Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

2 febrero 2014 7 02 /02 /febrero /2014 23:04

1822-Erdkunde--Karl-Ritter.jpgQué es la Geografía; Humboldt-Ritter: del registro censal de las Relaciones Geográficas, a la identidad de la Geografía con la “filosofía de la naturaleza”.  (33/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

4 dic 13.

 

Algo esencial y fundamental para el pensamiento geográfico, es el remitirse a Humboldt (1769-1859) y Ritter (1779-1859), como origen de la geografía científica.  Por supuesto, en ello no será tanto que se omita el esencial pensamiento geográfico científico espacista desde Toscanelli en el Renacimiento desde el siglo XV, hasta Alzate al concluir la modernidad ilustrada a fines del siglo XVIII, sino que, menospreciativamente por razones ideológicas; pues en el renacimiento e ilustración en donde se da la verdadera fundación de la geografía como ciencia,; exactamente de la misma manera  en que ocurre con todas las ciencias en función del pensamiento dialéctico y materialista, principalmente dado ya en el siglo XVIII, aún de una dialéctica apodíctica, y de un materialismo mecanicista.

 

Así, remitir el origen científico de la geografía a Humboldt y Ritter, es remitir ese origen sólo a un nuevo momento histórico del dominio del pensamiento filosófico idealista con Kant, Fichte, Schelling y Hegel (los autores de la llamada filosofía clásica alemana), y de una manera especialmente significativa para la geografía, del fundador del positivismo, el socialista utópico y revolucionario Saint Simon (1760-1825), quien con pleno subjetivismo convencionalista, hablaba de <<establecer originariamente el Nuevo Orden Significante del Mundo, que siendo hasta ahora caos y confusión tradicional, “debe-ser-desde-ahora” cosmos ordenado y lleno de sentido>>.

 

Tras la Guerra de Independencia de Norte América de 1876 y la Revolución Francesa de 1789, con lo cual se consolida finalmente el nuevo régimen económico-social capitalista, tiene lugar la llamada Revolución Industrial (fines del siglo XVIII a principios del siglo XIX), que en consonancia con el desarrollo de los elementos productivos, demanda de una filosofía con atenuación del pensamiento dialéctico y materialista (aún con sus limitaciones históricas), que había dominado en el siglo XVIII; y, en consecuencia, la filosofía burguesa progresista con Saint Simon, produjo el espectro de cientificidad del positivismo, que potenciaba el hacer de las ciencias como fundamento de la producción industrial; pero de tal modo que el desarrollo de las fuerzas productivas (el proletariado como la nueva clase social emergente), no se hiciera de la ciencia con todo su potencial: esto es, limitando ésta a la descripción empírica.

 

Entre Humboldt y Ritter se van a dar fundamentos gnoseológicos contrapuestos.  En Humboldt se expresa el pensamiento filosófico materialista con esos visos de la “filosofía de la naturaleza” ante el prácticamente nulo desarrollo aún de las ciencias sociales.  La “filosofía de la naturaleza” es la visión del mundo como un todo único natural, incluye en ello al ser humano mismo al cual no se le distingue aún como ser social al que le rigen leyes distintas a las del medio físico.  En ausencia de una teoría de la sociedad, la “filosofía de la naturaleza” surgida en la Antigüedad en la filosofía clásica griega, estuvo vigente hasta mediados del siglo XIX, en que primero, aparece la obra de Darwin, tanto del Origen de las Especies (1859), como del Origen del Hombre (1871); y luego Augusto Comte (1798-1851), desde el idealismo positivista, propone ya la ciencia de la sociología, apareciendo finalmente las figuras de Marx (1818-1883), y Engels (1820-1895), quienes dan ya los fundamentos dialéctico-materialistas de la historia y del estudio de la sociedad.  La “filosofía de la naturaleza”, pues, se entendía como una síntesis de todos los conocimientos particulares posibles; para el mundo de los fenómenos naturales, resultaba aún en el siglo XIX, una avanzada consideración dialéctica de la unidad material del cosmos; pero tal filosofía, históricamente fue entrando cada vez más en contradicción e insuficiencia, conforme se hacían las consideraciones de la sociedad, desde el mismo pensamiento idealista socrático y sofista de Protágoras, aún dependiente de los dioses, por el que <<el ser humano se convierte en medida de todas las cosas>>; pasando por el idealismo estoicista de Estrabón, para el que el estudio de la historia era sólo la consideración de lo <<digno de memoria>>, en las conquistas del Imperio Romano, y la aparición, desde los inicios de la Baja Edad Media con Juan Escoto Erígena (810-877), del pensamiento humanista, en el cual, a Dios y el teísmo se les hizo a un lado, para empezar a valorar al ser humano en todo su potencial y capacidades propias, ajeno a toda predestinación, yendo históricamente del panteísmo renacentista al deísmo de la Ilustración, y finalmente al franco ateísmo de inicios del siglo XIX en el que ya actúan Humboldt y Ritter, en esas limitaciones mecanicistas en transición de ser superadas en la dialéctica idealista kantiano-hegeliana.  En tanto que en Ritter se expresará el pensamiento filosófico idealista de Schelling (1775-1854), por el que la naturaleza de la conciencia (de lo inherentemente humano), deviene del desarrollo mismo del mundo físico, de la naturaleza en general; de donde su “filosofía de la naturaleza” dada en sus fundamentos teóricos idealistas, incluso metafísicos.

 

Es esa “filosofía de la naturaleza”, pues, el fundamento en común en ambos (en uno desde el materialismo, y otro desde el idealismo), para pretender el conocimiento lógico de la Totalidad del mundo.  En Humboldt con su Cosmos, subtitulado con un cierto espíritu positivista como: “Ensayo Sobre una Descripción Física del Mundo”, por lo tanto, más del lado de la naturaleza en la cual se incluye al ser humano como ser biológico, ello se resolverá aparentemente si n contrariedad, en un momento histórico en el que las ciencias naturales aún no acaban de emanciparse de la “filosofía de la naturaleza”; pero en Ritter, con su Geografía (Erdkunde, como estudio comparativo; 1822-1859), interesado más en la parte humana o social, ese devenir del “espíritu de la naturaleza” al “espíritu de la conciencia”, sólo se resolverá sin aparente contrariedad, en la metafísica de Schelling.

 

Es así como en un mar de limitaciones y contradicciones, aparece la geografía fenomenista en Europa.  Por demás, con un Humboldt en un condición de naturalista, que <<accede de buen grado>>, según sus propias palabras, a que su Cosmos se entienda como Geografía Física, en ese paralelismo con la Geografía Humana de Ritter.

 

Un nuevo período histórico, como historia de la cultura, nace con el siglo XIX, conocido como Romanticismo.  Como categoría que se refiere a la historia de la cultura, esta ha de expresar, por lo menos, las dos vertientes de intereses de las dos grandes clases sociales que están apareciendo en ese momento de la historia: la del romanticismo naturalista en la expresión de los intereses de la burguesía conservadora, y del romanticismo realista en la expresión de intereses de la burguesía progresista y el proletariado.  Mientras que un Humboldt materialista estará más en las posiciones del romanticismo realista (de la cruda objetividad en lo social), un Ritter idealista estará en el romanticismo naturalista (de un optimista subjetivismo en lo social).  Y en esta combinación de factores, lo que determinará el nuevo concepto de la geografía decimonónica, por lo menos, tal cual durante la primera mitad del siglo XIX.

 

Estrictamente entonces, a la vista de los antes dicho, el surgente concepto idealista de la geografía como estudio de la Totalidad de los fenómenos del cosmos como una unidad, se identifica se identifica por el propio Humboldt con la “Geografía Física”, y en general, con la “filosofía de la naturaleza” misma.

 

Luego, puede comprenderse como con la insuficiencia de tal manera de interpretar el mundo desde mediados del siglo XIX con la aparición de las ciencias sociales a partir de sus propias leyes, y la liberación de las ciencias naturales particularmente a partir de la “filosofía de la naturaleza”, y que ello conduce a su vez a la nueva geografía de Ratzel y Richthofen, se da la insuficiencia misma y crisis de la geografía fenomenista, que desde ese momento entrará en un nuevo proceso de reteorización, en donde, en el decurso del fines del siglo XIX al XX, el pensamiento filosófico marxista será entonces cada vez más el determinante.

 

 

    Saint Simon (1821); El Sistema Industrial; en “El Pensamito Geográfico”, de Josefina Gómez Muñoz, et al; Editorial Alianza; Madrid, 1982; p.20.

Compartir este post

Repost0

Comentarios