Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 mayo 2010 3 05 /05 /mayo /2010 08:16

Clich--Filosof-a

Lógica e Investigación Científica.

  Monografía, 2003 (16)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 08 jul 10.

 

Métodos para Establecer la Relación Causal

de los Fenómenos

 

Aparte del problema de la verdad, otro factor que ha determinado la elaboración de estas notas, es un asunto aparentemente trivial: dejar en claro, que el fenómeno es un efecto, que el efecto es producto de una causa, y que, en consecuencia, la causa precede al fenómeno en el tiempo, siempre, es decir, la causa antecederá históricamente al fenómeno siempre, de manera universal, necesaria y unívocamente; esto es, que la causa siempre precede al fenómeno, y no puede ser de manera inversa.

 

Algo tan sencillo como eso, es, sin embargo, un error más común de lo que pudiera creerse; y sorprende cuando se imparte un curso de lógica, ver cuán displicentemente puede afirmarse lo contrario: que la causa sigue al fenómeno, o más aun sorprende, cuán difícil es demostrar que las cosas no son así.

 

A la pregunta de por qué ocurre tal fenómeno, es decir, cuál es su causa; se responde diciendo que tal fenómeno ocurre “para...” algo[*].  Es decir, lo que determina al fenómeno, lo que es su causa, se coloca después en el tiempo.

 

Dicho de otra forma, en este ejemplo, un fenómeno se explica por el fenómeno o conjunto de fenómenos que son su efecto, y en ese sentido, la investigación causal del fenómeno omite la indagación histórica, es decir, la indagación en los hechos antecedentes en el tiempo.

 

Puede haber dos formas, entonces, de explicar esta confusión entre causa y efecto.  Una, que ese rechazo a la historia enfatice el método funcionalista; o dos, inversamente, que la predominancia del método funcionalista ha provocado el rechazo de la historia[**].  Como quiera que sea, el estudiante actual tiene un rechazo hacia la historia al juzgarla por su aparente “sin sentido”, es decir, porque no ve en ella el origen de la causalidad de los fenómenos.  De ahí la importancia del estudio del presente capítulo.

 

Más allá de las complicaciones de lo anteriormente dicho, Gorski y Tavants asientan al respecto: “...las formas de la relación causal son, en el mundo, múltiples.  De ahí que la relación de causa a efecto sea mucho más complicada de lo que a primera vista pueda parecer”[1].  Y Aristóteles había advertido esta complejidad y había clasificado la causa en cuatro tipos: 1) la “causa material” (por la cual el fenómeno es en su naturaleza); 2) la “causa eficiente” (por la cual el fenómeno se produce); 3) la “causa formal” (por la cual el fenómeno está determinado por la forma o modelo); y 4) la “causa final” (por la cual el fenómeno es de acuerdo al propósito).

 

Por tal razón en la historia del pensamiento científico, se han formado cinco métodos para determinar la relación causal de los fenómenos.

 

 

 

1  Método de Concordancias.

 

El método de concordancias se caracteriza por la comparación de circunstancias repetidas en la apreciación del fenómeno, y se aplica principalmente en la observación.

 

Como comparación, el problema estriba en hallar la causa real entre una serie de causas posibles, examinando diversos casos en que el fenómeno se haya producido.

 

El método de concordancias funciona en esencia como la eliminación de las no-causas, y puede representarse de la siguiente manera:

 

 

fa0        ABC El fenómeno a se encuentra determinado por las causas posibles ABC

fa1       AKM En otro caso el fenómeno se encuentra determinado por las causas AKM.  De ello se infiere que la causa no puede estar en las circunstancias BC, pero tampoco lo serán las circunstancias KM

fa2        A Del conjunto –eliminadas las no-causas-, permanece una, que finalmente es la causa real.

 

 

Particularmente para el método de relación causal por concordancias (aun cuando igualmente para los demás métodos de relación causal), suele construirse una Tabla de Concordancias, tanto más necesaria, cuanto mayor es el número de casos.

 

Ejemplo de ello en lo abstracto de la notación anterior, nos daría lugar a la siguiente Tabla de Concordancias, en la cual se tienen los casos del fenómeno determinado por las circunstancias ABC, como del fenómeno determinado por las circunstancias AKM, luego entonces:

 

 

Casos

Circunstancias Causales

A

B

C

K

M

f1

1

1

1

 

 

f2

1

 

 

1

1

 

 

 

 

 

 

Concordancias

2

1

1

1

1

 

 

De donde puede apreciarse fácilmente en la circunstancia “A”, la causa del fenómeno.



[*] Aristóteles estableción cuatro tipos de causas, de las cuales, la que llama “causa final”, respondería a esta consideración funcionalista.

[**] En lo personal, nos inclinamos por pensar esto último, lo que junto con otras prácticas metodológicas educativas, ha desvirtuado y trastocado el pensamiento científico.

[1]       Ibid. p. 213 (lo que ya había hecho ver Aristóteles)

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios