Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:04

Editorial 

  thumbnail01

Espacio Geográfico en Función del Campo Magnético.  Vista longitudinal del espacio geográfico sobre la línea de la eclíptica, observado en función de la geometría dada por las líneas del campo magnético.

[Fuente: Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA); http://nasa.gov]

 

<<¡Bha, eso es física!, o, en el mejor de los casos, es geofísica, ¡pero cómo que la geografía estudiando el vacío!; eso, además, es positivismo>>.

 

Y a cada punto de eso no podemos responder en este Blog, sino…, ¡pues claro que es física!, ésta estudia esas propiedades del espacio en general; y ¡también es geofísica!, ésta estudia esas propiedades físicas generales en función de la masa terrestre y otros atributos, como su campo magnético.  Más aún, en ello hay contenido algo de cosmología y astrofísica (el vínculo de la Tierra con el Universo); pero es que, precisamente, todo ello tiene que ver justo con el espacio en cada una de sus facetas particulares…, tal como ya hace tiempo descubrimos que la geografía también contribuye a ello en un aspecto particular.


Las distintas facetas de ese objeto de estudio altamente complejo que ha sido el espacio, son observadas lo mismo por la filosofía, las matemáticas, la astrofísica, la física, la geofísica, y la geografía (unas por los conocimientos generales, otras por los vínculos de éste a la Tierra), y cada ciencia trata con un aspecto de ese mismo objeto de estudio; de modo que lo esencial a destacar en cuanto al estudio geográfico del espacio, no son en sí astrofísicas, físicas, ni geofísicas; acaso la matemática aplicada al estudio de su geometría o geodesia proyectada, pero, exactamente, ni eso; sino lo que esencialmente hay que entender, es no sólo qué estudia la geografía del espacio, sino la manera en que se llegó a ello, lo cual es fundamento de ese estudio.


Y, en primer lugar, es necesario destacar que ello ha sido, como consecuencia de un proceso histórico objetivo de búsqueda, de aproximaciones sucesivas a un objeto de estudio en el cual, aquellas ciencias básicas han tenido problemas para abordarlo y definirlo.

 

Llegar a la definición del espacio terrestre como el objeto de estudio de la geografía, no ha sido, en consecuencia, algo que saliese d la cabeza de nadie y se le impusiese a la realidad objetiva, ni acto fortuito, ni producto de la casual genialidad de nadie; sino de un prolongado esfuerzo histórico y colectivo que ha ocupado las mentes de esta ciencia a lo largo de la historia…; nosotros sólo estamos cosechando, haciendo abstracción y generalización,, y sintetizando todo ello.

 

*

Geografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (3/4).

[   ]  Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico” en la Red.  Artículo, 2011 (2/5).


Política, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México: la Inexorable Condición de Necesidad de una Sexta Lección..  Ensayo, 2011 (7/8).

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:03

Editorial

  Espacio-Geografico-Natural--Voyager.jpg

Espacio Geográfico Natural.  Más allá de un hiperplano de una noción tridimensional dada no sólo por una superficie esférica, sino por la definición de altura a partir de esa superficie y una vaga idea de volumen, está el verdadero espacio geográfico o espacio terrestre tridimensional, en un volumen de 320,000 km de radio, aparecido por primera vez en su totalidad en una imagen real, enviada por las naves Voyager.  La Luna (esquina superior izquierda), a 384,000 km de distancia de la Tierra, hace la referencia delimitadora del espacio terrestre.

[Fuente: Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA); http://nasa.gov]

 

La geografía del pasado, la que ve en dirección hacia el siglo XIX, esa que habla del espacio geográfico o terrestre en una noción en el idealismo filosófico, enteramente subjetivista, de un “espacio humanizado”, o del “espacio como una construcción social”, y que en el mejor de los casos de su objetividad apenas reconoce vagamente el hiperplano de la superficie terrestre, ya no es ni necesaria, ni útil para el nuevo Colón, para las nuevas hazañas magallánicas de una geografía que ha de ver al futuro, en dirección al siglo XXI; y ésta, que por su parte habla del espacio geográfico objetivo, dado por la realidad de su naturaleza independientemente de toda voluntad individual o deseo social.

 

La verdadera geografía científica, ha sido siempre, no sólo la que va en consonancia con los tiempos, sino que los adelanta y ofrece previsiones respecto de su objeto de estudio, como es el caso de Anaximandro, de Eratóstenes e Hiparco, de Crates, de Ptolomeo, de Cosmas, de Toscanelli y Behaim, de Vespucio, de Mercator, de Sanson y Flamsted, de Bauche y Alzate, de De la Blache, De Martonne, de Hettner, de Riábchikov, de Sáenz de la Calzada y José Martínez Nava…, que aportan y ofrecen impulsos que hacen avanzar al conocimiento geográfico.

 

Un par de naves viajeras (las Voyager I y II) en las que va el ser humano que quiere ir, volteando hacia atrás, nos mostrado la sobrecogedora imagen del espacio terrestre 8y contiguo, el espacio lunar), en la inmensidad del espacio cósmico.  ¿Qué es lo existente entre esos dos cuerpos?, ¡qué les mantiene unidos?, ¿qué les repele?; ¿campos, densidad de vacío, curvatura de espacio, el límite de Rochd, los puntos de Lagrange, el “viento solar”…, y, a saber, cuántas mas “Antillias” y “Terras Ignotas” con sus terribles “barreras de arrecifes” y “atolones” cósmicos.

 

Asunto no del geógrafo de hoy, sino del geógrafo del futuro.  Y cómo habrá de cambiar esa geografía, nuestra común realidad social; cómo ese conocimiento impulsará un nuevo ordenamiento del espacio mundano.

 

*

001 2500 ane Tablilla de Barro. BabiloniaGeografía Teórica.

[   ]  Comentario a, O. Spiridónov, constantes físicas Universales.  Artículo, 2011 (2/4).


[... Dos Años Después: el Concepto de “Espacio Geográfico" en la Red.  Artículo, 2011 (1/5). 

 

 

De la Guerra, Clausewitz (Ícono)Política, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado de la reacción Imperialista con victoriano Huerta.  Ensayo, 2011 (6/).

 


 

 


 

Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:02

Editorial

Curvatura-del-Espacio.JPG 

Una Misteriosa Fuerza.  Hasta mediados de los años ochenta, se consideraba que la fuerza de gravitación, a manera de un monopolo, era siempre y unívocamente, de atracción; a diferencia, por ejemplo, de lo que ocurre en el átomo o en general conforme a las leyes esenciales de la dialéctica de la naturaleza.  No obstante, desde 1665 hasta nuestros días, la gravitación sigue siendo una fuerza misteriosa.

[Fuente: Siridónov, O; Constantes Físicas Universales; Editorial MIR, Col. Física al Alcance de Todos; Moscú, en ruso, 1984; en español, 1986]

 

En medio del desastre, no podemos, no obstante, dejar de pensar en lo nuestro, en eso por lo que realmente somos; y el empezar por nuestra parte la nueva etapa de investigación del espacio geográfico; de inmediato nos encontramos con algo muy interesante (a lo que no nos referiremos de momento por lo inacabado de las ideas, e incluso quizá ya esto nos lo llevemos a la tumba; primero, por lo inacabado, y segundo, porque, aun cuando a todos interesa, a todos les es indiferente; y si acaso lo compartiremos como proceso de investigación con no sólo los interesados, sino con quienes hagan la diferencia ética), que nos llevó a remitirnos al estudio del breviario de divulgación de la ciencia “Constantes Físicas Universales”, de O. Spiridónov (1986), del cual publicamos ahora, aquí, un comentario.

 

Por otra parte, continuamos con la segunda parte del artículo de filosofía sobre la equiparación de Dios al hombre, y con un fascículo más acerca de los golpes de Estado en México.

 

*

  

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2 Geografía Teórica.

 [   ] Comentario a, O. Spiridónov, Constantes Físicas Universales.  Artículo, 2011 (1/).

 

 

 

 

 Ícono Filosofía-copia-1

 

       Filosofía.

          [   ]  Equiparación de Dios al Ser Humano: Mixtificación de Materialismo Humanista (2/2).

 

 

 

De la Guerra, Clausewitz (Ícono) 

       Política, y Geopolítica.

          [   ]   Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado del Conservadurismo de Zuloaga-Comonfort, 1857 (5/). 

 

 

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 01:01

Editorial.

 

Creación de Adán (Negativo) 

Alegoría de Adán con la Idea de su Creación por Dios.  Del mural: Creación de Adán, por Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina.  La teomorfización de humano, o la antropomorfización de Dios.  Forma del ser humano para comprender el mundo, que, conforme es entendido científicamente y éste hace conciencia de sí  en él , no sólo va prescindiendo del Dios exterior a él (en el paso del panteísmo al deísmo), sino que acaba negándolo (ateísmo); para, finalmente, reconocerse él, internamente, como Dios mismo.  Dios metafísico, sobrenatural, ha sido una creación del pensamiento humano, para, por último, verse el ser humano realizado en Dios terreno.

[Fuente: “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

 

Se acumulan las cosas, personales y sociales, y se va perdiendo la inercia respecto de un aspecto, que no obstante de interés, es objeto de una indiferencia equivalente, para que empiece a adquirir impulso otro aspecto, en el que la realidad concreta nos crea su propia obligatoriedad moral.

 

En el centro, con una enorme importancia, está ahora el análisis de la situación social, tanto en México como en el mundo, dado ya el evidente derrumbe de orden capitalista y todo lo que está implicando, y un compromiso de análisis que asumir como propio, como un deber intelectual y moral, que como tal, es frente a la sociedad, pero que realizamos independientemente del interés de ese reconocimiento.

 

A reserva de disponer –si es que alguna vez logramos volver a disponer– ya no nada más de tiempo para poder reflexionar con detenimiento, sino principalmente  de fondos económicos  y de la tecnología para centrarnos en lo que es el objeto esencial de este Blog, exponemos ahora algunos artículos de reflexión política y filosófica, que no nos implica el trabajo  de investigación, que sí nos requiere la reflexión geográfica.

 

En la reflexión geográfica, lo esencial que deseábamos rescatar, ha sido expuesto.  En adelante hemos dicho, los geógrafos del futuro, esos que necesariamente  habrán de disponer de los fundamentos de la dialéctica materialista y la solidez en los conocimientos físco-matemáticos, podrán, siendo estrictamente objetivos en el análisis del espacio terrestre, desarrollar la teoría que a nosotros ya nos ha sido posible.

 

De momento –si esta situación ha de ser tan sólo un momento–, como podamos, como en esta ocasión, iremos insertando artículos de reflexión filosófica, literatura y política, sobre temas esencialmente contemporáneos, y en la medida que podamos, incluiremos algún trabajo geográfico.

 

*

Eje del Mal, 2001 G. BushPolítica, y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México.  Golpe de Estado del Santaanismo, 1853.  Ensayo, 2011 (4/).

 

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

[   ]  Equiparación de Dios al Ser Humano: Mixtificación del Materialismo Humanista.  Ensayo, 2011 (1/).

 

 

 

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:59

Editorial

Espejos-Magicos.jpg 

Espejos Mágicos.  El espacio y la Tierra; el cielo y el agua; lo divino y lo humano; el Maestro y el discípulo; el hombre y la mujer…

[Fuente: Hernández Iriberri, Luis Ignacio; “Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

Un buen día del año 2001, hace una década, me presentaban a una joven mujer, y a la vista, quedé profundamente grabado de su imagen, de toda ella; que a poco iría conociendo con ligero detalle, pero lo suficiente, como para ir admirando cada vez más la integralidad de su belleza en infinitamente más que su pura imagen.

 

El ser, mi ser, por su ser mismo, guardaba una relación moral concreta delicada para con ella; pero el ser, aunada a su circunstancia, hacían abiertamente una relación moral en un estricto acto moral ético, es decir, con plena conciencia de su deber ser, que sólo en abstracto podría ser en ella en plenitud, como el ser-otro.

 

Y en abstracto, por siempre, desde entonces, ella ha sido ese mi ser-otro como espejo mágico; ese necesario nutriente del espíritu para poder vivir, en los ensueños de una vida dilatada.

 

La última vez que casualmente nos vimos (por cierto, en un momento circunstancialmente maravilloso), fue en 2007; han transcurrido cuatro años, y entonces su presencia sólo se me ha tenido que revelar en las artes del Demiurgo: en intentos de novela corta, de narrativa, de poesía; como único recurso para poder apropiarme de ella como mi alter ego, en el que me hago un ser humano real.

 

Antes, había sido arrojado al basurero cual una lata de cerveza maltrecha; un recipiente, un continente, algo que resguarda; pero símbolo a su vez, de la barbarie masculina y del vicio.  De ahí la necesidad de ella como mi ser-otro que me rescata del basurero y da una utilidad a ese maltrecho recipiente, que, estéticamente, con exquisita feminidad, lo convierte en florero, siendo ella la flor.

 

Así nació el poema Espejos Mágicos, con el que hoy en una fecha especial, me regalo.  Por un lado pongo a mi vista la horrenda disección del poema, ya par demostrarme el cumplimiento con las reglas del protogeómetra, o bien para autoengañarme en mi ignorancia literaria.  Valga como intensión.  Y, por otro, expongo al goce estético a la conjugación de la vista y oído interno, el poema.

 

Y, por supuesto, en esto de los asuntos platónicos, las cosas son eminentemente unívocas y unilaterales.

 

*

L iteratura capitularLiteratura.

 [   ]Espejos Mágicos.  Poema,

 [   ]Horrenda Disección de un Poema.  Artículo,

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:58

Editorial

  Ouroboro.JPG

Ouroboro. El tiempo cíclico en la cosmología mítica hindú.  A su vez, la hegeliana afirmación a partir de la negación en su representación cerrada.  Cabeza y cola de Ouroboro son, al final, afirmación y negación; punto de encuentro y de afirmación, ya de la metafísica sobre la ciencia; ya de la ciencia, la dialéctica materialista física, sobre la dialéctica metafísica.

[Fuente: Atlas Universal de Filosofía; Editorial Océano; México, 2004]

 

La idea de la evolución en ciclos como reflejo objetivo de la realidad objetiva, es tan fuerte, que aún su desarrollo lineal progresivo se representa como una espiral en donde tales ciclos son y no son al mismo tiempo; donde el ciclo se cierra y no; donde Ouroboro nos engaña en la perspectiva desde la cual la miramos; y no sólo no amenaza con extinguirse a sí misma, sino que ella sólo crece al infinito.

 

La cosmología mítica hindú es sólo otra forma de expresar la dialéctica de Dios-Ser Humano, que finalmente se expresa a su vez en la dialéctica de la vanidad y la necesidad, en la condición moral inexorable de ser, ya de Dios, ya del ser humano, como la forma más general y abstracta  de las relaciones morales entre los seres humanos mismos, a manera de su realización social humana.

 

*

Política, y Geopolítica.

Mapa DInámico Geopolítica del [   ]  Golpes de Estado en México, Lecciones de Historia para una Sospecha: Golpe de Estado de Anastasio Bustamante, 1829 (3/).

 

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

[   ]  Una Curiosa Demostración de la Existencia de Dios, pero, al Final, la Objetivamente Verdadera.  Ensayo, 2011 (3/3).

 

 

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:57

Editorial

 Dios Geómetra

“En una Biblia de 1250, el Dios protogeómetra ordena los elementos del mundo utilizando un compás”

[Fuente: Atlas Universal de Filosofía; Editorial Océano; México, 2004; p.205]

 

Uno de los principales argumentos de la demostración de la existencia de Dios, es precisamente el de la armonía y perfección del mundo: <<La armonía es manifestación de Dios/ La perfección del mundo es armonía/ Luego, la perfección del mundo es manifestación de Dios>>, lo cual puede demostrar con rigurosidad lógica formal (por la mera estructura correcta del pensamiento), pero que no corresponde a la lógica dialéctica, dado que sus premisas no se deducen objetivamente.

 

*

Geopolítica del Nuevo Orden MundialPolítica y Geopolítica.

[   ]  Golpes de Estado en México: Lecciones de Historia para una Sospecha.  Golpe de Estado de Agustín de Iturbide, 1822 (2/).

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

[   ]  Una Curiosa Demostración de la Existencia de Dios, pero, al Final, la Objetivamente Verdadera.  Ensayo, 2011 (2/3).

 

 

 

 

"Espacio Geográfico"

y su autorr: Luis Ignacio Hernández Iriberri.

felicita a

la Dra. Mª Teresa Gutierrez de McGrgor,

por el otorgamiento

Doctor Honoris Causa

por la Universidad Nacional Autónoma de México.

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:56

Editorial

 Algo-Ameno-e-Interesante.jpg

Algo Ameno e Interesante Acerca del "Espacio..."  Abramos una nueva etapa de esta historia con una amena e interesante anécdota sobre el concepto de espacio.

[Fuente: "Espacio Geográfíco", Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografíco.over-blog.es/]

 

 

Preparar esta revista redactando artículos desde un ciber, lo es en las condiciones más difíciles e inimaginables (algún día quizá describamos la experiencia); la incomodidades y disponibilidad tecnológica no permiten un trabajo detenido, rico en inserción de artículos e imágenes haciéndole arreglos aquí y allá.  Por lo contrario, las condiciones nos exigen rapidez y brevedad; esa eficiencia para que lo poco que se puede hacer , incluso se haga bien y lo más completa en un sola vez.

 

Ello nos movió a la redacción de una anécdota de fácil descripción, a propósito de saludar a la que, necesariamente, ha de ser la nueva generación de geógrafos, no sólo por ser sabedores ahora de los fundamentos teóricos que le son indispensables para el conocimiento del espacio geográfico (la física-matemática), sino por sus conocimientos de la necesidad del método científico (hipotético-deductivo, galileano-kepleriano y baconiano-cartesiano), del que debe echar mano para hacer una geografía científica; sino por su conciencia ya, ahora, de la necesidad de su integridad moral, en una ética profesional claramente entendida, en la realización profesional en la reciprocidad del trabajo colectivo de una comunidad con clara conciencia de su condición de sujeto histórico.

 

De ahí que esta vez insertemos acompañando a esta anécdota, un artículo de filosofía brevemente seriado, que no queremos dejar más tiempo rezagado, pues es necesario antecedente para poder entender otros documentos más no sólo de la misma filosofía, sino incluso de literatura, los cuales deseamos ver publicados por sentir ese desafío y la sensación de que quizá algo se aporte en ello a partir de nuestro intelecto, fundado en algo que hoy ya no hay, y lo que se llega a mencionar vinculado a ello, no pocas veces resulta un embuste para distorsionarlo: el pensamiento marxista en la dialéctica materialista (una de cuyas principales deformaciones ocurre precisamente en esa “posmodernidad” del llamado “neomarxismo”).

 

El tema a tratar en dicho artículo de filosofía es de lo más complejo, no por sí mismo, sino dado que involucra prejuicios y pasiones, de antemano negadas con la razón y fundados sólo en el acto de fe, en la pura creencia, y que hemos titulado: “Una Curiosa Demostración de la Existencia de Dios, pero al Final, la Objetivamente Verdadera”.

 

Es decir, la demostración de la existencia de Dios con fundamentos propios del ateismo, de lo que lo niega, y curiosamente, no por denostar contra el ateísmo, sino para hacer ver su dialéctica razón…; compleja situación dialéctica en un artículo quizá de no fácil lectura, pero necesaria

 

*

Brújula GnomónicaGeografía Teórica .

[   ]  Una Anécdota Amena e Interesante Sobre el “Espacio…”.

 

 

 

 

Geopolítica del Eje del Mal[   ]Golpes de Estado en México: Lecciones de Historia para una Sospecha  Introducción (1/).

 

 

 

 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.   

[   ]  Una Curiosa Demostración de la Existencia de Dios, pero, al Final, la Objetivamente Verdadera.  Ensayo, 2011 (1/3).

 

 

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:55

Editorial

 Alfred Hettner (1859-1941) 

Alfred Hettner (1859-1941).  Uno de los primeros geógrafos de carrera europeos, logró sintentizar las aisladas propiedades historicamente dadas del espacio, en el concepto de espacio mismo como objeto de estudio de la Geografía.

[Fuente: "Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografíco.over-blog.es/]

 

Haciendo aquí una reflexión muy personal, abstrayéndonos del lector mismo, ya podemos decir que ahora tenemos más que claro, que no escribimos para el presente.  Hemos intuido desde siempre, que no exponíamos nuestras ideas para nuestro tiempo; pero no habíamos hecho conciencia de lo absoluto de ello, como que quedaba un fino rayo de luz que hacía relativo tal sentir.

 

Sin que nos lo propusiéramos, descubrimos indirectamente tal condición absoluta de que todo cuanto hemos pensado y dicho, es únicamente para el futuro.  Esa es la explicación que le damos a esa contradicción, que más que de la sociología de la ciencia, es de la eticidad de la ciencia, de un caso muy particular de aquella, por la cual un lector sistemático, vivamente interesado en lo que exponemos, resulta, a su vez, absolutamente indiferente a que eso que le causa interés, pueda o no seguir siendo expuesto.  En esa condición, lo que aquí lee, es una curiosidad circunstancial, mero accidente; una absoluta contingencia.  De ahí que al hecho intelectual aquí expuesto, no le corresponda el acto moral de colaborar en su sustento.

 

Lo que necesariamente se tiene que deducir de ello, es que no se está entendiendo nada.  Que todo esto suena sólo así, “interesante”, pero a la vez, una extravagancia que no se comprende.  Lo sabíamos, pero no podíamos aceptar que fuese tan absoluto.

 

Pero he aquí que, si no se entiende en su esencia, ello es, simplemente, porque no existen las condiciones intelectuales dadas para ello.  Y bien visto, no podía ser sino así; el geógrafo que ha de apropiarse del futuro, habrá de tener un sólido y consistente aparato teórico, formado en la geometría, y fundado en la dialéctica materialista; de ahí que, por tales carencias, ya lo intuyéramos desde siempre.  El lector interesado en lo que aquí se expone, tiene apenas algunos elementos espontáneos para, con ellos, sólo alcanzar a atisbar  algo del futuro.  De un futuro que irremediablemente se le escapa, al que no pertenece.  Su futuro, así, no es más de lo que hoy es su presente, pero, para entonces, en abierto choque con la realidad, desfasado; y hoy ya anacrónico, para entonces total y absolutamente obsoleto.  Sociología de la ciencia en su esencia.

 

De igual modo, inversa o recíprocamente, nuestro lector de hoy, es sólo absolutamente contingente, puede ser o no, no se hace ninguna diferencia.  Ahora tenemos la conciencia absoluta, de que no es para él –prácticamente incluso ni en términos relativos– que escribimos y exponemos estas ideas. (por definición, no lo puede ser para quien es así de indiferente a ello); sino para un lector y estudioso de la verdadera geografía científica del futuro, sin que podamos precisar en qué tiempo exacto, más allá de traducirlo en forma de disponer de ese aparato teórico físico-matemático, fundado en la filosofía dialéctico materialista.

 

Para ese geógrafo que está por ser, ya no para el de hoy que en realidad no lo es (no lo es, no sabe que no lo es, y en general, no quiere saber si lo es o no, es indiferente a ello; pero peor aún, cree y dice serlo; ante tal oscuridad, nada hay ya qué hacer); es que ahora hemos de escribir y exponer, en la medida que ello nos sea posible y hasta donde podamos

 

Para ese geógrafo que está por ser, es que, entonces, dejamos aquí, en esta Edición Especial, aquello a lo que nos comprometimos publicando lo que nos habíamos reservado como materiales para los suscriptores; esto es, un material esencial para entender esa geografía del futuro: La Geografía en Alfred Hettner, 1927.

 

Entre estos materiales reservados están muchos otros, pero todos los cuales que restan, tienen en común el contener una gran cantidad de mapas, gráficas e ilustraciones que requieren escanearse, y para lo que  -quizá por ahora– no disponemos ni del recurso técnico ni económico.

 

*

 

 

Tránsito; Pedro C. SánchezGeografía Teórica.

 

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (1/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (2/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (3/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (4/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (5/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (6/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (7/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (8/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (9/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (10/10).

 


Compartir este post
Repost0
10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:54

Editorial

 Memoria-IX-CNG-Tomo-II--1983.jpg

Memoria del IX Congreso Nacional de Geografía, Tomo II, México, 1983.  Fuente documental en la cual se registra nuestra ponencia: "Fundamento de la Teoría del Conocimiento Geográfico" (pp.573-602), en la cual planteamos por primera vez en México a la Geografía como ciencia del estudio del espacio.  Habíamos alcanzado ya desde ahí la abstracción del concepto de los "estados de espacio", no sólo como una generalización mayor al concepto de los Elementos, sino como categoría fundamental del vacuum.

[Fuente: "Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografico.over-blog.es/]

 

Con esta edición llegamos al final de nuestro autocompromiso moral, de ética profesional, por entregar a la comunidad, ahora internacional, de geógrafos, la producción intelectual en que hemos desarrollado nuestra propuesta de la Geografía como ciencia del estudio del espacio, que por primera vez expusimos en nuestra ponencia al IX Congreso Nacional de Geografía, México, 1983, e inmediatamente después en nuestra Tesis de Licenciatura en Geografía.

 

Hemos hecho ello, en el contexto mismo del análisis materialista dialéctico de la historia de esta ciencia, a partir de cuya interpretación generalizamos dicho planteamiento teórico.  A partir de mediados de los años noventa y por quince años, este planteamiento, institucionalmente, fue usurpado, distorsionándolo, sin que, al no poder publicar, pudiésemos hacer nada.  Luego, entre 2009 y 2011 al poder publicar ya a través de este Blog, lo recuperamos públicamente, y le hemos dado su sentido original de forma y contenido, por demás creativo, desarrollándolo desde el punto en que, involuntariamente lo habíamos dejado hacia 1995, desatendiendo su trabajo dada la aguda crisis económico-social de ese año.

 

Cuando volvimos a sus apuntes, hubieron dos hechos notables: 1) revisando los conceptos de “espacio geográfico” en la Red, vimos las consecuencias de esos quince años de distorsión, y lo que implica el corregir el hecho; y 2) el que el desarrollo teórico del concepto de espacio, a la luz de los avances de las ciencias, había alcanzado ya lo que hipotetizábamos años antes, pero que entonces resultaba osado: el espacio existía como el vacío; en aquel entonces, afirmación en contra de las mismas consideraciones del materialismo dialéctico, y aún en la física del continuum de la relatividad einsteniana; pero que para fines de los años noventa a principios de los dos mil, resultó algo ya aceptado; y ello fue enormemente importante, pues significó un salto a una nueva etapa del desarrollo de la teoría del espacio en general, y de su interpretación en la teoría del espacio geográfico en particular.  Nos dio la confianza para poder afirmar más categóricamente, lo que, a su vez, ello impulsaba al mismo planteamiento teórico.

 

En el proceso, lo que iniciamos haciendo todo de manera desinteresada, por el simple placer estético de compartirlo, en un momento dado, apremiado ya por los fondos económicos, consideramos legítimo ofrecerlo como trabajo profesional a cambio de algún ingreso por ciertos documento.  Lo extraordinariamente importante, es que no hubo respuesta a pesar del interés sistemático de un buen número de lectores.  Nos atormentaba reservarnos mercantilmente alguna información, cuando lo ético-estético estaba en ofrecerlo desinteresadamente; pero no encontrábamos más solución que la justificación de un trabajo profesional que bien debe, incluso particularmente en este sistema económico-social, ser remunerativo; y en ese sentido esperábamos la comprensión del lector, al que no agredimos con la inserción de propaganda comercial en nuestra Revista, sin obtener, no obstante, prácticamente ninguna respuesta significativa.

 

Luego ocurrió algo trágico: un inesperado relámpago nos dañó nuestro equipo con pérdida total; pero esa experiencia nos resolvió lo que nos atormentaba, pues nos dimos cuenta que dada esta situación, bastaba apelar al acto moral; y decidimos ya no reservar más información con carácter mercantil, ofreciéndolo todo, esperando el apoyo del lector para recuperar el equipo; y sin embargo, transcurrieron dos meses en la situación más desconcertante: el no poder explicarnos cómo es que a un vivo interés de consulta sistemática, podía corresponder exactamente lo opuesto, en una indiferencia absoluta por la suerte de esta Revista.  Quede ahí pues, este testimonio para el estudioso de la sociología de la ciencia, particularmente en esto de las “comunidades <<científicas>>”.

 

Ya no sólo es la pérdida del recurso técnico y la falta total de fondos económicos personales para poder continuar con la elaboración sistemática dedicada de esta Revista como lo hemos venido haciendo; ahora hay algo más, no sólo más sutil, sino incluso más esencial; a lo que ya no nos referiremos, por lo menos ahora,; pero creemos que quizá se sobreentienda.

 

Esta es pues, la última edición sistemática o regular.  Continuaremos, irregularmente, hasta donde lleguemos, hasta donde podamos.  Gracias a todos, el vivo interés sistemático mostrado ha sido suficiente para obtener de ello la satisfacción profesional de una exquisita realización social humana; es decir, de sabernos seres humanos socialmente reales.

 

*

 

 

Brújula GnomónicaGeografía Teórica.

  q  El Vacuum, y la Dialéctica de los Estados de Espaci; la Geografía en Luis Ignacio Hernández Iriberri,1983.  Artículo, 2011.

 

 

 La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (4-8) [Publicación de los fascículos reservados] :

 

q  La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (4/8)

q  La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (5/8) 

q  La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (6/8)

q  La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (7/8)

q  La Geografía como Ciencia.  Ensayo, 2011 (8/8)

 


Compartir este post
Repost0