Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 agosto 2012 4 02 /08 /agosto /2012 20:47

Ex-Libris Invertido

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
18 junio 2012 1 18 /06 /junio /2012 17:52

Breve Receso

 

Llegamos a un límite natural, objetivo, ajeno a nuestra voluntad, pero que nos impone un necesario breve receso.

 

1        México llegó hasta aquí.  Suceda lo que suceda en el proceso electoral, este país tendrá que ser otro por bien o por mal.  Gane el PRI, gane la CMP, se forme un gobierno de coalición, o se produzca un estallido social (condición última por nuestra parte la más deseable, tanto en lo personal, como por la necesidad de un cambio drástico y sustancial para la sociedad), en los hechos, con urgencia, se habrá de demostrar esos cambios drásticos a favor de una recuperación social.

2        Aún así, ello sólo será para enfrentar en las mejores condiciones posibles el derrumbe mundial del capitalismo (por lo menos en su vieja forma, para sólo enfrentar otra peor).

3        Y en lo particular de este Blog, finalmente, en lo que caímos en cuenta, es que la geografía “oficial” institucional (tomando como referencia el Colegio de Geografía, UNAM)), no pudo resolver una formación rigurosamente científica acerca de un conocimiento verdadero, como lo es en el contexto de la ciencia de la modernidad ilustrada, y hace ya quince años renunció a ello, ubicándose ahora sólo como “un saber válido” en el contexto de la “posmodernidad”.

Ante ello, siendo una posición antagónica, que promueve el oscurantismo, ha de cesar toda “discusión” (así haya sido ésta sólo unívoca).

4        Así, en conclusión, abandonada la condición de ciencia moderna por esa “geografía oficial” institucional, nosotros aquí, en este Blog y Revista, nos abrogamos esa exclusividad del hacer de la geografía como una rigurosa ciencia de la modernidad ilustrada.  No como jactancia nuestra, no como “despojo”, sino como resultado de una autodefinición institucional en los hechos.  En las páginas de este Blog, dicha ciencia moderna ilustrada se expondrá como crítica de lo histórico, y en la Revista, como exposición metódica y sistemática de investigación.

Todo ello, en consecuencia, nos impone un breve receso para reordenar las cosas de frente a una nueva situación.  De momento sólo mantendremos al día la sección del “Globo Terráqueo”, y la entrega regular de la Revista a los suscriptores.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
10 junio 2012 7 10 /06 /junio /2012 22:02

Editorial

Modernismo.JPG  Posmodernismo.jpg

Modernismo y Posmodernismo. Dos obras sencillas recomendables para entender el problema; acaso haya que explicar que debe distinguirse entre estos conceptos como categorías ya de la historia de la cultura, o bien como categorías socilógicas.  Uno es el modernismo como categoría sociológica que designa el período histórico de los siglos XVII-XVIII principalemente (o también, la Illustración), y otro el modernismo como categoría que designa el movimiento cultural posterior al Romanticismo, entre 1870 y 1930 como en general se reconoce.  De la misma maera, uno es el posmodernismo como movimiento de la historia de la cultura, justo el posterior al de la modernidad luego de 1930; y otro el posmodernismo como categoría sociológica, que designa el período histórico con un contenido ideológico distinto al de la modernidad ilustrada, que se considera a partir de 1980 y vigente a la fecha.

 

*

 

Iniciamos una nueva época (nada qué ver con los esoterismos de las “profecías mayas”), es simplemente que, a la conciencia de un hecho, tenemos que hacer ajustes en nuestro proceder.

 

¿De qué hemos hecho conciencia?: de que, lo que nosotros apenas recién hemos logrado  tras un esfuerzo de muchos años en un proceso de abstracción, generalización y síntesis lógica, hace ya poco más de quince años la “oficialidad” institucional de la Geografía en México lo había hecho ya, si bien por decreto, por literal auto de fe; esto es, resolver la contradicción dialéctica histórica, milenaria incluso, en el pensamiento geográfico; a saber, que la contradicción principal ya no es entre una “geografía espacista” que niega relativamente a una “geografía fenomenista”.

 

En nuestra solución, esos opuestos se sintetizan lógicamente en uno: en una geografía espacista, en donde los fenómenos se abstraen y generalizan en estados de espacio.

 

Mo obstante, dialécticamente, una contradicción esencial, debe dejar paso a otra de la misma naturaleza, y el resultado ha sido que esa objetiva geografía espacista de los estados de espacio, constituye una negación, de una subjetiva geografía “espacista” de un “espacio” que se entiende subjetivamente como aquello que la sociedad construye.

 

La nueva contradicción histórica esencial, constituye pues, una negación, pero ahora ya no relativa, en donde un opuesto ha de subsumirse en el otro; sino una negación absoluta, en donde ambos opuestos se excluyen mutuamente.

 

Ante esa exclusión mutua podrán criticarse una a lo otra lo que quieran, pero nada tiene ya que discutirse entre sí (de ello no se sigue nada en una síntesis).

 

En consecuencia, hemos resuelto hacer ajustes con nuestra publicación, y ahora dejaremos esta vista del Blog (ya sin portada), a las posibles satisfacciones de las necesidades del 75% de los lectores de éste en su búsqueda de información.  Y dedicaremos la Revista “Espacio Geográfico”, al 25% de los sistemáticos lectores, vía suscripción, de los cuales nos interesa extraer los realmente comprometidos moral e intelectualmente con las ideas aquí expuestas.

 

*

Geografía.

[___]  Fin de una Era.  Artículo, 2012.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
3 junio 2012 7 03 /06 /junio /2012 22:10

Editorial

Teseract.jpg 

Logo de identidad de “Espacio Geográfico” (avatar)

 

Último Número de la Publicación Abierta de

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

 

En junio de 2009, este Blog se había puesto en movimiento, y luego de algunas vaguedades, el primer hecho de teoría geográfica, su finalidad, fue revisar el estado de la definición del concepto: “espacio geográfico”, en la Red Internacional de Información (Internet).  Una amplia revisión, y el resultado: una terrible confusión.  Se dio así, una doble razón, la formal y la aclaratoria, para ir a los antecedentes remotos del concepto.

 

Comenzamos entonces a publicar todo lo esencial de nuestra producción intelectual, empezando por nuestra tesis de Licenciatura en Geografía (1979-1983) y la Ponencia al IX Congreso Nacional de Geografía (1983), que resumió a aquella y su planteamiento esencial: el hecho de que era el espacio, en particular terrestre, lo que finalmente constituía el objeto de estudio de esta ciencia.  Si eso hubiese sido todo lo publicado, con eso nos hubiésemos dado por satisfechos; pero una vez publicado ello, la siguiente meta fue publicar todo lo que estaba entre la tesis (1983) y ahora a la Ponencia al XI Congreso Nacional de Geografía (1987).  En ella habíamos llegado a una fundamental conclusión: todo es espacio, y la Geografía es el reflejo teórico de la unidad espacial del mundo.  Si hasta ahí eso hubiese sido todo lo publicado, con ello hubiésemos quedado conformes.

 

Pero pudimos continuar publicando nuestros ahora ya viejos materiales, que sin conocimiento de los cuales se haría más difícil entender esa compleja idea acerca del espacio geográfico en la cual habíamos concluido como objeto de estudio, pero de la que, no obstante, no habíamos dado su definición; y llegamos a ello rescatándonos históricamente a nosotros mismos, del plagio de nuestras ideas y de la usurpación que se había hecho de nuestra teoría por los últimos quince años (1995-2010), y expusimos lo que nuestros plagiarios no pudieron desarrollar: que ese espacio geográfico es, “la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta”.  Entonces sentimos que todo lo que había que exponer, estaba más completo; hasta aquí habría sido suficiente, hasta aquí realmente era lo necesario.  Pero surgió una nueva meta: publicar todos los siguientes materiales restantes hasta 2010, hasta vernos en la situación, ya prácticamente para 2011, de producción de lo nuevo.

 

Así, luego de ir llenando los vacíos de la comprensión histórica y teórica y terminar de publicar nuestros materiales lo más apegada mente a su orden cronológico, de improviso, esa historia se había reducido ya a nuestro presente.  En el estudio para llenar esos vacíos estaba la necesidad de una relectura de Hettner, de Hartshorne, de Schaefer; ubicar bien esa distorsión como “asunto de moda” de la caracterización del cuantitativismo en geografía; significar los desarrollos de la teoría de la regionalización; y, finalmente, redimenisonar históricamente, aquello que treinta años atrás fue nuestro presente: los planteamientos teóricos de A.M Riábchikov, de Carlos Sáenz de la Calzada y de José C. Martínez Nava.  Y con ello, entonces, comprender nuestro propio lugar en la historia.

 

Con ese dimensionamiento histórico y teórico de los últimos treinta años y su antecedente que se remonta a Vidal de la Blache, descubrimos (así se le llama a algo que se encuentra, habiendo estado oculto), que de De la Blache a nosotros, se habían dado tres grandes abstracciones y generalizaciones teóricas acerca del espacio y los fenómenos.  Sentimos que ese fue ya un regalo del tiempo, si eso fuese todo lo que hubiésemos de publicar, estábamos ya sobrados.

 

Pero el hecho es que ese descubrimiento, combinado con el comentario al viejo texto de Alan Reinaud: “El Mito de la Unidad de la Geografía”, y el análisis que nos dispusimos a hacer de un concepto fundamental que no habíamos tratado en especial, la síntesis, nos llevó a algo más, totalmente inesperado.

 

Aquella abstracción y generalización teórica había llegado, en nosotros, a los conceptos del vacuum y los estados de espacio, y el resultado directo de ello, fue la solución, ya no teórica, sino práctica concreta, a la unidad de la Geografía.  Pero con ello, de pronto, apareció ante nuestra vista lo que siempre creímos que, dada su complejidad; y así previsto ya desde nuestra tesis de licenciatura desde 1981; a nosotros ya no nos tocaba abordar: precisamente, la solución al problema de la teoría unificada de la geografía.

 

Mas, de pronto, los elementos esenciales para ello ahí estaban, y entonces redactamos el ensayo sobre dicha unidad e identidad.  Ello era pues, “el omega (w) de los fundamentos de la teoría del conocimiento geográfico”, y le llamamos así, porque el alfa (a) de lo mismo había sido los aportes esenciales de la tesis de licenciatura de treinta años atrás.  Ahora sí, eso era todo lo necesario a publicar, ya podíamos irnos de este mundo, satisfechos.

 

Algo, sin embargo, hacía un hueco en todo lo anterior; y es que, cuando en nuestra tesis previmos que algún día tendría que formarse una teoría unificada de la geografía, veíamos que una condición sine qua non para ello, sería el tener “antes” una teoría del espacio geográfico, base de esa unidad.  Y entonces, ese es el faltante.  La misma está dada por nosotros en una enorme cantidad de elementos sueltos y dispersos; ahora habrá que revisarlos y cohesionarlos en un orden lógico que exprese en su esencia tal teoría.  Y así, nos apuramos a redactar el esquema lógico del desarrollo de la misma, el cual –susceptible de ajustes y cambios– exponemos ahora aquí, para que, si nos da tiempo a desarrollarla a nosotros, aquí mismo lo publicaremos, quizá ya “como lo último que nos correspondía hacer”; y, de cualquier manera, quedará aquí para que algún futuro estudiante de geografía, con base en ello, haga lo propio (así sea refutar la teoría), y continuar así el incesante progreso de la geografía como ciencia.

 

Y aprovechamos esta edición especial 2, de Tercer Aniversario del Blog “Espacio Geográfico”, para editar el último número de la publicación abierta de “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.  En adelante, la misma circulará ya sólo vía suscripción, con un contenido dirigido a la elaboración de una geografía en el método de la ciencia de la modernidad ilustrada (glaileano-kepleriano y baconiano-cartesiano), en el desarrollo de la teoría del espacio geográfico, como la teoría de los estados de espacio.  Tal contenido en forma abierta, quedará disponible en el mismo orden de publicación, a partir de julio de 2017; y sólo dejaremos a la vista en los tópicos del Blog, aquellos artículos de libre cultura referidos al análisis crítico de la historia, y de todo aquello que satisfaga necesidades de búsqueda de información geográfica.

 

*

Geografía Teórica.

[___]  Apuntes para la Teoría del Espacio Geográfico.  Antecedentes y Tesis.  Investigación, 2012 (1/3).

[___]  Apuntes para la Teoría del Espacio Geográfico.  Consiguiente y Polisilogismo.  Investigación, 2012 (2/3).

[___]  Apuntes para la Teoría del Espacio Geográfico.  La Teoría del Espacio Geográfico, como la teoría de los Estados de Espacio.  Investigación, 2012 (3/3).


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
27 mayo 2012 7 27 /05 /mayo /2012 22:10

Editorial

  06 Composición Particular

 

Círculo de Empatía de “Espacio Geográfico”

 

Al tratar con grupos académicos, muy pronto nos dimos cuenta, empíricamente, de que en el aula se formaban, invariablemente, lo que luego, ya teóricamente, denominamos como el Círculo de Empatía, en este caso para con el docente.  Es decir, entendiendo por esa empatía (de pathos, sufrimiento; y la partícula em, como impresión de fuertes emociones), qué tanto y de qué manera se daba esa identidad del grupo con el docente.  Con el tiempo fuimos observando ciertas constantes en ello; ahora, en una experimento de sociología de la ciencia, lo aplicamos a la empatía para con este Blog y su Revista “Espacio Geográfico”.

 

Trataremos de ser lo más breves, en este fenómeno que suscitó este experimento de sociología de la ciencia, conocedores de un mundo de cosas que nos daría para mucho, pero que debe resumirse.  Referiremos pues, los antecedentes, a partir de una falsa asociación que, dada una circunstancia fortuita, nos puso directamente ante nuestros lectores; y entonces empezó una serie de situaciones extrañas que imponían una explicación racional, que, a la vez, condujo a la caracterización de la comunidad de lectores, echando mano de la teoría del Círculo de Empatía.

 

En esa concurrencia de hechos, sorpresivamente irrumpió un acto de hackeo a nuestra cuenta de correo electrónico con la intensión de suprimir las solicitudes de suscripción a la Revista.  Ello no vino del mismo ámbito de la geografía, sino de una situación personal ajena a ésta; pero ello fue como un intruso ratón de atarjea en el laboratorio, metiendo no sólo la nariz, sino hasta la cola, y haciéndose fluorecente; sirviéndonos, invaluablemente, para establecer la relación causal por variaciones concomitantes.  Nos obligó a hacer ajustes, pero que afinaron los resultados, que de otro modo hubieran quedado con un carácter muy generalizado.

 

Luego pasaremos a una exposición tética acerca de las causas e implicaciones de lo obtenido, particularmente por cuanto a las modificaciones que tales afirmaciones enunciadas fueron teniendo, al pasar de una consideración hipotética absoluta e ingenua, a una caracterización de la realidad más verídica y objetiva, y cómo ello implicó determinaciones en nuestro hacer geográfico teórico-práctico.

 

Finalmente, de todo ello, afirmamos la hipotéticas consecuencias para la ciencia de la Geografía en general, como en la caracterización de las generaciones actuales de geógrafos a partir de la comunidad de lectores de esta Revista; afirmaciones hipotéticas no en el aire, meramente especulativas, sino verificables en los hechos mismos del experimento.

 

*

 

Laboratorio Científico del s.XVII[___]  Protocolo.

[___]  Antecedentes.

[___]  Una Lucha por la Ciencia.

[___]  Consiguiente.

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
20 mayo 2012 7 20 /05 /mayo /2012 22:10

Editorial

 Goniometro.jpg

Goniómetro

 

Gonímetro.  Este no es un instrumento geográfico.  Evidentemente, mide ángulos: una propiedad del espacio; parece, pues, un Transportador de ángulos, es familiar del Astrolabio, del Cuadrante, del Sextante; pero es un instrumento que surgió de la observación de la cristalización de las gemas.  Fue inventado

 hacia fines del siglo XVIII por el cristalógrafo Arnauld Carnget (142-1806), quien comprobó la invariabilidad de los ángulos diedros entre los planos del cristal.  Sin embargo, en ese “se parece a…”, está toda la posibilidad, plenamente legítima, de los estudios por analogía, para el estudio de esa gema especial: la esfrágida de Ertóstenes, la zonalidad del espacio geográfico.

[Fuente: Del Río, Andres Manuel; Elementos de Orictognosia, 1795-1809: UNAM, Edición Facsimilar; México, 1992]

 

Si se le pregunta a cualquier estudiante de cualquier ciencia, qué estudia, éste no sólo responderá con cierta seguridad, sino con absoluta consistencia lógica.  Si se le pregunta a un estudiante de geografía qué estudia, hoy, por lo menos, ya responde con cierta seguridad…, aun cuando con absoluta inconsistencia lógica.

 

¿Qué estudia el geógrafo?: el espacio terrestre!  Pero a la subsiguiente pregunta lógica y natural de qué es ese “espacio geográfico o terrestre”, el geógrafo responde: 1) en el error lógico de la tautología, que es el “espacio socialmente construido” (si se suprime la tautología –por demás ya quince años repetida–, el espacio geográfico o terrestre resulta ser simplemente, “lo socialmente construido”); y 2) en el error lógico de la sustitución de tesis, suplanta el espacio en sus naturales propiedades físico-matemáticas, por el fenómeno sociológico que implica necesariamente estudiar “lo socialmente construido” (si se suprime la suplantación de tesis –error de tres lustros–, el espacio geográfico o terrestre, es simplemente el conjunto de propiedades y leyes espaciales de las cosas por cuanto a su estructura interna, como por sus conexiones externas; es decir, es simplemente el estudio de los estados de espacio).

 

Anuladas las inconsistencias lógicas, o dicho positivamente, el estudio del espacio geográfico en su plena consistencia lógica, ya no es ni el trabajo topográfico o geodésico desligado de “lo geográfico”, ni ese “espacio vacío de los geómetras” de que hablaba Paul Claval; sino la esfrágida en la determinación de las propiedades de los estados de espacio, sujetos a las leyes geográficas de la zonalidad, de la sectorialidad, o de coriolis, entre otras posibles consideraciones en las propiedades del espacio.

 

*

Geografía Teórica.

Filosofía de la Geografía.   2012 De los Fenómenos a los Estados de Espacio

 

[___]  De los Elementos, a los Estados de Espacio en Geografía.  Artículo, 2012.

 

 

Palacio de MineríaHistoria de la Geografía en México.

[___]  La Ciencia de la Modernidad en México: El Colegio de Minería, y la Geografía.  Monografía, 2012 (5/5)

  

Política, y Geopolítica. Primeros contingentes, 17;00 h

 

[___]  A un Año del Movimiento Social más Importante del México Actual.  Artículo, 2012.

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
13 mayo 2012 7 13 /05 /mayo /2012 22:10

Editorial

Esfragida-Triclinica.jpg 

La Orientación de la Estructura en una Esfrágida.

 

A diferencia de Eratóstenes e Hiparco que consideraban la esfrágida como un espacio bidimensional, su estructura tridimensional muestra un espacio de estructura triclínica en la que a,b,c son desiguales entre sí, pero, a la vez, a,b,g son, a su vez, desiguales entre sí, como diferentes a 90°; y donde d está determinada por el factor del efecto de coriolis.  En esa orientación, l1 y l2, son las longitudes geográficas de meridianos convergentes en el Polo, y perpendiculares en el j1 como un paralelo dado.

[Fuente: Hernández Iriberri, Luis Ignacio; "Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

La orientación de la estructura de red en una esfrágida, es la primer categoría compleja para entender un estado de espacio en su automovimiento, es decir, en su despliegue a partir de sus propias contradicciones internas.  En ello, la estructura de red se refiere a la forma del conjunto posible de conexiones en una relación física de un estado de espacio con otro, y la orientación de esa estructura preestablecerá las posibles cualidades de ese espacio de relaciones externas.

 

La esfrágida es la gema de estructura geométrica de acuerdo con la ley de la zonalidad planetaria, y no sólo dependiendo del radio de curvatura del elipsoide, sino de la ley de la distribución sectorial de los estados de espacio, como de la ley de coriolis, se dará una orientación que establece ciertas cualidades del espacio terrestre.  Y todo ello se deduce ahora de la categoría de relación en geografía; acerca de la cual tratamos en esta entrega.

 

*

Geografía Teórica.

Ícono Filosofía-copia-1

 

Filosofía de la Geografía.

[___]  El Concepto de Relación en Geografía.  Artículo, 2012.

 

 

 

 

Palacio de MineríaHistoria de la Geografía en México.

 [___]  La Ciencia Moderna en México: El Colegio de Minería, y la Geografía. Monografía, 2012 (4/5)

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
6 mayo 2012 7 06 /05 /mayo /2012 22:10

Editorial

  Historia-de-los-Mapas--Libros-de-Oro-del-Saber-1981.jpg

 

Si la historia de los mapas o historia de la cartografía es, en su esencia, la historia de la Geografía y la Geografía misma; y si la topografía es condición necesaria del hacer del mapa o levantamiento cartográfico; luego entonces, la topografía misma es parte metodológica, en ese hacer de los mapas, integrante de la Geografía.  Manuel Antonio Castro (1787-1854), el primer geógrafo de la vida institucional de esta ciencia en México, a sus 58 años de edad, fue geógrafo, literalmente dicho, porque quiso ser geógrafo.  Antes, desde 1809, se tituló como “Ing. Agrimensor de Tierras y Aguas”, lo que hoy conocemos sencillamente como Topógrafo.  Sólo una ciencia positivista que todo lo fragmenta para luego unirlo mecánicamente, produjo una separación entre la Topografía y la Geografía.  Sean estas palabras, a falta de la imagen propia de Manuel Antonio Castro.

[Fuente: Historia de los Mapas; Editorial Novaro, Libros de Oro del Saber, México 1981; Ilustración: Harry McNaught]

 

 

Únicamente el análisis marxista (ese que los conservadores de hoy leen a escondidas y llenos de prejuicios, pero con inevitable necesidad para poder entender la historia), permite hacer un examen de fondo de las circunstancias del pasado, y, en este caso, del origen de la Geografía en forma institucional en México, como de la, por demás, compleja caracterización de sus primeros estudiosos autorizados formalmente como profesionales de ello.

 

No los individuos, y mucho menos el Colegio de Minería como primera institución de la ciencia moderna en México, podrían ser ajenos ni entenderse al margen de las circunstancias históricas  de cada momento, como, a la vez, tampoco cada momento histórico de incipiente desarrollo del capitalismo en México, podría entenderse ajeno a un análisis de la dialéctica de las contradicciones en la lucha de clases sociales que marcan los derroteros del país.

 

Se puede leer, por ejemplo, la historia política y social narrada por Enrique Olavarría y Ferrari en su “México Independiente, 1821-1855”, de una intensa agitación, de un país en una total zozobra e inestabilidad sin fin; y se puede leer, aparte, la historia de la institucionalidad de la ciencia y en ello del desarrollo de la ciencia misma narrada por Santiago Ramírez en su “Datos para la Historia del Colegio de Minería” (1774-1867), como la existencia de un apacible oasis en el que todos, conservadores y liberales, convergen por igual, y en el cual apenas se deja sentir la turbulencia que le rodea, ambas partes a “valores entendidos”; apenas reflejada la inestabilidad política externa con el interminable intercambio de autoridades directivas del Colegio de Minería; de Joaquín Velázquez de León (nieto) a Blas Balcárcel, y de éste nuevamente al otro, para repetirse el acto una y otra vez, tantas veces las sucesiones en el poder político nacional ente conservadores y liberales, representativos de un capitalismo a rastras, que se niega a ser y revive una y otra vez añoranzas virreinales en intentos monárquico-imperiales; con Iturbide, con Bustamante, con Santa Anna, con Zuloaga, con Maximiliano; y la burguesía liberal, representante de un capitalismo progresista republicano, que buscaba la modernización científica, tecnológica y económica del país.  Y ambas partes, preocupadas por igual por mantener un paso constante y sostenido en la educación de los nuevos cuadros profesionales que la nación requería con urgencia para su desarrollo.

 

En esas oscilaciones y vaivenes políticos interminables, a su vez, la ciencia quedaba determinada.  Y todo ello ocurrió así, con una constancia que pareciera invariable en absoluto, pero con una notable y aparente “excepción”; incluso la más importante: a la vuelta de Santa Anna al poder con el apoyo de los conservadores en 1839, y conforme a su costumbre de solicitar licencia dejando a otro a cargo de la Presidencia, esta vez a Nicolás Bravo que adoptaba medidas liberales de gobierno (de manera semejante como ocurrió en 1833 con Valentín Gómez Farías, y momento en que se fundó la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística), los estudios de geografía no sólo no se minimizan o desaparecen como solía ser bajo cada régimen conservador, sino, antes al contrario, es en esa alrevezada ocasión, en 1843, que se fundan los estudios profesionales institucionales de la Geografía en México.

 

A dos años de ello, un Ingeniero Agrimensor de Tierra y Aguas titulado en ello desde 1898; del cual, infortunadamente desconocemos su efigie y demás datos biográficos; que había sido profesor de matemáticas, primero Subdirector y luego Director de Instrucción Pública en el Tercer Establecimiento, de Física y Matemáticas (como a raíz de los cambios producidos por la Independencia de España, se le asignó al Colegio de Minería; y de donde deducimos su posición liberal), a sus 58 años de edad, solicitó ser examinado en los estudios correspondientes a la carrera de Geografía, otorgándosele, en consecuencia a su disertación, la “autorización para ejercer la profesión de geógrafo” (Santiago Ramírez).  Tal personaje que quiso ser geógrafo, fue Manuel Antonio Castro (1787-1854), y lo fue, convirtiéndose en el primer geógrafo institucional en México, en 1845.

 

*

Geografía Teórica.

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía de la Geografía:

 

[___]  ¿En Qué Consiste (o Ha de Consistir), el Conocimiento Teórico Profundo del Geógrafo?  Artículo, 2012 (2/2).

 

 

 

Palacio de MineríaHistoria de la Geografía en México:

 [___]  La Ciencia Moderna en México: El Colegio de Minería, y la Geografía. Monografía, 2012 (3/5).

 

Geografía Aplicada.

  [___]  (Investigación en receso).

 

 

Geografía Operativa.  Ex-Libris Invertido

 

 

[___]  La Geografía Operativa en el Siglo XXI en México.  Artículo, 2012.

 

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
29 abril 2012 7 29 /04 /abril /2012 22:10

Editorial

 

 El-Continumm

El proceso histórico del pensamiento científico-geográfico, se ha elevado del estudio de los fenómenos concretos (cada uno de los cuales es estudiado por otras ciencias, generándose una contradicción teórica en le hacer geográfico; Emmanuel de Martonne, 1913)…

 

  hettner-alrededores-de-zipaquira-90a

al estudio de las propiedades cada vez más abstractas de éstos; primero de las unidades morfológicas, o fisiográficas (geoformas o topoformas), intentando abstraer o separar su estudio como un objeto propiamente geográfico; es decir, espacial; del fenómeno objeto de estudio de otras ciencias; siendo una abstracción insuficiente dada la relación causal de su estudio, idéntica a la del fenómeno como tal (Alfred Hettner, 1927)…

 

 Elementos, JCMN, 1995

transitándose así de las unidades morfológicas o geoformas separando de ellas las relaciones causales, a los Elementos, pretendiendo estudiar en ellos condiciones y relaciones distintas (A.M Riábchikov-Carlos Sáenz de la Calzada, 1976-José Martínez Nava, 1995)…

 

 

 

Estados-de-Espacio-y-sus-Transferencias.jpg

para, simultáneamente a la propuesta de los Elementos, considerarse una separación mayor de propiedades o abstracción superior, el estudio ahora, de los fenómenos hechos geoformas, y estas tratadas en calidad de los Elementos; en el concepto de estados de espacio (Luis Ignacio Hernández Iriberri, idea desarrollada entre 1980 y 2012).

 

 

En esta última propuesta, los estados de espacio son el espacio como tal, considerado en las propiedades de sí mismo, y en donde las relaciones causales entre los mismos se refieren a las transferencias de propiedades espaciales.

 

Así, de las relaciones causales entre los fenómenos, dadas las propias leyes de éstos, se obtiene el conocimiento nuevo de un fenómeno más; o de las relaciones causales entre las geoformas, dadas las leyes de los fenómenos que forman su sustrato, generan el conocimiento nuevo de una geoforma más; como de las relaciones causales entre los Elementos que, a su vez, dadas las leyes del sustrato portador, dan “mezclas proporcionadas” de los mismos Elementos.  Sin embargo, dada la categoría de estado de espacio, consistente la misma en una gran abstracción en la que se prescinde de las propiedades y leyes de los fenómenos y sus sustratos portadores, para tratarlos en términos exclusivamente de su propiedades y leyes espaciales, de ello lo que deriva no es más que conocimiento nuevo acerca del espacio mismo.

 

*

Geografía Teórica.

La Geografía, BarabinoFilosofía de la Geografía:

 

[___]  ¿En Qué Consiste (o Ha de Consistir), el Conocimiento Teórico Profundo del Geógrafo?  Artículo, 2012 (1/2).

 

Palacio de MineríaHistoria de la Geografía en México:

[___]  La Ciencia Moderna en México: el Colegio de Minería y la Geografía.  Monografía, 2012 (2/5).

 

Geografía Aplicada.

Modelo de Kepler

 

 [___]  La Metodología de la Investigación en Geografía Aplicada, Desde…: Aplicando el Método Científico de la Modernidad.  Investigación, 2012 (15/…)

 

 

 

 

 

Geografía Operativa.

Análisis de Costos de Operación

 

[___]  La Geografía Operativa del Siglo XIX en México.  Artículo, 2012.

 

 

 

Filosofía.

Karl Marx (1818-1883)

 

[___]  Comentario al, Prólogo a la Primera Edición Alemana del Primer Tomo de El Capital.  Artículo, 2012.

 

 

 

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo
22 abril 2012 7 22 /04 /abril /2012 22:10

Editorial

 Palacio de Minería

El Palacio de Minería.  El resultado de las Reformas Borbonas de Carlos III, impulsadas con la burocracia virreinal a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII, y que buscaban la modernización del Imperio Español haciéndolo transitar lentamente, resistiendo a ello su naturaleza monárquica, al capitalismo, fue, indirectamente, la independencia de América, y con ello, el naciente capitalismo en México, con una “ciencia conservadora” (una ciencia al servicio de los intereses aún virreinales de la clase social enriquecida con las extracciones de la plata), fomentada en el Colegio de Minería, hasta 1867.

 

El Colegio de Minería inicia sus actividades en enero de 1792, y de esa fecha a 1802, en su plan de estudios se imparten los cursos de Geografía (con un contenido en los conocimientos de geodesia, cosmografía y geognosia, denominación ésta última, referida en aquel entonces a los conocimientos naturalistas en general, que hoy ubicamos en las Relaciones Geográficas); y de Delineación (o Cartografía, como el dibujo de planos arquitectónicos para la minería y mapas).  Ese lapso constituyó la primera etapa de la vida del Colegio de Minería, y en ella, del desarrollo de la Geografía en su forma ya de cursos académicos institucionalizados.  Esos dos cursos, didácticamente separados, establecen la enseñanza de la Geografía, no como un conocimiento de cultura general, sino como saber de apoyo directo a los trabajos de minería, tanto con el levantamiento cartográfico del real de minas en su superficie, como del conocimiento del sitio en todos sus recursos, que el Estado necesitaba conocer, y lo cual iba haciendo paulatinamente.

 

Una reestructuración del Colegio en 1802, abrió la segunda etapa, la cual abarcó el lapso hasta 1843.  Se inició el período con el establecimiento de varias Instrucciones para los disertantes, que habrían de sustentar sus prácticas de minería, siendo la primera instrucción, la condición del levantamiento cartográfico del real de minas, y su geognosis; explicándose los requisitos y procedimientos para ello.  Estas Instrucciones formalizan la función esencial de los conocimientos geográficos en la exploración minera, lo cual es de esencial importancia a considerar, pues, con ello, la Geografía adquiere una real importancia y significado en ese momento; como en cualquier otro momento histórico; siempre que sea un conocimiento implicado lo más directamente al proceso económico de producción.

 

La tercera etapa del Colegio de Minería y la Geografía en él, comprendió de 1843, hasta el fin del Colegio en 1867.  En 1843 tiene lugar una nueva reestructuración del Colegio de Minería, y en ella, la fundación de los estudios de Geografía como una más de las carreras impartidas en dicha institución*.  Nacían así, los estudios profesionales de esta ciencia en la vida institucional en México.

 

De 1843 a 1867, pasando por la invasión norteamericana, el gobierno de Comonfort, el golpe de Estado de Zuloaga y la intervención francesa, los estudios de geografía tuvieron altos y bajos; desapareciendo por un tiempo dentro del gobierno usurpador del conservadurista Zuloaga, y reapareciendo a la Restauración de la República liberal con Juárez; para volver a excluirse durante el espurio Imperio de Maximiliano, volviendo a establecerse al triunfo de la República con los liberales en 1867; sólo que esta vez, desapareciendo finalmente el Colegio de Minería, tras lo cual, la Geografía reaparece incluso como una nueva carrera en la ahora nueva Escuela Especial de Ingeniería de la Universidad Nacional (la suplió al Colegio de Minería), con la denominación de “Ingeniería en Geografía e Hidrografía”, ad hoc a las necesidades económico-sociales de su tiempo, y que durará hasta los años veinte del siglo pasado, desapareciendo difusamente.

 

*

 

Geografía Teórica.

Filosofía de la Geografía:

Escenografia.jpg

 

[___]  La Geografía y la Escenografía.  Artículo, 2012.

 

 

 

 

Historia de la Geografía en México:

Palacio de Minería

 

[___]  La Ciencia Moderna en México: El Colegio de Minería y la Geografía.  Monografía, 2012 (1/5).

 

Geografía Aplicada.

Amanalco parte Central

 

[___]  La Metodología de la Investigación en Geografía Aplicada, Desde…: Pendiente y MovimientoInvestigación, 2012 (14).

 

 

 Geografía Operativa.

Trabajos Científicos Sobre el Valle de México, Joaquín V

 

[___]  La Geografía Operativa en el Siglo XVIII en México.  Artículo, 2012.

 

 

 

 

  

Filosofía.

Karl Marx (1818-1883)

 

[___]  Cometario a la, Contribución a la Economía Política, 1859; Artículo, 2012 (2/2).

 



*        En la fuente de origen de todos estos datos: Ramírez, Santiago; Datos para la Historia del Colegio de Minería; Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería (SEFI), México, 1982; de la redacción se origina una ambigüedad en la que se puede interpretar que se crearon dos carreras, la de Geografía y la de Naturalista, pero pudiéndose entender como una sola carrera, como: “Geografía y Naturalista”, y por el contenido de las cursos, nos inclinamos a pensar que esta era la real denominación de la carrera.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo