Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 enero 2013 7 13 /01 /enero /2013 23:01

Ícono Filosofía-copia-1La Formación del Geógrafo en el Método de la Ciencia.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

14 ene 13.

 

Vaya dedicado

al proletariado del mundo,

esta que es el arma más poderosa

para ganar su futuro.

 

Preámbulo.

 

Es un hecho, históricamente evidente, que el geógrafo no sabe acerca del método de la ciencia, y no sólo ello, sino que, excepción hecha de ciertos momentos con autores aislados trabajando en la geografía teórica, prácticamente nunca se ha interesado seriamente en ello.  Más aún, ha confundido ciertos avances en esa dirección, tal como el análisis cuantitativo, con opcionales “modas” temporales en el hacer de la geografía, como variantes o “corrientes” alternativas “ingeniosas”.

 

El geógrafo se llena hablando de la “ciencia de la geografía” (asumiendo que ello fue válido como “ciencia en general” hasta los años setenta del siglo XX, luego de esos años, ello tiene que demostrarse); pero su “ciencia”, no pasa de ser una empírica descripción enunciativa y cualitativa de lo concreto,, de carácter enciclopédico y subjetivista recopilando de otras fuentes como principal contenido, apropiándose de la ciencia del otro, creyendo que la puede hacer pasar como propia, por anteponerle la partícula “geo” a todo.

 

Todo ello tuvo una explicación realmente lógica hasta el hacer del la geografía de los años setenta del siglo XX; quizá por inercia y las necesarias etapas de transición en que lo viejo no acaba de irse y lo nuevo no acaba de fundamentarse plenamente, ello se prolongó hasta por todos los años ochenta e incluso parte de los noventa del siglo pasado.

 

Pero si ya desde entonces, en que el objeto de estudio estaba claramente determinado e imponía hacer claridad en el método para abordarlo, se obligaba el aplicarse al estudio y comprensión del riguroso método de la ciencia, hoy, en la segunda década del siglo XXI, con infinita mayor razón el geógrafo debe trabajar intensamente en ello.  Hablar ya de la “ciencia de la geografía”, implica demostrarlo con todos los elementos de lo que es la ciencia, esencialmente, referidos a su método, a su manera de hacer, a sus procedimientos para descubrir la verdad objetiva acerca de la faceta de la realidad objetiva que estudia.

 

Al respecto, es importante una breve anécdota: de forma circunstancial, a principios de diciembre de 2012, conocimos un compañero trabajador de una empresa ensambladora que había dejado interrumpidos sus estudios universitarios apenas los empezaba.

 

Platicábamos informalmente, con displicencia, sobre ese asunto predicho para fines del 2012, de la “profecías mayas” y el “fin del mundo”, con motivo de la serie de sismos ocurridos entre septiembre y noviembre de ese año.  Luego derivamos a mi interés por la producción de la ensambladora donde laboraba, y de ahí pasamos al tema de la reforma a la ley laboral que por entonces se discutía en el caso de la “contratación por fuera” y cómo esto afectaría a la clase trabajadora en el pago por horas parciales y ya no por jornada de ocho horas.  Para expresarle mi opinión, le hice saber que yo había sido docente universitario, en donde el pago es precisamente así, por horas/clase, y que ahora todo el mundo estaría en las mismas condiciones, agudizándose las contradicciones entre la clase patronal y la clase trabajadora, y que, en consecuencia, ante la necesidad de un cambio drástico a un nuevo orden económico-social, ello, como opresión y explotación extremas, ya se transformaba en algo positivo, pues debería propiciar ese drástico cambio.  Obvio, se sorprendió de mi postura “tan reaccionaria”, y ello me obligó a una explicación más amplia con fundamentos en la teoría económico-política, de donde se sorprendió todavía más.

 

A su vista hice un muy breve y rápido ejercicio de relación causal por concordancias, para hacerle ver cómo todo conducía a una sociedad basada ya no en la teoría del capital y la economía mercantil, sino en una teoría de la sociedad y una economía de intercambio planificado de la producción.

 

Simplemente le fui preguntando qué juzgaba como lo ideal para una sociedad: 1) trabajo productivo; 2) atención a la salud; 3) abasto alimenticio nutricional; 4) vivienda en polos de desarrollo planificado; 5) estudio y capacitación; y 6) recreación.  De todo ello debería responder el Estado, no el capital; ea era la doctrina de la teoría social.  Luego confrontamos todo ello con la situación actual del reino omnímodo del capital, y fuimos viendo que el único punto en que el capital parecía responder en el interés de la sociedad, era el relativo a la salud…, pero no casualmente: en todo quiere hacer negocio, pero en la salud, eso sí lo deja como responsabilidad al Estado, ahorrándose las responsabilidades del caso.  De la cuantificación y ordenamiento de las concordancias y diferencias, elaboré una rústica gráfica, la cual confronté con otra, resultado de preguntarle su opinión acerca de <<cuándo la sociedad estuvo en mejores condiciones, si en los años cuarenta, u hoy>>.

 

Yo le argumentaba en función de hacer en él la conciencia social, pero él había estado centrando su atención en otro aspecto para mi insospechado: el procedimiento que yo empleaba para fundamentar y argumentar todo lo que le exponía; es decir, en el método.  Y fue entonces cuando, saltando a otra cosa, me planteó que a él le gustaría saber hacer todo eso que yo hacía a su vista (la Tabla de Relación Causal, y las gráficas).  Esto, aparentemente nada tiene que ver con la geografía, pero en su base, está el mismo problema en común: el método de la ciencia para comprender acertadamente la realidad y poderla transformar racionalmente.

 

Y a mi condescendencia por enseñárselo implicando un trabajo sistemático durante algún tiempo determinado, él accedió a remunerarme ese trabajo intelectual de docente en calidad, ahora, de asesor.

 

Había dado ya antes algunas asesorías de tesis a estudiantes de maestría o doctorado, asesorías muy específicas en la solución de problemas de investigación; no, como era en este caso, una asesoría sobre el método de la ciencia en general, a una persona con nivel de licenciatura; y el costo lo convinimos en el pago común por hora al docente universitario (mal pagado), quedando de reunirnos dos horas el sábado de cada semana, por doce sesiones, a partir del 12 de enero, hasta el 30 de marzo; tres meses que su cambio de turno en su centro e trabajo se lo permitía (en total, un curso teórico-práctico de asesoría sobre el método general de la ciencia, en 24 horas, $2,400).

 

Como quedé de hacerlo, a principios de enero de 2013, como primer material, le entregué un temario y plan de trabajo teórico-práctico para las doce sesiones, empezando por unos dibujos que representaban las diversas teorías del conocimiento, y un cuestionario acerca de todo lo esencial que implica la ciencia; y el primer ejercicio para que con sus resultados se presentara a la primera sesión, consistió en que respondiera: 1) con qué dibujo se identificaba en el proceso del conocimiento, y 2) su respuesta con un sí o un no a cada una de  las preguntas del cuestionario.  Y en la siguiente sábado, comenzó formalmente la asesoría…

 

Los apuntes de este curso irán siendo instalados de manera programada a la vista de los suscriptores a la Revista “Espacio Geográfico”, cada semana, conforme avance la asesoría, y serán ampliamente publicados para el primer semestre del año 2018 en este Blog.  En consecuencia, el lector interesado podrá consultarlos desde ahora, suscribiéndose a la Revista por la tercera parte del costo del curso ($750 el semestre, por lo que, finalmente, el costo de la asesoría indirecta le saldrá en $30/hora), con el agregado de obtener adicionalmente, los materiales publicados.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios