Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

9 septiembre 2012 7 09 /09 /septiembre /2012 22:05

Editorial

Dirigible-de-Dupuy-de-Lome.jpg 

Dirigible de Dupuy de Lome.  A diferencia del Globo Aerostático que navegaba al garete según las corrientes aéreas, este nuevo globo aerostático modificado en forma aerodinámica y propulsado, ya podía responder a un mando en su dirección (de ahí su nombre).  Lo que el Globo Aerostático en “océano atmosférico” fue a la rústica Balsa del océano marino, el dirigible lo fue ya al Velero.

Hacia mediados de 2011 recibimos un amable correo invitándosenos a participar en una publicación de una de las facultades de la geografía “oficial” institucional, ciertamente con un origen más abierto y progresista, en donde ya desde los años ochenta se impulsó el hacer de una nueva geografía en un contexto espacista.

 

Respondimos positivamente aclarando que no podíamos dejar de ser críticos al orden de cosas, aún sin saber cuál sería el real contenido de nuestro artículo, pero que apuntaba a una situación obligada de crítica, tanto más, que el tema era la Función Social de la Geografía.  No hubo objeciones y se ratificó la invitación.  Elaboramos el documento y lo entregamos en tiempo y forma.

 

En la Convocatoria se anticipaba un proceso de revisión y correcciones y una fecha final de aprobación.  Nunca más, en los términos de la Convocatoria, volvimos a tener conocimiento del proceso.  Concluimos, necesariamente, que se había rechazado (y no nos extrañaba), era la única y más lógica explicación.

 

Tres meses después de entregado el escrito, ya le teníamos adecuaciones que lo superaban, pero dejamos pasar.  Seis meses después, por fin, recibimos un correo notificándosenos que el documento estaba en imprenta, pero que las imágenes (un par de gráficas que acompañaban al artículo), tenían un problema técnico y era necesario reponerlas.  Así lo hicimos, y continuó el proceso.  Indirectamente pudimos entender que el problema no respondía a nuestra paranoia de “proscripción” en el supuesto rechazo del trabajo.

 

Han transcurrido seis meses más, y va ya un año de aquello, y superando nuestra paranoia, queremos creer que ya se ha publicado.  Nos habíamos reservado el duplicar su publicación en nuestro Blog, por no “sabotear” la edición institucional; pero cuando nosotros pudimos haberlo publicado a la semana siguiente, y a los tres meses ya le teníamos observaciones que lo superaban, a ese paso (más aún si no se ha publicado todavía), ya podremos ver operar la constante cosmológica en le colapso del Universo, de modo que, no duplicar su publicación ahora que estamos aprovechando para sacar documentos atrasados, significa tanto como no avanzar conforme lo demanda y posibilitan los tiempos.

 

*

Ícono Educación (enlace)Sociología de la Geografía.


[___]  La Geografía: su Contribución a la Previsión Científica, y al Progreso y Desarrollo Social.  Ensayo, 2011 (1/3).


 Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.

 

[___]Ética: La Teoría de la Moral, en los Fundamentos de la Dialéctica Materialista.  El Acto Moral.  (3/12) 

 

 

Respuestas a "Post":

 

[___]  Cuestionamiento Geográfico en la Contradicción Esencial de la Geografía, de un Navegante de este "Espacio...". (1/3).

 

[___ Cuestionamiento Político Acerca de "Ellos Son 132", de un Navegante del Espaco Geográfico (1/...). 

 


 

Compartir este post
Repost0
2 septiembre 2012 7 02 /09 /septiembre /2012 22:05

Edición Especial

 Aldrin-fotografiado-por-Armstron-en-el-Modulo-Lunar--1969.jpg

El Módulo Lunar “Águila” posado sobre la superficie lunar el 20 de julio de 1969, en una fotografía tomada por Neil Armstrong a Edwin Aldrin.

 

En realidad, los primeros en ir a la Luna en una semana orbitándola diez veces, aun cuando sin descender en ella, fueron Frank Broman, James Lovell, y William Anders, en el Apolo 8 en diciembre 21 de 1968.  Fue entonces cuando se tomó la primera fotografía de la Tierra sobre el horizonte lunar.


 Primera-fotografia-de-la-Tierra-desde-la-Luna--Apolo-8--19.jpg

Primera fotografía de la Tierra vista desde la Luna al empezar a orbitarla.

[Fuente: NASA]

 

Pero el 20 de julio de 1969, pasada la media noche, veíamos por el receptor de televisión cómo se realizaba, por fin, el primer alunizaje.

 

Luego de la navegación por el espacio geográfico iniciada el 16 de julio de 1969, durante cuatro días, en ese momento vista desde la Tierra en su fase de Cuarto Creciente, rumbo a la Luna, Neil Armstrong, Edwin (Buzz) Aldrin, y Michael Collins, arribaron a nuestro Satélite permaneciendo un día sobre su superficie; y los dos inicialmente mencionados en ese orden, fueron los primeros humanos en pisar el “Nuevo Mundo”, en tanto que el tercero permanecía a la espera en órbita lunar.

 

Armstrong-fotografiando-a-Aldrin--Apolo-11--1969.jpg

Extraordinaria toma de Armstrong al pie del Módulo Lunar reflejado en el visor de Aldrin al tomarle esa fotografía.

 

Desde la Luna, a 384,000 km de distancia de la Tierra, mirando al cielo, fueron los primeros seres humanos en observar el espacio geográfico casi de conjunto, casi en su plena totalidad (quedaba oculto en su parte posterior a la Tierra); en lo esencial, por primera vez, el espacio geográfico se convertía en un objeto de observación “desde fuera”.  Para el caso, imaginad un Globo Terráqueo de unos 30 cm de diámetro; a esa escala, un modelo de la Luna de casi unos 10 cm de diámetro, la tendremos que colocar a casi 10 m de distancia (9.60 m).  En esa proporción, el ser humano es menos que un microbio (5/10,000 cm); pero pensante, científico-técnico, que adquiere la capacidad para viajar por ese espacio de casi diez metros en el lapso de cuatro días.

 

Primera fotografía de la Tierra tomada desde la Luna al emerger el Apolo 8 en su primera órbita detrás de la ésta.  Geográficamente, la primera fotografía del espacio geográfico visto “desde fuera”.

 

Apenas un día atrás, habían alcanzado los límites del espacio terrestre y se adentraban en el ámbito del espacio lunar, habían cruzado la frontera entre los campos gravitacionales de ambos astros a unos 320,000 km.  A partir de ahí, volver a la Tierra ya no dependía de un control orbital gravitatorio en torno a ésta, sino, por entero, de la fuerza de propulsión independiente de su nave y la capacidad de tripulación,  Al volver al “Viejo Mundo”, esa fuerza de propulsión artificial fue lo que el descubrimiento de la Corriente del Golfo y los Vientos del Oeste más allá de los 30° de latitud, para Cristóbal Colón.

 

Pensada esta reflexión desde la geografía teórica, cuando por 15 segundos se vio ascender el Apolo 11 hasta alcanzar los 168 km de altura llegando a la ionosfera, físicamente puede decirse que había vencido la fuerza de gravedad terrestre; pero geográficamente, bien puede decirse, siguiendo la propuesta de Einstein, que lo que hasta ahí habían logrado, era vencer la cima del mayor grado de curvatura del espacio geográfico.  A partir de ahí, se deslizaban ya suavemente cada vez en la extensión de una menor curvatura del espacio terrestre, hasta que, de pronto, sobrepasaron una divisoria en donde se perdía la continuidad de la curvatura del espacio terrestre, para empezar a “caer” deslizándose ahora en la curvatura del espacio lunar.

 

Lo que dominaba a la vista de ese espacio terrestre era, casi en su totalidad (unos 313,500 km en distancia lineal a la Tierra), la composición exclusivamente del vacío…; ciertamente un vació relativo.  Apenas un lustro atrás, con el lanzamiento de los primeros satélites artificiales Pioner-I y II, se había descubierto que en el espacio terrestre por el que se navegarían ahora, inevitablemente tendrían que cruzar por dos zonas de un fenómeno invisible: dos capas, una de protones y otra de electrones de alta energía; que incluso hicieron dudar del éxito de los viajes, superándose la duda con la misión del Apolo 8; eran los llamados Cinturones de Van Allen en la estructura próxima del campo magnético terrestre (la ionosfera).

 

magnetosphere

 

Lo que parecía un vació absoluto, no lo era tanto.  Más lejanamente había riesgos semejantes y aún peores (después se supo que, en efecto, los había: explosiones solares, radiación cósmica excedente, rompimiento de las líneas del campo magnético).

 

Volvieron a la suave pendiente de la extensa curvatura del espacio geográfico y poco a poco se precipitaron en el pozo de su masa discreta, cayendo en el Océano Pacífico Norte conforme a lo preestablecido, de donde fueron rescatados.  Terminó así, durando hasta hoy –cuarenta años después–, como la más grande hazaña de la humanidad de todos los tiempos.

 

Pero para ese acontecimiento histórico no hubo los nuevos geógrafos propios a la nueva exploración.  No estaban presentes los Waldseemüller, los Juan de la Cosa, los Diego Ribero, los Américo Vespucio de la nueva época…; más aún, cuarenta años después, sigue sin haberlos…; y peor todavía, los geógrafos de hoy –más allá de quienes exponemos estas ideas– se consideran ajenos a todo ello.  Perdidos en una inacabable “moda de modelos” de geografía aplicada en el campo de los fenómenos físicos, biológicos o económicos, en donde no sólo no se está consciente de estar trabajando con modelos analógicos de los que luego debe abstraerse para enriquecer la teoría geográfica con esa experiencia (de la que el geógrafo actual es el que menos sabe de ella); sino donde acaba creyendo que eso, un modelo analógico empírico –como lo hiciera ver David Harvey desde 1969–, es “La Geografía”.  El atraso es ya descomunal.  Pero, por lo menos, no respecto de este Blog, que hoy aquí se identifica con la hazaña conmemorada al fallecimiento de Neil Armstrong, revalorándola en nuestra teoría geográfica propia, despidiendo al Colón de nuestro tiempo; con lo que hoy como un rasgo más, como cuando aquel se fue, se inicia una nueva época.

 

Y aprovechamos ahora para actualizar el Diccionario con conceptos que tenían esperando ya un año y no queríamos instalar hasta reestructurar el mismo, y hecho lo uno, ahora aprovechamos, para, por lo menos con diez conceptos, hacer lo otro.

 

 

Tripulacion-del-Apolo-11--1969.jpg 

La tripulación del Apolo 11, con la que, en representación de la humanidad, ésta alcanzó el sueño de llegar a la Luna.

 

*

 Diccionario.

 

[___]  Calor.

[___]  Carga Espacial.

[___]  Cero Absoluto.

[___]  Cinturones de Radiación de Van Allen.

[___]  Constante de Gravitación.

[___]  Constante de Inducción.

[___]  Constante Solar.

[___]  Distancia.

[___]  Efecto de Latitud Geomagnética.

[___]  Efecto Magnetocalórico.

 

Compartir este post
Repost0
26 agosto 2012 7 26 /08 /agosto /2012 22:05

Editorial


Globo-de-Charles-y-Robert--1783.jpg

Globo de Charles y Robert, 1783.

 

Globo Aerostático.  El portugués Bartolomeo de Guzmán, en Brasil, el 8 de agosto de 1709, es el primer aeronauta de la historia.  Y apenas recientemente en marzo de 1999, Bernard Piccard y Brian Jones, dan la vuelta al mundo sin escalas en el lapso de casi 20 días, recorriendo 46,759 km en el Breiting Orbiter III.

 

*

 

Como quizá el lector que siga este Blog lo haya percibido, ha habido un viraje drástico en él impuesto por los hecho objetivos, de los que, a duras penas (luego de tres años de estarnos actualizando y empezando a producir lo nuevo), hemos estado haciendo consciencia.

 

Esos hechos pasan desapercibidos para el geógrafo que actualmente se está formando, o para el que sólo enseña, reproduce y hace la geografía que, ni manera de evitarlo, a su vez le han enseñado, misma que así venía reproducida de tiempo atrás, y así se hacía…, pero sin entender (ni interesarse), en razón alguna de ello.  Dichos cambios se suscitan a la vista de todos, pero a ello y a su importancia son ajenos todos aquellos que, en una formación profesional mediocre, desconocen la historia de la ciencia, y en particular, la historia misma de la ciencia que dicen profesar (y nos referimos al desconocimiento de una historia meramente narrativa, ya no digamos una historia crítica).  En consecuencia, no tienen manera de reconocer su momento histórico.

 

En la Revista Electrónica de Geografía Teórica, “Espacio Geográfico”, estamos haciendo ahora un desarrollo teórico de la “Teoría del Espacio Geográfico” (curioso juego de palabras que se hace involuntariamente, pero que expresa la esencia de lo lógico de las cosas); que justamente empezó con la historia que se narra en este artículo; en tanto que el Blog como tal, lo hemos dejado para lo histórico.

 

Los hechos del cambio drástico nos desbordan, y provocan que artículos que teníamos para publicar hace tiempo, se queden en espera, haciéndose cada vez más “fuera de tiempo” su publicación.

 

De ahí que, puestos en lo histórico (categoría que en la dialéctica materialista, la metodología marxista, se refiere, a su vez, a lo secundario), recuperemos ahora uno de esos artículos: Miscellaneus Geographicorum, el cual redactamos cuando todavía debatíamos en un “diálogo unívoco-monólogo reflexivo”, con una “geografía fenomenista”, cuando que era ya un fantasma.

 

El artículo no está por demás, en todo caso, contribuirá a explicar al geógrafo posmodernista en la línea de la “geografía literaria”, el por qué abandonaron la pretensión de una “geografía fenomenista”, insustentable en el método de la ciencia.

 

*

Miscelánea (conacyemhidalgo.wordpress)Filosofía de la Geografía:

 

[___]  Miscellaneus Geographicorum.


 

Ícono Filosofía-copia-1Filosofía.


[___]  Ética: la Teoría de la Moral Desde la Dialéctica Materialista.  El Ser humano y la Dignidad.  (2/12)

 

Compartir este post
Repost0
19 agosto 2012 7 19 /08 /agosto /2012 22:05

Editorial

 

Navegacion.jpg

Al Oriente por la Ruta de Occidente

 

*

 

La importancia de hacer un mapa: la capacidad de abstracción del lugar concreto, y esa capacidad de abstracción es, pues, la capacidad de ubicación espacial.

 

En él se dan un conjunto de propiedades espaciales: de distancia, la forma o manera en que las cosas están distribuidas; esa forma, es la forma del lugar, y ésta se determina por la situación de las cosas, en principio, unas con respecto a otras, entre otras propiedades cada vez de mayor grado de abstracción: de localización y distribución, constituyendo en sí mismo un sistema de referencia físico; que, en su relación de proporción entre esas distancias gráficas y las distancias reales, da la noción de escala, etc.

 

Al mismo tiempo ello constituye regularidades del comportamiento de un fenómeno especial: el espacio terrestre, y esas regularidades se constituyen como leyes, así sean empíricamente dadas, que rigen tal fenómeno especial.

 

Todo ello –decimos en este artículo– es reflejo objetivo de una faceta de la realidad objetiva: el espacio terrestre; y si bien pudieran hacerse adecuaciones convencionales (subjetiva, o de percepción del espacio), son leyes que determinan objetivamente las propiedades del espacio. Entenderlo así, implica la necesidad de la formación del geógrafo en el método científico.

 

Hay una gran cantidad de mapas de todo tipo, mapas temáticos que son la expresión de los conocimientos de cada ciencia con un auxilio de los conocimientos geográficos; es decir, es la expresión de un fenómeno o conjunto de fenómenos tratados como tales.

 

Eso es de lo que históricamente ha tratado la Geografía; hoy todo ello son bases para el análisis espacial de los estados de espacio (algo que está en desarrollo actualmente en nosotros).  Fue una larga noche de confusión, de imprecisión entre el siglo XIX en Europa, y el siglo XX sumándose a ello el de la geografía en México, en donde aún en el siglo XIX se conservó en su hacer cartográfico esencial.

 

La importancia, pues, de hacer un mapa, está en que mediante ello es que se comprende científicamente qué es la Geografía, sin embargo, los fundamentos teóricos de todo ello no han sido desarrollados consecuentemente, en mucho, a falta de la investigación en geografía teórica, la que apenas en medio de una enorme adversidad, nosotros hemos venido elaborando.

 

*

Carta-Topografica-CuernavacaFilosofía de la Geografía.

 

[_ _ ]  La Importancia Teórica de Hacer un Mapa.


 

Ícono Filosofía-copia-1 Filosofía.


[___]  Ética: la Teoría de la Moral Desde la Dialéctica Materialista.  Desmitificación de Confusiones.  (1/12).

 

 

 

 

 


 


Compartir este post
Repost0
14 agosto 2012 2 14 /08 /agosto /2012 20:23

Editorial

 

Carabela.jpg

La Carabela, en el momento histórico de Cristóbal Colón, una de los instrumentos más poderosos para la navegación y exploración del espacio geográfico.

 

*

 

Al geógrafo del futuro, por lo que el geógrafo históricamente es.  La conclusión es que, se hace necesaria la abstracción total; y es así el rompimiento último con una “geografía oficial” institucional que ya ni siquiera fenomenista es, en donde legítimamente aún se buscaba el fundamento científico, pero la cual ha quedado reducida a una “posmodernista geografía literaria”; esto es, de la simple narrativa “dialógica” de “los saberes” acerca de la Tierra.  Una “geografía” que renunciando a la ciencia y al método científico de la modernidad, se ubica a medio segmento entre la novela histórica o de ciencia-ficción en un extremo, y la divulgación de la ciencia en otro.  No es lo primero porque no recurre a lo fantástico; pero tampoco llega a ser lo segundo, porque no es geografía ni mucho menos ciencia, sino simplemente la narrativa o descripción de “los saberes” de las ciencias acerca de la Tierra.

 

El momento histórico es trascendente.  La “geografía fenomenista” (en lo formal, no en su práctica herética en la que dice estudiar el espacio y estudia cualquier otra cosa), ha desaparecido, y por dos vías: 1) por la del Auto de Fe (desde mediados de los años noventa), en donde se reconoció el “error del fenmenismo, y se aceptó la geografía como ciencia del estudio del espacio terrestre (no obstante en el plagio de ideas y usurpación de la teoría, ello, heréticamente se adecuó a modo, tan solo como el diorama del viejo fenomenismo); y 2) por la vía de la síntesis lógica (la cual hemos elaborado de fines de 2011 a principios de 2012), en la que en la abstracción y generalización de los fenómenos, primero en propiedades particulares y aisladas del espacio, luego en “unidades morfológicas” y en los Elementos, finalmente lo es en la categoría de estados de espacio.  Los fenómenos en tanto estados de espacio, subsumen así la premisa fenomenista en la tesis del espacio terrestre, para hacen de la geografía una ciencia del estudio de este en tanto las propiedades y leyes del mismo.

 

Esa adecuación a modo del concepto de espacio como el diorama del mundo de los fenómenos de la Tierra, es lo que ahora ha dado lugar a lo que denominamos como “geografía literaria”, solución acientífica en el “paradigma de los saberes” en la “posmodernidad”.

 

Con la “geografía fenomenista” manteníamos un “diálogo” (diálogo unívoco o monólogo reflexivo), porque de sus tesis no-antagónicas habría de derivar esa síntesis largamente buscada.  La “geografía literaria” en su acientificidad, representa una tesis antagónica.  Para quienes la practican, la “geografía” es “lo que ellos hacen”, y niegan la existencia misma de nuestra geografía, por excelencia espacista.  Para nosotros, la geografía es lo que objetivamente se ha venido descubriendo por una cadena de pensadores, abstrayendo, generalizando y haciendo síntesis a partir de la propia historia de esta ciencia; no hay en ella un saber dado, sino un incesante conocimiento por descubrir.  En aquel antagonismo, por lo contrario, no hay no sólo el posible “diálogo unívoco-monólogo reflexivo” (carece ya de sentido), no hay ya necesidad incluso, ni de reflexión acerca de su hacer.  Pero se antepone a la ciencia, y por ello es objeto necesario de toda crítica.

 

Como estudiosos del espacio no nace desde muy hondo una pasión por la simetría.  En 1979 participamos como ponente por primera vez en una Congreso Nacional de Geografía, en el IX Congreso; al volver al escenario geográfico en 2009, estaba ya tras el dintel el XIX Congreso Nacional de Geografía, y, evidentemente, en la simetría histórica, no nos pudimos sustraer.  De hecho nos queda en el vínculo con la vieja geografía institucional, ya pos facto a esta declaración de ruptura, el “participar” en los históricamente simétricos XX y XXI congresos (hasta donde nuestra voluntad pueda)…; luego, todo será, necesariamente, historia.

 

*

    1768 Mapa Alzate; Academia de Ciencias de ParísHistoria de la Geografia en México.

 

[_ _]  Conciencia del Momento Histórico de la Geografía en México (2/2).

 

 

Emblema del ComunismoGeopolítica.

 

[_ _]  La Ciencia Social, y la Predicción Científica Social en Marx.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
7 agosto 2012 2 07 /08 /agosto /2012 19:05

 

Editorial

Velero-Indicopleustes.jpg 

Indicopleustes, “El navegante del Índico”, y el Índico, la fuente más estimulante del conocimiento del espacio geográfico.

[Fuente: www.kortguiden.com]

 

*

 

El asunto de esencia en el momento del desarrollo histórico actual de la Geografía, particularmente en México, en este inicio de la segunda década del siglo XXI, está en que, por una parte, por la de la geografía “oficial” institucional, se tiene una “ciencia burguesa” de la geografía, es decir, al servicio del capital; que, dicho literalmente, ha caducado, es decir, se ha extinguido.  Ha dejado de autoreconocerse como tal, como ciencia, en tanto, finalmente, no pudo demostrarse en ella; ha renunciado al desentrañamiento del método de la ciencia de la modernidad ilustrada en esta disciplina de conocimientos, y se ha acogido al “paradigma de la “ciencia” de la posmodernidad”; esto es, al de "un saber" válido, en el cual, antes que pretender deducirse a la luz de la certidumbre del conocimiento vigente antecedente y de sus leyes, en el proceso del conocimiento verdadero, inversamente, se postula así, como “un saber” dado (que simplemente es como es y en sí mismo válido), del cual deviene el conocimiento geográfico mismo con un grado tanto mayor o menor de validez (sin importar el rigor de la verdad).

 

Ha renunciado, por lo tanto, en los hechos, a los principios de los criterios de la ciencia moderna y el conocimiento verdadero: se ha despojado del principio de objetividad, ese por el cual (sin confundirlo con “neutralidad”), desde cualquier posición teórica gnoseológica que se asuma, se reconoce la existencia de una realidad material formada por los objetos materiales fuera de nuestro pensamiento, y ha adoptado una posición puramente subjetiva (en la consideración exclusiva del sujeto, y en el convenio o consenso entre sujetos); ha dejado de lado el principio de causalidad en un determinismo riguroso, para enunciarse indeterminista, en donde la relación de causalidad es, o bien un hecho empírico de costumbre (Hume), o ya el traslado mecánico del principio de incertidumbre de Heisemberg en la física cuántica a la geografía, por el cual  se establece que de una partícula no puede saberse simultáneamente su posición y su movimiento; ha abjurado de la lógica (de la lógica formal aristotélica sobre las reglas de la estructura del pensamiento), por considerarla “un juego de palabras e ideas”, por demás, de un autor bastante antiguo; y de la lógica dialéctica con base en la cual se establece el conocimiento de la verdad, por no reconocer el pensamiento científico y marxista), para asumir, a su decir, “libre” y “creativamente” la “dialógica”, es decir, como un mero “arte comunicativo; rechaza la necesidad del experimento, bastándole el reconocimiento del medieval “método de autoridad”; y declara, agnósticamente, en consecuencia, la imposibilidad de la previsión científica.
   

  *

 

Océano Índico.Historia de la Geografía en México.

 

[___]  Conciencia del Momento Histórico del Desarrollo de la Geografía en México.  Artículo, 2012 (1/2)

 


Compartir este post
Repost0