Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

22 abril 2010 4 22 /04 /abril /2010 08:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Diez Tesis Esenciales

en el Pensamiento Geográfico Contemporáneo,

y sus Antítesis.  Ensayo, 1986 (1/6).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 22 abr 10.

 

 

Nos proponemos en este trabajo, lograr un resumen de los problemas fundamentales del saber geográfico, sintetizado en diez tesis esenciales del pensamiento geográfico contemporáneo, y sus antítesis.

 

Ahora, es evidente que dichas tesis, tanto como sus antítesis, son un producto histórico sobre una interpretación dada del desarrollo del saber geográfico, y, en consecuencia, no podemos prescindir de una síntesis en respectivos períodos, síntesis: a) de la historia de la ciencia en general, y, por consiguiente, de definir nuestro concepto de la metodología en la historia de la ciencia; b) de sus determinantes filosóficas; c) del desarrollo metodológico del quehacer científico; y, d) inmerso en todo ello, de la síntesis del saber geográfico.

 

Estas diez tei¡sis y antítesis, en tanto relativas a los problemas esenciales del pensamiento geográfico, bien pueden dar lugar a todo un tratado teórico; lo que de hecho así ha sido, como puede constatarse en fuentes ampliamente conocidas, como las obras de Horacio Capel, Josefina García y Nicolás Ortega, de Yves Lacoste o Alan Reynaud, Gregory, o Harvey, etc.  Sin embargo, como principal mérito de este trabajo sea quizá, el reunir dichos problemas fundamentales puntualizados, y ofrecer así, una alternativa interpretativa tanto de la historia, como de la teoría de la Geografía, deducida objetivamente de aquella; y que tanta falta nos hacen, reconociéndolo así, sólo quien ha incursionado en ello.

 

El modesto objeto de este trabajo; en función de lo dicho en el párrafo anterior; es tan sólo condensar, a nuestro parecer, los principales elementos de juicio para abordar críticamente el análisis de las fuentes documentales, tanto para la historia, como para la teoría de la Geografía, tan profundamente ligadas.

 

En general va dedicado este trabajo, a os estudiantes del colectivo “Kekosageo”, y a las generaciones 1981 a 1986, organizadoras y participantes en el Primer Taller del Pensamiento Geográfico, en el Colegio de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y, enpaticular, a mi compañero y amigo, Miguiel Aguilar Robledo, que por su lado se nos ha adelantado enuna idea muy semejante, aun cuando con otras conclusiones, pero de sorprendente paralelismo, tanto por el enunciado cualitativo de las tesis, como por el resumen cuantitativo[*]; lo que en todo caso, tiende a reflejar la universalidad el problema.  Y como dice José Hernández enlos últimos versos de su “Martín Fierro”: …y si “cantamos” de este modo, por encontrarlo oportuno, es para bien de todos, y para mal de ninguno.

 

Antes de abordar el tema que nos hemos propuesto, creemos necesario caracterizar las etapas del desarrollo de la historia de la ciencia, deduciendo de su análisis objetivo, los aspectos cualitativos del saber geográfico, y de cuya interpretación surgen, precisamente, ciertas tesis y sus antítesis correspondientes.

 

A su vez, antes de empezar esa caracterización histórica, conviene definir nuestro concepto metodológico enla historia de la ciencia.

 

Dicho método pretendemos fincarlo en la gnoseología dialéctico materialista, por la cual enendemos que la historia de la ciencia es movimiento de sus contradicciones más generales y esenciales, de su unidad, repulsión e interpenetración de sus contrarios, que como premisa esencial, deben ser ubicadas.

 

De la interpenetración y lucha de éstos opuestos y sus cambios cualitativos y cuantitativos, se da el movimiento de la ciencia, y tales opuestos más generales son, precisamente, tanto las relaciones, premisas o contradicciones internas de la ciencia; como sus relaciones, premisas o contradicciones externas.  Ambas, son uno en la ciencia, y muchas en la necesidad y causalidad de la misma.

 

Ahora pasaremos a analizar suscintamente la historia de la ciencia bajo esas premisas filosóficas generales y esenciales.

 

La ciencia es un sistema de conocimientos histórica e hipotético-deductivamente ordenados bajo determinados principios teóricos.

 

En esta condición, con ciertas reservas, esposible habñar de ciencia aún en la prehistoria, donde de hecho se inicia esa sistematización de conocimientos y su ordenación, aun cuando, evidentemente, no es en su forma hipotético-deductiva como lo es enla actualidad, sino en la forma más rudimentaria y primaria de este mismo proceso; es decir, en su forma empírico espontánea.  Sin embargo, aquí se carece de determinados principios teóricos, y por lo tanto, cuando se habla de ciencia en los tiempos más remotos, nos referimos a ella en su sentido más amplio; esto es, de la ciencia como el conocimiento, como el saber en general.

 

De esta manera la ciencia es algo que vive en el pensamiento humano, y evoluciona conforme al desarrollo de la sociedad, en el proceso históricamente dado del reflejo en el cerebro, de la realidad objetiva, como producto de la experiencia o práctica social, en donde a su vez, se corrobora su veracidad.

 

La práctica social, en la comunidad primitiva en la prehistoria (de los orígenes del ser humano, al siglo XXX ane, aproximadamente), tiene en común, como cada otra etapa histórica psoterior, una determinada manera de producir los bienes materiales. (la ciencia), de una época, y a la vez, es determinante en el tipo, nivel, y forma de conocimientos obtenidos.

 

Inicialmente, el mundo era comprendido en un materialismo filosófico espontáneo, y sólo posteriormente, con la abstracción del concepto de la cosa conceptualizada misma, y la elaboración del concepto separado de la cosa como una entidad real, va apareciendo la concepción idealista filosófica del mundo, según la cual, al ser humano ya no se la entiendería como un producto social en la evolución de la naturaleza, sino como algo especial producto de la creación divina, lo mismo que la naturaleza.

 

Lo que caracteriza el quhacer científico en esta etapa histórica bajo la generalidad de las relaciones antes expuestas, es la obtención de los conocimientos en su forma más rudimentaria y elemental: a través de la simple observación y comparación, cifrada enla descripción.

 

En función de lo anterior, el saber geográfico en la interpretación de se la ciencia sobre las relaciones naturaleza-sociedad, se identificará, así, con el Saber mismo.  Pero bien pensado todo lo dicho en los párrafos anteriores, se verá que el saber geográfico, debe nacer, y de hecho nace, tan sólo como un saber más entre toda la multiplicidad de conocimientos que son reflejo de la infinita diversidad de esa realidad objetiva.  Es decir, la disyuntiva está enconsiderar el conocimiento geográfico, como el conocimiento del mundo, del todo; o tan sólo como el conocimiento de una faceta de dicha realidad objetiva.

 

El concepto de espacio en el período de salvajismo en la comunidad primitiva, caracterizado por el estadio nomádico de la sociedad, no podía se otro –como lo ha dicho Einstein– que el de ser la cualidad posicional del mundo de las cosas materiales; es decir, el de las distancias estimadas, y las posiciones relativas entre las cosas.

 

Dicho concepto de espacio en el siguiente período de la comunidad primitiva, la barbarie, caracterizado ya por el proceso de sedentarización de los grupos humanos, se desarrolla como la simetría (como la medida), de las distribuciones y movimientos.  El espacio es ahora un espacio no abstraído como tal, sino como la medida de las cosas específicas.



[*] Aguilar Robledo, Miguel; Diez Tesis Erróneas en Torno a la Geografía Contemporánea; Memorias del II Simposio de Enseñanza de la Geografía en México; Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; México, 1986, pp.297-306.

 



Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía de la Geografía
Comenta este artículo

Comentarios