Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 febrero 2011 4 03 /02 /febrero /2011 00:02

Ex-Libris InvertidoGeografía Básica.  Libro Básico de Consulta, 1994 (2/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http//:espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 7 feb 11.

 

Siguiendo a Karl Marx en su método de investigación en El Capital, ahondamos en el hecho de si el concepto de “relación”, era realmente la categoría fundamental del saber geográfico; y en dicho proceso nos encontramos, en su lugar, , al concepto de “espacio”, más general y esencial.  Eso era precisamente lo que expresaba el mapa.  Los fenómenos eran, en último término, estados particulares de espacio.  Entonces el aparente caos del contenido de este saber, empezó a tomar armoniosa y coherente forma.

 

Esos planteamientos de los años preliminares a 1983 y finalmente dicha tesis profusamente impulsada por nuestra parte, impactaron a la comunidad de geógrafos durante el primer lustro de los años ochenta.  La Geografía no era una “ciencia de los fenómenos”, sino del “espacio terrestre”; no era una “ciencia mixta” ni mucho menos una “ciencia social”; sino que en tanto su objeto de estudio: el espacio, es un atributo físico de la realidad, es, necesariamente, una ciencia natural, físico-matemática.  La respuesta fue, finalmente, la proscripción de dicha tesis.

 

Otra vez, en nuestro tiempo, pesó aquella patrística acusación sobre estas ideas, de contener un planteamiento “oscuro” y “confuso”.  Pero lo que olvidaron esas fuerzas conservadoras, fue que, aun cuando nosotros habíamos llegado independientemente (la mayoría de los textos teóricos, realmente los fuimos conociendo después de 1984 cuando cursábamos estudios de posgrado), y de manera más radical a dichos planteamientos, en otras partes del mundo, incluso en el sendo del ámbito institucional ahí, ocurría un mismo proceso de cuestionamiento y crítica a lo establecido; entre otros muchos, con Alan Reynaud e Yves Lacoste en Francia y la Revista Herodote; Horacio Capel en España, y la Revista Geocrítica; Harvey y Dacey en Inglaterra y Estados Unidos, y la Revista Antípode; Milton Santos en Brasil, y otros más, lo mismo que otras revistas, como Roter Globus en Alemania, venían ya discutiendo intensamente el problema desde mediados de los años setentas, como dice Harvey, cuestionados y motivados por la consideración del manejo cuantitativo de los estudios geográficos.  Entre éstos, con Capel y Nilton Santos, y otros aquí no mencionados, hemos tenido la oportunidad de confrontarnos directa y personalmente en foros internacionales, obvio, con la tolerante relativa aprobación y éxito.

 

En 1989, luego de casi tres años de intentos, y de la manera más inesperada, como suele suceder, logramos fundar en la “proscripción”, la Sociedad Mexicana de Teoría e Historia de la Geografía, sc; y a través de su principal órgano de difusión: Ilhuícac, Revista de la Sociedad Mexicana de Teoría e Historia de la Geografía, intentó difundir su pensamiento.

 

Un azaroso lustro, el inicio de los complejos años noventa, nos han traído nuevamente al campo de la docencia; en cuyo seno iniciamos nuestro desarrollo profesional hace ya casi quince años en 1980.  Y una situación paradójica, por una parte nos ha permitido, y por otra obligado, a elaborar el presente documento: por un lado, permitido, por la madurez de nuestras ideas, abstraídos de aquella vieja geografía “oficial”; y por otro lado, obligado, por la necesidad ed contar en la docencia con un documento actualizado sobre los avances técnicos y científicos d la Geografía.

 

Un tercer elemento viene a contribuir a esta posibilidad: el explícito reconocimiento generalizado de la ineludible necesidad de impulsar cambios y realizar innovaciones.

 

Obviamente, quince años después, tras una amplia experiencia profesional en el sector productivo tanto público como privado, así como en el sector educativo en el que por lo menos la experiencia docente acumula unos siete años, aquellos planteamientos no sólo no han envejecido, sino que están por nuestr aparte mucho más acabados, y hoy más que nunca tienen plena actualidad y vigencia en el mundo; y aun cuando negada por la comunidad “oficial” a principios de los años ochenta, nuestra definición de Geografía como ciencia del estudio del espacio, hoy ya es un concepto en la pluma y boca de todos, no obstante los remedos empíricos[a].

 

Por ello, confrontar este texto con la geografía “oficial” institucional aún vigente en México (expuesta en sus libros de texto), podrá dar lugar a extrañeza.  Otra cosa será si se consultan fuentes avanzadas y teóricas de cualquier otra parte del mundo.

 

En suma, aquí se sintetiza de manera básica, simplificada y elementalizada, dirigida a la enseñanza media, nuestra experiencia profesional hasta ahora acumulada, nuestra investigación en el campo de la geografía teórica, y nuestra experiencia docente.

 

Un libro como éste no podía salir a la luz, sin antes hacer ver que es, además, producto de ciertos fundamentos teóricos en el ámbito educativo; esto es, no se concibe como “Libro de Texto”, afín al anacrónico y obsoleto sistema escolarizado tradicional, comtiano, positivista, que tocó a su fin con la declaración mundial de la crisis de la educación hecha en octubre de 1967, en la Conferencia Internacional Sobre la Crisis Mundial de la Educación, realizada en Williamsburg, Viriginia, Estados Unidos.

 

Por el contrario, se considera a sí mismo como libro básico de consulta, apenas uno, el más general quizá, entre los miles que esperan enlas bibliotecas al nuevo tipo de estudiante-investigador de un nuevo, más dinámico, libre, voluntario y recreativo sistema escolar, generador de un estudiante responsable, autodidácta, inherente a la educación continua del sistema abierto y a distancia, que en la sociedad ya se impone por elemental necesidad económica-poblacional y sociotecnológica.

 

Por último, debo agradecer, finalmente, el decidido apoyo para la impresión de esta obra, a mi esposa, la Geog. Silvia Castro, Coordinadora Estatal de Geografía del Colegio de bachilleres del Estado de Morelos, revisora final del texto, y con quien he compartido todas estas ideas.

 

Vaya dedicado este trabajo a los geógrafos: Dr. Carlos Sáenz de la Calzada, y al Lic. José C. Martínez Nava, con mi especial reconocimiento.

 

 

Lic. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Huitzilac, Mor; diciembre de 1995.

 



[a] Se hace referencia aquí a la poco ética actitud de retomarse las ideas y no dar los créditos correspondientes, no citando ni refiriendo documentalmente.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios