Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:02


Geografía; Fundamento de su Teoría del Conocimiento; Tesi

"Geografía: Fundamento
de su Teoría del Conocimiento
".  
La Introducción
.
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 

"Espacio Geográfico", Revista Electrónica

de Geografía Teórica:
http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 16 nov 09.


Introducción

                               Esta tesis responde a una insistente preocupación de todo geógrafo: saber qué es la geografía; cuál es su objeto de estudio; el método correspondiente para la apropiación del mismo, y su función social, desde su carácter más utilitario, hasta su papel en el desarrollo científico del conocimiento humano.

                               Si bien es cierto que tal preocupación no esta siempre presente de manera explicita en la gran mayoría, por lo menos si se refleja en esta tesis, que es un documento esencial sobre tales puntos pata el esclarecimiento
  de nuestras propias ideas.

                               Si algún aspecto introductoria necesita ser subrayado, es precisamente el que se refiera a tomar a este documento con una visión de conjunto sobre sus cuatro capítulos, en los cuales subyacen cuatro teorías: el capitulo primero, análisis histórico, en cuyo fondo se encuentra la teoría de la historia de la geografía; el capitulo segundo, elementos para la teoría del espacio; el capitulo tercero, la Geografía como ciencia, basado en la teoría de la clasificación de las ciencias; y el capitulo cuarto, fundamento de la teoría del conocimiento geográfico, en cuyo fondo subyace la teoría del conocimiento científico.

                               Tal visión de conjunto debe apoyarse fundamentalmente en tomar la definición del objeto de estudio de la geografía de su análisis histórico, en cuya dependencia queda una metodología determinada como hilo conductor; que pasa al capítulo segundo ampliándose en argumentaciones sobre dicho objeto de estudio, a fin de romper con nociones
  empíricas e intuitivas del mismo y demostrar la vasta riqueza de su campo de investigación; continuando hacia el capitulo tercero en la discusión de las bases de la metodología a fin a dicho objeto de estudio; para culminar a manera de resumen en el capitulo cuarto, sobre el fundamento de la teoría del conocimiento  geográfico.

                               El capítulo primero no es propiamente ninguna historia de la geografía; es, como su titulo lo indica, un análisis acerca de la historia de la geografía, una interpretación o planteamiento propio del problema, que se distingue de todo otro análisis considerado en el modo de resolverse.

                              Dicho capítulo no desempeña una función meramente formal en el trabajo, no se establece para consignar los antecedentes, sino que, dados conocidos tales antecedentes historiográficos, el análisis sirve para explicarnos la formación histórica de la geografía, y con ello la estructuración de su cuerpo teórico-metodológico y la integración de sus sistema de conocimientos.

                              Del capítulo primero destaca la discusión del objeto de estudio esencial de la geografía: el espacio terrestre adyacente a su superficie, mismo que ha sido sustituido por otro, y aquel considerado tan solo como marco de referencia, todo ello como consecuencia de la noción empírico intuitiva del espacio, no superada en un conocimiento del mismo, bajo una conceptualización teórico-hipotética.

                              La discusión de los elementos esenciales de la teoría del espacio, se hace con la finalidad de obtener un apoyo demostrativo de que las categorías geográfico fundamentales, o sean, los conceptos de los cuales no se puede prescindir en ninguna teoría geográfica, son esencialmente categorías referidas a propiedades espaciales.

                               El capitulo tercero establece fundamentalmente los parámetros para determinar a una disciplina de conocimientos como un ciencia, ya en calidad de esta como todo mero saber sistemático formal, o bien en calidad de ciencia como todo saber riguroso ceñido a ciertos
  condicionantes.

                               El tratamiento de este punto se efectúa considerado la teoría del conocimiento científico en relación con la determinación del aspecto teórico-metodológico de la geografía, desde la determinación de su lugar en el sistema general del conocimiento humano, es decir, en el cuadro general de la clasificación de las ciencias, y sus implicaciones metodologías, hasta la particularización de tales implicaciones metodológicas.

                              Por ultimo, el capitulo cuarto, constituye el resumen concreto de tesis, esto es, el fundamento de la teoría del conocimiento geográfico, desde su integración histórica hasta la concreción de su teoría metodológica.

                               Finalmente se incluye una conclusión.
  Dirigida principalmente a los posibles lectores más probables de este trabajo: a los estudiantes, y de estos aquellas mentes abiertas ávidas de respuestas y nuevos planteamientos problemáticos, en quienes se cifra el desarrollo del conocimiento científico humano.

                               Geografía: fundamento de su lógica, de su dialéctica o de sus teoría del conocimiento, ese es el titulo de este trabajo porque esa es precisamente la tesis que se establece.

                               Hemos partido de considerar que un documento de tesis no es, evidentemente, un trabajo popularizado de divulgación, sino que, por encima de todo, una tesis científica sirve como procedimiento para edificar una teoría, o como un criterio para comprobar su consistencia científica, y en ese sentido, toda tesis debe significar el esfuerzo por hacer avanzar a la ciencia.

                               Esta tesis en particular, se caracteriza porque pone en su lector a alguien avanzado esencialmente en filosofía, después en física y geometría, conjunción de habilidades poco común en los geógrafos de nuestros días, a pesar de todo, razón por la cual, la misma podría parecer complicada y confusa.
  Pero  es aquí donde cabe aquella excelente sentencia de Federico Engels: “los naturalistas creen liberarse de la filosofía simplemente por ignorarla o hablar mal de ella.  Pero, como no se puede lograr nada sin pensar y para poder pensar hace falta recurrir a las categorías lógicas, las toman no críticamente, sin darse cuenta de ello, bien de la conciencia usual de las llamadas gentes cultas dominadas por los residuos de filosofías desde hace tiempo olvidadas, bien del poquito de filosofía obligatoriamente aprendido en la Universidad (y que, además de ser puramente fragmentaria, constituye un revoltijo de ideas de gentes de las mas diversas escuelas, y, además, en la mayoría de los casos, de las más malas), bien de la lectura, ayuna de toda critica  y de todo plan sistemático, de obras filosóficas de todas clases, resulta que no por ello dejan de hallarse bajo el vasallaje de la filosofía, pero, desgraciadamente, en la mayoría de los casos, de la peor de todas, quienes más insultan a la filosofía son esclavos precisamente de los perores residuos vulgarizados de las perores de las filosofías”1.

                              Originalmente este trabajo se encaminó en el sentido de encontrar el fundamento de la lógica y sistemática de la geografía actual, de la geografía comúnmente conocida y que con sus respectivos avances históricos se entiende como la única forma de esta disciplina de conocimientos;
  es decir, como la <<ciencia del estudio de los fenómenos tanto naturales como sociales considerados en su distribución en la superficie  terrestre>>; como una disciplina de conocimientos que constituye un sistema de ciencias; como una ciencia de síntesis de las relaciones sociedad-naturaleza; como una disciplina humanística o social, mixta; que no una ciencia natural en tanto estudiosa, no de los fenómenos naturales y sociales y sus relaciones, sino de un atributo físico de la realidad: el espacio.  En esta vía se tropezó a cada paso con innumerables contradicciones, como se verá en el cuerpo de la argumentación de esta tesis.

                              Un último recurso fue la negación de toda esta geografía; una negación no metafísica, absolutista, sino una negación dialéctica, relativista, mediante la cual se niega toda la geografía anterior, pero se retoma de ella todo lo que en la misma existe de positivo, sobre la base de una categoría fundamental y esencial que opera como eslabón determinante de todas las propiedades, vínculos y relaciones de la teoría geográfica: el
espacio.

                             Observamos que en geografía, el concepto o la noción de
espacio, es lo único que permanece constante, inmutable en todo planteamiento geográfico, explicitado ya como espacio, o bien implícitamente bajo cualquier otra forma metafórica o sinonimizada del mismo.

                             La tesis se transformó en ese momento de teoría para fundamentar la lógica y sistemática de la teoría geográfica, en criterio para comprobar la consistencia científica de la teoría establecida de la Geografía; y al empuje de los nuevos argumentos, toda esa Geografía se derrumbó.

                             Una cierta garantía de objetividad está en que se llego a resultados en abierta oposición a lo que se esperaba inicialmente.

                             Sobre el proceso de investigación, nuestra tesis se convirtió nuevamente; ahora en procedimiento parta edificar una teoría.

                             Una nueva teoría de geografía, tan solo por ser una teoría de la geografía bien olvidada.

                            El valor y merito que esta tenga como procedimiento, y mas propiamente como fundamento del procedimiento de obtención de nuevos resultados científicos, estarán determinados por la profundidad, amplitud y corrección con que refleje tanto las premisas sociales, como teóricas del desarrollo de la Geografía, y en la misma medida en que refleje las leyes objetivas de su propio movimiento y de la faceta de la realidad estudiada.

                             Consideramos esta tesis como una aportación mínima al desarrollo de la Geografía, aunque la misma estuviese totalmente equivocada.
  Tesis como esta, a nuestro juicio, harán avanzar mas a la geografía como ciencia, que cien ensayos economistas regionales o mil monografías  ecologistas de otros tantos municipios, pues una ciencia que tiene conocimiento de su propia estructura y de su desarrollo lógico, testimonia su madurez.

                              No se ha tratado nunca en esta tesis de crear un nuevo sistema; solo se ha traído a nuestros días el viejo sistema bien olvidado, para reconocerlo a la luz de los avances de las ciencias colaterales y perfeccionarlo en relación con el desarrollo de la Geografía misma, de generalizar en dicho sistema las nuevas realizaciones del conocimiento y del quehacer científico geográfico.

                              Así, tal viejo sistema cayo en el olvido hace ya tres siglos, porque los avances de las ciencias fundamentales para el conocimiento geográfico científico, la física y la geometría, no eran suficientes para solventar los problemas que el avance de la geografía estaba enfrentando.

                             Hubo de esperarse hasta mediados del s. XIX y principios de nuestro siglo, para disponer de nuevas bases en dichas ciencias, la teoría de la geometría esférica en matemáticas y la teoría de la relatividad en física; que sólo juntas pueden aportar las bases para resolver el problema esencial de esa vieja geografía: el concepto teórico de espacio y su tratamiento geográfico; y la conjunción de tales bases no se han dado sino hasta hoy aquí.

                              Hasta ahora, todo lo que la ciencia geográfica ha hecho, ha sido fundamentalmente desarrollar el estudio del sistema matemático de referencia bidimensional, y ampliar y profundizar el estudio del sistema de referencia físico del espacio geográfico.

                               Con la inclusión en geografía de las teorías de las matemáticas del espacio y de la relatividad del espacio, está ahora en capacidad de realizar una comprensión científica del espacio real, con la matemática tridimensional y con su determinación como un continuo por la sustancia y formas discontinuas.

                               Es necesario que el geógrafo comprenda esto en todo lo que tiene de fondo.
  Que comprenda la existencia de la tierra, su origen y evolución, y por ese solo hecho la existencia de espacios cualitativos discontinuo y continuo; así como que comprenda su estructura y evolución en estrecha dependencia a la cualidad del espacio, para entender sus propiedades particulares mismas; y si tiene que comprender los anterior, mayores resultados obtendrán si se entienden las propiedades particulares mismas de dichas estructuras y su desarrollo, para con ello, finalmente, explicarse las leyes del espacio geográfico y de su devenir.  En esos términos está planteadas toda la tesis, y lo anterior, expuesto en lenguaje llano, quiere decir que el geógrafo debe comprender que sin la existencia de la tierra, no habría espacio geográfico (propiamente dicho); que el planeta mismo significa un espacio discontinuo o geológico que a su vez genera un espacio continuo adyacente al él o geográfico, y que en la medida que estudie la estructura, propiedades y evolución de la tierra como planeta y de su superficie, comprenderá la estructura, propiedades y evolución del espacio geográfico que esta genera.

                              Y a su vez, todo lo antes dicho, quiere decir que el geógrafo debe
estudiar y comprender los fenómenos tanto naturales como sociales que estructuran la superficie terrestre y que sus especialistas respectivos investigan casualmente, cuyo conocimiento es proporcionado al geógrafo teniendo este así, un conocimiento descriptivo científico de los discontinuos que generan las propiedades del espacio continuo o geográfico; conocimiento que, aun cuando científico, no deja de ser meramente descriptivo; y esto tiene que reconocerlo ya el geógrafo, porque si bien la descripción es el primer paso en el quehacer científico, la verdadera ciencia geográfica no puede quedarse ahí, en la mera descripción científica, pero al fin y al cabo descripción, a riesgo de permanecer en su actual  estado precientífico.

                              Si quiere hacerse pasar a la Geografía como ciencia, por explicar ésta la existencia de unos fenómenos como consecuencia de otros, debe aceptarse que la Geografía no es, finalmente, la ciencia del estudio de los fenómenos y sus relaciones, como equivocadamente
  hoy en día se entiende; pues, de tales relaciones nada se puede saber acerca de los fenómenos mismos, que no sean sus relaciones físicas externas; y con ello, esencialmente, la Geografía como ciencia ha de ser aquella que entre en conocimiento de sus propiedades espaciales e indague las regularidades de las mismas, para llegar a la investigación causal y de las leyes del espacio terrestre adyacente a su superficie.

 


1      Kedrov, B.M; Clasificación de las Ciencias; Editorial Progreso, T.I; Moscú, 1974; p.441.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios