Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

23 agosto 2015 7 23 /08 /agosto /2015 22:03

Imagen de Satélite; Cuernavaca NorteUn Portafolios de Trabajos Geográficos: Desarrollo Urbano y Reserva Territorial.  Artículo, 2012 (4/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-georafico.over-blog.es/

27 feb 12.

 

En diciembre de 1994 estalló la más grande crisis económica de la historia en México (y con ello, el más descomunal desfalco a la sociedad.  Durante 1995 la crisis se expande; la empresa distribuidora de una nueva tecnología que teníamos, “Geoinformática”, quiebra, y los servicios geográficos profesionales que venían intentándose desde ella, se reducen a nuestra búsqueda personal.

 

Por entonces conocimos un compañero que vinculado al gobierno, nos “recomendó” ante el directivo del otra dependencia en al que podríamos operar nuestros conocimientos.  Por los resultados, muy probablemente esa recomendación iba con la “tarjeta marcada”; e decir, con a marca convenida par hacer saber que: <<estoy quedando bien, no estás comprometido>>.  Luego de los protocolos, elaboré un proyecto afín a los objetivos de tal dependencia: el desarrollo urbano.

 

Teníamos apenas un año de estar viviendo en Cuernavaca, por lo que, con ese proyecto que involucró un estudio urbano, empezamos a conocer realmente la ciudad y su seria problemática.

 

El desarrollo urbano quedó directamente vinculado al problema de la llamada reserva territorial, para cuya dinámica no había cartografía actualizada (que en general ni siquiera había), que revelaba la verdadera situación.  Entonces echamos mano de la fotografía aérea y del análisis estereoscópico del terreno, y elaboramos una primera carta potencial.

 

Entre otras cosas, y en ello se centró en mucho nuestra propuesta, descubrimos que no había con suficiencia parques públicos.  Acaso dos (el Parque “Melchor Ocampo”, y el Parque “Porfirio Díaz”; pues el llamado Parque de “Chapultepec”, se privatizó), pero muy limitados, en calidad más bien de “andadores en un arbolado público”, que zonas de esparcimiento (poco después se construyó un primer parque público de esparcimiento, el Parque “Solidaridad”).

 

Dado ese estudio (a más de la supuesta recomendación por amistad), al directivo de aquella dependencia le costó trabajo sortear la negativa, su último recurso fue el de darle largas al asunto, el redirigirnos a una supuesta empresa de estudios de reserva territorial, y el juzgar a las escondidillas.  Y es que no se trataba de que “se hiciese algo”, sino de ver la manera de que aparentando hacer, se hiciese nada.  Y ello nos explicaba aquella burocracia ignorante, meramente política, medrando del presupuesto y, por supuesto cuidando que nadie más llegase a compartir su botín.  He ahí esa misma institucionalidad, con distinta facha, es por igual en el ámbito académico que el público.

 

De esa experiencia nos quedó un estudio geográfico en las manos, que vimos que podía vincular a los asuntos ecológicos y de estudios de riesgo civil, que por entonces estaba a flor en los discursos políticos.  Decepcionados de lo anterior, fuimos precisamente a la dependencia de “Protección Civil”, como se le denominaba, y, a más de sonar aquel nombre a un asunto policiaco, cuando visitamos la dependencia, el personal encomendado, parecía entender realmente funciones de policía (si no es que en realidad lo eran); estaban plenamente caracterizados como tales.  Apenas entramos para empezar a informarnos, e impactantemente el ambiente que se sintió fue como el llegar a un Ministerio Público.  Ya estábamos ahí, preguntamos forzadamente alguna sandez, hubo de manera natural y en lo común la respuesta correspondiente, y nos fuimos.

 

Entonces, reflexionando con lo que tendría que tratar en los servicios geográficos profesionales a contrato, pudimos ver otro ángulo de ello: en este país, ellos son, esencialmente, simulación, la “chamba” por “amiguismo”, que se dan unos a otros repartiéndose el botín, porque “unos” y “otros”, son los mismos operando desde distintas posiciones para un mismo fin: el saqueo.

 

Y fue así como perdimos la confianza y el interés en la “geografía operativa”, pero que, como último recurso, seguimos explorando en sus posibilidades dos o tres años después.

 

Aquí la lección ya no fue acerca de nuestros conocimientos y capacidades profesionales, sino acerca de nuestra personalidad y el carácter propio a lo que implica realizar en geografía operativa como servicio profesional a contrato; y ahí nos dimos cuenta que eso no era lo nuestro…; más aún, “de algún modo” (los trasiegos de “valores entendidos” con fines aviesos), ello implicaba nuestra negación.

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Historia de la Geografía en México
Comenta este artículo

Comentarios