Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:06

Categorías Geográficas y Propiedades-copia-2 El concepto de Metodología Geográfica

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http/espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 28 sep 09.


 

El concepto de Metodología Geográfica

 

                             Este es un aspecto muy interesante, me devuelve a esos años intensos de mi vida académica en el Colegio de Geografía, de la Facultad de Filosofía.  Desde un año antes de ingresar a la carrera, cuando ya había decidido ser geógrafo atraído por la diversidad del conocimiento, toda mi atención se centró, justo, en el problema de la metodología del conocimiento geográfico; y ello me ocupó durante todos mis estudios.  La razón es simple: es resolver qué hace un geógrafo, y cómo lo hace; es decir, acerca de qué obtiene un conocimiento nuevo, y cómo lo obtiene.

 

                             La palabra “método”, en griego quiere decir, simplemente, “camino a seguir”, y en este caso, se refiere al “camino científico”; y, en consecuencia, de lo que se trata al preguntarse uno tal cosa, es, sencillamente, de aprender a caminar a la luz del conocimiento acumulado y en la certeza de las leyes objetivas del conocimiento como reflejo de la realidad objetiva.

 

                              La metodología geográfica, pues, no debemos esperarla tampoco producto de “geniales o arbitrarias ideas”; el método, el procedimiento para obtener el conocimiento cierto o verdadero acerca de la realidad objetiva, se desprende del objeto mismo de estudio (esto es, no podemos desentrañar el espacio terrestre en tanto objeto de estudio, con la leyes de la ecología o la sociedad, sino con sus propias categorías y leyes, que en esencia –hemos visto– son físico-matemáticas).

 

                              El método, y su estudio en la metodología, por más que consista en un camino de certidumbre y un conjunto de procedimiento rigurosos, no quiere decir, en lo absoluto, “receta”, una fórmula a seguir mecánicamente, por demás, inamovible.  El método, ciertamente es ese conjunto de procedimientos y rigurosos condicionantes, pero si algo le presupone en la investigación científica, es la creatividad; la creatividad justo con esas herramientas, como la creatividad de cualquier artista con sus propias técnicas rigurosas y sus herramientas especiales: la voz, un instrumento musical, la expresión corporal, la escritura del poema o la novela, la representación teatral, el pincel, el martillo y el cincel, et sig,  El arte, y con ello la técnica y la creatividad en la herramienta metodológica por excelencia del geógrafo, está en la elaboración cartográfica, en tanto la Carta Geográfica es justo esa representación abstracta del espacio terrestre, reflejo objetivo del espacio terrestre concreto (nosotros nos ocupamos mucho de ello cuando estudiantes, en relación con el protocolo de la ciencia en la sistematización del conocimiento; pero a la vez, el compañero José C. Martínez Nava se ocupó a tal punto del asunto, que su tesis de Licenciatura versó específicamente sobre ello, pero, en su caso, en el protocolo del método científico relativo a la metodología de la teoría del conocimiento; sobre lo cual abundaremos más adelante).

 

                               Así, carece de sentido lógico plantearse el problema de la metodología geográfica en la forma de su sistematización del conocimiento, sin antes plantearse el problema más general acerca del método científico, cuyo fundamento es, precisamente, la teoría del conocimiento.

 

                              Aquí tendremos que decir algo que por primera vez vamos a tener que decir; por treinta años lo habíamos omitido por el elemental respeto que debe uno que apenas está en el proceso de formación, hacia sus profesores, cualesquiera que sean.  Bajo la concepción de la “geografía de los profesores” –y ello es un concepto muy concreto que se refiere al papel que los Profesores Normalistas en México desempeñaron en la formación geográfica–; los cuales formados a su vez para la Educación Básica, al incursionar en la Educación Superior (un fenómeno que en México tiene una explicación muy específica), enfatizaron el carácter positivista de la Geografía; es decir, su carácter eminentemente empirista, descriptivista, y enciclopedista (donde la partícula “ista”, significa “doctrina de”, o “culto a”, cada una de esas cosas); esto es, en donde el concepto mismo de la ciencia se reducía a ello, porque el positivismo afirmaba que ello era la ciencia.  Más aún, donde la Geografía se entendía como una ciencia no-exacta, esto es, humanista o social (¿se va entendiendo por dónde anda el discurso de esos geógrafos fenomenistas?), y dado que otra característica fundamental en la definición de ciencia como conocimiento exacto por el positivismo, era su carácter matematicista, de donde, luego entonces, aceptar el contenido matemático en Geografía, sólo podía ser mediante una pretendida “mezcla de ciencias” (¿se entiende por qué se nos identifica por ahí?  No porque lo seamos, sino porque desde su marco teórico gnoseológico ahí se nos quiere poner).

 

                              Esa “geografía de los profesores”; la Geografía destinada a la Educación Básica y que en ese ámbito resultaba fundamental, expuesta de esa manera enciclopédica y divulgativa para la formación culta general de una población que a fines del siglo XIX y principios del siglo XX apenas sabía leer y escribir; al ser llevada al ámbito de la Educación Superior, tuvo por primer fin, la lógica misma del positivismo; pero inmediatamente después, el objetivo era preparar a los futuros geógrafos profesionales en esa misma línea, tal que justificaran a su vez la formación de los educadores; con la agravante de que el Colegio de Geografía de la UNAM, quedó convertido en una especie de “Normal Superior” a otro supuesto nivel.

 

                               Ello, con la lógica del Estado en una filosofía positivista, constituyó en cierto modo una necesidad social hasta fines de los años cincuenta.  Pero parte de la crisis gestada en la siguiente década de los años sesenta, fue también el rechazo que las generaciones de geógrafos no-normalistas de esos años, hicieron a su pretendida formación reducida a docentes (algunos de los cuales, profesionales laborando en distintas dependencias del Estado, tratamos ya como nuestros profesores; y con más delineamiento de lo que en realidad fue esa generación, como compañeros de trabajo, principalmente en la Industria Petrolera).  De viva voz de ellos conocimos los objetivos de la propuesta educativa que demandaban para sí, porque para ellos esa era su necesidad por el ámbito en que laboraban: formarse para satisfacer las necesidades, no de la educación, sino de la producción.  Nosotros fuimos la siguiente generación, y no sólo formamos parte inmediata de la misma necesidad, sino que a ello se sumó, en consecuencia, la necesidad de “reteorizar” el conocimiento geográfico.

 

                              Sin embargo, treinta años después, las nuevas generaciones aún necesitan la respuesta a qué es, primero, no la metodología geográfica, sino el método científico mismo, y luego cómo éste es llevado a través de los postulados, principios, leyes y categorías de la Geografía, al conocimiento de las propiedades de su objeto de estudio, el espacio terrestre.

 

                              Curiosamente, la próxima semana (lunes 28 de septiembre), con estudiantes de Administración de Empresas, inicio un curso titulado “Técnicas para el Proyecto de Investigación”.  Traídos sus apuntes a este Sitio, el mismo no será más nuestra respuesta a la clásica pretensión muy estudiantil, de un cursito más para acumular créditos, sino expuesto aquí, en la Red Internacional, conllevará el compromiso de aportar los elementos fundamentales del método científico (que ya veremos cómo lo resolvemos combinado para la Administración y la metodología de la Geografía).



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:05

1994 Hernández Iriberri, Luis Ignacio; Geografía BásicaLa importancia de los conceptos de Geografía.

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http/espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 24 sep 09.

 

 

La importancia de la conceptualización de la Geografía

(escrito de la manera en que se nos formuló la pregunta,

pero que bien se entiende como la importancia de conceptuar

la Geografía).

 

La categoría esencial del conocimiento geográfico, es el espacio.  Y el espacio; junto con el tiempo y el movimiento; es una noción vital para todo ser consciente, cuya condición primera de toda condición de su existencia, es saber dónde se está.  O, en otra forma dicho, dónde se localiza; cuál es su lugar; dónde se sitúa o ubica; y ese posicionamiento lo hará, primero, empíricamente por referencia física, considerando sus relaciones y conexiones con el mundo físico que le rodea; y de las regularidades de este, derivará la referencia de su posición con recursos cada vez más abstractos: por orientación sidérea; por orientación magnética; y por orientación geométrica; y cada vez tendrá una noción más clara de dónde se está.

 

Saber dónde se está, es condición fundamental para ganar en la conciencia de sí.  Empezar a saber qué o quién se es, comienza por determinar su lugar en el espacio.

 

Todo eso, con un sentido filosófico de lo primario; pero la importancia en la manera de conceptuar la Geografía desde el punto de vista de lo económico y social, tiene que ver con algo igualmente fundamental: comprender el significado –dicho en su forma contemporánea– de la Geografía como rama de las matemáticas, o de <<la Geografía como matemática aplicada>> (Hernández Iriberri); algo que en el origen de la Geografía moderna, allá por mediados del siglo XVII, se enunciaba como: <<la Geografía como matemática mixta>> (Kekerman-Varenio); lo cual fue interpretado por la geografía fenomenista como: <<la Geografía como mezcla de ciencias>> (Horacio Capel); que si bien literalmente entendido, también así puede interpretarse, en el fondo, esa “mezcla de ciencias” quiere verse como el fundamento de la Geografía entendida como “sistema de ciencias”, justificando su orden fenomenista de <<“ciencia” del estudio de las relaciones entre los fenómenos tanto naturales como sociales>>.

 

La manera de conceptuar a la Geografía como “matemática mixta”, o entendido ello como “rama de la matemática” (denominada Geografía) que vincula el conocimiento matemático al conocimiento del espacio terrestre, tiene una fundamental trascendencia.  Si la matemática en general puede entenderse como “un lenguaje”; resolver una propiedad del espacio tan básica como la distancia entre dos puntos, dicho en el lenguaje llano –y aquí recordamos con aprecio a nuestro maestro, el Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, que gustaba de exponer ejemplos semejantes al siguiente– lo expresaríamos como el que ello es una función de la superficie o área contigua a la distancia entre esos dos puntos, como resultado de la suma de las superficies o áreas cuyos lados formen un triángulo rectángulo con la distancia; o, dicho de otro modo, del plano cuadrado subtendido por dicha distancia, igual al valor de la suma de los cuadrados de las superficies o planos determinados por los catetos de la misma; que en el lenguaje matemático altamente abstracto, puede expresarse simplemente con el recurso pitagórico: c2 = a2 + b2, con lo que decimos exactamente lo mismo.

 

Así, en suma, podemos decir –de hecho lo tenemos dicho así desde nuestra tesis de Licenciatura y diversas ponencias a Simposios de Enseñanza de la Geografía y los Congresos Nacionales de Geografía IX a XI, desde principios de los años ochenta del siglo pasado–; que tenemos dos grandes maneras de conceptuar a la Geografía: 1) la de la geografía espacista (la del estudio de las propiedades del espacio, y la cual se expresa en el análisis cartográfico); y 2) la de la geografía fenomenista (la del estudio de las relaciones entre los fenómenos tanto naturales como sociales; la cual se expresa en el informe o historia, y la  estadística).

 

Y mientras la geografía espacista conceptualmente es una y la misma a lo largo de la historia (considerando los avances teóricos y metodológicos en el estudio del espacio); la geografía fenomenista, conceptualmente, ha ido adquiriendo diversas connotaciones: desde “ciencia del ecúmene”, a “ciencia de las relaciones entre los fenómenos”, “ciencia de la percepción”, “ciencia de la planeación geoeconómica regional”, “ciencia de la ecología humana”, “ciencia del espacio como constructo social”, et sig.

 

                              Ello no da lugar a dos geografías distintas, y mucho menos a múltiples geografías; efecto aparente a falta de la aceptación, hasta ahora, de la unidad teórico-metodológica de esta ciencia en la manera geográfico-espacista de conceptuarla.  Hay en todo ello una geografía única, expresándose en distintos niveles de esencialidad científica o divulgativa, o de generalización y abstracción teórica acerca de lo mismo: el estudio del espacio terrestre.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:04

2012 De los Fenómenos a los Estados de EspacioEl Espacio Geográfico

Análisis del espacio geográfico

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http/espacio-geografico.over-blog.es/,

Méxco, 24 sep 09.

 

Análisis del espacio geográfico

 

                              El análisis es parte del proceso del método científico de la modernidad.  “Analizar” (y esto lo pregunto mucho a los estudiantes lo mismo de Licenciatura que de Posgrado, y la respuesta no suele ser precisa y contundente, sino confundiéndose con categorías más generales como “estudiar” o “investigar”), significa simple pero de manera precisa: descomponer un todo en sus partes o elementos que le estructuran.  En este caso, por ese “todo”, estamos considerando el “espacio geográfico”.  Responder a qué es el análisis del espacio geográfico, es explicar, primero, su realidad y naturaleza; y segundo, las partes o elementos componentes.

 

La dificultad principal en la respuesta a esta pregunta, está en el primer aspecto: qué es el espacio geográfico.  Sin definir ello, cómo podríamos definir cuáles son sus elementos componentes.  Así, proceder deductivamente es una seria dificultad (particularmente para el geógrafo que lleva una buna cantidad de décadas prejuiciado con el pretendido estudio de los fenómenos); pero si para el caso procedemos inversamente, y en forma inductiva nos aproximamos a lo que el espacio geográfico puede ser, eso será a partir de postular primero, una serie de posibles elementos componentes.

 

De manera empírico-intuitiva, entendemos por espacio el lugar, ya en la abstracción de un punto, o bien como una referencia concreta dada por un conjunto de distancias entre ciertas cosas (o incluso, por decirlo así, entendiendo por esas cosas, entre otros ciertos lugares u otros ciertos puntos).  En consecuencia, encontramos ahí los primeros elementos: los lugares, y las distancias.  Analizar el espacio geográfico, consistirá, apoyados hasta aquí con esos dos elementos componentes, en considerar los lugares de la Tierra, y las distancias entre los lugares de la Tierra.

 

Y a partir de aquí, no hay límite.  Reflexiónese en las propiedades restantes involucradas...  Todo ello constituirá el análisis del espacio geográfico.  Y una cosa podemos empezar a concluir: lugar, distancia, punto, línea entre dos puntos, superficie de la distribución de un espacio o lugar, etc; nos expone que eso de los fenómenos naturales o sociales, que eso de “lo ecológico”, o la “construcción social del espacio”, no aparece aquí, en las consideraciones esenciales, por ningún lado.  Analizar el espacio geográfico, en su esencia, nada tiene que ver, en principio, ni con la naturaleza ni con la sociedad, ni ninguna suerte de “ecología humana” o cosa que se le parezca, pretendiéndose estudiar en sí misma.

 

Esas distancias entre los lugares implican, pues, distribuciones, conexiones, y ciertos tipos de relaciones; este es un concepto complejo en Geografía; pero por ahora sólo citemos aquí en paráfrasis a Santaló Carbonell: <<el concepto relación, implica la idea de una correspondencia entre los elementos de dos conjuntos>>.  Un caso particular de esas relaciones se dan en condiciones de relaciones de dependencia funcional.  Citando nuevamente a Carbonell: <<En una función, a cada elemento del conjunto A le corresponde exactamente un solo elemento del conjunto B>>; o dicho más “geográficamente”: <<en una relación funcional, a cada elemento de un lugar, le corresponde exactamente un solo elemento de otro lugar>>; y si los lugares no se ven sólo como sitios físicos concretos, sino como sitios en grados de abstracción en el análisis, entenderemos el valor del concepto, “la clase de los elementos del conjunto A”, en su relación con “la clase de los elementos del conjunto B”.  Con todo ello obtenemos estructuras particulares cada vez más complejas del espacio geográfico.

 

Y podemos seguir considerando la propiedad de simetría o asimetría del espacio; o en lo físico concreto la propiedad de isomorfismo, y en su abstracción el anamorfismo, y el análisis del espacio geográfico se nos irá al infinito, esperándonos en ello conocimientos insospechados.  Sobre de todo ello iremos hablando en este Blog.



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:02

Escher; Qué diferencia hay entre

“hechos” y “fenómenos” geográficos

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http/espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 17 sep 09.

 

 

Viejo, ingenuo, y agnosticista enunciado de una geografía propia de los profesores positivistas de fines del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX; hace mucho superada, desde los años setenta (o que así debería haber sido).  ¿Acaso puede haber una diferencia entre un “hecho” y un “fenómeno”?  Ninguna (ese es un artilugio propio de una Geografía con fundamento positivista ha mucho, superada); todo “hecho” constituye a la vez un “fenómeno”; todo “fenómeno” es, a la vez, un “hecho” en el mundo material.  La antigua geografía decimonónica de los profesores de Geografía de la Enseñanza Básica, los egresados de la Normal Superior, gustaban de elucubrar con ese “complejo” dilema, de un positivismo limitado a describir, y se preocupaba por considerar el “hecho” como lo estático; y el “fenómeno” como lo que se mueve.  Pero debemos preguntar:  ¿En verdad, aún esto se discute en las aulas universitarias en la enseñanza de la Geografía?!

 

Dejemos esas trivialidades atrás, lo único realmente importante de ello, es que aún se siga planteando, pues revela nuestro atraso científico en Geografía; y vayamos a lo realmente esencial.

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
17 septiembre 2009 4 17 /09 /septiembre /2009 08:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

¿Qué Busca el Buscador

que Navega Perdido en el Ciber-Espacio?:

el Espacio Geográfico

Introducción y Síntesis de Consultas

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http/espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 17 sep 09.

 

 

¿Qué busca el buscador que navega perdido en el ciber-espacio?: pues no otra cosa que esa ínsula extraña y lejana, y por ello exótica, el Espacio Geográfico, y de ello, ¡su teoría!  Cómo puede hacerse, si no imposiblemente, ninguna geografía ajena al fundamento teórico; y por lo tanto, ajena al fundamento científico; de su objeto de estudio.

 

Siguiendo las huellas del buscador, que sólo se ha adelantado en algunas cosas que aquí se han de tratar, esperamos que, perdido en el ciberespacio, navegue en círculo y vuelva sobre sus pasos por aquí: entonces encontrará lo que buscaba.

 

De las preguntas en las búsquedas que se nos han hecho llegar, evidentemente la que más destaca es, <<¿qué es el espacio geográfico?>>, planteado de “mil y un” maneras.  Daremos aquí una respuesta breve, pues en este Sitio de lo que esencialmente se trata es de eso, pero necesitamos hacerlo en orden y con los antecedentes y fundamentos ineludibles.

 

En todo caso, esta situación revela que a casi treinta años de haberlo planteado a partir de nuestra tesis de Licenciatura (1983), y en una diversidad de foros de la comunidad e geógrafos de México y América Latina; o de que a poco más de quince años de haber guardado silencio y dado un giro (1993), aún se formule esta pregunta.  La Geografía “institucional oficial”, que se pasó quince años negando nuestro planteamiento que únicamente ha sido reflejo objetivo de la realidad objetiva, y de ahí su fuerza; no sólo a lo erasmista –hemos dicho– final y subrepticiamente hizo suya nuestra propuesta reconociendo que, ciertamente, el objeto de estudio de la Geografía es el espacio terrestre; aun cuando con el error lógico de suplantación de tesis, refiriéndose a que ese espacio terrestre es el “ambiente ecológico” y por demás, el mismo, una “construcción social o humana”; sino, impunemente (por lo menos hasta antes de este Blog), elevó a grado de Lord al corsario compañero de la Universidad Autónoma de Chapingo, profesor egresado de la Escuela Normal Superior, Javier Castañeda (ahora destinado a quedar en el más oscuro Rincón de la historia), que, tergiversándola, se atrevió a hacerla pasar como suya, pues todo el tiempo omitió nuestra autoría en las ideas, a fin de que de él, la “oficialidad institucional” pudiese darla por aceptada; y éste, cual émulo de James Macpherson, el falso Ossian (pronúnciese Oisin, como el falso Luis Ignacio Hernández Iriberri), pretendió poner en nuestro pensamiento tales absurdos acerca del espacio geográfico.

 

Pero luego de tres lustros –y estas preguntas de una comunidad interesada en el tema y las definiciones en la Internet lo demuestran–, no fue capaz de ir más allá de donde nosotros la dejamos en nuestra tesis de Licenciatura, uno de cuyos ejemplares obsequiamos hace ya casi treinta años, de donde tomó todo.

 

Y esto último es de fundamental importancia hacerlo ver para entender no sólo nuestra propia historia de la Geografía, sin su desarrollo teórico.  Resumiendo las preguntas a su máxima expresión, respondamos –brevemente, ya habrá tiempo de ampliar– a la primera; que el sólo volverla a plantear aún en el pleno siglo XXI en marcha, muestra no sólo el estancamiento, sino la franca regresión, el retroceso; lo propio a una Geografía “institucional oficial” oscurantista: el ser esencialmente retrógrada.

 

Consultas:

 

1        Introducción y Síntesis de Consultas

2        Qué diferencia hay entre “Hechos y Fenómenos” geográficos

3        El pensamiento geográfico en Manuel Orozco y Berra

4        El Concepto de Metodología Geográfica

5        La importancia de los conceptos de Geografía

6        Análisis del espacio geográfico

7        Geografía y tecnología

8        Representación del espacio geográfico

9        Otro concepto para Geografía

10    Otras formas de decir “Espacio Geográfico”

11    Dimensión y escala

12    Espacio geográfico tridimensional

13    ¿Se puede hablar de un “espacio geográfico abierto”?

14    La definición de “Espacio Geográfico”

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:20

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010
 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (20/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 08 oct 09

 

 

Conclusión

 

El ejemplo del estudio, tiene un fundamento teórico-metodológico inherente a la definición de un sistema de conocimientos como ciencia, que guió el trabajo de análisis: una serie de postulados, principios, leyes y categorías específicamente dadas en la teoría del espacio; que hace tiempo hemos enunciado, desde nuestra tesis de Licenciatura, y que aún hoy en día se sigue nutriendo, como lo ha sido por los aportes de la geometría fractal aquí recogidos.  Nada de ello es posible en la Geografía que hemos denominado fenomenista, dada su preocupación por el estudio de los fenómenos en sí, y caracterizada como una “ciencia social de síntesis de un sistema de ciencias”.  Esa no es la Geografía per se, es únicamente, y con toda legitimidad, sólo la expresión divulgativa del conocimiento geográfico; que cuando llega a un alto grado de especialización en el uso de la metodología y el conocimiento causal del fenómeno, transgrede toda disciplina geográfica misma, transformándose, y muy débilmente, en la especialidad que tiene por objeto de estudio ese fenómeno.

 

Y todo ello tiene como punto de partida la definición que se haga del objeto de estudio: 1) ya como el espacio terrestre en una propiedad física de la naturaleza, en última instancia un fenómeno natural; o bien, 2) ya como el espacio terrestre en una propiedad humanizada y social del medio en que el ser humano vive, en última instancia, un fenómeno social.  En el primer caso nos encontramos con una definición objetivamente dada; pero en el segundo caso, a más de que se da una definición subjetivizada (el espacio sólo es, en tanto lugar social o humano), en ello se insertan dos errores lógicos formales: la metonimia, y la suplantación de tesis.

 

Todo esto, ya lo “decíamos ayer” apenas.  Hoy debemos dar ya el siguiente paso, simple y necesariamente, eliminando el error lógico.  Habrá quien se oponga, es natural y hasta bueno y correcto; habrá quien proscriba, es el oscurantismo de siempre; pero ante la fuerza de la verdad de la ciencia, acabarán nuevamente aceptando, y, sin remedio, adecuando otra vez todo a sus intereses; pero en algo habremos logrado un avance más, en el infinito proceso del conocimiento científico.

 

Ha habido, en los hechos, desafortunadamente al no darnos los créditos merecidos y correspondientes cuando había manera suficiente dada la reseña de trabajos nuestros mencionada (pero así hubiese sido mencionando sólo nuestro nombre), y desde hace ya veinte años, quien se ha abrogado en los hechos la paternidad de todo este planteamiento de la Geografía como ciencia del espacio terrestre; pero de ahí nunca ha salido nada más que lo que estaba ya en nuestra tesis de Licenciatura, y desde otros diez años atrás.  En esos últimos veinte años, no tuvimos la oportunidad de ahora; pero como ya citábamos a Ovidio en alguna entrega de las partes seriadas de este ensayo: quod fecit quisque tuetur opus (cada uno defiende la obra que realizó); no obstante nos haya llevado tanto tiempo al no haber tenido posibilidades (quizá la expectativa deseada y esperada por la otra parte, haya sido que ese tiempo que se estaba dando forzadamente, contra nuestra voluntad, hubiese sido eterno).  En articulo aparte (ya que esta serie ha sido sólo del concepto de “espacio geográfico” dado en la red), demos ahora nuestra propia definición de “espacio geográfico”, y en adelante, trabajemos con ello.
_______________
 

Bibliografía

 

Bosque Sendra, Dr. Joaquín; Novedades en el uso de un SIG para el estudio de problemas sociales; http://www.geograficos.com.ar/noticias/1105informe bosque.htm ; Argentina, julio, 2009.

De la Puente Fernández, Leonor; Open Course Ware; http://ocw.universia.net/ es/areas/98/geografia-fisica/tags/1746/espacio-geografico/, España, julio, 2009.

Hypergeo; Evolución de las Entidades Geográficas; http://www.hypergeo.eu/ spip.php?article405; EU, julio, 2009.

Macías Herrera, Prof. Gilberto; Actividades del Mes, http://degeografiayotrascosas. wordpress.com/actividades-del-mes/. México, julio, 2009

Mora, Felipe; Perfil del Autor;  http://felipemorageo.blogspot.com/; Chile, julio, 2009.

Morales Zepeda, Dr. Francisco; http://redesinstitucionales.blogspot.com/2008/02/ redes-institucionales-y-espacio.html, México, julio, 2009.

Naumis, Gerardo G; Los fractales: una nueva geometría para describir el espacio geográfico, http://www.fisica.unam.mx/~naumis/index_archivos/fractales. htm , México, julio, 2009.

Pesce, Prof. Lic. Fernando; Las Múltiples Epistemologías en las Prácticas de la Enseñanza de las Ciencias Sociales, http://www.cep.edu.uy/archivos/ Practica/multiples. ppt; Uruguay, julio, 2009.

Silveira, Dra. Mª Laura, et al; http://www.fahce.unlp.edu.ar/posgrado/cursos-y-seminarios/cursos-2007/teorageo grficayespaciocontemporneo/silveira2007. pdf, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, de la Universidad Nacional de la Plata, Argentina; julio, 2009.

http://www.encarta.com

http://www.filos.unam.mx/.../022_SEM4_ESPACIOGEOGRAFICO.pdf; México, julio, 2009.

http://www.kalipedia.com; La Geografía como Ciencia; http://www.kalipedia.com/ geografia-general/tema/geografia-fisica/geografia-ciencia.html?x=200704 17klpgeogra_3.Kes

http://www.kaosenlared.net/.../ensenanza-aprendizaje-espacio-geografico-educacion -secundaria-perspect; julio, 2009.

http://www.wikipedia.com

 


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:19

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010


El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

Ensayo, 2009 (19/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ;

México, 05 oct 09

 

 

Ese análisis regional, dejó al descubierto precisamente la importancia de la localización geográfica positiva de E, en relación con sus elementos potenciales para su desarrollo, mismos dados con una peculiar distribución.  Dos son los factores que potencian los elementos de E, y ellos precisamente son los que caracterizan en el análisis regional la zona de influencia de E; determinante, por demás, geográfico, de su posible progreso y desarrollo (v. Mapa 5).



Primero, ese punto nodal; incluso históricamente dado; donde convergen todas las comunicaciones regionales: hacia y desde el sur en la vertiente oriental de la sierra; y transversalmente de oriente a poniente y viceversa.  Paradójico, pero empíricamente no es fácil caer en cuenta de ello; lo vimos cuando tuvimos que evaluar las rutas y circuitos de transporte (el 50% del tránsito Estatal, pasa por ahí; y de éste, el 100% mueve a toda la región sur).  Y segundo; que si bien a E le rivalizan dos grandes centro urbanos, toda la región central-sur es, omnímodamente, suya.

 

Es justo en esa situación paradójica que desde E no se ve el potencial de desarrollo, y no se sabe aprovechar el dominio regional sobre del que de manera natural pueden influir.

 

De ello derivaron un conjunto de recomendaciones para el objetivo de E, gráficamente fundamentadas no sólo en la Cartografía, sino en las consideraciones propias al levantamiento de la Relación Geográfica; es decir, datos estadísticos y su análisis, algunas matrices de valoración, e incluso una encuesta.

 

El estudio, por supuesto, comprende un análisis más vasto de otros factores; menciono sólo como ejemplo, el de riesgo ambiental o prevención de desastres, en lo que E potencia su ubicación geográfica favorable, y, curiosamente, los interesados no sólo no lo saben, sino que, más aun –decíamos antes–, tienen, por otra diversidad de factores, una “percepción sensible” negativa.

 

Detengámonos pues, aquí, “por razones de espacio” (pero no geográfico, sino de escritura), y de la necesidad de aclarar en lo inmediato de qué se trata, en el mismo análisis geográfico espacista, pero en el lenguaje concreto.

 

Lo que hemos llamado “E”, es una empresa de informática emplazada en la ciudad de Yautepec, Mor; vende servicios en todo lo relacionado a ello, lo mismo que es una distribuidora de equipo de cómputo (y, reiteramos, no somos mercadólogos).  Sin embargo, le pesa la fuerte competencia de la Ciudad de Cuernavaca, no obstante, por lo demás, geográficamente, del otro lado de la Sierra de Yautepec (y no somos ni geólogos ni geomorfólogos), aun cuando con buena comunicación vial entre ambas (y no somos urbanistas).

 

La idea surgió de una visita en la cual observamos un mapa (¡somos geógrafos!) del extremo norte del Estado de Morelos, que reflejaba su preocupación por incidir en esa zona (Tepoztlán, Tlayacapan, e incluso Totolapan), cercanos en distancia, pero en vialidad, en desventaja con Cuernavaca (esto ya es un asunto un poco de geometría topológica del espacio, pero digamos que tampoco somos ni politólogos, ni demógrafos); descuidando evidentemente su atención hacia lo que de manera natural se definió como su zona de influencia (y particularmente tampoco nos definimos como geoecónomos): Jiutepec, Emiliano Zapata, Ticumán, e incluso en un momento dado hasta Tlatizapán, todo ello hacia el sur; área menospreciada por el bajo nivel económico y cultural (y tampoco somos ni antropólogos, ni sociólogos; e infinitamente menos, psicólogos).

 

Y para terminar este ejemplo, por demás bastante rústico, la empresa está ubicada en un punto clave, y contando para sus condiciones particulares, con excelentes parámetros ante la factibilidad de riesgo y la prevención de desastres (y tampoco somos ecólogos)...  Esperamos haya quedado más claro, tanto lo que no somos, como, principalmente, lo que somos.


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:18

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (18/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ;

México, 1º oct 09.

 

 

De inmediato saltaron a la vista ciertos factores determinantes en la localización geográfica favorable de la empresa (en adelante “E”, lo que ello represente, no importa), que si bien sensiblemente en primera instancia pudieran parecer negativos, con lo exhaustivo del análisis fue apareciendo lo contrario.  La principal conexividad de todos los factores considerados (incluso históricamente), tenía lugar justo a poca distancia de E; y ello explicaba los circuitos o tipos de desplazamientos o movimientos regionales (v. Mapa 2).


Mapa Yautepec-2
                                                 
Sin mucha dificultad entones, apareció la hipótesis geográfica para resolver la focalización de la incidencia de insumo-producto de E, y ello dirigió el tipo de análisis cartográfico que requeríamos.  De modo que lo siguiente fue hacer –a la vista del geógrafo– el común y corriente análisis regional, según los factores determinantes en el objeto de estudio: la incidencia del insumo-producto de E (y ahora vayamos a un poco más, omitamos el concepto “insumo-producto” que induce al fenomenismo económico, y refirámonos a ello en el análisis espacial, como “elementos potenciales de E”; y aclaremos, no es asunto de lenguaje, de inventar una jerga para referirnos a lo mismo pero de manera ya “elegante” o bien “misteriosa”, según se quiera ver; sino como un necesario ejercicio didáctico momentáneo en el que podamos ver que: 1) nos es posible prescindir de la idea del “fenómeno”, y 2) podamos entender más enfáticamente a qué se refiere un estudio geográfico espacista.  En la realidad del estudio no usamos esa terminología –que por demás, es incluso pedantesca–, nos referimos a los fenómenos como lo que son, teniendo presente que sólo son objetos de análisis espacial; cuando todos los geógrafos lo entendamos así, ya podremos hacer a un lado estos recursos “rimbombantes” producto del lenguaje abstracto al que de momento hemos tenido que recurrir), (v. Mapas 3,4).

Mapa Yautepec-3


 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:17

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

   Ensayo, 2009 (17/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/ ,
México, 28 sept 09.

 

 

                              La Geografía es la ciencia del estudio del espacio...; <<¿de qué?...>>, sí, del espacio.  <<(¿?)..., y eso, ¿qué es?  Y cómo es una geografía del espacio?!>>.

 

                              Pues lo primero que habría que aclarar, es que decir “geografía del espacio”, es una redundancia.  Toda geografía, es necesariamente, por definición, espacio.  Ciertamente hay que precisar: “espacio terrestre”.  Eso es responder a qué es la Geografía por su objeto de estudio.  Responder a cómo es una Geografía así, es explicar, precisamente, el análisis del espacio terrestre.

 

                              Hace mucho tiempo, en nuestra tesis de Licenciatura, al hablar de esto nos referíamos a un concepto compuesto: la geografía espacial-cartográfica; por poner el énfasis en algo que los “geógrafos sociales” se esforzaban por excluir del campo de los conocimientos geográficos, ante el aparato matemático que implica la elaboración cartográfica.  Pero he aquí, como ya desde entonces lo afirmábamos, que la primera condición del análisis del espacio terrestre o geográfico, es su representación en el mapa o Carta Geográfica.

 

                              El mapa es pues, la herramienta metodológica por excelencia, del geógrafo.  El mapa es al geógrafo, por decirlo así, lo que el telescopio al astrónomo, o el microscopio al biólogo.

 

                               Para este ejemplo, echaré mano, por lo menos de la idea, de la geometría fractal que nos aconsejó el compañero Gerardo Naumis.  Presentaré un caso real de investigación, pero que está implicando un costo económico a una empresa y debo reservarme los datos del estudio concreto.  Pero he ahí que, dada la invariancia del espacio –propiedad el espacio que el compañero antes mencionado nos enseñó–, encuentro que si divido ya entre veinte, o ya entre cinco, la escala de este ejemplo, obtengo la escala del fractal original del estudio real (sorprendente, pero así es, tiene razón Naumis).

 

                               Una empresa, deseando progresar, necesita descifrar una incidencia de insumo-producto; nos enteramos del caso, y ofrecimos el estudio geográfico correspondiente: un análisis cartográfico de incidencia de insumo-producto (¡pero atención!, no somos ni economistas, ni geoeconomistas, ni administradores o “geoadministradores”, ni mercadotecnistas, ni “geomercadólogos” o cosa por el estilo; el fenómeno mercadológico como tal, no nos interesa en lo más ínfimo; hay ahí un problema de propiedades y comportamiento espacial, y es en esos exclusivos términos geográficos esenciales que nos interesa desentrañarlo).  Y para efectos de explicación didáctica, procederemos con una ejemplificación abstracta, sustituyendo inicialmente la cartografía real, simplificada mediante cartográmas (a los que convencionalmente llamaré “mapas”; la cartografía real fue elaborada en Proyección UTM con posicionamiento mediante GPS en escalas en el rango de 1:50,000, regional; y 1:100, de gran detalle local).  Sólo al final traduciré todo el análisis geográfico-espacista abstracto, en una explicación cuasi geográfico-fenomenista.

 

                               El análisis espacial suponía la representación en un primer mapa de todo el panorama regional en que se expresaba el problema, con la distribución de sus principales factores y los niveles de conexión de los mismos (v. Mapa 1).

 


Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo
30 julio 2009 4 30 /07 /julio /2009 08:16

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

 

El Concepto de “Espacio Geográfico”

en la Red Internacional.

 Ensayo, 2009 (16/20)

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/,

México, 24 sep 09

 

 

Hacer geografía teórica sobre el espacio terrestre, no deja de ser extraordinariamente interesante poniéndonos en los límites del conocimiento, en donde la realidad se vuelve a tal punto sorprendente, que más parece estarse haciendo ciencia-ficción.  Pero todo lo que tiene de apasionante, lo tiene a su vez, en lo inmediato económico-social, de poco útil.  Este compromiso de la Geografía como ciencia para con la sociedad, no la hace ser por ello mismo, una “ciencia social”; como el mismo compromiso social de las demás ciencias como la Matemática, la Física, la Química, o la Biología, tampoco las hace por ello “ciencias sociales”.  Pero sin duda, la capacidad de respuesta de la Geografía a su compromiso social para efectos prácticos en lo inmediato, está en sus estudios de amplitud de escala local.

 

Alguna vez, me parece que fue en un receso en los trabajos del XI Congreso Nacional de Geografía en 1987, alguien –con justedad– me cuestionaba en el sentido de por qué en vez de hacer planteamientos teóricos tan abstractos acerca de la Geografía como ciencia del estudio del espacio terrestre, no mostraba algún ejemplo concreto de ello.  Tenía toda la razón, tanta, que yo antes ya me cuestionaba a mí mismo sobre ello; pero para esas fechas, cuando aún estaba haciendo la teoría (de hecho para entonces consideré tener ya lo esencial), no podía resolver aún su traducción a hechos prácticos.

 

Empezamos a buscar esa respuesta unos años después, a partir de 1990, en el compromiso profesional para con la sociedad desde una Consultoría de Estudios Geográficos, inicialmente para fines comerciales, presentada como una empresa distribuidora de nueva tecnología.  Entre ese año y 1995 ensayamos la idea y la intención, aun cuando desafortunadamente no pudo concretarse ningún proyecto (pero por lo menos en teoría teníamos ya una respuesta).  Y vino el estancamiento social, y apenas hoy, casi quince años después, el problema se nos volvió a plantear resolviéndolo con una enorme sencillez.

 

En la próxima entrega en este tema, trataré de mostrar (apenas en las dos a tres cuartillas de compromiso en este Blog), y con la discreción que impone la reserva de un trabajo profesional e intelectual que devenga en lo económico –ahora ese es el otro problema–; algo de los criterios de un estudio geográfico práctico y concreto, eminentemente espacista.  En realidad, nada fuera de lo común, nada que no pueda esperarse de todo estudio geográfico; acaso sólo resolver el análisis geográfico, en sus propias leyes de correspondencia.



Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo