Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 junio 2013 7 30 /06 /junio /2013 22:03

El Proletariado como Negación-copia-2Descifrando en Prisión las Características del Período Histórico-Social Actual (o lo que es lo mismo, descifrando todo un mundo de garabatos). (1/...)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

11 jun 13.

 

Introducción.

 

La posibilidad de que se protagonizara “la realización de un sueño hegeliano”, motivó –allí en donde todo no es más que reflexión– el platicar sobre ese mundo prometido y fallido de la Gran Narrativa posthegeliana como el comunismo de una sociedad sin clases y el tema némesis de éste: la “posmodernidad”, como ese mundo en que se debate la actual generación de jóvenes, haciendo la crítica a esa “posmodernidad” desde su tesis más básica y esencial, por la cual se entiende que, <<el proletariado es negación>>; por oposición a la tesis marxista (en el mundo de la modernidad ilustrada), de que <<el proletariado es afirmación>>.

 

Esa explicación requirió de una hoja de papel en la que se trazaron algunos garabatos (propios a ese mundo del sistema judicial que no es más que un gigantesco garabato de inmundicias), que en el artículo que aquí publicamos, los traducimos y explicamos a su vez.

 

El Proletariado como Negación-copia-2 

Garabatosen los que se explica, con base en el método dialéctico materialista, la contraposición de las tesis “neomarxista de la posmodernidad” <<del proletariado como negación>>, frente a la tesis marxista de la modernidad ilustrada <<del proletariado como afirmación>>.

 

El tratamiento entre las dos generaciones biológicas activas, las que en cifras generalizadas van de 1950 a 1980, y la que es su reproducción, que va de 1980 a 2010, ha venido implicando una necesaria discusión ideológica entre generaciones: la del pensamiento marxista que representa a la ciencia de la modernidad (de la vieja generación); frente al pensamiento “neomarxista” que representa “los saberes” (o “las artes”) de la “posmodernidad” (de la nueva generación).

 

Esa vieja generación biológica de 1950 a 1980, nucleada en los jóvenes entre 18 y 28 años de edad de 1968 a 1988, enfrenta la crítica (y quizá más bien el simple desdén), de dos nuevos núcleos de generaciones de jóvenes: el de los jóvenes de 1978 a 1988 (los ofensivamente llamados por la ideología burguesa como la “generación x”, la generación de los “sin identidad”), y el de los jóvenes de 1999 a 2009 (los calificados enajenantemente como la “generación light”,, la generación inducida a la frivolidad).

 

Pertenecen ya, la primera, a la época postsocialista y de la posguerra fría y la consolidación del modelo económico capitalista neoliberal de la “globalización”.  Esta primera nace como jóvenes críticos, en la crisis económica y política electoral en México, de 1988; ve la destrucción de los proyectos de vida familiar con la crisis económica de 1994-1995; vive la insurrección del “Movimiento Zapatista” en Chiapas, y observa la Guerra de los Balcanes y de Afganistán, y en sus manos se pone la nueva tecnología de Internet.  El segundo núcleo generacional de jóvenes, prácticamente nace a la vida crítica con los ataques terroristas en Nueva York de 2001, la Guerra del Golfo como una intervención imperial internacional en Irak; ven levantase muros en las fronteras, desencadenarse el conflicto bélico del narcotráfico; viven el desempleo, participan en el desencanto del fraude electoral de 2006 y el fin de la democracia burguesa.  La tecnología de Internet, para este último núcleo generacional, se ofrece en los blogs, en el “twitter”, en el “facebook”, ya no sólo en computadoras, sino en sus teléfonos móviles.

 

Lo que ambos núcleos generacionales tienen en común, es eso que justo se impulsa académicamente y en el ámbito social desde los inicias de los años ochenta: la asimilación de la ideología del “posmodernismo” (por lo demás, para la que ya no hay contraparte crítica).  El pensamiento marxista es asunto de la vieja generación, la filosofía dialéctico materialista y en general la ideología socialista, son, a su vista, un fracaso del pasado.  En esencia: fueron despojados de la teoría científica propia de su clase social, y con ello del conocimiento de las leyes que rigen el movimiento social y económico-político.  Una sociedad en lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, entre el capital y el trabajo asalariado, bajo la nueva ideología, se convirtió en la “sociedad civil” de una “comunidad” de Organizaciones No-Gubernamentales (ONGs), e instituciones respetables.  La Gran Narrativa en una utopía por una sociedad sin clases, comunista, fue desechada, y en su lugar quedó una sociedad egoísta, de un individualismo mezquino y oportunista.

 

De la filosofía dialectico materialista que promovía la ciencia de la modernidad ilustrada, de la posibilidad del conocimiento verdadero, de la lógica y la capacidad de predicción científica, se pasó a la “filosofía de la no-filosofía” del “posmodernidad”, del culto a lo oscuro, del subjetivismo y relativismo de la verdad, de la no-lógica y la negación de la capacidad de predicción científica.

 

Sólo teniendo ahí atrapado en la prisión “de adentro” a un joven representativo de estas generaciones, era posible someterlo al análisis crítico, que no podía sino incidir en lo más esencial: el enunciado del “neomarxismo posmoderno” de la tesis de que <<el proletariado es negación>>; por oposición a la tesis marxista de la modernidad, de que , <<el proletariado es afirmación>>.  Del análisis crítico dialéctico materialista, justo es de lo que tratan estos garabatos que aquí, a continuación, traduciremos.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios