Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 mayo 2010 4 13 /05 /mayo /2010 08:01

 El Marco del Sistema del Mundo.

  Ensayo, 1987 (1/3)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 13 may 10.

 

 

Comentario Preliminar.

 

En agosto de 1987, presentamos a la Sociedad Mexicana de Física, de acuerdo con su Convocatoria al “Concurso Nacional Newton”, el ensayo que ahora aquí presentamos.

 

Dicho ensayo no ganó tal certamen, ni mucho menos, visto con el tiempo, no fue más que la incursión del lego en un campo novedoso, necesario para entender lo que él mismo estaba haciendo: elaborar una teoría del espacio geográfico.  Fue así, más un recurso de estudio, que un resultado acabado.  Para el ámbito de la Fñisica no tenía ningún significado, resulta un documento incluso ingenuo, no había en él el menor atisbo de erudición (eso novedoso porque todo el mundo lo desconoce, como lo diría Hegel); pero para la Geografía, y en particular esa geografía espacista que se estaba discutiendo en esos años de 1982 a 1987, resultaba profundamente significativo y una necesidad.

 

 

 

Introducción.

 

Hacia el siglo XV era “evidente” para el “sentido común”, las ideas de Aristóteles y tolomeo, de que un cuerpo más pesado habría de caer más rápidamente que otro más ligero, y que el Sol se movía alrededor de la Tierra como los demás astros, en órbitas circulares perfectas.

 

Con las ideas de Copérnico se demostró que el movimiento del Sol no era real, sino aparente; y con los estudios de Kepler, la divinidad delas órbitas circulares perfectas de los astros, hubo de modificarse esta vez, como elipses perfectas en torno al Sol; lo mismo que con los trabajos de Galileo, se demostró que todos los cuerpos caen con igual velocidad (quitando la fricción del aire), independientemente de su masa y peso.

 

Newton por su parte, para terminar el siglo XVII, hizo la aportación sobre la ley de la “fuerza de atraccion mutua de los cuerpos”; y se hizo “evidente” para el “sentido común”, la existencia de un “influjo misterioso”, que por tres siglos ha escapado al conocimiento de la ciencia más allá de su simple medición; capaz de ejercer atracción entre las masas.

 

Un poco más de dos siglos despues de la publicación de los Principios Matemáticos de la Filosofía Natural, 1687, obra fundamental de Newton; la teoría de la relatividad de Einstein ha demostrado que las orbitas elípticas perfectas keplerianas, no se cierran, sino que su trayectoria se introduce en la elpse provocando un desplazamiento de giro de las mismas.  Y aún más, se estableció la hipótesis de que el “misterioso influjo” de la fuerza de atracción mutua de los cuerpos, la llamada “fuerza de gravedad”, no es real, sino aparente; puesto que lo que en realidad ocurre, es que el espacio tridimensional[*] en la proximidad de las masas, se curva, tanto más, cuanto más es la masa específica o densidad del cuerpo (o sea, la cantidad de sustancia en un espacio o vulumen dado).

 

No obstante esta historia de refutaciones de lo “evidente” dado por el “sentido común”, aún perviven no sólo las ideas de Newton, sino las mismas ideas de Aristóteles y Ptolomeo en expresiones tales como el que “el Sol se mueve de un extremo del horizonte al otro en el curso de un día”.  Igualmente, es más común hablar de las “fuerzas de atracción” o de la “aceleración de la gravedad”, que de la curvatura, tensiones o energía del espacio.

 

Sin embargo, a pesar de todo, se demuestra la posibilidad del conocimiento de la realidad cada vez con mayor profundidad y esencialidad, y, asimismo, también, con mayor simplificación.

 

La ley de la gravitación (de los pesos de los cuerpos) de Aristóteles, por la cual los cuerpos más pesados caen más rápido y el lugar que ocupan es el de “abajo”, es enormemente más compleja que la ley de la gravitación de Newton, por paradójico que parezca.  De la misma manera, la ley de la gravitación de Newton, es más compleja que la ley de Einstein; la cual sólo será elemento del “sentido común” hasta las próximas décadas con motivo de los viajes espaciales interplanetarios; y no obstante, las diferencias de unas con respecto a otras, son tan insignificantes para nuestra vida cotidiana, que dichas diferencias pueden considerarse despreciables; y ello es precisamente, lo que le otorga un invluable significado a la obra de Newton.



[*] Y, en realidad, no sólo del espacio tridimensional, sino tetradimensional, pues a su vez, el tiempo es alterado.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios