Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 junio 2011 7 05 /06 /junio /2011 23:02

Ícono Geografía Teórica (Brújula)-copia-2Comentario a, “La Naturaleza de la Geografía”, de Richard Hartshorne.  Artículo, 2011 (2/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

La Tierra, 1 (φN, λW); 13 jun 11.

 

Hartshorne, no obstante, incidiendo en el concepto de espacio, hace su propio aporte trascendente: “Las mayores diferencias de carácter dentro de la geografía –dice éste– se encuentran entre los métodos principales de organizar el conocimiento geográfico –geografía sistémica y geografía regional–…”[1].  Donde por “geografía sistémica”, ha de entenderse la geografía fenomenista, como por la “geografía regional”, la geografía espacista.  De modo que, dice Hartshorne: “La geografía sistemática se organiza en torno a los fenómenos particulares de significación geográfica general, estudiando cada uno de ellos en razón de las relaciones de diferenciación regional con la de los demás.  Su forma expositiva es, sin embargo, similar a la de las ciencia sistemáticas”[2].

 

En tanto que, por cuanto a la geografía regional, dice el mismo Hartshorne: “las unidades con las que trata no son ni fenómenos reales, ni unidades reales, sino, cualquiera que sea el nivel de división, representaciones distorsionadas de la realidad, la geografía regional no puede desarrollar ni conceptos ni principios generales de la realidad[3]. Y este será, tanto el límite máximo del desarrollo teórico de la Geografía para ese entonces de mediados del siglo XX, como el punto de rompimiento para avanzar a una teoría superior de la Geografía.

 

 Summum Genus, Hartshorne

El corpus de teoría en la ciencia de la Geografía, su summun genus o clasificación interna, según interpretación que hacemos del planteamiento de Richard Hartshorne.

 

Y esa limitación quedará dada por el fundamento gnoseológico de Hartshorne, en un idealismo subjetivo por el cual no ve en el espacio un reflejo objetivo de una realidad objetiva, sino un simple concepto abstracto en el cual, “cualquiera que sea el nivel de división, las unidades con que trata son representaciones distorsionadas de la realidad”.

 

Hartshorne no pudo, así, llevar consecuentemente la teoría geográfica a un nivel superior después de Hettner, y más bien propiciará una vuelta al fenomenismo, al concluir para la geografía espacista, representada en la geografía regional, que ésta “no puede desarrollar ni conceptos ni principios generales de la realidad”.

 

Y de ello derivará un esencial problema que incluso venía desde Kant: la región, como espacio terrestre, constituye para Hartshorne una unidad simple y de división arbitraria, de algo (el espacio) que –dice Hartshorne– es “único en su carácter total”.

 

“En consecuencia –continúa el autor–, los hallazgos de la geografía regional…, son, en gran parte, descriptivos”.  No obstante, nos dice Hartshorne a continuación: “El descubrimiento, análisis y síntesis de lo único no debe ser rechazado como “mera descripción”; por el contrario, representa una función esencial de la ciencia y la única función que puede realizar en el estudio de lo único”[4].

 

Evidentemente, aquí, a más de la excepcionalidad con que presenta el conocimiento geográfico, en esa propuesta del “estudio de lo único”, es que Hartshorne se vio sujeto al cuestionamiento, en cuanto a que, había que considerar si era posible ese estudio y conocimiento acerca de “lo único” (el espacio).

 

Con ello, Hartshorne no sólo había resuelto mal, en tanto de una manera muy limitada, la consecuencia de la geografía hettneriana, dando paso a una vuelta al fenomenismo, sino en su propia noción del espacio como “lo único en su carácter total”, anulaba, con ello, no sólo el objeto de estudio de la Geografía, sino a la Geografía misma.  Evidentemente, pues, porque a lo único no había nada que estudiarle.  Un ejemplo dado en un texto de Lógica, explica que si en el Universo todo fuera naranjas, no nos sería posible conocer ni siquiera qué es una naranja.  Así, Hartshorne, con su fundamento gnoseológico en el pragmatismo, antes que hacer un bien al desarrollo del pensamiento geográfico hettneriano que se había quedado limitado en la gnoseología empírico materialista, causó un grave daño en su lógica ulterior.

 

De ese modo, resultaba todo un contrasentido su última afirmación: “El objetivo último de la geografía, el estudio de la diferenciación de áreas sobre la tierra, se expresa de forma más clara en la geografía regional; sólo manteniendo constantemente su relación con la geografía regional puede la geografía sistemática alcanzar el objetivo de la geografía y no desaparecer, absorbida por las otras ciencias”[5].  Esto es, que, reinterpretando, el objetivo último de la geografía, se expresaría en “lo único” (el espacio), mismo que carece de principios y leyes generales y que por ello se reduce a lo descriptivo[**], pero que, a la vez, es la vía de la realización de la Geografía, entendida como geografía sistémica (fenomenista), sin desaparecer absorbida por las otras ciencias.

 

Y aquí es donde entró en escena Fred K. Schaefer, en la crítica a tal despropósito, de lo cual nos ocuparemos en otro ensayo.



[1] Ibid. p.362.

[2] Ibid. p.362.

[3] Ibid. p.363.

[4] Ibid. p.363.

[5] Ibid. p.364.

[**] En mucho, Hartshorne va a forzar esta solución, apegándose a su fundamento gnoseológico en el pragmatismo, para el cual, la ciencia no puede penetrar en la esencia de la realidad limitándose a describirla, metodología que en tal teoría del conocimiento se conoce como teorética.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios