Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 mayo 2010 3 05 /05 /mayo /2010 08:12

Clich--Filosof-a

Lógica e Investigación Científica.

Monografía, 2003 (12)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 24 jun 10.

 

 

La Demostración

 

Todo en la ciencia, por más que parezca evidente, ha de ser demostrado y comprobado mediante la práctica (ya sea práctica social, o experimento).

 

Demostrar o fundamentar en la ciencia, significa determinar la conexión necesaria entre la verdad, y los fenómenos de la realidad objetiva.  Esta conexión fenómeno-verdad, se revela a través de la estructura de la demostración.

 

 

Estructura de la Demostración

 

Un primer elemento de la estructura de la demostración, lo son sus fundamentos, expresados éstos como juicios.  Comprobada anteriormente en la práctica su veracidad, los fundamentos son los principios en que se apoya la demostración y de los que se sigue con carácter necesario.   La conexión de los juicios de fundamentos no es única, ni se da junto con lo propios fundamentos, sino que ha de ser descubierta.

 

Por su parte, un segundo elemento de la estructura de la demostración, lo constituye la secuencia misma de los juicios de fundamento, y que se denomina procedimiento de la demostración.  Por ello, dicen Goski y Tavants:  “La demostración forma una conexión lógica de juicios”[1].

 

Sin embargo, dichos autores afirman que la conexión lógica de esos juicios, tendrá, por consiguiente, la verificación de la tesis: “La demostración –dicen éstos– forma una conexión lógica de juicios (...), que tiene por premisas los fundamentos y por conclusión la tesis a demostrar”[2].

 

Mas este argumento no será plenamente comprensible, hasta en tanto no se ubique el lugar de la hipótesis en el conjunto de esos fundamentos.

 

La tesis, pues, es el juicio cuya veracidad o falsedad se dilucida por medio de la demostración; pero en donde la hipótesis desempeña un papel dialéctico particularmente especial.  “La investigación pone de manifiesto que la tesis que se demuestra se sigue necesariamente de ciertas proposiciones y como quiera que éstas son ciertas, lo es también aquella”[3], y basta esta afirmación autorizada, para hacer ver la importancia que la lógica tiene en el proceso de la investigación científica y la elaboración de tesis académicas.  Las lecciones sobre Métodos de Investigación en los seminarios de tesis o de titulación, hasta ahora, no han considerado el argumento de la lógica que ahora aquí exponemos, y la importancia teórica que se da en ello a la hipótesis, en consecuencia, no está claro.

 

Ciertamente, aun Goski y Tavants dejan esta explicación en términos de una amplia abstracción dialéctica que debemos explicar, pues el pensamiento idealista confunde esa dialéctica con el “circulo viciosos de la demostración”.

 

Llevando esa abstracción dialéctica a una explicación más concreta, expondremos la estructura de la demostración en función del silogismo mismo.

 

En éste, tanto los argumentos históricos o antecedentes, como los argumentos del juicio de tesis y de la hipótesis, constituyen fundamentos dialécticos de la demostración de la tesis misma, pero, y he aquí algo importante, la tesis forma parte de las premisas, como premisa menor; en tanto la hipótesis constituye el consiguiente del silogismo.

 

De esta manera, si la primer premisa o premisa mayor, por sus características es denominada también premisa antecedente (y cuyo contenido está dado por datos demostrados ya antes como verdaderos); la segunda premisa o premisa menor, constituirá la tesis a demostrar; y ésta se demostrará, en función de la verificación de la hipótesis.  Ello quiere decir que aparentemente hay aquí un círculo viciosos: la tesis a demostrar, ha de demostrarse a través de la hipótesis, la cual sólo tiene verificación a través de la tesis.  Visto desde el mecanicismo, ciertamente ello es, sin duda, un círculo vicioso.  Pero la dialéctica de la demostración anula tal consideración, pues; y he aquí lo esencial; la argumentación de la tesis, muestra idealmente todas las facetas posibles de lo que es ésta, y está preestableciendo o postulando su veracidad; pero la demostración de la misma, sólo se logrará mediante o a través, de la verificación de la hipótesis; de modo que si la hipótesis resulta cierta, será justo porque no sólo los antecedentes, sino la tesis misma, serán verdaderas.  Dicho inversamente, si la hipótesis no se logra verificar, seguramente será porque algún argumento será falso en las premisas, y particularmente en la que constituye el juicio aun no demostrado: la tesis.  La dificultad en entender esto, o la abierta negación de ello al no compartirse el pensamiento dialéctico, es lo que ha llevado a la negación de la lógica, y con ello a la negación de la esencia del método científico: su carácter hipotético-deductivo.



[1]       Ibid. p.273.

[2]       Ibid. p.273.

[3]       Ibid. p. 277.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios