Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 julio 2010 1 19 /07 /julio /2010 08:15

Los Métodos

de la Teoría del Conocimiento en Geografía.

  Curso, Universidad de Guadalajara, 1985 (15).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica,

http://espacio-geografico.over.blog.es/;

México, 06 sep 2010.

 

 

d)  La teoría del conocimiento en el saber geográfico.

 

La teoría del conocimiento en el saber geográfico en particular, se referirá, finalmente, a las leyes del proceso del conocimiento aplicados a la investigación de la faceta de la realidad que es objeto de su estudio, es decir, al espacio geográfico.

 

En tanto que, lógica, dialéctica y teoría del conocimiento son uno, la leyes de esto, aplicado al saber geográfico no son otras que las leyes de la dialéctica materialista, a partir de sus principios tales como el del reflejo y la práctica.

 

Hacia el final de este trabajo, tendremos oportunidad de referirnos a los aspectos concretos de estas leyes en la investigación geográfica.  Aquí simplemente nos limitaremos a plantear que la teoría del conocimiento en el saber geográfico, está constituido de estos elementos, entre otros, como una serie de métodos, medios y procedimientos empíricos y racionales que forman la sistematización del conocimiento geográfico.

 

Dichos métodos de la sistematización del conocimiento geográfico, como habremos de analizarlo más adelante, consisten en la observación, la medición y la experimentación, por lo que toca a lo empírico; que en el saber geográfico se refieren a la observación del espacio y sus propiedades, a la medición y representación del mismo y de sus partes, y a su modelaje como nivel experimental.  En el concepto de lo racional, se referirá al desarrollo de hipótesis en el conocimiento espacial y de sus propiedades, así como el descubrimiento y establecimiento de leyes geográficas (espaciales) en torno a teorías eminentemente de esta doctrina de conocimientos.

 

La Geografía, a nuestro juicio, encierra su práctica en el quehacer espacial-cartográfico, que tiene al medio natural y social, o medio geográfico, como su sistema de referencia del campo de sus conocimientos.

 

En esta práctica, y propiamente en ella, es que se tendrá la base del conocimiento geográfico y el criterio de su veracidad.  Así ha sido en el origen de su historia, en que su problemática fundamental se ha centrado en el conocimiento del espacio geográfico, su métrica y sus cualidades (estas últimas, el medio natural y social existente, y por el que físicamente se identifica en sus formas o estados discretos; sin querer decir por ello, que el espacio y el medio geográfico sean lo mismo; sobre el cual se ha hipotetizado en cuanto a su forma, dimensiones y cualidades representativas; desde el Perimetrón de Anaximandro, o bien con la simetría terrestre con las masas continentales del Antecos, Periécos y Antípodas, o con la simetría mediterránea en el Ecumene; con los cálculos de Eratóstenes o Posidonio acerca del perímetro de la Tierra; y, aún antes, sobre la realidad o no de su esfericidad.  Hipótesis formadas también, con los viajes de Cristóbal Colón y los descubrimientos de Américo Vespucio; así como con tantas más exploraciones y confirmaciones, como con el periplo de Magallanes-Elcano; con los cálculos de Mercator para la determinación de la conformalidad en la representación del espacio terrestre, en búsquedas tales como lo habían venido siendo desde Hiparco, Marino, Ptolomeo y Toscanelli; o de la propiedad de equivalencia, en el sistema de proyección cartográfica de Sanson-Flamsted.  Todo lo cual ha constituido también verdaderas teorías geográficas a partir de la confirmación de ciertas regularidades o conexiones y relaciones que han llegado a establecerse como leyes geográficas.

 

Así, la teoría de las sfrágidas de Eratóstenes, de los límites de la continuidad y extensión de la Tierra y la ley de su sistema de coordenadas o de localización.  La teoría de los “climas” (inclinaciones del eje de la Tierra) y el establecimiento de la ley de la tonalidad planetaria de Riábchikov; o la teoría de las regiones o distribución asimétrica de los océanos y continentes de la Tierra y la ley de distribución sectorial, a su vez de dicho autor.  En torno a ello se ha dado históricamente la práctica geográfica, y acerca de ello se ha establecido la veracidad del saber geográfico propiamente dicho.

 

De la observación de estos hechos, de su medición y exploración mismas, se ha erigido el conocimiento geográfico, percibiendo y representando el espacio terrestre y sus cualidades; elaborando juicios conjeturales, primero, e hipotéticos, después, que por el grao de su abstracción y generalización han dado lugar a la formación de ciertos conceptos generales y fundamentales, o categorías geográficas (como lugar y situación, localización y distribución, extensión y límites, conexiones y relaciones, etc).

 

La percepción y representación del espacio geográfico, como su concepto o categorización, se ha venido desarrollando y profundizando de Anaximadro a Eratóstenes, y de éstos a Ptolomeo y a Mercator, y, finalmente, a Hettner y Chizov, y de éstos a nuestros días.

 

Los métodos del conocimiento geográfico han sido los propios y comunes a las ciencias naturales: la simetría, la analogía, la homología, la ordenación, la medición, la dimensionalidad.

 

Es patente la búsqueda de la ley de la armonía de la naturaleza por los antiguos griegos mediante el empleo de los métodos antes mencionados.  Mediante el método de simetría en que precisamente trataron de dar solución a dicha armonía de la naturaleza, a través del conjunto de relaciones comparativas; junto con el método de la analogía, que trata sobre los rasgos entre cosas diferentes, y el de la homología, que, por lo contrario, trata sobre los rasgos entre cosas semejantes.

 

Todo el supuesto de relaciones comparables que subyacen en estos métodos, se vinculan a otros, como el referido a la ordenación o clasificación, por el cual trata de establecer la sucesión lógica necesaria entre los elementos de la analogía, que puede involucrar o no un análisis métrico y dimensional.

 

Los métodos y procedimientos para obtener el conocimiento espacial, o propiamente geográfico, han sido, el instrumental de orientación y medición, como el gnomon, la alidada, la brújula, el astrolabio, el sextante, el cronómetro, etc; más tarde los clisímetros, tránsitos y teodolítos, utilizados en el curso de la exploración sistemática en extensión del sistema de referencia del espacio geográfico.

 

Con el períplo de Magallanes-Elcano, pudiera haber parecido agotado el conocimiento general del mismo, restando sólo detallarlo; y con las misiones al África y las exploraciones al Ártico, las travesías del Sahara y Siberia, etc; pudiera haberse agotado el conocimiento en extensión del espacio terrestre, y con ello el conocimiento del espacio mismo.

 

Este fenómeno ha constituido una premisa teórica en nuestro tiempo para incurrir en desviaciones de investigación verdaderamente geográficas, es decir, espaciales; y, así, se ha propuesto, por ejemplo, el paso del estudio de un “geosistema horizontal” (supuestamente agotado), a un “geosistema vertical”, que se abre en una perspectiva de inagotabilidad; sólo que por tales “geosistemas”, ha de entenderse no el conocimiento mismo del espacio como tal, sino tan sólo de su sistema de referencia, el medio natural y social, objeto de estudio en cada una de sus partes por otros especialistas; en donde el estudio del espacio (el que por demás, se confunde con el geosistema horizontal como la extensión bidimensional de la superficie terrestre), es sustituido por el estudio de los fenómenos en una pretendida investigación causal.  No obstante, lo que allí se estudia, no es el espacio geográfico, ni éste tampoco el que se conoce en profundidad.

 

Paradójicamente, el conocimiento tanto en extensión como en profundidad del espacio geográfico, está aún por conocerse en lo fundamental.  Hasta ahora, el estudio del espacio geográfico, enlo esencial, se ha referido casi exclusivamente a desentrañar la naturaleza del sistema de referencia del mismo.

 

Es el caso, por ejemplo, de la gravedad o el electromagnetismo, de lo que intrínsecamente nada se ha sabido sino hasta después de estudiados y comprendidos sus sistemas de referencia; o bien, de los movimientos keplerianos de los planetas respecto al Sol; o su generalización para dos masas cualesquiera en el Universo, por Newton, sin que, a pesar de ello, se sepa aún a ciencia cierta, qué es la gravedad como tal[a]; o el comportamiento de una partícula en un campo entre dos polos, que ha conducido al conocimiento del flujo electrónico y la estructura del átomo.  Tanto Kepler, como Newton, o como Faraday, han tenido que estudiar y comprender, primero, la naturaleza del comportamiento del Sol y los planetas, sus distancias, sus masas, sus movimientos; lo mismo que la naturaleza del comportamiento de las cargas o las relaciones entre un conductor y un imán; para que luego otros, como Maxwell, Mach, Plank, Einstein; se adentraran en aquello a lo que está referido a esos sistemas: el electromagnetismo, la teoría cuántica, la teoría del campo, etc.

 

Nada podría saberse, por ejemplo, del movimiento de un cuerpo (problema galileano), si antes no se definiese sus sistema de referencia (o sistema inercial).  Un cuerpo puede estar en reposo respecto a una masa o un sistema de coordenadas, pero tanto la masa como el sistema de coordenadas pudieran moverse en relación a una pared o el piso, o bien, en relación a otro sistema de coordenadas, respecto de los cuales dicho cuerpo estaría en movimiento.  Así, nos podemos preguntar si el cuerpo se mueve o está en reposo, pero para determinarlo, antes habremos de considerar el sistema de referencia.

 

Para entrar en el conocimiento de la naturaleza del espacio geográfico, asimismo, antes, los geógrafos del pasado han tenido que estudiar y comprender la naturaleza del medio geográfico (y ciertamente que esto ha sido, inversamente, tomando como sistema de referencia al espacio; ya por referencia física, ya mediante un sistema geométrico de coordenadas).

 

Para ello, el estudio (no la investigación causal, que esa compete a otros especialistas), de los fenómenos tanto naturales como sociales que componen el medio geográfico, es parte del saber geográfico, pero tan sólo como la descripción o conocimiento del sistema de referencia, respecto del cual habrá de ser comprendido, y esto sí causalmente por el propio geógrafo y por nadie más, el espacio terrestre como tal, sus leyes y propiedades.

 

Hay aquí, pues, un salto cualitativo en el conocimiento del espacio geográfico, mediante la inversión relativa de los sistemas de referencia.  Cómo ha sido conocido el medio geográfico en un sistema de referencia espacial, sin antes haber definido esta categoría, que además suponía el conocimiento previo del medio geográfico.  Ello ha sido posible dadas dos condiciones: primera, postulando intuitivamente un espacio dado; segunda, interpenetrándose ambos conocimiento en cada momento de la historia, tal que a cada avance en el conocimiento del medio geográfico, se dio un avance correspondiente en el conocimiento del espacio geográfico, lo cual sirvió para desarrollar aún más el saber sobre el medio geográfico mismo[b].

 



[a] Y en 2010, al transcribir estos apuntes para su publicación en la revista electrónica “Espacio Geográfico” (http://espacio-geografico.over-blog.es/), aún se discute sobre la naturaleza de la gravedad.

[b] Esto es así, agregamos ahora (2010), dado que en la dialéctica unidad de contrarios dada entre el medio geográfico y el espacio geográfico, éste último sólo es el mismo medio geográfico desarrollado o desplegado, de tal manera que se distingue como diferente, incluso hasta la negación misma de su opuesto, en tanto significa el proceso de movimiento y transformación del medio geográfico mismo.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios