Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 abril 2010 1 05 /04 /abril /2010 08:01

Clich--Filosof-a

Dialéctica del Camino

 de la Investigación Científica (1/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 05 abr 10.

 

 

Comentario Preliminar.

 

Al estudiar, hace algunos años, específicamente la particularidades del método científico de la modernidad, elaboramos para los estudiantes un apunte en forma de relación en treinta puntos, explicando el procedimiento en general, mismo que ahora transcribimos.

 

 

Artículo.

 

1      El método científico comprende dos grandes aspectos: a) los métodos de la teoría del conocimiento (gnoselógicos o epistemológicos); y b) los métodos de la sistematización del conocimiento.

2      Los métodos de la teoría del conocimiento corresponden a los sistemas filosóficos.

3      Así, están los métodos de la teoría del conocimiento materialistas, e idealistas.

4      En la historia de la Época Moderna, tanto el materialismo filosófico como el idealismo filosófico, han evolucionado:

a)     En el siglo XVI, de un lado, con el vínculo empírico-racionalista (Bacon, y falso que haya sido exclusivamente empirista); y del otro lado, con el racionalismo (Descartes; éste sí, racionalista absoluto).

b)    En los ss.XVII-XVIII, se pasa, de una parte, al materialismo mecanicista (Locke, Spinoza, Gassendi, y los enciclopedistas); y de otra, al idealismo inmanentista (Leibniz, Berkeley, Hume, Wolff).

c)     En los ss.XIX-XX, finalmente, aparece la dialéctica, que se hace dialéctica materialista con Marx, en la segunda mitad del siglo XIX, y antes lo había sido la dialéctica idealista con Hegel, en la primera mitad del mismo siglo; que derivando por ello mismo en el llamado idealismo objetivo, se hizo absurdo; por lo que desde fines del siglo XIX, con Comte, Nietszche, Heidegger, lo que ha dominado en el idealismo, es el conjunto de sistemas filosóficos idealista subjetivos con fundamento en la denominada fenomenología; aun cuando ya antes, desde la primera mitad del siglo XIX, venía de otros autores como Kant, Fichte o Schelling.

5      La filosofía ha establecido que todos los seres humanos tenemos, así sea inconscientemente, una posición dada afín ya a la corriente materialista, o bien a la corriente idealista.  Y en la medida de la conciencia en ello, se va asumiendo una posición más definida en algún sistema filosófico particular; que del lado materialista se hace muy riguroso y se simplifica a una posición; pero que del lado idealista se da la libertad de diversificarse en múltiples sistemas filosóficos coexistentes en cada época.

6      Cuanto más definimos con toda claridad y fundamentos una posición gnoseológica (como se denomina en el materialismo), o epistemológica (como se llama en el idealismo), más sólida se refleja nuestra formación científica.

7      Suele atacarse este criterio identificando y confundiendo los conceptos de objetividad y neutralidad.  La objetividad científica no es “neutralidad”, sino en tanto objetividad: reconocimiento del mundo de los objetos materiales fuera de nuestro pensamiento, o reconocimiento de los fenómenos en hechos.

8      De ahí que el materialismo se funda en el principio de objetividad.  En tanto el idealismo lo haga en el principio de subjetividad (que prefiere el criterio de “neutralidad”).

9      Una pretendida posición intermedia; pretendida posición del “sabio justo medio”; es el llamado eclecticismo (de eklego; eklesis, elegir; y ego, yo: “yo elijo”).  Donde se parte del supuesto de elegir lo mejor que el materialismo por un lado, y el idealismo por otro, aportan.  Pero de las filosofías, la eclecticista es la peor de todas: primero, porque elegir lo mejor de cada lado, reductio ad absurdum, es elegir que Dios no existe (materialismo); y que Dios existe (idealismo), lo cual resulta un evidente absurdo; pero, segundo, porque el eclecticista, por definición, no aporta nada; espera a que materialistas e idealista aporten, para luego él “elegir”; es así, a más de una posición filosófica absurda, inútil; y en última instancia, una posición idealista “vergonzante” (que lo oculta, que no lo quisiera ser).  Es muy socorrida por el profesionista mal formado, con pereza mental, o con incompetencia para producir teoría y aportar a la ciencia.

10   El método científico también comprende dos aspectos: a) la metodología de investigación, y b) la metodología de exposición.  Esto es, que, una cosa es la forma de investigar, y otra muy distinta, pero no menos importante, es la forma de exponer la investigación y sus resultados.  Una cosa es la lógica para investigar las causas y esencia que fundamenten una tesis, y otra cosa la lógica para exponer la demostración de dicha tesis.

11   En el método de investigación, lo primero es la definición de un fenómeno a estudiar (tema).

12   Luego, ese fenómeno lo observamos; es decir, no lo contemplamos, sino, precisamos sus características (formas, dimensiones, cantidad, y otras propiedades particularmente externas).

13   Esa enumeración de propiedades, da lugar, luego, a la descripción.  Pero en este punto el proceso se empieza a hacer más complejo, pues esa descripción de propiedades particulares, es producto de una división y una clasificación, que constituyen el análisis (lo cual significa eso: dividir un todo en sus partes, y clasificarlas).

14   Pero, abundando en esa complejidad, históricamente, del lado del materialismo se aportó, mediante la analogía o comparación, el análisis cualitativo-cuantitativo; a lo que por su parte el idealismo aportó el racionalismo de la lógica, en la cual se aportó por el materialismo (baconiano) el desarrollo de los métodos de la relación causal de los fenómenos.

15   Con todo ello, en ese proceso aun de investigación, estamos en posibilidad de plantear el problema a resolver.

16   Y en el método científico de la modernidad, el problema a resolver debe plantearse mediante la verificación de una hipótesis.

17   Del planteamiento del problema ha de derivar el enunciado de un breve juicio, que expone la tesis que se sustenta (en griego, Aristóteles denominó “thesis”, al “juicio indemostrado”, o que está por demostrarse); y la cual se irá precisando conforme avanza la investigación.

18   Debajo de la tesis, estará la hipótesis (de hypo, bajo; y thesis, juicio lógico); es decir, “debajo”, en el sentido de deducido de ello (y en tanto deducido, está presente la lógica y el silogismo); misma que se ira precisando en el desarrollo de la investigación.

19   La hipótesis será, por lo tanto a su vez, un juicio categórico universal afirmativo en un enunciado preferentemente breve.  De esta manera, la tesis, como juicio lógico, constituye lo que en lógica se denomina una premisa, la premisa-tesis, en un silogismo.  Y en ese mismo silogismo, la hipótesis constituye el consiguiente deducido.  Con esos elementos, podrá estructurarse el silogismo completo, reconstruyendo la premisa antecedente.

20   La particularidad de la hipótesis está en que, mediante ésta, se da la explicación o causalidad del fenómeno.

21   Tal proceso de explicación del fenómeno se verá favorecida, aun cuando no necesariamente siempre habrá o será posible aplicarlo, mediante los métodos de análisis cuantitativos; como son la medición y la experimentación.

22   Mas a la explicación del fenómeno objeto de estudio, converge otro aspecto del análisis: lo que propiamente se llama el análisis crítico.  El concepto “crítico” o “crítica”, de “criterio” o razón, viene del griego Kriterión, que quiere decir, juicio, en tanto juicio lógico; o el enunciado en las premisas, como en el consiguiente, del silogismo, por el cual se entiende precisamente el proceso del razonamiento.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios