Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

13 abril 2014 7 13 /04 /abril /2014 22:00

Denuncia 013 (07 abr 14): ¿Qué da Legitimidad a una Pantomima?

 

Qué da certidumbre a esa simulación de “aparato de la democracia” del “Instituto Nacional Electoral” (INE); qué le da validez a esa cofradía de sátrapas para negociar entre los partidos políticos las tajadas del saqueo al presupuesto.  Lo único que le da razón de existir y validez, es la patraña del supuesto democrático, pero, luego del 2006 (y la observación de sus efectos en 2012), qué grado de estupidez necesitaría tener el mexicano para creer en ello.  Ya 2012 nos mostró  que las elecciones de 2006 marcaron el fin de la “democracia burguesa”, destruida por ella misma, revelándose como lo que realmente es: eso que Vargas Llosa denominó como la “dictadura perfecta”.

 

En este país ya todos sabemos que, “de todas maneras va a ganar el PRI”, es decir, se asista a las urna o no, pues el PRI hasta cuando pierde, gana; o para decirlo más claro, la oposición, y particularmente el PRD, aun ganando, pierde (ahí está 1988, y precisamente, 2006).  Para qué hacerle más al cuento.  Ha vuelto el reino de la “dictadura perfecta” del PRI (nada real hay por ahora que se pueda hacer en contra de ello); pero, en contraparte, que ese reino no sea ya el del abúlico voto por forma, sino ahora el de la clara consciencia de la “retención del voto”; esto es, no la “anulación” de una boleta, sino la abstención total.  No hagamos más comparsa al jueguito tonto de las “elecciones” de una “democracia burguesa” que sólo legitima la opresión.

 

La palabra “voto”, quiere decir “promesa”; como los “votos religiosos”, que son promesas de mantener una fe; y promesa que hace el votante, en este caso, ante el candidato, de serle fiel al punto que aquel entrega su voto (su promesa), en medio del sacrificio (hasta ritual en el proceso electoral), de su voluntad  su poder, poniéndolo en manos del candidato, con la esperanza de ver satisfecho un deseo.  Así, la retención del voto, es la retención del poder por el votante, el pueblo; y en este, como contraparte a la imposición de la “dictadura perfecta” burguesa.  Ese debe ser ahora el complemento real de esa “dictadura perfecta” burguesa.  No se puede hacer nada para evitarlo; averiémosla un tanto, y condicionemos su control.  La educación política de las masas en el acto de la emisión del voto, válida hasta 2006; dadas las condiciones concretas de este momento histórico en este país, hoy debe convertirse dialécticamente en su contrario: una educción de consciencia política y social en el no-voto con su retención, como consciencia de la retención del poder.  Hagamos una campaña desde ahora, y rompamos con esa forma de legitimación burguesa que le da licencia para oprimir aún más al pueblo.

 

¡Por la conciencia del poder popular en el no-voto, con la retención del mismo!

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo

Comentarios