Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 noviembre 2009 5 13 /11 /noviembre /2009 09:04

  La Geografía, Barabino

"Geografía: Fundamento
de su Teoría del Conocimiento”. 
El Proceso Empírico-Espontáneo
del Pensamiento Geográfico.
Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;
http://espacio-geografico.over-blog.es/;
México, 23 nov 09.

 

 

I Cap.  Análisis Histórico
 
1  Nacimiento y desarrollo del pensamiento geográfico
  
a)  El proceso empírico-espontáneo
del pensamiento geográfico.


Tratar acerca del origen de la Geografía como ciencia que constituye un reflejo objetivo en el pensamiento humano, de una faceta dada de la realidad, nos obliga a considerar que ésta ha de nacer en un proceso muy largo de la historia de la humanidad; pues antes de formarse un saber especial acerca de dicha faceta de la realidad objetiva, el hombre tuvo que resolver un conocimiento más generalizado sobre el mundo, en lo que en la historia de la filosofía se denomina la ciencia en general; y aún ésta, se estructuró en el curso de la larga práctica histórico-social.

 

Es decir, que aun antes de hablar de ciencia, así sea muy generalizada, habrá que considerar toda aquella laga etapa precedente, prehistórica, en la que la humanidad desarrolla lentamente en su práctica cotidiana el proceso empírico-espontáneo del pensamiento científico, que culmina entre los griegos hacia el siglo VI ane, para dar lugar al nacimiento de la ciencia en general.

 

Sin embargo, ya entonces existía la simiente del saber especial referido a todas y cada una de las futuras ciencias, y de nuestro particular interés, el saber o pensamiento referido a lo geográfico.

 

Al hablar del proceso empírico-espontáneo nos estamos refiriendo al “papel decisivo de los órganos sensoriales en la distinción de los objetos y en la obtención del conocimiento verdadero”[1], papel decisivo que intervino en el quehacer rudimentario y cotidiano de la humanidad en sus comienzos; y en tanto que no guiando deliberada o concientemente a un fin: espontáneo, abocado a resolver necesidades inmediatas.  Fue  en dicho proceso de la práctica social que se desarrolló el pensamiento geográfico, al distinguir ya entonces, los objetos en su localización y distribución unos con respecto a otros en sus limites y extensión; contribuyendo ello a resolver necesidades inmediatas de subsistencia ubicando lugares de recolección, de caza, de pesca, y más tarde de pastoreo y de tierras fértiles para el cultivo; unos con respecto a otros en determinada extensión, dando lugar a un conocimiento verdadero acerca de aquello que en ese momento era objeto de su preocupación, así como obligando a su explicación en un radio de acción cada vez más amplio, a la vez que sucediéndose dicha exploración en el comercio y lo militar.

 

De esta ultima actividad exploradora sólo se tiene noticia hasta las expediciones militares mesopotámicas o los viajes comerciales de los egipcios, como los Her-Khuf hacia el 3500 ane, la de Pepinekht, Henu, Hapdjefai, Si-hator, Amori, y Kentekatai; tras quienes siguieron los cretenses, aqueos, fenicios y griegos, entre quienes estuvieron Hannon, Himlicon, Kolaikos (620 ane), Escylax de Caryanda (510 ane) Piteas de Marsella y Nearcho (320 ane).

 

De esta manera se puede concluir con fundamento, que la “descripción escueta de la superficie terrestre (como) saber geográfico”[2] data de los tiempos más remotos de la humanidad, por excelencia reflexiva; sin que dicho saber implique desde siempre un contenido científico, ni siquiera intuitivo.

 

En el proceso empírico-espontáneo del pensamiento geográfico se define ya, empírica y espontáneamente, el objeto de estudio de la ciencia que se habría de formar después: el espacio terrestre adyacente a su superficie, que en su expresión empírica se significa en aquel entonces, por la distribución y extensión, y en forma mas generalizada, por la exterioridad  adyacente a la superficie terrestre misma.

 

De esta manera, la más alta manifestación del desarrollo del pensamiento geográfico en esta primera etapa histórica, se tiene en la representación de dicho espacio, primero, en las tablillas de barro halladas en Babilonia, que dan imagen de la localización y limites de determinados objetos (fig.1); y después en los papiros de Egipto, en donde el  pensamiento geográfico, el saber empírico del espacio como exterioridad de la superficie terrestre adyacente a ella, alcanza la noción cuantitativa en función de los trabajos de agrimensura de las riberas cultivables del Nilo.  Así pasa el pensamiento geográfico empírico-espontáneo, con ese nivel de desarrollo, al mundo griego, en donde habrá de ser enriquecido y transformado, formando parte de la ciencia en general. 



1    Arkadi, et al; Metodología del Conocimiento Científico; Academia de Ciencias de Cuba-Academia de Ciencias de la URSS; Editorial Presencia Latinoamericana; p.157.

2    Daus, Federico A; Qué es la Geografía; Editorial Columbia, Col Esquemas Nº 53; Argentina, 1966; p.7.


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios