Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 10:29

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a, “Geografía: Fundamento...”.

Resumen y Perspectivas

de la Investigación Geográfica.

  Conclusiones.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 20 may 10.

 

 

Titulamos nuestra tesis: “Geografía: Fundamento de su Teoría del Conocimiento”, y luego de apuntar todos sus elementos más esenciales y generales, la concluimos diciendo: “Este fundamento de la teoría del conocimiento geográfico, sobre la base de la posibilidad del conocimiento esencial de la realidad objetiva en su faceta espacial, y en oposición al fundamento de la teoría del conocimiento que se limita a la descripción pura de los hechos dando lugar a un saber enciclopédico; habrá de posibilitar la construcción de una geografía auténticamente científica”.  De haberse aplicado consecuentemente en todos sus aspectos, hoy, treinta años después, legítimamente estaríamos revisando qué tanto, realmente, habría posibilitado la construcción de una geografía auténticamente científica.  Pero de ella, consecuentemente en esencia, sólo se tomó el planteamiento del verdadero objeto de estudio de la Geografía: el espacio terrestre; pero él mismo únicamente se tomó de nombre, porque en los hechos, el objeto de estudio de la Geografía siguió siendo el mismo: la relación entre los fenómenos naturaleza-sociedad.

 

Esa geografía fenomenista, acientífica, obstinada en sus obsoletos planteamientos, volvió con ello a las metáforas de un José Antonio Villaseñor y Sánchez cuando éste titulaba su geografía como “Tehatro…”; esto es, donde en un escenario, el objeto de estudio es la relación naturaleza-sociedad, siendo la naturaleza una tramoya, y la sociedad lo representado por un conjunto de actores.  Y esta geografía fenomenista, sin un fundamento científico, se define como estudiosa de la relación en lo representado entre la tramoya y la historia desarrollada por los actores, por lo que la tramoya y la historia son en sí mismas; identificándose simultáneamente tanto con los estudiosos propios de las características de la tramoya, como con los estudiosos propios de las carcterísticas de la historia representada.

 

Todo ello es como consecuencia de que el geógrafo fenomenista, falto de ciencia, vive temeroso de una especie de “horror vacui”: que el objeto de estudio sea el escenario mismo.  <<¡Pero que se le estudia al escenario!>>, suelen exclamar aterrados; y, faltos de ciencia, no se atreven, porque no saben, investigar científicamente eso: qué es ese escenario, de donde entenderían que por sí solo es “algo”, y en la medida que “se llena” (con una tramoya y los actores, sin que deba importarnos ello a nosotros en calidad ni de “tramoyistas”, ni de “analistas literarios”, ni “directores de la obra” representada), entender que todo ello sigue siendo el espacio, en sus distintos estados y sus propiedades; un espacio en movimiento y transformación.

 

Treinta años después, qué tanto nuestra tesis y su influencia generada, realmente, ha posibilitado la construcción de una geografía auténticamente científica, es algo que podemos estimar, cuantitativamente, en muy poco, debido a la dominancia de la geografía fenomenista y a la tergiversación hecha por ésta; si bien, cualitativamente, en la redefinición del objeto de estudio, significó un salto enorme.

 

Pero justo esto último, aunado a la posibilidad de poder publicar nuestras ideas en nuestra revista electrónica de geografía teórica, estamos ahora en posibilidad de llevar dicho objeto de estudio, el espacio terrestre; en calidad de ese “escenario” estudiado como tal; a su estudio científico, consecuentemente, con la metodología propiamente geográfica expuesta en esta tesis.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios