Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

11 octubre 2010 1 11 /10 /octubre /2010 00:07

Geografía,

y Viabilidad Institucional de la Geografía.

 Ensayo, 1992 (7/8).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, 01 nov 10.

 

Conclusiones.

 

1      La situación actual de la Geografía en México, y en particular, de su futuro inmediato; sin duda un complejo fenómeno en que toda, absolutamente toda la comunidad de geógrafos de México (no sólo la comunidad institucional, pues la educación no se da por la educación misma, sino en función de los intereses de la sociedad o del Estado), somos directa o indirectamente responsables.  Evidentemente, unos más, quienes han administrado; otros menos, quienes han vivido el desarrollo de la Geografía, han propuesto, y no han sido escuchados.

 

2      Luego del deslinde de dos planteamientos teórico-metodológicos de la Geografía, que fue el origen del rompimiento en dos comunidades[g], se fueron dando reiterados intentos de reacercamiento, pero en cada uno, la comunidad institucional se encontraba cada vez con una mayor “radicalización” de las posiciones de la comunidad no-institucional, consecuencia lógica de su propio desarrollo teórico, de su marginalidad y proscripción; y, finalmente, de su comprensión de la sociología y políticas científico-geográficas, lo que ha hecho replegarse a la comunidad institucional tantas veces como pudiese haber intentado el acercamiento, acusando tácitamente a la comunidad no-institucional de “intolerante”, sin hacer ningún esfuerzo de comprensión de la propia situación de proscripción a la que la misma comunidad institucional la redujo.

 

3      Como consecuencia de ello, en lugar de abrirse a una discusión cada vez más rica, más precisa, más tolerante y más creativa, poco a poco se fue cerrando toda posibilidad de ello, empobreciendo el desarrollo, cometiéndose inexactitudes respecto de los planteamientos de unos y otros, rechazándose mutuamente sin dar mayores aportaciones, hasta empezar a carecer de sentido cualquier intento de acercamiento ya para mediados de 1991, no sólo dado el distanciamiento, sino dada la apertura de otras nuevas opciones[h].

 

4      Algo que deberá ser examinado más detenidamente, son los ámbitos y posibilidades reales de desarrollo de la investigación científico-geográfica, ya en sus distintos campos particulares, o bien en su mayor completitud.

 

5      Cualquiera que sea la política científico-geográfica actual, en una forma más precisa y acabada, creemos, sin duda, que enfilará por las aproximaciones y estimaciones mostradas en este ensayo; y tanto más lo creemos, cuanto por ahora esta conclusión responde no sólo al análisis teórico, sino a nuestras experiencias concretas.

 

*

 

… Y cuando creíamos haber dicho todo sin más oportunidad[i], los azares de la historia hicieron que este artículo durmiera por el lapso de cuatro meses, tiempo suficiente dados los actuales vertiginosos cambios sociales, para constatar algunos de sus aciertos.

 

En nuestros estudios de historia de la ciencia, nos encontramos con que universidades como la de Roma, o la de Salamanca, habían tenido Carta de Fundación, la primera papal, y la segunda imperial; y con ello, la llamada Carta de Fundación Ex Privilegio.  Pero, a su vez, encontramos que universidades ni más ni menos como la de Oxford, se habían fundado sin “bendición” de ninguna especie, y ya a toda una institución formada, se le otorgó Carta de Fundación Ex Consuetudine; es decir, por su sola existencia.  La duda respecto a la existencia o no de las comunidades no-institucionales en otros tiempos (la que debió haber formado la Universidad de Oxford, por ejemplo), está resuelta: siempre las ha habido.

 

Hoy, contra lo que hubiésemos deseado, no es un momento de posible identidad entre esa geografía institucional “oficial” ex privilegio, con esa otra geografía no-institucional, marginal y proscrita ex consuetudine; por el contrario, ha sido el momento histórico de la máxima expresión de sus diferencias.  No es pues un momento de un impulso revolucionario en nuestro quehacer científico general, sino el del estancamiento total, y por consiguiente, de la hora de una ruptura total[j].

 

Ahora, con mayor precisión gramatical, podemos decir, ciertamente, que lo que no fue posible cambiar, fue el estado de la geografía institucional; y del mismo modo, la investigación básica en geografía, finalmente, ha sido tanto mayormente avasallada, cuanto mayores han sido las dificultades de la geografía proscrita independiente actual para desarrollarse y convertirse en su contrario[k].

 



[g] Hasta aquí, aparentemente había existido una sola comunidad de geografía, idéntica a sí misma.  Lo que ocurrió a partir de este proceso de la década de los años ochenta, fue la diferenciación en esa aparente identidad, de más de una comunidad de geógrafos.  De hecho, esta diferencia ya existía de tiempo atrás, pero aún no había entrado en contrariedad, hasta aquí, justo dado que la que se diferenciaba, lo hacia desde una posición teórico-metodológica no sólo nueva en general, sino nueva en tanto ésta sí, científicamente fundamentada.

[h] En este punto hay un lenguaje críptico sobre “inexactitudes”, o sobre la “apertura de otras nuevas opciones”, pero la verdad no recordamos a qué nos referíamos en concreto; aun cuando posiblemente fuese al hecho de que, contando con la SMTHG, estábamos pensando enfundar una nueva institución de formación de geógrafos.

[i] Y aquí no estamos escribiendo en 2010, sino que el documento original escrito en 1991, así dice textualmente.  La Antología no se produjo, y luego de cuatro meses, revisamos lo dicho contrastándolo con la realidad inmediata.

[j] Apenas cuatro meses después de haber redactado este ensayo, hacíamos finalmente conciencia de que la contrariedad dada en la diferencia, encerraba una contradicción insalvable, antagónica; y está contenido ahí, en este pasaje, la explicación de nuestro retiro del escenario.

[k] Es decir, darse a sí misma “Carta de Fundación Ex Consuetudine”.  Pero ello no fue como un “logro” de esa geografía institucional oscurantista, sino como producto de los tiempos económico-sociales: había empezado una crisis económico-social, misma que estallaría descomunal, justo en diciembre de 1994.  La más grande crisis económica de México en toda su historia.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Sociología de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios