Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

9 septiembre 2012 7 09 /09 /septiembre /2012 22:03

Cuestionamiento Geográfico en la Contradicción Esencial de la Geografía, de un Navegante de este “Espacio…”. (1/2)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

5 sep 12.

 

El cuestionamiento al artículo sobre la investigación en geografía ha resultado muy interesante y oportuno, primero, dado que se aborda con ello la problemática esencial de la Geografía, en un momento en el que todo ello está dando un giro.

 

Si la Geografía es la ciencia del estudio del espacio terrestre, su investigación, por definición, es acerca de la exploración de las propiedades y leyes del mismo.  Luego, si el espacio terrestre es representable en mapas, ello hace de la geografía esencialmente un estudio cartográfico.  Por otra parte, no queda del todo claro que debe entenderse por el concepto “almacén conceptual”, pero si se refiere a la delimitación que llego a denominar por ahí como “aparato de categorías”, entonces no sólo la Geografía, sino todas las ciencias, en tanto eso, ciencias rigurosas, son de suyo “almacenes conceptuales”; no en el entendido del lugar en el que se arrumban cosas, sino en el que se divide, clasifica y ordena en un determinado sentido, el cual es reflejo del objeto de estudio (un “almacén conceptual” en calidad de esa bodega de todo tipo de cacharros, es precisamente la “geografía fenomenista” que llegó hasta fines del siglo XX, y que hoy ha derivado en una “geografía literaria”, precisamente en donde se habla de todo sin orden ni concierto).  Más aún, el concepto de “almacén conceptual” se aplica bien a esa vieja geografía; basta para ello considerar un Diccionario de Geografía de a época: lo que cada geógrafo puede utilizar de él, es una pequeña fracción según el área de sus estudios, y en el mejor de los casos, preferentemente revisará el Diccionario de la especialidad.  Eso hace de los Diccionarios de Geografía de la vieja “geografía fenomenista” de la Totalidad (la Miscellaneus Geographicorum, de que hablo en otro artículo con la misma idea), verdaderos “almacenes conceptuales” en calidad de bodega de cacharros arrumbados sin utilidad.

 

Ello lo comparo ahora con el Diccionario Enciclopédico de Geografía del Blog “Espacio Geográfico”, y lo que hay allí, ciertamente, es un “almacén de conceptos”, pero todos útiles en calidad de elementos metodológicos que reflejan el objeto de estudio de la geografía.  Y siendo el espacio una propiedad física de la realidad objetiva, ese aparato o “almacén conceptual”, ha de ser necesariamente de elementos metodológicos en el ámbito físico-matemático (pero no más).

 

El problema que se plantea, es el problema esencial de la Geografía, el cual aparece como una diferencia que rompe la identidad, con Hecateo; pero que se vuelve ya una contrariedad con Estrabón en la Antigüedad, con Jaldún en la Edad Media, y por el mismo Varenio en el inicio de la Época Moderna; así como por Ritter y Humboldt en la primera mitad del siglo XIX.  Luego de estos últimos, luego de la segunda mitad del mismo siglo, el problema se convierte en una franca contradicción que empieza a debatirse con Ratzel, con Richthoffen, durante los primeros Congresos Internacionales de Geografía, hasta adquirir un nuevo sesgo a partir de Vidal de la Blache para el ámbito occidental, y que ya se daba en Rusia con Krasnov y Chizov.

 

El problema que se plantea en esa contradicción histórica, en resumen, es el tratar, en geografía, inevitablemente con todos los fenómenos.  Hasta la época de Humboldt y Ritter se creyó un problema inherente al conocimiento geográfico, a resolver en el estudio de la Totalidad, siendo que el nivel de generalidad de los conocimientos aún eran abordables por cualquier mete preclara de su tiempo.  La cada vez mayor especialización de las ciencias particulares, hizo ya imposible tal propósito en geografía; y entonces se expresó la contradicción como los fenómenos como un conocimiento inherente a la geografía, en el que tener que tratar con ellos en su particularidad; o, el cómo tratar con todo cuanto existe en el espacio terrestre y determina sus propiedades, no siendo inherente el estudio de los fenómenos como tales, por sus leyes y propiedades particulares, sino a las ciencias especiales particulares.

 

Llevó siglo y medio resolver ese problema, la mitad del XIX y todo el XX; y, sin jactancia, simplemente así se han dado los hechos; nos tocó  a nosotros esta etapa final de su solución y, al pensar en ello, el resolverlo.

 

Primero entendimos, independientemente, que el objeto de estudio de la geografía era el espacio terrestre.  Luego sólo nos preguntamos qué era eso como tal, como espacio, y cómo se podría estudiar.  Resultó que el concepto de espacio era altamente complejo, y ninguna de las ciencias involucradas con él; la filosofía, la cosmogonía, la astrofísica, la física, la matemática, y otras derivadas como la geofísica y la geodesia, no tenían, aún a mediados de los años noventa, la suficiente claridad acerca de él.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios