Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 10:19

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...”.

 Crítica de B.M. Kedrov a la geografía

como ciencia natural acerca del espacio.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 03 may 10.

 

 

En nuestra tesis de Licenciatura en Geografía que aquí hemos venido comentando apartado por apartado en su actualización a prácticamente treinta años, ciertamente obtuvimos, sin lugar a dudas por nuestra parte, un cuadro general de la esencia de la Geografía; pero, también cierto es, que ese cuadro debe ser detallado con un análisis crítico más exhaustivo a fin de salvar las dudas generales.  En ello es necesario reestudiar a Chizov, a Berg, a Hettner; revisar la obra y autoridad de Kedrov y sus desafortunadas premisas falsas, producto de la convinación de dos hechos notables: ser producto de su necesario apoyo en geógrafos con un fundamento teórico geográfico falso (en la geografía fenomenista), a lo que recurrió por oposición a la opinión de geógrafos bajo las influencias, a su ver, de Kant o Comte, pero que, paradójicamente, estaban en lo correcto en cuanto a los fundamentos teórico geográficos.  Su error, mismo que el nuestro en un principio, fue el pretender ajustar la dialéctica a la geografía fenomenista.  Sólo cuando ello se trata al revez, verificando la justedad de la geografía fenomenista a la dialéctica, es cuando salta a la vista la falsedad de la hipótesis.

 

En este apartado es pertienete destacar un pasaje de una extraordinaria sutileza; y de ahí nuestro llamado al análisis detallado de los planteamientos de la geografía espacista reaparecidos en la segunda mitad del siglo XIX; en la que, nosotros en nuestra tesis, parecemos hundirnos en una enorme contradicción al no seguir consecuentemente las ideas hettnerianas.

 

<<Hettner –retomándonos de un pasaje de nuestra tesis en la que Kedrov toma la idea de la geografía de este autor–; que interpretado por Kedrov, consiste en que: la Geografía es una ciencia espacial “por cuanto ella estudia las relaciones mutuas exteriores de los objetos que se hallan en la superficie de la Tierra, y de los fenómenos que se observan en ella y no debe ocuparse ni de su desarrollo ni de su esencia”[1].

 

A nuestro parecer, el único aspecto en que Hettner revela las influencias idealistas, es cuando afirma que la geografía no ha de ocuparse en el análisis de los fenómenos ni de su desarrollo ni de su esencia.

 

Esta deficiencia de Hettner debe ser superada considerando que dicho análisis del desarrollo y esencia de los fenómenos, sí es efectuado por la geografía, pero precisamente en el sentido de una descripción calificada, y no de una investigación causal.

 

El geógrafo debe conocer la esencia y desarrollo de los fenómenos, tomando tal conocimiento de las ciencias especializadas, por cuanto que ello le permitirá conocer el movimiento y desarrollo de las propiedades del espacio>>.

 

La cita es clara en sí misma, pero de tal sutileza en sus afirmaciones, que conviene comentarla: Hettner acepta que la geografía se ocupe de los fenómenos, por cuanto las relaciones exteriores o espaciales entre éstos; y hasta ahí estamos de acuerdo (llegamos independientemente a la misma conclusión); pero niega que la geografía se ocupe de su desarrollo y su esencia; y, ciertamente, los fenómenos en cuanto a su esencia, son objeto de estudio de sus ciencias especiales.  Y, sin embargo, criticamos a Hettner de incrrir en idealismo al no aceptar que la geografía se ocupe del desarrollo y esencia de los fenómenos.  Y, hasta ahí, parece haber una descomunal contradicción en nosotros: la geografía, ¿debe ocuaprse o no de los fenomenos en cuanto a su desarrollo y su esencia?

 

Sí, afirmamos a continuación en el párrafo siguiente, sí debe ocuparse de ello, pero, precisamente en el sentido de una descripción calificada, y no de una investigación causal.

 

Es una enorme sutileza; tenemos ahí un error: haber criticado a Hettner, pues éste está diciendo exactamente lo mismo, cuando acepta considerar los fenómenos en sus interacciones físicas externas (espaciales), pues ello se limita, precisamente, a esa descripción calificada del conocimiento del fenómeno, sin pretender su investigación causal (y con ello de su desarrollo y su esencia), que es yaobjeto de las ciencias especiales.

 

La descripción calificada, es pues, el conocimiento científicamente fundado del fenómeno, en tanto objeto espacialmente existente; es el conocimiento de su esencia y su desarrollo.  Esto no “hace mal” al geógrafo, por el contrario.  El real problema en este punto, está ahí cuando el geógrafo transgrede el conocimiento de la descripción calificada, llevada a la investigación causal.  En ese punto pasa del conocimiento geográfico del fenómeno (de aquello que en tanto existe, existe espacialmente y determina las propiedades de dicho espacio), al conocimiento especializado del mismo (de las causas y de la esencia del fenómeno).

 

Conocer los fenómenos en sus causas y esencia, en su desarrollo, en tanto lo dado por sus especialistas respectivos y obtenido por nosotros como conocimiento descriptivo calificado, nos permite un conocimiento más profundo de la naturaleza del espacio, de las causas, esencia y desarrollo del espacio, como nuestro objeto propio de estudio en su propia investigación cuasal.

 

Todo el problema, pues, se reduce a cómo resolver el tratamiento geográfico del espacio, cuyos atributos mismos están determinados por los propios fenómenos.  Y, en esa lógica geográfica del espacio (en ese tratado de), el principio fundamental está en entender que la Geografía no es ciencia de los fenómenos, sino del espacio; y a partir de ahí, empezar a resolver qué es ello.  Lo que se necesita, pues, para ello, es que el geógrafo, finalmente, haga geografía (no geomorfología, ni meteorología, ni ecología o economía, etc).

 

Lo que en esta dirección se haga, por elemental, por ingenuo que parezca como es inherente a todo comienzo, pero asentando postulados, principios, categorías, hipótesis, y leyes; midiendo y cuantificando; estableciendo relaciones causales; será de trascendental importancia por una simple y sencilla razón: casi nada hay hecho, hay ya algunas trazas, pero en esencia, hay todo por hacer [la idea es que, cuando terminemos de rescatar esta historia y con ella todos los fundamentos teóricos lógicos de una geografía que por definición no puede ser sino espacista, entonces nos ocuparemos de mostrar algo de lo que tenemos en ese sentido, y elaborar aún más, esos ensayos prácticos y aplicados].


[1] Ibid. pp.80-81.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios