Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

29 marzo 2010 1 29 /03 /marzo /2010 09:02

 Para Entender el Origen
de la Geografía Contemporánea en México.
 Artículo, 2010 (2/7)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica;
http://espacio-geografico.over-blog.es/;
México, 01 abr 10.

 

 

Prefacio (continuación).

 

En el artículo anterior comentamos de nuestra pretención a ingresar, en 1986, a la cátedra en el Colegio de Geografía, dado un concurso de opisicón abierto; cómo se nos solicitó un ensayo de crítica al programa de “Historia de las Ciencias Geográficas”, que se impartía en calidad de “Historia de la Geografía”; y cómo finalmente se nos negó la plaza.  Y decíamos, ello suscitó un conflicto, no porque nos obstináramos en obtener la plaza, sino obligado por razones de conciencia por un principio de ética profesional.

 

Todo el proceso, desde la Convocatoria y sus trámites, hasta el final del conflicto, duró… ¡sorprendeos!: desde mediados de junio de 1986, hasta noviembre de 1987; esto es, diecisiete meses, ¡prácticamente, un año y medio!..., y pudo continuar, pero había que ponerle un punto final, y ello me correpondía a mí.  De todo ello hablaremos a continuación, porque es una experiencia que expone claramente la naturaleza de las cosas de aquel entonces: un mundo inquisitorial –dicho literalmente, no como figura retórica–, de persecusión de las ideas.  Cuando acusamos a ese período de la vida de la geografía en México de oscurantista, no es esa palabra por una mera descalificación sin fundamento real, sino por la caracterización esencial de una realidad, por demás, demostrable, que eso es de lo que tratamos aquí.

 

Se efectuó el proceso, y en él, primero, una exposición ante un jurado dictaminador, y luego, una presentación de una clase muestra ante un grupo de etuidiantes del Colegio; y ahí empezó el problema.  El 22 de agosto de 1986, se nos notificó por escrito con el dictamen de: “No otorgar la plaza”.

 

Y he aquí el problema de la trascendencia histórica.  Fueron los miembros del jurado: la Dra. Mª Teresa Gutierrez de McGregor, el Dr. Luis Fuentes Aguilar, la Dra. Laura Elena Maderey Rascón, la Dra. Raquel Guzmán Villanueva, la Mtra. Tobyanne Berenberg Martin, y la Mtra. Isabel Mayen.  Con todo lo cual, se hace más lamentable el asunto, por lo que habremos de hacer un breve comentario en el descargo de cada uno.

 

Respecto de la Dra. Mª Teresa Gutierrez de McGregor, podría decir, que fue ella, quizá, la única que comprendió, en un momento dado, la trascendencia histórica de lo que estabamos haciendo, y ya había tratado, en una medida más inteligente, de “institucionalizarnos”, pero pudo más un “misterioso” poder suponerior que, ciertamente, intuía la dificultad de “disciplinarnos” a la docilidad que tal institucionalización supone, no obstante ser ella en ese entonces Directora del Instituto de Geografía.  Sobre el Dr. Luis Fuentes Aguilar, teniendo que desempeñar por consigna estratégica un papel muy sucio en el proceso –como se mostrará en el documento que en aquel entonces presentamos a la instancia superior y que ahora aquí transcribimos–, no obstante en su momento dio muestras de haberlo lamentado y, si bien no públicamente, sino en privado, se reivindicó ante nosotros de sus actos.  Acerca de la Dra. Laura Elena Maderey Rascón, quizá como todos los miembros de ese jurado, lamentando ella misma haber sido nombrados para el caso, obligada a desempeñar un ingrato papel.  De la Dra. Raquel Guzmán Villanueva, quizá lamentándolo otro tanto, pero quizá tambien haciéndolo de buen grado quedando bien con ese poder oculto, oscurantista, inquisitorial.  La Mtra. Tobyanne Berenberg Martin, puesta ahí en triste condición, aun cuando también, tiempo después me enteré de que tenía una doble cara ante mi.   Y, la Mtra. Isabel Mayen, presente ahí, en la plena inocencia, condenada a jugar un nefasto papel.

 

Habíamos estado impartiendo clases desde 1979 a 1982, en el nivel Bachillerato; luego, entre 1983 y 1985 en estudios superiores; habíamos impartido conferencias y cursos especiales; por lo que teníamos ya experiencia en esas exposiciones, que, por lo demás, dada la temática, las dominábamos.  En consecuencia, empezaron a ocurrir ciertas burdas anomalías, las cuales quedaron expuestas en el documento que extendimos a las autoridades competentes en el proceso; y mismo que insertamos aquí, simultáneamente al ensayo: “Crítica al Programa de “Historia de las Ciencias Geográficas”, y Propuesta, el cual constituyó la primera parte de la examinación, haciendo constar, precisamente, el dominio del tema, o bien, constatando –como se djo en el dictamen– nuestras “oscuras ideas” .  Por lo que, a continuación, transcribimos aquel extenso documento en que expresamos nuestra inconformidad, dadas las anomalías suscitadas.


 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios

Maíz 03/02/2011 00:25



Tu crees que la profesora Tobyanne iba a desperdiciar su tiempo pretendiendo algo que no es? POR FAVOR, quien conozca un poco a esta maravillosa mujer sabe que no, no digas cosas que no pueden
ser porque solo quedas masl tú.



Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 03/02/2011 19:15



Hola, saludos.


Te agradezco el mensaje por dos razones: 1) por la naturaleza misma del comentario, es correcto; y 2) por la oportunidad de agregar algo más.


En mi caso no es asunto de que yo lo crea o no, simplemente, con la experiencia de mis treintas, eso lo viví (en todo caso estás siendo tu quien no lo cree, pero lo entiendo); ese jurado
dictaminador estuvo ahí, por esa tragedia de la "razón institucional" (semejante a la "razón de Estado"); hago un descargo de su papel entendiendo su situación institucional, pero no se puede
dejar de lamentar la triste situación histórica en que quedan y de la que son conscientes, estar ahí, tiene un costo.  La paradoja es que, como lo mencionas, ello parece contrariarse "con lo
que se ve".


Comprenderlo no es fácil; hay que descifrar cómo es que la vida institucional se hace a "valores entendidos".  Hay quien ya es así, lo entiende fácil, y fácil se adapta "al sistema", se está
predispuesto, no obstante todo lo maravilloso que se pueda ser como persona, a doblegar el espíritu.  Pero hay quienes no somos así, y, hay casos, nos puede llevar toda la vida entenderlo;
somos unos "antisociales", chocamos con "el sistema"; y habrá a quién, finalmente le quiebren el espíritu; no fue mi caso, y puedo decir abiertamente la historia como fue.  Que quedo mal,
sí, para el que no entiende de esas sutilezas de la "vida institucional"; pero en quien la experiencia le esclarece (y para eso fue expuesto), está por demás decir cómo quedo.  Hago, siempre
lo he hecho, lo que, en conciencia, debo hacer.