Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 mayo 2010 4 13 /05 /mayo /2010 08:03

 El Marco del Sistema del Mundo.

  Ensayo, 1987 (3/3).

Dr. Luis Ignacio Hernánde Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 20 may 10.

 

 

III  Los “Principia…”: Obra Culminante del Renacimiento.

 

1  La nueva aurora de la cienica.

 

Los “Principia…” de Newton, significa la obra culminante del Renacimiento en la ciencia, que se inició –a nuestro juicio– con los trabajos del geografo Toscanelli en el siglo XV, abriendo la primera de dos grandes etapas en que ésta se divide, la cual va a llegar hasta los trabajos de Galileo.

 

La misma se va a caracterizar por trabajos como los de Leonardo, Copérnico, Galileo, Brhae, y Kepler, consistentes en la experimentación y medición, fundamentalmente.

 

La segunda etapa está caracterizada por los trabajos de Bacon, Descates, Gassendi, Torricelli, Pascal, Boyle, Huggens, Wern, Hooke, Leibniz, y Newton, entre los siglos XVI-XVII, los que, por su parte, generalizan esos experimentos y mediciones en leyes.

 

La ciencia en los siglos XV-XVII implicó, en consecuencia, todos los estudios de exploración geográfica de una parte, y de experimentación por otra, consolidando el fundamento del conocimiento científico, hasta entonces reducido a acumular hechos sin la indagación de sus causas.

 

Si con Bacon ese fundamento se significa por la propuesta de reelaboración racional de los hechos de la experiencia; con Galileo la experimentación ya no será el simple examen superficial descriptivo, ni la sola propuesta de su análisis, sino ya el examen medido del fenómeno y sus causas, generalizando en teorías y leyes como parte de la sistematización del conocimiento racional.

 

La sistematización galileana del conocimiento empírico, por su parte, se completará con un proceso ya no sólo de observación y experimentación, sino también de medición, de cuantificación; lo que culminará en 1638, con la publicación de sus “Demostraciones Matemáticas en Torno a Dos Nuevas Ciencias”, que que implícitamente contienen ya los fundamentos matemáticos que posteriormente expondrá Newton.

 

 

2  Fundamentos de la ciencia de nuestro tiempo.

 

Si Kepler había llegado tras un esfuerzo azaroso (casi casual), al establecimiento de sus leyes; Galileo y Newton fueron representativos en el esfuerzo de inferencia físico-matemática de lo simple a lo complejo.

 

Lo esencialmente novedoso en la obra de Newton en esa perspectiva histórica, era el fundamneto matemático galileo-kepleriano rigurosamente sistemático de demostración de los procesos físicos.  Las observaciones, experimentos y mediciones hechas, para demostrarse ciertas, habrían de reducirse a una ecuación que describiera en términos de cantidad, dichos procesos.

 

Esto es lo que, dadas esas extensiones arbitrarias de lo físico a otras ramas de la ciencia, creó la impresión –como en la filosofía de Comte– de que una disciplina de conocimientos, para erigirse en ciencia, habria de tener, necesariamente, un aparato matemático.

 

No obstante esas ecuaciones y las leyes que con ellas se establecieron, guiaron el descubrimiento y establecimiento de otras igualmente ciertas en la química y biología, por referinos a las ciencias naturales fundamentales; o en economía y sociología, entre las ciencias sociales principales, en el curso de los siglos XVIII y XIX, como puede constatarse en los trabajos de Mendeleiev, Linneo, Darwin, o Marx.  Y, en ese sentido, en el de la búsqueda y demostración de la sregularidades fundamentales y sus causas, o, dicho de otro modo, en el establecimiento de la ley; es que la obra de Newton “Principios Matemáticos”, se significa como la nueva aurora de la ciencia.

 

 

IV  Nuestro Cotidiano Mundo Newtoniano

 

1  Nuestro mundo se mueve sobre los “Principia…”.

 

Hoy en día nuestra concepción del mundo es otra muy distinta a la de hace apenas un siglo bajo el reino de los “Principia…”; nuestro concepto contemporáneo de espacio, tiempo y masa; filosófica, física y matemáticamente, es totalmente distinto.  Esencialmente entre estas tres cantidades no existe diferencia y en su conjunto son consideradas como la totalidad del campo de acción física.

 

El espacio-tiempo y la masa-energía, pueden considerarse actualmente como “estados de espacio” (plenos o vacuos, discretos o continuos, en forma de sustancia o campo), donde lo pleno, lo discreto o la sustancia, no es mas que una “anomalía” o deformación del campo.

 

El “sensorio de Dios”, como Newton llamaba al espacio, si bien es un concepto metafísico, tiene la virtud de atribuirle una “realidad” o naturaleza al espacio, frente a las nociones de Leibniz o Mach, para quienes el espacio simplemente no existe, y como concepto, es fácilmente suplible por la idea de cualquier sistema inercial o sistema de referencia, como lo pudieran ser las estrellas lejanas del Universo, con respecto a las cuales lo demás se mueve.

 

A principios del siglo XIX, surgen la teoría de la relatividad de Einstein, y la teoría cuántica de Planck, qe constituyen la base teórica de la afirmación más actual, de que el espacio, como un “algo”, interactúa mediante la gravitación que le curva o retuerce, estando en movimiento y transformación, se expande y genera partículas, las cuales también decaen o “mueren” en él.

 

Sin embargo, estas afirmaciones supone en primer lugar, altas velocidades (endientes a los 300,000 km/seg); y en segundo lugar, las observaciones extremas de grandes opequeñas masas de densidades infinitesimales; y no obstante, nuestromundo se mueve acorde con la mecánica de Newton y sobre sus “Principia…”, explicando matemáticamente lamecánica de nuestro cotidano existir; radicando en ello el valor de su obra y su trascendencia universal.

 

 

2  La negación de los “Principia…”.

 

Exactamente allí en donde, a pesar de que la física newtoniana ha sido superada y no obstante es sufucuente hasta ahora para la explicación de nuestro mundo cotidiano, radica la imagen de una ciencia que en el terreno de la física relativista y cuántica, es sólo propia a la curiosidad de los científicos, pero intrascendente para nuestra mundana vida, lo cual es una imagen muy semejante a la que se forman los físicos de los siglos XVIII-XIX, acerca de que la indagación del mundo estaba terminada.

 

Esta imagen se traduce en nuestra cotidianidad en la aceptación y permanencia de los conceptos de espacio, tiempo y masa newtonianos, que a su vez impide la superación de la física newtoniana misma, al no traducirse buena parte de sus conceptos, afines a una teoría más general, de tal modo incluso, que haga a esta última más accesible.

 

Esto es, las “fuerzas” de la mecánica enla física de Newton, que aparecen como “influjos misteriosos”, realmente son en sus ecuaciones: la igualdad a una forma de energía.  De manera semejante, la identificación de masa conmateria es incorrecta, en tanto que la materia es todo lo existente, y la masa sólo una propiedad de la misma.

 

Nuestro tiempo exige una negación de los “Principia…”, para, en terminos de su negación dialéctica, es ecir, de rechazo a todo aquello que limita su desarrollo, rehusando aquellos viejos conceptos que niegan la propia lógica del marco del sistema del mundo.

 

*

 

A manera de conclusión.

 

Sin duda alguna ha sido de enorme importancia para el desarrollo de la ciencia, el lograr explicaciones sobre los procesos del mundo con un fundamento matemático.

 

Los principios matemáticos enla ciencia han aportado esencialmente dos cosas: 1) el ceñimiento del pensamiento o la lógica objetiva, en contrapsición a los “sentimientos evidentes” del “sentido común”.  La descripción y análisis de los fenómenos de manera medida o cuantificada, simplemente sometíó la estimación cualitativa, permitiendo con rigurosidad una demostración; y 2) emplear un recurso que –también paradójicamente en oposición al “sentido común”– reduce o simplifica la realidad de un fenómeno, el cual siempre será infinitamente más complejo que una ecuación.

 

EL siglo XVII, el “Siglo de los Genios”, tuvo ese notable contenido, no por ningún hecho inescrutable que rompìó con la regla de que “los genios no nacen cada día”, sino simplemente porque las necesidades sociales y el desarrollo interno de la ciencia, obligaba que así fuera.

 

En esos términos, no debe deificarse la figura de Newton, como si lo logrado por él hubiese salido de improviso de la nada por su sola “genialidad”; más bien, debe admirarse la grandeza de Newton, como el pensador capaz de sintetizar todo un momento histórico en su persona, en función de haber podido resumir en su quehacer científico, los conocimientos de toda una épòca; y sobre todo, porque esos conocimientos son los prinmcipios o fundamentos de la mecánica de nuestro mundo vivencial.

 

Pero por lo que nosotros hemos de admirar más a Newton, es por haber dado el primer paso en forme en el proceso de simplificación de las cantidades fundamentales: espacio, tiemo, y masa, en la actualidad hipotéticamente reducidads al campo unificado.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios