplo de lo anterior, es cuando damos un salto en la abstracción, y de la ley de la situación del sistema de referencia físico, pasamos a la ley de la situación de referencia astronómica; todas las propiedades del espacio geográfico concreto de unas cosas en relación con otras, se transforman a las propiedades del espacio abstracto de todas las cosas en relación con un sistema de referencia cosmográfico.

 

Y de ese nivel de abstracción podemos ir sucesivamente a niveles de abstracción mayores, y pasar a la ley de situación de un sistema de referencia geométrico, donde no sólo las propiedades espaciales de todas las cosas, sino hasta el mismo sistema estelar, quedan en relación con la geometría de la esfera terrestre.  Así, en dependencia de estas leyes están las otras (la ley de la localización, la ley de la distribución, la ley de extensión, la ley del límite, la ley de simetría, la ley de isotropía, etc), a cuyo conjunto se someten las propiedades del espacio geográfico.

 

Hay una gran cantidad de mapas de todo tipo, representándose en ellos toda clase de temas del tratamiento del mundo de los objetos de la realidad.  Esos mapas temáticos son la expresión de los conocimientos de cada ciencia, con un auxilio de los conocimientos geográficos; es decir, es la expresión de un fenómeno o conjunto de fenómenos tratados como tales.  Estas son sólo las cosas que existen, y en tanto que existen, existen en el espacio y determinan sus propiedades, y en ese sentido, y sólo en ese sentido, se convierten en objeto de tratamiento geográfico.  Dicho de otra forma, los fenómenos, a su vez, en la teoría geográfica, deben ser abstraídos y generalizados, y, en los desarrollo de la geografía teórica del autor de estas líneas, ellos han sido llevados a la abstracta y generalizada categoría de los estados de espacio.

 

Hacer un mapa, es hacer geografía; pero hacer un mapa eminentemente geográfico (y ya no temático), es elaborar el análisis espacial, abstracción hecha de los atributos particulares de los fenómenos, por el tratamiento de los estados de espacio; y de ahí la necesidad de proceso metódico y sistemático, axiomatizado, desde los postulados, principios, axiomas, teoremas y leyes, de los atributos espaciales, que hacen a la Geografía una ciencia sistemática.  Y a de ello se valdrá o no el especialista de algún tema específico.

 

Hay, aún más, otros niveles de abstracción posibles: en los tipos de Proyección Cartográficas; propiedades más complejas aún del espacio geográfico como la loxodromía o la ortodromia, la conformaliadad o la equivalencia, etc; en una proyección cilíndrica, cónica, globular, etc.

 

Eso es de lo que históricamente ha tratado la Geografía; hoy todo ello son bases para el análisis espacial de los estados de espacio (algo que está en desarrollo actualmente en nosotros).  Fue una larga noche de confusión, de imprecisión entre el siglo XIX en Europa, y el siglo XX sumándose a ello el de la geografía en México, en donde aún en el siglo XIX se conservó en su hacer cartográfico esencial.

 

La importancia, pues, de hacer un mapa, está en que mediante ello es que se comprende científicamente, qué es la Geografía, sin embargo, los fundamentos teóricos de todo ello no han sido desarrollados consecuentemente, en mucho, a falta de la investigación en geografía teórica, la que apenas en medio de una enorme adversidad, nosotros hemos venido elaborando.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Cartografía
Comenta este artículo
14 agosto 2012 2 14 /08 /agosto /2012 20:23

Editorial

 

Carabela.jpg

La Carabela, en el momento histórico de Cristóbal Colón, una de los instrumentos más poderosos para la navegación y exploración del espacio geográfico.

 

*

 

Al geógrafo del futuro, por lo que el geógrafo históricamente es.  La conclusión es que, se hace necesaria la abstracción total; y es así el rompimiento último con una “geografía oficial” institucional que ya ni siquiera fenomenista es, en donde legítimamente aún se buscaba el fundamento científico, pero la cual ha quedado reducida a una “posmodernista geografía literaria”; esto es, de la simple narrativa “dialógica” de “los saberes” acerca de la Tierra.  Una “geografía” que renunciando a la ciencia y al método científico de la modernidad, se ubica a medio segmento entre la novela histórica o de ciencia-ficción en un extremo, y la divulgación de la ciencia en otro.  No es lo primero porque no recurre a lo fantástico; pero tampoco llega a ser lo segundo, porque no es geografía ni mucho menos ciencia, sino simplemente la narrativa o descripción de “los saberes” de las ciencias acerca de la Tierra.

 

El momento histórico es trascendente.  La “geografía fenomenista” (en lo formal, no en su práctica herética en la que dice estudiar el espacio y estudia cualquier otra cosa), ha desaparecido, y por dos vías: 1) por la del Auto de Fe (desde mediados de los años noventa), en donde se reconoció el “error del fenmenismo, y se aceptó la geografía como ciencia del estudio del espacio terrestre (no obstante en el plagio de ideas y usurpación de la teoría, ello, heréticamente se adecuó a modo, tan solo como el diorama del viejo fenomenismo); y 2) por la vía de la síntesis lógica (la cual hemos elaborado de fines de 2011 a principios de 2012), en la que en la abstracción y generalización de los fenómenos, primero en propiedades particulares y aisladas del espacio, luego en “unidades morfológicas” y en los Elementos, finalmente lo es en la categoría de estados de espacio.  Los fenómenos en tanto estados de espacio, subsumen así la premisa fenomenista en la tesis del espacio terrestre, para hacen de la geografía una ciencia del estudio de este en tanto las propiedades y leyes del mismo.

 

Esa adecuación a modo del concepto de espacio como el diorama del mundo de los fenómenos de la Tierra, es lo que ahora ha dado lugar a lo que denominamos como “geografía literaria”, solución acientífica en el “paradigma de los saberes” en la “posmodernidad”.

 

Con la “geografía fenomenista” manteníamos un “diálogo” (diálogo unívoco o monólogo reflexivo), porque de sus tesis no-antagónicas habría de derivar esa síntesis largamente buscada.  La “geografía literaria” en su acientificidad, representa una tesis antagónica.  Para quienes la practican, la “geografía” es “lo que ellos hacen”, y niegan la existencia misma de nuestra geografía, por excelencia espacista.  Para nosotros, la geografía es lo que objetivamente se ha venido descubriendo por una cadena de pensadores, abstrayendo, generalizando y haciendo síntesis a partir de la propia historia de esta ciencia; no hay en ella un saber dado, sino un incesante conocimiento por descubrir.  En aquel antagonismo, por lo contrario, no hay no sólo el posible “diálogo unívoco-monólogo reflexivo” (carece ya de sentido), no hay ya necesidad incluso, ni de reflexión acerca de su hacer.  Pero se antepone a la ciencia, y por ello es objeto necesario de toda crítica.

 

Como estudiosos del espacio no nace desde muy hondo una pasión por la simetría.  En 1979 participamos como ponente por primera vez en una Congreso Nacional de Geografía, en el IX Congreso; al volver al escenario geográfico en 2009, estaba ya tras el dintel el XIX Congreso Nacional de Geografía, y, evidentemente, en la simetría histórica, no nos pudimos sustraer.  De hecho nos queda en el vínculo con la vieja geografía institucional, ya pos facto a esta declaración de ruptura, el “participar” en los históricamente simétricos XX y XXI congresos (hasta donde nuestra voluntad pueda)…; luego, todo será, necesariamente, historia.

 

*

    1768 Mapa Alzate; Academia de Ciencias de ParísHistoria de la Geografia en México.

 

[_ _]  Conciencia del Momento Histórico de la Geografía en México (2/2).

 

 

Emblema del ComunismoGeopolítica.

 

[_ _]  La Ciencia Social, y la Predicción Científica Social en Marx.

 

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
14 agosto 2012 2 14 /08 /agosto /2012 20:22

Karl Marx (1818-1883)La Ciencia Social, y la Predicción Científica Social en Marx.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/

03 ago 12.

 

 

 

Marx entendió las leyes que hicieron aparecer el capital, de su transformación y de su desaparición necesaria.  Lenin comprendió la transición del capitalismo al socialismo hasta el desarrollo de dicho capital –decía Lenin– en su fase imperialista (la fusión del capital monopólico industrial con el capital financiero).  Luego vino el derrumbe de la experiencia socialista del siglo XX (como antes lo había sido de la experiencia socialista del siglo XIX con la Comuna de París), y el surgimiento de una nueva versión extrema del capital monopolista privado en un nuevo “capitalismo salvaje”: el neoliberalismo, en el cual las empresas capitalistas asumen la labor política desplazando y subordinando más aún directamente con su poder económico al Estado y al antiguo político de oficio, para más, ya totalmente desideologizado (en una lucha de poder mal calificada de la “clase política” contra la “clase empresarial”, cuando en realidad no son más que grupos de poder  de los sectores de las verdaderas clases sociales; una lucha de mayordomos contra amos; una lucha en la que los “señores esclavistas” no quieren ver potenciadas las influencias de “los administradores de las haciendas”).

 

El desorden del capitalismo ya es tal, que ha llegado a su límite natural; no tiene más puertos que abrir, más mercados que explotar, no hay ya competidor pequeño que absorber; que el capital internacional se apresta a su reestructuración en un “Nuevo Orden Mundial”, y ha hecho con las bandas del narcotráfico la justificación de un orden fascista que ahora comenzará a generalizarse para intentar controlar la insurrección de los pueblos oprimidos del mundo.

 

A ese Estado fascista “globalizado”, se enfrentará ahora lo que ya Marx científicamente previó hace siglo y medio como consecuencia del desarrollo natural del capitalismo: la lucha internacionalista proletaria, en la etapa final del capitalismo.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
9 agosto 2012 4 09 /08 /agosto /2012 22:56

Marx-EngelsEntre lo que es, y lo que debe ser: reflexión de un pequeñoburgués enfurecido con un camarada comunista.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

9 ago 12.

 

Trataremos de la manera más breve posible una reflexión sobre lo que ocurre, y lo que debiera ocurrir; es decir, sobre la práctica y la teoría (y la teoría en ese “debiera ocurrir”, no como algo “ideal”, sino como lo que debe ser, porque puede ser).  En otras palabras, trataremos aquí brevemente sobre la dialéctica de la lucha proletaria en México en estos inicios de la segunda década del siglo XXI.

 

Reflexionaba recientemente con un joven camarada comunista sobre la situación actual; a más de un mes de las elecciones presidenciales, y con un mes más para el dictamen del Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJ, antes TRIFE).

 

Le comentaba que hacía poco había publicado en este mismo medio, un artículo titulado: “La Estrategia del Proletariado al 2018” (al que ahora remito como antecedente de las afirmaciones de esta reflexión).  En él está, en general, ese deber ser, no moral, sino político, lo que debiera ocurrir porque no sólo es posible de que ocurra, sino porque teórico-políticamente es necesario que así sea: la crítica más feroz a la “izquierda” reformista, la que luego de treinta años de actuación, evidentemente ha sufrido el fracaso histórico más rotundo.

 

A tal grado ello es importante, que calificamos este momento, como un momento históricamente trascendente, un momento angular en las luchas del proletariado en México…, obvio, si los comunistas lo entienden (o lo entendemos, aun cuando yo sea el comunista pequeñoburgués enfurecido), y sabemos aprovechar.

 

Comentábamos sobre el reciente “Cerco a Televisa” (los hechos, lo que ocurre), y le cuestionaba (en lo que debe ser, en lo que debe ocurrir), si tal acción no le avergonzaba.  Siendo un comunista consecuente, la respuesta obvia, fue que sí, pero la justificación política fue el que rechazarlo, es caer en sectarización.

 

Lo vergonzoso e indigno en el hecho, es que el proletariado actual, está siendo dirigido, ya ni siquiera diríamos por una pequeña burguesía progresista, sino por la derecha misma (¿o qué son “los 132 Chicos Ibero” que dicen que en el futuro desean ser “empresarios con responsabilidad social”?  Ahora se dice que hay los “132” buenos, los “132” malos, y los “132” feos, pero l caso es que, cualesquiera que sean esos “132”, o los “396” en sí, cual Hamelín, llevan a los ratones proletarios fuera, en este caso, de su propia lucha; y, bajo la “fundamental” demanda (no de trabajo productivo y dignamente remunerado para todos, que ni siquiera se enlista), sino de la demanda de la “democratización de los medios” (¡estupidez descomunal en la que la democracia se entiende como la “libre competencia”!), esos ratones, cual peones de sacrificio en el tablero, fueron a luchar porque Carlos Slim (el tipo más rico del mundo), pueda tener también su televisora.  Todo cuanto esto es de indigno, es de risotadas en las mansiones del capital.

 

¡Y en esa magna lucha “proletaria”, los comunistas (?) se debaten: 1) por no “sectarizarse”; y 2) por “arrebatarle la dirección” a “los 132 Chicos Ibero”! (¡¡joder!!, dicho en serio, no es de sectarización, sino de que aquí ya la mejor lucha, es no-luchar, que ya me parece es hacerle al tonto).

 

Fracasó históricamente la “izquierda” reformista, eso hay que hacerlo ver al proletariado; ese fracaso será verdaderamente real, en la medida en que el proletariado lo entienda, y hacerlo entender, es la misión de los comunistas.  Ahora los comunistas debemos volver a la toma de la iniciativa (no ir batallando detrás de “los Chicos Ibero” y un proletariado que deambula como pollo sin cabeza, y que al escándalo de tres ebrios en una esquina injuriando al “Supremo Gobierno”, todos se congregan coreando sus demandas en versitos).  Hoy, los objetivos tácticos, comienzan a identificarse ya con los estratégicos.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 19:05

 

Editorial

Velero-Indicopleustes.jpg 

Indicopleustes, “El navegante del Índico”, y el Índico, la fuente más estimulante del conocimiento del espacio geográfico.

[Fuente: www.kortguiden.com]

 

*

 

El asunto de esencia en el momento del desarrollo histórico actual de la Geografía, particularmente en México, en este inicio de la segunda década del siglo XXI, está en que, por una parte, por la de la geografía “oficial” institucional, se tiene una “ciencia burguesa” de la geografía, es decir, al servicio del capital; que, dicho literalmente, ha caducado, es decir, se ha extinguido.  Ha dejado de autoreconocerse como tal, como ciencia, en tanto, finalmente, no pudo demostrarse en ella; ha renunciado al desentrañamiento del método de la ciencia de la modernidad ilustrada en esta disciplina de conocimientos, y se ha acogido al “paradigma de la “ciencia” de la posmodernidad”; esto es, al de "un saber" válido, en el cual, antes que pretender deducirse a la luz de la certidumbre del conocimiento vigente antecedente y de sus leyes, en el proceso del conocimiento verdadero, inversamente, se postula así, como “un saber” dado (que simplemente es como es y en sí mismo válido), del cual deviene el conocimiento geográfico mismo con un grado tanto mayor o menor de validez (sin importar el rigor de la verdad).

 

Ha renunciado, por lo tanto, en los hechos, a los principios de los criterios de la ciencia moderna y el conocimiento verdadero: se ha despojado del principio de objetividad, ese por el cual (sin confundirlo con “neutralidad”), desde cualquier posición teórica gnoseológica que se asuma, se reconoce la existencia de una realidad material formada por los objetos materiales fuera de nuestro pensamiento, y ha adoptado una posición puramente subjetiva (en la consideración exclusiva del sujeto, y en el convenio o consenso entre sujetos); ha dejado de lado el principio de causalidad en un determinismo riguroso, para enunciarse indeterminista, en donde la relación de causalidad es, o bien un hecho empírico de costumbre (Hume), o ya el traslado mecánico del principio de incertidumbre de Heisemberg en la física cuántica a la geografía, por el cual  se establece que de una partícula no puede saberse simultáneamente su posición y su movimiento; ha abjurado de la lógica (de la lógica formal aristotélica sobre las reglas de la estructura del pensamiento), por considerarla “un juego de palabras e ideas”, por demás, de un autor bastante antiguo; y de la lógica dialéctica con base en la cual se establece el conocimiento de la verdad, por no reconocer el pensamiento científico y marxista), para asumir, a su decir, “libre” y “creativamente” la “dialógica”, es decir, como un mero “arte comunicativo; rechaza la necesidad del experimento, bastándole el reconocimiento del medieval “método de autoridad”; y declara, agnósticamente, en consecuencia, la imposibilidad de la previsión científica.
   

  *

 

Océano Índico.Historia de la Geografía en México.

 

[___]  Conciencia del Momento Histórico del Desarrollo de la Geografía en México.  Artículo, 2012 (1/2)

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Bitácora Navegación Espacio Geográfico I Época
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 19:02

Zonalidad Planetaria, Ley de la: Ley empírica propuesta por A.M. Riábchikov en su trabajo Estructura y Dinámica de la Esfera Geográfica, 1976; precisamente de la observación, desde la antigüedad, de la regularidad de la simetría latitudinal de la Tierra.

El comportamiento de los estados de espacio de condición de existencia zonal, están determinados por la ley de la zonalidad planetaria.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 19:01

Zona: Área de un segmento esférico (A=2πRh), definido objetivamente por las propiedades latitudinales como los Trópicos o los Círculos Polares.  En ese sentido, se habla de la Zona Tropical (área latitudinal entre el ecuador y uno de los Trópicos), la Zona Polar (área latitudinal formada por los Casquetes Polares, o la Zona Templada (área latitudinal entre uno de los Trópicos y uno de los Cïrculos Polares, cuyo nombre queda dado por las condiciones extremas de las zonas tropical y polar).

Entre los griegos, tales zonas daban la simetría de la esfera terestre, por lo que se les consideró como “joyas geográficas”, y de ahí el nombre que se les dio en griego, de sfrágidas, gemas.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 19:00

Zenit, o Cenit: Punto en la bóveda celeste directamente en la vertical del observador, cualquiera que sea el lugar en el que se encuentre.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 18:58

Walsperger, Andreas (1415-¿?): En 1448 elabora un mapamundi en un disco con los Puntos Cardinales norte-sur inversos, muy irreglar y distorcionado, en el que el Índico se aprecia de pocas dimensiones, pero con un paso continuo al Mar de China, no considerando la existencia de la Cuarta Península.  Por lo demás, en él ya se libera la vuelta a África con acceso al Índcio.

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 18:56

Waldseemüller, Martin (1470-1518): canónigo en el monasterio de Saint-Dié, en Lorena, Francia; que operaba como centro de producción geográfica (mal llamada por centenaria influencia estraboniana que rompía la identidad entre la geografía y la cartografía; entendida como la identidad de la ciencia a su principal instrumento metodológico de conocimiento; como “Escuela Cartográfica”).  En 1507 se preparaba dicho centro para editar una nueva Geografía de Ptolmeo con la información más actualizada, cuando fue recibida una copia de la carta que Américo Vespucio había enviado a su amigo Piero Soderini en 1504, conocida como la “Lettera”; narrándole sus cuatro viajes hechos entre 1497 y ese mismo año de 1504, donde Vespucio afirma haber descubierto la cuarta parte del mundo.

En un mar de falsas asociaciones y confusiones, Walseemüller toma por esa “cuarta parte del mundo”, al Nuevo Mundo; así llamado incluso por Colón desde su tercer viaje en 1498, por lo que tal hecho de asignárselo a Vespucio resultaba absurdo; pero Nuevo Mundo que confundido con la Península de Cattigara, sólo había sido separado de Asia por Vespucio, dejando a la vista esa “cuarta parte” descubierta: la distancia de 10,000 km faltantes hasta el Asia, “cuarta parte” de los 40,000 km del perímetro de la Tierra calculado por Eratóstenes; según se ve en la ilustración del mapamundi en la orla de la Carta de Dié, de 1507, titulada: Universalis Cosmographia Secundum Ptholmaei Traditionem et Americi Vespuci Alioruque Lustrationes; y no obstante, por lo que Walseemüller le da el nombre de América a ese Nuevo Mundo; error que corrige en su nueva carta “Novus Mundus”, de 1513.
Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Diccionario Enciclopédico de Geografía
Comenta este artículo