Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:07

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Comentario a,
“Geografía: Fundamento de su Teoría
del Conocimiento”.  Surgimiento
de las dos Escuelas Fundamentales
de la Geografía.
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;
http://espacio-geografico.over-blog.es/;
México, 30 nov 09.

 

Dos cosas son de primordial importancia a comentar respecto del apartado de la tesis que ahora presentamos: 1) que si algo distinguió ya desde entonces nuestro trabajo teórico geográfico –y que aún hoy contribuye a diferenciarlo más–, es el método gnoseológico aplicado: la dialéctica materialista o marxismo, cuya primera condición en el análisis de un problema, es la observancia de la contradicción principal, en la que subyace una categoría fundamental vinculante de los opuestos, y por la que, en un momento dado, tal contradicción habrá de resolverse dando lugar a una nueva identidad; y, 2) el que tal contradicción la descubrimos precisamente en lo que en aquel momento denominamos: “las dos escuelas de pensamiento fundamentales de la Geografía”; y que en ese entonces denominamos: a) la “escuela espacial-cartográfica”; y, en polo opuesto dela contradicción, b) la “escuela fenomenológico-historiográfica”.

 

Esas escuelas, como corrientes de pensamiento a lo largo de la historia de la Geografía y dadas, pues, objetivamente (no un invento de nuestra subjetividad), observamos que tenían por característica esencial, en una línea de pensamiento, el estudio del espacio terrestre representado en los mapas o cartas geográficas; y en un momento (esos años setenta-ochenta del siglo pasado) en el que la Cartografía se hacía de lado como “oficio de otros”, y precisamente de los “otros” como especialistas en la Cartografía entendida como una “ciencia geográfica” más; necesitaba, en consecuencia, enfatizarse como esencialidad del hacer geográfico.  Y en otra línea de pensamiento, que tenía por característica esencial el abordar los fenómenos naturales y sociales como tales y estudiarlos en sus relaciones, y a lo que le acompañaba metodológicamente, definido así incluso desde Estrabón y expresado por Jaldún, et sig, la historicidad.

 

Desde el primer momento sentimos incomodidad por el término “fenomenológico-historiográfica”, conscientes de que, a su vez, la fenomenología era una forma de las teorías del conocimiento (aun cuando desconocíamos su esencialidad como tal), y así, no obstante la confusión, usamos el término en el énfasis de: “tratado de los fenómenos”.  No fue del todo afortunado el concepto por esa asociación con la categoría filosófico gnoseológica, que parecía romper el paralelismo, y andando el tiempo, cuando descubrimos que la partícula “ista”, en la morfología de las palabras, como en “fenomenista”, quería decir justo lo que pretendíamos enfatizar: doctrina de, o culto a, en este caso, a los fenómenos, adoptamos el concepto sencillo de “geografía fenomenista”; y entonces, paralelamente, también el de “geografía espacista”.

 

Son estas dos corrientes de pensamiento las que expresan todo el debate teórico de la Geografía en el devenir de su propia historia; y, frente a una interpretación lineal de dicha historia a manera de una simple sucesión cronológica anodina de sus atores; se hace necesario distinguirlas como una unidad de contrarios esencial para comprender los fundamentos teóricos y la expresión práctica de esta ciencia.  Más aún, que todo geógrafo habrá de tomar partido de forma ineludible (así sea inconscientemente, con su solo trabajo hecho en una u otra forma), por una u otra expresión teórico-geográfica.


                   Al final, el objetivo es la teoría de una Geografía única, con su plena identidad, planteándonos nuevos y superiores problemas a resolver; asunto que ya hemos discutido en artículos anteriores aquí mismo, y no obstante, siendo esencial, en otro momento retomaremos con mayor detalle.

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios