Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

29 marzo 2010 1 29 /03 /marzo /2010 09:01

 Para Entender el Origen
de la Geografía Contemporánea en México.
 Artículo, 2010 (1/7).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;
http://espacio-geografico.over-blog.es/;
México, 29 mar 10.

 

 

Comentario Preliminar.

 

Para 1986, teníamos ya una real solidez en la tesis que afirmábamos.  La objeción más formal que se nos habia hecho; y cuya aclaración contribuyó a dar solidez a nuestros planteamientos; fue elaorada por el compañero Omar Moncada, en nuestra conferencia durante el X Congreso Nacional de Geografía, de 1985, al hacerle una crítica, en ese momento comprensible, de ser un planteamiento positivista y reduccionista; pero asunto que aclaramos ahí mismo, al establecer los fundamentos dialéctico materialistas de nuestra tesis, y que en la misma ni siquiera se afirmaba el estudio de los fenómenos (más bien, justo esto es lo que se negaba), y mucho menos de los fenómenos sociales, en el absurdo de pretender estudiarse bajo las leyes de la física.  Hablábamos de una clasificación físico-matemática de la Geografía, en función del objeto de estudio entendido como el espacio terrestre.

 

De modo que para dicho año, al abrirse una convocatoria para concursar por oposición a la cátedra de “Historia de las Ciencias Geográficas” en el Colegio de Geografía, asumimos estar preparados para ello, y participamos en el proceso; para el cual se nos solicitó, entre otros requisitos, elaborar el presente ensayo.

 

Consecuente con nuestras ideas, hicimos la crítica al programa, tal como se nos pidió, y carcterizamos el significado desmembrador de la unidad de la Geografia en tal título, para un curso cuyo espíritu era la Historia de la Geografía misma; e hicimos ver que ello era así, dada una interpretación de la historia de esta ciencia; si bien válida, no por ello correcta ni verdadera; y que, por lo tanto, había otra interpretación posible; la nuestra.

 

Luego de esa crítica y sus implicaciones en la unidad, integridad metodológica, e identidad de la Geografía, vertimos los argumentos de nuestra interpretación, y fuimos enfáticos en las implicaciones sociales de una u otra formacion del geógrafo con los fundmentos de una u otra interpretación de la historia de su ciencia.

 

A pesar de lo drástico de la crítica, de la descalificación de esa interpretación de la Geografía hasta entonces dada, no nos cerramos dogmáticamente a que lo nuestro era la “verdad absoluta”.  Antes al contrario, en las conclusiones planteamos la posibilidad de dos cursos, según cada interpretación histórica de la Geografía.  El dictamen final fue: “No otrogar la plaza”.

 

En realidad –visto un cuarto de siglo después–, lo que ocurrió ahí, sumado a lo que ya había pasado en el X Congreso Nacional de Geografía un año antes, fue evidenciar cuán “peligroso” éramos a los intereses egoistas y mezquinos de una cofradía, que –como nos lo dijo alguna vez un profesor mismo al ver que nuestros planteamientos tendían hacia un cambio drástico del hacer y pensar geográfico–, veía en nosotros y en nuestras ideas, <<un atentado a la percepción de sus emolumentos>>.

 

Ese profesor era Ingeniero; los miembros de la cofradía, eran el cortejo de Profesoras Normalistas de Educación Básica, incursionando en la Educación Superior; desde luego, hiceron su Maestría y Doctorado Geografía, y, hasta finalmente, parecían geógrafas.  Esto es, que si bien en un momento dado jugaron un papel súmamente importante y por el que se les reconoce, para los años ochenta del siglo pasado se habían convertido ya en un obstáculo para el desarrollo de esta ciencia en México, que reclamaba erigirse como tal, y para lo que las mismas no estaban preparadas.

 

Eso era ya hace veinticinco años; hoy desconocemos si aún exista un profesorado normalista de Educación Básica aprendiéndose el viejo Libro de Texto (su oficio), para irlo a repetir sabiondamente a sus estudiantes.

 

Se suscitó entonces un conflicto.  Era a tal punto absurdo e injusto el dictamen de “no otorgar la plaza”, que quedamos profesional, intelectual, y moralmente obligados, a “interponer un recurso de apelación”; es decir, no porque nos obstináramos en ello, sino porque lo ocurrido era a tal punto descomunal, que quedamos obligados a seguir, por la inercia de las cosas, los procedimientos reglamentarios de derecho, por demás absurdos, que, vistos un cuarto de siglo después, aparte de mover a risa de buen grado, revelan un momento de trascendental importancia, si bien para nuestro desarrollo personal, quizá también para la historia contemoránea de la Geografía en México…; y ahora, es así, no por jactancia nuestra, sino por la naturaleza de los hechos…, que quedaron documentados…

 

Archivábamos sin gran orden ni de manera asidua nuestra documentación, conscientes de la función que algún día podrían jugar, sin darle tanta importancia; así, cual simple mortal, soñando quijotescamente en función de sus propias lecturas, soñando, y jugando a la “protagonización de la historia de la ciencia”.  En los siguientes artículos transcribiremos esa documentación, y si ella ha de ser o no significativa en la historia contemporánea de la ciencia de la Geografía en México o no, ese será asunto sobre el cual ya dirán las futuras generaciones.  Por lo pronto, hoy, para mí, tuvo un enorme significado profesional, intelectual y ético, y es, hoy, asunto de enorme placer y satisfacción nuestra por lo hecho, y con ello de una profunda recreación…; e, impensadamente, casi veinticinco años después, ocurrió lo que ya entonces decíamos; y de eso, los que trabajamos por la ciencia, tenemos que extraer lecciones.


 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios