Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

19 julio 2010 1 19 /07 /julio /2010 08:19

Los Métodos

de la Teoría del Conocimiento en Geografía.

  Curso, Universidad de Guadalajara, 1985 (19).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica,

http://espacio-geografico.over.blog.es/;

México, 27 sep 2010.

 

Finalmente, hacia la segunda mitad del siglo XIX, aparece en el pensamiento de Marx (1818-1883) y Engels (1820-1895), el materialismo dialéctico, y su aplicación a la interpretación social en el llamado materialismo histórico.  El materialismo dialéctico maduro, se encuentra a fines del siglo XIX y principios del XX.

 

Por su parte, la corriente del idealismo se subdivide en particular, de acuerdo con sus mejores exponentes con: Jenófanes y Parménides de Elea (s.VI ane), fundadores del sistema filosófico del eleatismo y considerados primeros representantes históricos conocidos del idealismo filosófico, cuya influencia se dio hasta el siglo II ane, a través de otras manifestaciones filosóficas.

 

Otras escuelas filosóficas idealistas, son las llamadas: pitagórica, sofista (ambas entre los siglos V-IV ane), la primera de características místicas y la segunda que escenifica la transición del estudio de la naturaleza, que a su vez incluía a la sociedad en un todo único, al estudio de la sociedad en forma separada y como “medida de todas las cosas”; principio idealista por el cual se entiende que el mundo circundante existe, en tanto es percibido o utilizado por el hombre; lo que, como en todos los casos, tiene que reinterpretarse materialistamente.

 

Las tendencias sofistas prepararon el terreno al advenimiento de la escuela socrática, marcadamente ético-política-antropocentrista.

 

La primera y quizá más importante manifestación de la escuela socrática, es la Academia platónica (siglos V-IV ane), que a su vez se continúa en cierto modo en la escuela aristotélica o peripatética (siglo IV ane), dado que Aristóteles negó algunos planteamientos idealistas de su maestro Platón.

 

En este siglo IV se formó a su vez la escuela o sistema filosófico estoicista o del Pórtico Pecile, fundado por Zenón de Elea, y Parménides (estoicismo antiguo), cuyos continuadores conformaron dos grandes etapas posteriores de este sistema filosófico: el estoicismo del Pórtico Medio o Nuevo, del período heleno-romano, y el estoicismo postrenacentista.

 

Paralelamente se desarrollaron el escepticismo, del que ya nos hemos referido en la clasificación materialista, pero en donde hemos dicho que esencialmente es idealista; y el eclecticismo, que pretendía no obedecer a principios determinados, siendo incapaz para delimitar la suma de los nexos y relaciones del mundo objetivo.  Estos últimos perduraron durante todo el período heleno-romano.

 

Para la Edad Media, el terreno había quedado preparado para el predominio exclusivo del idealismo metafísico, subjetivo teísta, que encontró en las teorías de Platón la mejor expresión de ello; por lo que surgió la corriente neoplatónica; y, por otra parte, el sistema filosófico escolástico, que incluía el pensamiento aristotélico metafísico; compendiándose en ambas concepciones filosóficas el misticismo y el dogmatismo, cuya suma fue el cristianismo.

 

Hacia el siglo XV, con el Renacimiento, la situación se invirtió, pasando a primer plano la concepción materialista (en su forma de empirismo y racionalismo materialista), a la que se opuso el empirismo y racionalismo idealista, tanto de Berkeley (1624-1753) y Hume (1711-1766), por un lado; como de Leibniz (1646-1716) y Wolff (1679-1754), por el otro.  No siendo sino hasta el siglo XVII que renovados sistemas filosóficos idealistas son contrapuestos al materialismo, que adolecía aún de notables deficiencias y limitaciones en la interpretación mecanicista del mundo.

 

El idealismo de la Época Moderna, se constituye de los sistemas filosóficos siguientes, continuación del empirismo y el racionalismo con una base dialéctica: el kantismo (ss.XVIII-XIX), que resulta ser una particular variedad del eclecticismo, en la medida en que, conjugando posiciones materialistas e idealistas, no pretende ser una tercer alternativa en sí, sino que preestablece colocarse por encima de ambas concepciones, sintetizándolas en un todo único.  A éste le siguió el hegelianismo (ss.XVIII-XIX), que constituyó la más alta expresión del idealismo al incluir en su teoría la dialéctica.  Más tarde, Marx despojaría a este sistema de su carácter idealista, y lo reinterpretaría en forma materialista en muchas de sus partes.

 

Para el siglo XIX, apareció ya la corriente positivista fundada por Comte (1798-1857), y difundida en la primera mitad de este siglo; hacia la segunda mitad, fue continuada por Mill (1806-1873); siendo el positivismo, junto con el kantismo, las corrientes idealistas más influyentes opuestas al materialismo dialéctico en esta época.

 

Otras concepciones idealistas fueron, el empirocriticismo, de Mach (1878-1916), como un desarrollo del criticismo kantiano, mezclado con el positivismo; y el organicismo, de Spencer (1820-1903), una mezcla ecléctica de todo lo demás.

 

Así, habíamos dicho que, en el idealismo, podíamos referir tantos sistemas filosóficos como pensadores idealistas.  En general, luego del positivismo, todo fueron variantes del mismo, de modo que al positivismo clásico de Comte, se le conoce como el Primer Positivismo, pero a los conjuntos de sistemas filosóficos posteriores se les fue clasificando como Segundo Positivismo (empirocriticismo y organicismo); Tercer Positivismo (el llamado positivismo lógico, el pragmatismo, el existencialismo; entre otros como el operacionalismo, el instrumentalismo, la semiótica, etc); que han tratado hasta nuestros días de atraer a los pensadores y hombres de ciencia, a las concepciones idealistas, en oposición al materialismo filosófico contemporáneo, expresado en el materialismo dialéctico.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Tesis y Monografías
Comenta este artículo

Comentarios