Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

3 febrero 2011 4 03 /02 /febrero /2011 00:04

Ex-Libris InvertidoGeografía Básica.  Libro Básico de Consulta, 1994 (4/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http//:espacio-geografíco.over-blog.es/;

14 feb 11.

 

 

Prefacio a la Tercera Edición, 2011

 

 

Hacemos este Prefacio a la Tercera Edición, quince años después de su última publicación en 1996.  Ya no con la perspectiva en sí de una nueva edición, sino como la publicación reeditada de un documento ya histórico, no tanto por los escasos tres lustros que hayan transcurrido, como por haber sido la primera obra en que cristaliza realmente ese anhelo constante de prácticamente todos los textos dirigidos a la enseñanza de la Geografía, de ofrecer una nueva visión y metodología, en el sentido de aproximarla de manera más definitiva a una condición rigurosamente científica en los términos de la ciencia y el método científico de la modernidad.

 

En ella, efectivamente, se sintetiza toda una discusión en la geografía teórica elaborada desde fines de los años setenta, y que una década después, su tesis esencial se ve plenamente verificada.  Con esa sólida base teórica, finalmente replantea sustancialmente toda noción de la Geografía dada hasta entonces.

 

La vieja categoría de las “relaciones” naturaleza-sociedad, que imperó hasta mediados del siglo XX, incluso la aproximativa pero insuficiente categoría de “región”, que formulada en el primer tercio del siglo, fue adquiriendo fuerza teórica y comenzó a ser dominante luego de mediados del siglo y hasta los años setenta; fueron suplidas por otra más general y esencial: la categoría de “espacio”.

 

Y sobre la base de esa categoría esencial, redefinimos el objeto de estudio de la Geografía, de ciencia del estudio de las “relaciones” naturaleza-sociedad, a ciencia del estudio del espacio terrestre.  Y, a partir de ello, obviamente, la metodología quedó modificada drásticamente, pasando de la descripción de los fenómenos dadas en las Relaciones Geográficas, a la explicación del espacio dado en la Carta Geográfica; y en ese sentido, de la investigación causal de los fenómenos con los métodos y técnicas de cada ciencia que sigue a la Geografía en la teoría del desarrollo y subordinación de las ciencias, y que tiene en cada uno de esos fenómenos a su objeto de estudio, se pasó a la investigación causal del espacio con los métodos y técnicas derivadas de las ciencias que anteceden a la Geografía, de las cuales se desarrolla y a las cuales se subordina en el cuadro de la clasificación de las ciencias.

 

El cuadro de las categorías fundamentales cambió, así, de los conceptos esenciales acerca de los fenómenos de cada una de las ciencias especiales, a los conceptos que definen al espacio por sus propiedades esenciales; y de esta manera, regularidades dadas en el conocimiento geográfico desde el origen de su historia, pueden ahora establecerse como principios o leyes más generales, de las cuales derivan ya ciertas leyes geográficas, que si bien empíricas, dan la pauta para la investigación sistemática y rigurosamente científica en los cánones de la ciencia y el método científico de la modernidad.

 

La Geografía como ciencia, en su desarrollo natural, es otra a partir de entonces; independientemente de la resistencia al cambio en el estudio de ella en las instituciones educativas “oficiales”, ya obsoletas y cada día más anacrónicas.

 

Así, si la Geografía estudia el espacio, entonces estudia la dialéctica de la dimensionalidad material continuo-discreta, y, en consecuencia, la sistematización de su estudio va de las propiedades del espacio bidimensional, al espacio tridimensional e incluso tetradimensional.  Y ello, justo, es lo que da la estructura a la presente obra, evidentemente, antecediéndole el estudio de los fundamentos teóricos e históricos de esta ciencia, y tratando en su parte final sobre los métodos y técnicas del análisis espacial.

 

A mediados de los años noventa, tratando de hacer la transición, mediaba con el conocimiento geográfico aún vigente cuyo centro de sus preocupaciones estaba en el estudio de los fenómenos naturales y sociales, y ello explica el contenido aún fenomenista de alguna de sus partes.

 

Hoy todo ese contenido fenomenista mediador del libro tendría que ser cambiado por lo que en esencia debe ser: el estudio de los estados de espacio.  Pero se perdieron quince años.  La crisis económica de 1995 acabó poniéndonos al margen, y dos mediocres profesoras editando un libro con todo el apoyo institucional “oficial”, y un profesor encargado de la “capitación docente” en los nuevos planteamientos en geografía, todos ellos normalistas de educación básica, aprovechando mi retirada involuntaria, usurparon la teoría, no nos citaron, no nos refirieron a pie de página, no dieron los créditos al verdadero autor de la teoría, y con ello incurrieron en deliberado y maquinado plagio de ideas, queriendo encubrir con otras fuentes sólo por sus títulos, el contenido de lo que tomaron de lo nuestro, dado en aquellos antecedentes de más de una década.  Y como tenía que ser, no siendo los autores reales de las ideas, no pasaron de transcribir lo hecho hasta entonces, con todo y sus errores y limitaciones, y la Geografía en México, en vez de continuar su desarrollo, se enturbió, y terminó girando en redondo.  Y quince años después, por fin, podemos continuar, siendo obligado dejar la constancia histórica de esta obra, que compendia los avances alcanzados entonces.

 

Afortunadamente, de entonces a la fecha, otras ciencias básicas vinculadas al concepto de espacio (la Astrofísica, la Matemática y la Física), continuaron avanzando, y en mucho en este lapso han resuelto los problemas esenciales del espacio, que nosotros apenas vislumbrábamos como hipótesis, que ahora con agrado vemos verificadas: esencialmente, la del espacio como el vacuum, es decir, tanto del vacío entendido como el sustrato portador, como de las transiciones de éste en los estados de espacio.

 

El salto, como se puede ver, es enorme; dejemos pues este trabajo aquí, en su propio contexto histórico, y trabajemos ahora conforme a lo planeado, en la elaboración de una “Geografía Superior”.

 

 

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

La Tierra, ≈19ºφN, 99ºλW; febrero, 2011.


                     1990 Ilhuícac, SMTHG  1990 Ilhuícac, contraportada


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios