Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 julio 2010 1 19 /07 /julio /2010 08:22

Los Métodos

de la Teoría del Conocimiento en Geografía.

  Curso, Universidad de Guadalajara, 1985 (22).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica,

http://espacio-geografico.over.blog.es/;

México, 07 oct 10.

 

 

a)    Generalización de las formas del pensamiento geográfico

en dos escuelas fundamentales, y su objeto de estudio.

 

Hemos visto en inciso aparte, las particularidades esenciales de tres formas del pensamiento geográfico, y se ha mostrado cómo dos de ellas se identifican finalmente en una sola; de ahí que en este inciso, ahora, nos referiremos a la generalización de las formas de pensamiento geográfico en dos escuelas fundamentales.  Para tal efecto, comenzaremos por resumir el conjunto de particularidades de cada una de dos grandes corrientes de pensamiento.

 

Como primer caso se ha caracterizado a la geografía que se origina con Anaximandro y tiene sus principales exponentes con Eratóstenes, Ptolomeo, Idrisi, Toscanelli, Mercator, D’Anville, y Hettner.

 

Los trabajos geográficos de éstos, en resumen, se refieren al espacio geo – gráfico[*], es decir, a la cartografía y a todo aquello supone la elaboración de la misma: la representación a escala, el empleo de sistemas de coordenadas y con ello la localización y real distribución u orientación de los fenómenos, los límites y la extensión de su manifestación y las distancia entre ellos y sus relaciones de conexión[**], siempre buscando un mayor rigor de exactitud en sus estudios, ya sea con base en un sistema matemático de referencia más elaborado que satisficiese la conservación de determinadas propiedades al pasar de la superficie esférica a la plana, discriminando otras distorsiones, como en los métodos (teorías) y técnicas (incluyendo los proceso instrumentales), de representación de dicha realidad a escala, pasando de las representaciones meramente pictóricas e ideográficas croquizaciones, a los mapas conceptuales (proyectados) y portulanos.

 

De todos esos autores, los dos últimos se distinguen más que por cualquier trabajo cartográfico, por sus esfuerzos teóricos para establecer la lógica de la ciencia geográfica.

 

El segundo caso es el que corresponde a la geografía que tiene su origen con Herodoto, y sus principales exponentes son: Demetro de Falera, Polibio, Estrabón, Plinio, Al Kendi, Ibn Rochd, Ibn Jaldun, Varenio, Humboldt, Recús y De Martonne.

 

Por su parte, los trabajos geográficos de estos autores, en resumen, se refieren a los fenómenos y sus relaciones en el lugar en que acontecen, lugar que no puede ser otro que el espacio geográfico, que en tanto es considerado, introduce la representación cartográfica; sin embargo, esto último no es la preocupación central en ellos, sino tan sólo un medio de exposición de su objetivo esencial: el estudio de los fenómenos y sus relaciones, lo cual supone el conocimiento descriptivo de los mismos, particularmente en nuestros días de superespecialización, ya que es evidente la imposibilidad de que una sola persona abarque el conocimiento causal de un número amplio de ciencias, lo cual aparentemente fue posible sólo hasta principios del siglo XIX, dado el escaso desarrollo general de las ciencias.

 

Operando con este conocimiento descriptivo científico (es decir, conocedor de las leyes y la causalidad, pero al fin y al cabo descriptivo, dado que es tomado de las investigaciones causales de otras especialidades), se consideran las dependencias mutuas entre los fenómenos, y su propio ordenamiento causal que permite establecer previsiones científicas de su desarrollo.

 

De estos autores, es el último el que a su vez, se ocupa con mayor propiedad y dedicación, a los aspectos teóricos u de fundamentación lógica.

 

El tercer caso se refiere a la geografía originada en el pensamiento de Hecateo, y continuada más tarde por Posidonio, Jacubi y finalmente Al Biruni, donde quizá su representante más contemporáneo sea Vidal de la Blache.

 

Pero esta tercera concepción de la geografía, en realidad ha funcionado como una alternativa a las contradicciones teóricas de la concepción de ésta como ciencia de los fenómenos y sus relaciones en los lugares, y ha conciliado entre esta escuela de pensamiento y la geografía espacial. Pretendiendo colocarse por encima de ambas como solución; cuando en realidad, todo su planteamiento teórico se reduce a una reunión mecánica de las otras dos partes, dando unas veces más peso a una y otras más peso a la otra, según las tendencias o inclinaciones propias de los autores.

 

Los trabajos geográficos de estos últimos no se distinguen en nada, prácticamente, a un estudio de los fenómenos y sus relaciones en los lugares, que no sea por el énfasis con que por lo regular se trata el aspecto cartográfico.

 



[*] El “espacio geográfico”, reflexionado detenidamente como espacio geo – gráfico, es igual a la cartografía del espacio terrestre; pero esto no es otra cosa que la abstracción del espacio geográfico concreto; el que, finalmente, es sintetizado como “espacio geográfico concreto pensado”.  De ahí que nosotros, en un principio, enfatizáramos a esta escuela de pensamiento geográfico, como “espacial-cartográfica”.

[**] Las categorías geográficas, en el marco dialéctico materialista, tienen como condición esencial enunciarse (aun cuando no necesariamente siempre, y en todo caso presuponiendo su contrario) por pares dialéctico contradictorios.  De la misma manera, convenientemente –razón por lo que por lo regular se pasa por alto–, han de enunciarse conforme el orden en que una es estado no desarrollado de la otra.  En ese sentido, la distribución, correctamente, es estado desarrollado de la localización; y la orientación (a lo que le acompaña como par dialéctico contradictorio la referencia o sistema de referencia), un estado más desarrollado aún de la distribución.  Sin embargo, no guardamos consistencia (por error), al enunciar las categorías de “Límite y Extensión”, en donde el límite, es el estado más desarrollado de la extensión; como de igual manera, las relaciones, son un estado más desarrollado de las conexiones; y metodológicamente han de enunciarse, conveniente, aun cuando no necesariamente, a la inversa.  Y “conveniente aun cuando no necesariamente”, porque un “límite”, o una “relación”, dialécticamente, en un momento dado se convierten en su contrario, pudiendo ser, a su vez, una nueva “extensión”, o un nuevo conjunto de “conexiones”.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios