Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

26 agosto 2012 7 26 /08 /agosto /2012 22:04

Miscelanea--conacyemhidalgo.wordpress-.jpgMiscellaneus Geographicorum

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

ago 2011.

 

 

Introducción.

 

Inicialmente tomamos el concepto Miscelanea, a partir de la idea de la tienda del recóndito pueblo en el que se carece de diversificación de comercios, y por lo tanto en las que hay “de todo”.

 

Ahora, al publicar este artículo, buscándole un título que fuera adecuado, se nos ocurrió revisar el Diccionario de la Lengua el significado de la palabra, y nuestra sorpresa fue que significaba: “mexcla, mixto; compuesto de cosas distintas; mezcla de cosas diversas; colección o recopilación literaria; obra compuesta sobre diverssos temas”.  Y entonces, el puro título, simplemente así, como “Miscelanea de todo lo geográfico”, pasó de ser la crítica a la simple “geografía fenomenista” (como originalmente estaba pensado a mediados de 2011), anterior a la crítica a su derivación como la <<posmoderista “geografía literaria”; que cuando se presenta como ciencia, no es más que una metafísica que se convierte en anticiencia, en un ataque a la verdadera ciencia); que ahora expresa más esencialmente lo que verdaderamente ha sido y es esa vieja geografía.

 

Aun cuando la crítica es al “fenomenismo” en geografía, en el artículo mismo están los fundamentos de la contraparte (eso a lo que íbamos cuando redactamos el documento, y en lo que ahora estamos, expuesto en la Revista): la categorización o teorización del concepto de los estados de espacio.

 

Se hace interesante ver cómo es un documento en el que hay la perspectiva de “un antes”: la crítica a algo que estaba mal (lo que en general se ofrece ahora desde la “Bitácora de Navegación…”); pero donde, a su vez, hay la perspectiva de “un después”: esto es, ya no la crítica exclusiva, sino las primeras consideraciones de abstracción y generalización de los nuevos fundamentos teóricos, acerca del verdadero objeto de estudio y de su tratamiento (lo que en particular se ofrece desde nuestra Revista “Espacio Geográfico”).

 

*

 

 

 

Durante buena parte de los siglos XIX y XX, la Geografía era como una miscelánea, esa tienda en donde hay “de todo”, atendida por quien no tenía la menor idea ni de qué había, ni de qué se trataba cada cosa.  Si, supongamos, que andamos buscando la Geografía como un producto en alguna tienda, y por un terrible infortunio llegamos a ella preguntando por Geografía, al tendero le dará igual darnos lo primero que tenga a la mano y de lo cual dice conocer.

 

Pero ya para Emmanuel de Martonne, la solución al problema teórico esencial de la Geografía (la contradicción entre una “geografía fenomenista” y la “geografía espacista”), es que ésta es como una miscelánea en donde, como tal, hay de todo…, o casi, porque cuando específicamente se pide Geografía…, “no hay”; o el tendero, confundido, nos dirá que todo lo que hay ahí, eso es Geografía, cada cosa e incluso, donde la Geografía es la miscelánea misma como tal.  Así, si queremos Geografía: o nos resignamos a que “no hay”, o nos llevamos algo, cualquier cosa que más nos guste entendida como geografía, o nos llevamos, necesariamente, todo.

 

Para Alfred Hettner, la solución al problema teórico esencial de la Geografía, también es el de una miscelánea, pero en la que habiendo de todo, entre ello ya hay hasta Geografía, y así, por fin, cuando se pide ello, el tendero conocedor y orgulloso de su negocio, nos ofrece <<un complejo de espacio formado de regiones diferenciadas entre sí por el paisaje, integrado por todo lo demás que hay en la tienda>>, o en palabras en cristiano afines a la analogía: nos llevamos la tienda por anaqueles llenos de sus productos; de modo que al llevarnos la Geografía como ese producto que buscábamos (ahora los anaqueles llenos de productos), sentimos que hay un truco mercadotécnico, por el cual, lo que llevamos, de nada sirve si no se lleva, nuevamente, como con De Martonne, toda la tienda, o, por lo menos, un determinado anaquel con un tipo de cosas en él.

 

Para Richard Hartshorne, la solución al problema teórico esencial de la Geografía, más que a manera de una miscelánea de pueblito del mundo subdesarrollado, es a manera de una especie de franquicia en forma de Supertienda.  Cuando ahora en ella buscamos Geografía, de ello hay suficiente y está en su lugar, bien clasificada y ordenada, pero aquí la mercadotecnia es clara: para que la Geografía sirva, tiene que llevarse todo lo demás, todos los anaqueles, o por lo menos un conjunto de ellos con cada clasificación de cosas, ello ya no se nos oculta (o sea, ya no permanece no-teorizado).

 

Para Fred K. Schaefer, criticando esa mercadotecnia tramposa de la franquicia que nos obliga a llevarnos varios anaqueles, la solución al problema teórico esencial de la Geografía, vuelve a ser la suficiente y modesta miscelánea, en la que, pidiendo Geografía, se nos ofrece ya, no obstante, ese “algo” bien diferenciado como los mismos anaqueles llenos cada uno “de todo”.  Alan Reynaud, incluso, dará los fundamentos teóricos de ello en su propuesta de “síntesis combinatoria” (un sólo anaquel en el que puede ir de todo).

 

Finalmente, para Luis Ignacio Hernández Iriberri (el autor de este escrito del absurdo), la solución al problema teórico esencial de la Geografía, está en que la misma, ni es la miscelánea por ser la miscelánea, ni sus productos, ni es el conjunto de los anaqueles clasificados de la Supertienda de franquicia, sino sólo “algo” más en todo ello.  Aquí, cuando se pide Geografía, lo que se ofrece: es espacio en su diversidad multidimensional continuo-discreta; o, nuevamente en cristiano, el local de la miscelánea, su superficie, su volumen, el orden por sus anaqueles clasificados repletos de cosas, pero donde lo que se nos vende (lo que importa como Geografía), no son las cosas en sí, y ni siquiera los anaqueles en sí mismos, pero figurativamente ellos son los “espacios regionales” sino sólo eso, el espacio en general, o los espacios particulares (los estados de espacio).  En esa Geografía también hay de todo lo demás, pero ya integrado* y no como tal, sino procesado, todo eso como “lo demás”, es ya irreconocible en su propia naturaleza, y se integra no siendo lo importante.

 



*        Una de las cosas más exquisitas de este artículo, está justo aquí: aún no descubríamos el proceso de abstracción y generalización de los fenómenos en los estados de espacio, pero bien se ve que estábamos en el camino, esta historia se concibió, precisamente, pensando en la manera en que se transferirían las propiedades del espacio a las cosas.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios