Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 mayo 2010 3 05 /05 /mayo /2010 08:04

Clich--Filosof-a

Lógica e Investigación Científica.

  Monografía, 2003 (4).

Dr. Luis Ignacio Hernánde Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 17 may 10.

 

Hemos dicho desde el primer momento, finalmente, que Lógica, Dialéctica y Teoría del Conocimiento, aun cuando son tres categorías diferentes, expresan relaciones semejantes; y ello lo haremos ver en la explicación del siguiente diagrama, acerca del fundamento gnoseológico de todo marco teórico: el fundamento dado en los métodos de la teoría del conocimiento.

 

La teoría del conocimiento (gnoseología, para los materialistas; epistemología, para los idealistas[]), se refiere esencialmente, a “la interrelación del sujeto (la parte cognoscente), y el objeto (la parte conocida), en la actividad cognoscitiva; la relación del saber con la realidad; las posibilidades mismas de conocer el mundo; y los criterios de autenticidad y veracidad del conocimiento”[].  Si bien se ve, pues, todo el problema del conocimiento, radica en resolver la relación sujeto-objeto.

 

Todo aquel que se propone investigar un fenómeno cualquiera del mundo, comienza resolviendo; ya consciente y explícitamente, o inconsciente e implícitamente; el problema de cómo está obteniendo ese conocimiento.

 

La teoría del conocimiento adquiere principal relevancia, puesto que; con fundamento en la dialéctica materialista, se considera como objeto todo cuanto existe fuera del pensamiento, y en ese sentido, no hay problema en reconocer que todo otro ser humano realmente existente; es decir, fuera de nuestro pensamiento; habrá de ser un objeto más, parte del mundo de los objetos materiales; pero no sólo cuantitativamente como un objeto más (como si todos los objetos fuesen iguales, y peor aun, como si el ser objeto se identificara exclusivamente como objeto inerte, como una piedra, por ejemplo); sino, además, por lo contrario, pudiendo distinguir en él sus diferencias cualitativas entre todos los objetos materiales, por las cuales distinguimos ese objeto, como un ser pensante, y en consecuencia, a su vez, por ese solo hecho, en su capacidad de ser sujeto (y en cuyo pensamiento, nosotros seremos ahora para él, un objeto más, parte del mundo de los objetos materiales).  Y si el objeto sobre el que recae la acción educativa del docente; es, precisamente, la adquisición del conocimiento por ese otro objeto en calidad de sujeto distinto de él; la relevancia de la teoría del conocimiento es pues, a tal punto, que la condición primera de toda condición que se pueda plantear un docente, es determinar en qué teoría del conocimiento se sustenta en su labor.

 

En ese sentido, en el ámbito educativo, debe distinguirse con toda precisión la teoría del conocimiento (hemos dicho, la relación sujeto-objeto en el proceso del conocimiento), de la teoría pedagógica, donde esta última a lo que se refiere, por su parte, es a “las modalidades y posibilidades de la educación, o de cualquier supuesto de la práctica educativa”[]; esto es, respondiendo por su parte a los modos, o maneras de hacer, para que –en función de una teoría del conocimiento dada– el educando en su calidad de sujeto, en su relación ahora con el objeto de conocimiento, adquiera al mismo, o, como se suele decir, se apropie de él.

 

Puede concluirse entonces, sin ninguna dificultad, que, en consecuencia, la teoría pedagógica se subordina a la teoría del conocimiento.  O dicho de otro modo, que la teoría pedagógica no puede ser científicamente planteada, sin la teoría del conocimiento.  La manera de hacer para que el sujeto aprenda (pedagogía), dependerá del fundamento que se adopte acerca de la relación entre ese sujeto y el objeto de conocimiento.

 

De esta manera, la teoría del conocimiento se divide en dos posibles grandes fundamentos: 1) la teoría del conocimiento idealista, por la cual el conocimiento, en calidad de idea, antecede al objeto; y 2) la teoría del conocimiento materialista, en la cual, la existencia del objeto es anterior a la idea, y condición necesaria para el conocimiento en calidad de esa idea.

 

 Idealismo y Materialismo

  

No es posible una menor reducción, pero a partir de allí, se da luego una división y subdivisión de teorías del conocimiento; con la particularidad de que, mientras en el idealismo les caracteriza un desarrollo horizontal, en el materialismo le caracteriza un riguroso desarrollo histórico vertical en el que a una variante del pensamiento materialista, le sucede una nueva superando las limitaciones de la anterior.

 

Examinaremos aquí las cuatro teorías del conocimiento fundamentales, dos idealistas: 1) metafísica, y 2) la fenomenológica; y dos materialistas: 3) el mecanicismo, y 4) la dialéctica materialista.

 

 Subdivisión en Idealismo y Materialismo

 

Para el idealismo, la diferencia entre idealismo objetivo y subjetivo, consiste en que, mientras el idealismo objetivo considera que las ideas o conceptos tienen una existencia real, objetiva, esta existencia lo es sólo en el pensamiento (el mundo fuera de él, no es realmente existente, sino que corresponde sólo a un mundo aparente).  En esta teoría del conocimiento, el mundo objetivo es el mundo de las ideas mismas, que se crea o surge conforme se piensa, a lo que se denomina como inmanencia, y a ello es a lo que se denomina como Metafísica.

 

Metafisica-y-Fenomenologia.jpg

 

El idealismo subjetivo, por su parte, concede en que existe el mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, aun cuando tal mundo de los objetos materiales, depende por entero de la voluntad y conciencia del sujeto; en él, el mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, es resultado del pensar (ya que este mundo, en una posición extrema, se crea con el pensamiento; ya que, aún estando el mundo ahí, no adquirirá significado de existencia hasta en tanto el sujeto no lo piense; y entonces se habla de construcción de la realidad).

 

Consideradas ahora las teorías del conocimiento materialistas por separado, el diagrama se detalla de la siguiente manera:


Mecanicismo-y-Dialectica.jpg


 Así, en el fundamento idealista objetivo de la teoría del conocimiento metafísica, el diagrama explica que la realidad (R) o mundo físico de los objetos materiales, no existe, es sólo apariencia; la realidad sólo existe como objeto metafísicamente, en la cabeza del que piensa, y de esta manera, la realidad fuera del pensamiento es sólo un mundo metafísico de apariencias; de modo que la “realidad objetiva” es el pensamiento mismo como “brotando de la nada”, lo que recibe el nombre de inmanencia, pudiera decirse, por “revelación” (y por ello, R es idéntico a R; esto es, la realidad pensada, es igual a la “realidad de apariencias”).  Aquí, sujeto y objeto se identifican; o dicho de otro modo, sólo existen los sujetos pensantes.

 

  Metafisica-copia-1.jpg

 

La otra teoría es la del idealismo subjetivo, la fenomenología; en la que el diagrama explica que se acepta la existencia del mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, pero que éste es sólo producto de la conciencia del que piensa como resultado de la proyección de sus sensaciones, de modo que la realidad es como se piensa (y aquí también, por lo tanto, R es idéntica a R, pero ahora donde la “realidad” pensada –el mundo subjetivo–, es igual a la realidad objetivada, concretada o construida físicamente fuera del pensamiento; es decir, donde el mundo es conforme cada cual lo piensa, dando lugar a la realidad construida a partir del pensamiento).

 

 Fenomenologia-copia-1.jpg

 

Luego está el fundamento materialista de la teoría del conocimiento mecanicista propia de los ilustrados del siglo XVIII, en donde, como puede interpretarse del diagrama, se considera que primero existe el mundo de los objetos materiales, la realidad; y luego, dada la relación sujeto-objeto, por la actividad sensorial del sujeto, los objetos son percibidos a manera de reflejo en el cerebro humano, en el cual se forma la representación en forma de conceptos o ideas; de modo que aquí la realidad, el mundo fuera de nuestro pensamiento, es conocida –según el mecanicismo– tal cual la realidad es, y en su forma acabada (y de ahí que ahora, siendo diferentes la realidad del mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento y el pensamiento mismo, entonces, R ya no es idéntica o la misma a R, sino ahora la realidad concreta, Rc será sólo semejante o igual a la realidad pensada, Rp; en donde la realidad de mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, es igual, semejante, a la realidad reflejada en el pensamiento).

 

Mecanicismo-copia-1.jpg 

 

Pero el materialismo del siglo XIX entendió que había un error en ese planteamiento, pues en ese caso, hace tiempo la realidad tal cual es, habría quedado conocida.  Por lo tanto, apareció la teoría del conocimiento materialista dialéctica, en la cual, al igual que en la teoría del reflejo del mecanicismo, se reconoce la eixtencia real y objetiva del mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento; luego los objetos son percibidos mediante los órganos de los sentidos en la interacción sujeto-objeto (de ahí la dirección en dos sentidos simultáneos; cuando en el mecanicismo se entendía que sólo el sujeto era el que actuaba), formándose su representación en los conceptos o ideas.  Pero ahora, aquí, como puede verse en la figura, la realidad pensada, (rp), lo subjetivo, es semejante a la realidad concreta (Rc); se refiere a lo mismo, pero ya no sólo no es exactamente igual; y mucho menos idéntica; a la realidad del mundo de los objetos materiales fuera del pensamiento, lo objetivo (y por lo tanto, ahora lo representamos como, Rc aproximadamente igual, o semejante, a rp).  Además, en la teoría del conocimiento materialista dialéctica, se entiende que la realidad está en constante cambio y transformación independientemente del ser humano, y por ello en un tiempo 1, en un proceso infinito (…α t1); y, en consecuencia, el conocimiento que es su reflejo, y que por ello, siendo posterior, queda simbolizado como un tiempo 2, (…α t2), lo cual requiere de un proceso al infinito para su conocimiento.

 

 Dialectica-copia-1.jpg

  

Así, en esa lucha entre los pensamientos materialista e idealista filosóficos, estas notas han surgido como una necesidad para contrarrestar perversas ideas oscurantistas en nuestros días acerca de la verdad, por la cual se afirma que “cada cual tiene su verdad”, lo que descalifica a la ciencia y nos devuelven al medioevo.



Con la variante de que en ello, se pretende reducir la teoría del conocimiento en general, a “teoría del concimiento cientifico”; argumento “posmodernista” para “relativizar” la teoría del conocimiento, y luego validar todo tipo de conocimiento, como un conocimiento científico.

Foroba, N.T; Diccionario de Filosofía; Editorial Progreso, URSS, 1984; (v. Conocimiento, Teoría del), (paréntesis nuestros).

Abbagnano, Nicola; Diccionario de Filosofía; Fondo de Cultura Económica, segunda edición, México, 1966; (v. Pedagogía)

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios