Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

21 octubre 2015 3 21 /10 /octubre /2015 22:05

Editorial

 1953-Excepcionalismo-en-Geografia--Fred-K.-Schaefer-2.jpg

Anales de la Asociación Americana de Geógrafos, 1953; publicación del “Excepcionalismo en Geografía”, del pragmático Fred K. Schaefer, en su crítica a la dialéctica materialista hettneriana.

 

*

 

La geografía, ciertamente, como lo expresara Fred K. Schaefer en 1953, no puede definirse de manera excepcional, es decir, de manera distinta a lo que define el conjunto de las llamadas ciencias sistemáticas; pero el problema está en que éste creyó ver en los planteamientos de Hettner –a través de Hartshorne–, ese intento de definición por excepción, al confundir el proceso de síntesis que precisamente ocurre en todas las ciencias sistemáticas, como una mera integración de los fenómenos, no entendiéndola como el proceso de abstracción y generalización que Hettner hacía tanto del espacio en los conceptos de la “corografía” o el “paisaje”, como de los fenómenos en el concepto de las “unidades morfológicas”, lo cual no significaba ningún procedimiento “excepcionalista”, sino, por lo contrario, justo el procedimiento seguido en todas las ciencias en su momento.

 

Schaefer, afirmando este supuesto “excepcionalismo” en Hettner, establecía como posición de contraparte, fundado en el pensamiento de Humboldt y Ritter, el que la geografía es una ciencia social de la distribución de los fenómenos en el espacio.

 

En el fondo, quizá no exactamente como “confusión” o “no-entendimiento”, sino precisamente por todo lo contrario, es decir, por entender lo que había realmente en los fundamentos de Hettner: la dialéctica materialista, el marxismo; y Schaefer, desde su posición filosófica en el pargamtismo, lo que hacía, era combatir la inserción del pensamiento dialéctico materialista en geografía por Hettner, y más aún, “infiltrado” en los Estados Unidos a través de Hartshorne.  Luego, no tuvo reserva alguna para falsear, contra toda evidencia, los verdaderos planteamientos de Hettner, derivándolo en kantismo y desacreditándolo en un anacronismo.

 

Comprender esa crítica de Schaefer resulta, pues, de fundamental importancia, no sólo para el justo rescate histórico de Hettner, sino, principalmente, para entender el proceso necesario en la elaboración de la teoría en geografía.

 

*

1953-Excepcionalismo-en-Geografia--Fred-K.-Schaefer.jpgFilosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica. La Objetividad del Espacio, aún en la Crítica de Fred K. Schaefer a Hettner. (12/)

 

Historia de la Geografía en México.

 

[____]  La Geografía Operativa en México en el Siglo XXI.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
14 octubre 2015 3 14 /10 /octubre /2015 22:05

Editorial

 

“La Naturaleza de la Geografía”, 1939, de Richard Hartshorne, severamente criticada por Fred K. Schaefer en su “Excepcionalismo en Geografía”, 1953; es la pura muestra de la crítica teórica bajo los prejuicios de la ideología fundada en la filosofía prgmática norteamericana en Schaefer, acerca de la dialéctica materialista en Hettner.

 

*

 

Acerca de la madurez de la geografía que la identifique como una ciencia rigurosa, Hettner afirma que: “la labor puede considerarse como solucionada, sólo cuando se haya demostrado la justificación lógica de las ciencias en su desarrollo histórico, y se haya determinado su relación con las restantes ciencias, así como la singularidad de sus métodos científicos”.  Sólo el prejuicio de quien se obstina en querer ver a la geografía como una “ciencia de la heterogeneidad, mezcolanza de todas las ciencias”, no puede entender lo fundamental de la afirmación de Hettner, que se pronunciaba por determinar el método propio de la geografía, como reflejo objetivo y concreto de la homogeneidad de un objeto de estudio propio que así lo impone.

 

La Geografía, dice Hettner, “es la ciencia de la ordenación del espacio”; esto es, de lo que teniendo una homogeneidad de conjunto en su naturaleza, internamente tiene una estructura diversa, a la que, según Hettner, puede ponérsele orden.  No hay, pues, en ello, “singularidad” alguna, sino, por lo contrario, los casos de la particularidad en lo diverso.  Más aún, continúa Hettner, el estudio del espacio (de lo corológico, como él lo expone), se hace necesario precisamente por las diferencias causales entre las diferentes partes de la Tierra, dadas entre fenómenos que son distintos en un mismo lugar, haciendo las diferencias regionales.  No existe pues, “singularidad” alguna, ni del espacio, ni delas relaciones entre los fenómenos.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica.  El Prejuicio Ideológico en la Interpretación de Hettner y sus Consecuencias  (11/)

 

Historia de la Geografía en México.

 

[____]  La Geografía Teórica en "Espacio Geográfico", Necesariamente ha de Realizarse como Geografía Operativa.


 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
7 octubre 2015 3 07 /10 /octubre /2015 22:05

Editorial

 

Si el espacio –se concluía de Hettner– era “la espacialidad de las cosas” en su “unidad morfológica”, la geografía como ciencia del estudio del espacio, encontraba su propia unidad como la ciencia de las “formas” de los fenómenos, ya de la litósfera, de la atmósfera, de la hidrósfera, o biósfera; de este modo, la geografía se realizaba en la diversidad de sus aplicaciones.

 

*

 

El problema esencial de la teoría hettneriana de la geografía como ciencia del espacio en tanto este como las “unidades morfológicas” del paisaje, estuvo en que ninguna de estas categorías fue teorizada con suficiencia.  En principio ello no es tanto achacable a Hettner como a sus continuadores, que como tales, estaban obligados al desarrollo teórico de tales conceptos (a Hettner, en todo caso, le había correspondido el llegar a ello), pero, a su vez, esa limitación es imputable al estado general de la ciencia, principalmente de la filosofía y de la física.

 

Uno de esos continuadores a través de Richard Hartshorne, fue Jorge A. Vivó, quien entendió bien la unidad de la geografía en el estudio morfológico del paisaje (los “hechos geográficos”), dejando en un segundo plano las propiedades particulares de los fenómenos, como ámbito en el cual la geografía se realizaba en su diversidad de aplicaciones; de donde, por treinta años, con esa justificación teórica (ya no válida después de 1980), toda geografía, fue “geografía aplicada”.  Pero esta esencial abstracción y generalización de los fenómenos, subsumidos en el concepto de espacio como el paisaje y sus estructuras en “unidades morfológicas”, no fue teorizada más allá con el análisis in extenso que ello necesitaba, y la consecuencia fue apenas una vulgar distinción mecánica entre los “hechos geográficos”, entendidos como lo temporal y relativamente duradero, y los “fenómenos geográficos”, entendidos como lo temporalmente cambiante en forma perceptible.  Y ello obligó a un nuevo momento histórico más en ese esfuerzo de abstracción y generalización necesaria, para comprender la realidad y naturaleza del objeto de estudio de la geografía: el espacio.

 

Más aún, si a esa limitación histórica producto de los tiempos, se agrega la dolosa interpretación prejuiciada con intereses ideológicos del “anticomunismo” o “antimarxismo”, como fue en el caso de Fred K. Schaefer, e incluso en las interpretaciones del mismo Gerardo Nahm, la lucha no es sólo por el esfuerzo teórico, sino contra fuerzas reaccionarias oscurantistas que deliberadamente obstruyen el desarrollo del conocimiento geográfico.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica.  La Morfología como la Unidad de la Geografía, en Jorge A. Vivó  (10/)

 

Historia de la Geografía en México.

`

[____]  La Geografía Operativa en México en el Siglo XIX. 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
5 octubre 2015 1 05 /10 /octubre /2015 22:05

Editorial

 

La Tierra, una masa plástica gravitatoria, que por la misma ley de la gravedad, ha de tender a concentrarse en una esfera perfecta, pero que, interactuando con la Luna y el Sol, esa tendencia ha variado oscilantemente a lo largo de cinco mil millones de años.

 

*

 

El último cuarto del siglo XX ha sido ya el momento histórico en el que han estado dadas todas las condiciones para culminar “una nueva concepción de la geografía”, que de nueva sólo tiene el ser la más vieja concepción de la geografía bien olvidada, que ahora toma continuidad en la forma rigurosa de una geografía como ciencia sistemática.

 

La leyes, como las causas esenciales necesarias del movimiento del objeto de estudio, leyes no sólo empíricas y teóricas, sino acerca del movimiento interno o naturaleza, sino acerca del movimiento externo o de sus interconexiones, se caracterizan por su aspecto cuantitativo.  Así, afirmar que una ley lo constituye: <<las relaciones físicas de la Tierra en su evolución, con las estructuras básicas de la simetría geométrica dimensional>>, es entender, con base en las mediciones geodésicas y geofísicas que se afirman por Kósirev y Katterfeld, que la geometría dimensional del espacio geográfico varía, ya desviándose de la esfera perfecta como la estructura más simple pero de mayor energía, ya tendiendo a esa geometría dimensional isométrica, para un planeta Tierra que así quedaría plenamente estabilizado en el conjunto de sus fuerzas, siendo el caso ideal, o bien oscilando entre las diferentes estructuras geométrico-dimensionales de simetría, que en otro número hemos estudiado; y como Kósirev y Katterfeld lo hacen, uno con la “causalidad asimétrica”, y otro con la “causalidad asimétrica triaxial de rotación”, nuestra “simetría geométrica dimensional”, primero, en tanto fundamento teórico más general, generaliza las dos teorías anteriores; como, segundo, se constituye a su vez en relación causal esencial necesaria del espacio geográfico en sus estados de espacio continuo (dimensional), y discreto (de la masa), de la Tierra.

 

Hasta hace muy poco llegamos a creer que descubrir una ley era ya ajeno a nuestras posibilidades, no obstante, en nuestras manos quedó, por su carácter teórico esencial, el poder enunciar una ley fundamental en el proceso de sistematización del conocimiento geográfico: <<la ley de las relaciones físicas de la Tierra en su evolución, con las estructuras básicas de la simetría geométrica dimensional>>.  Esas mismas relaciones físicas han sido determinadas por Katterfeld, y las estructuras de la simetría geométrica dimensional que nosotros agregamos, son física y matemáticamente inherentes a la naturaleza del espacio y su condición esencial necesaria.  Resultó así de simple, pero por ser la ley más general y esencial del movimiento del espacio.  Adelantamos con ello a la formalización teórica de la teoría del espacio geográfico, pero con lo cual viene a dar el fundamento de la máxima solidez a dicha teoría.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  El Fenómeno Objetivo del Espacio.  Preliminares de la axiomatización de la geografía en tanto ciencia rigurosa.  Leyes, y Conclusión  (8/8).

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
30 septiembre 2015 3 30 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 

La historia (temporalidad) de la naturaleza, deja en segundo lugar las propiedades particulares de los fenómenos, para darle un tratamiento en las propiedades de la homogeneidad temporal; como la geografía (espacialidad) de la naturaleza, deja a su vez en segundo lugar esas propiedades particulares de los mismos, para darles un tratamiento en la homogeneidad propia de la espacialidad.

 

*

 

“Para las ciencias históricas la afinidad de contenido de sus objetos de estudio sólo tiene un valor secundario.  Estos unen en sus estudios una cantidad de objetos potenciales a diferentes sistemas y esos objetos reciben su homogeneidad (…) del desarrollo temporal de las cosas” (A. Hettner).  Si en esta idea se suple la historia  (la temporalidad), por la geografía (la espacialidad), nos enfrentamos al esencial problema de la abstracción, generalización y subsunción de los fenómenos en el espacio, que hace homogéneo el objeto de estudio de la geografía.

 

Es justo en ese sentido que Hettner enfatiza en el hecho de que: “únicamente cuando concibamos los fenómenos como propiedades del espacio terrestre, estaremos haciendo geografía”.  Pero el problema que nos legó Hettner, pues no hubo en ello una solución suficientemente teorizada (que a lo más se categorizó en las “unidades morfológicas”), fue, precisamente, el establecer de qué manera los fenómenos (tratados en todo caso como unidades morfológicas), habrían de ser entendidos como propiedades de espacio.

 

En el pensamiento dialéctico materialista de Hettner en esos años treinta del siglo XX, reinaba la misma idea acerca del concepto de espacio, que podía encontrarse en los diccionarios de filosofía marxista de la época (y que siguió siendo así hasta los años ochenta), esto es: que el espacio no era “un algo”, sino tan sólo el conjunto de propiedades espaciales de las cosas; el espacio, dice Eli de Gortari, no es sino la espacialidad de las cosas (el espacio sólo podía entenderse en forma plenista), como un concepto para entender las cosas mismas; a su vez, idea contenida en el continuum einsteniano (en todo lo cual, el vacío era negado como algo real objetivamente existente); y ello hizo que esa abstracción y generalización de Hettner, no fuera suficiente para elaborar la teoría geográfica científica, pero, sin duda, echó las bases para aproximarnos a ello.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica.  Los Fenómenos: Propiedades del Espacio  (9/)

 

Historia de la Geografìa en Mèxico.

 

[____]  La Geografía Operativa en México en el Siglo XVIII.

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
28 septiembre 2015 1 28 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 

<<Tirar de una masa (en la imagen M+m), implica una fuerza (F)>>

Ley empírica dada por un hecho de experiencia.  Pero he ahí que en ese orden, en esa regularidad, se esconde un secreto: la respuesta esencial a cuánta fuerza hay que aplicar, y cuánto es el valor de esa masa en peso; cuando esto se descubre como una cantidad de kg aplicada al tirar, en una distancia, en un tiempo dado; o por el valor de la magnitud de la masa; se tiene la misma ley (Fkg.m/seg = Mkg.am/seg; o, Mkg = Fkg.m/seg / am/seg), pero teóricamente deducida.

 

*

 

Durante los siglos XVI-XVIII se estaba produciendo el renacer de la ciencia clásica griega, esa ciencia dicha así como un saber en general; pero que pronto, siguiendo los principios euclidianos en la preocupación por el método de la nueva manera de pensar, conforme los conocimientos se consolidaban rápidamente en el conjunto de las ciencias particulares, especialmente en cuanto al descubrimiento de las leyes que rigen en su objeto de estudio, éstas iban echando las bases de su sistemática con los elementos de su axiomatización.  Y ello ocurrió básicamente con todas, menos una: la geografía, y la diferencia estuvo en que, mientras todas las ciencias resurgían y se desarrollaban a partir de deslindar nítidamente su objeto de estudio, en el conocimiento geográfico ese objeto de estudio, o bien quedaba velado en el concepto eratosténico de la “grafía” (el trazo en un dibujo), de la “descripción” (dada con ese trazo en el mapa), no bien entendido y tratándose literalmente como narrativa de lo empírico y concretamente dado; o bien se entendía de algún modo su implicación como consideración del espacio (el lugar, la distribución, los límites, la extensión, etc), y la dificultad se hacía en entender uno de los conceptos más difíciles en la historia del pensamiento humano; y ello hizo que se requiriese más tiempo para procesar las abstracciones y generalizaciones necesarias para determinar y definir su objeto de estudio.  Ello consumió prácticamente enteros los siglos XIX y XX; pero, en el amanecer del siglo XXI, la geografía quedó en posición de dar un salto cualitativo a su condición ilustrada de ciencia sistemática.

 

Ese ánimo de los geógrafos, por demás positivo, de pronunciarse a cada nueva propuesta como una “nueva geografía”, que “ahora sí” se constituía en una “geografía científica”, revela la dificultad de la elaboración del método de la ciencia en geografía, como consecuencia de la imprecisión en la determinación de su objeto de estudio, dada hasta fines del siglo XX.

 

Por lo tanto, fue necesario primero trabajar en ello (algo que logramos determinar en los inicios de los años ochenta), y luego, tras la abstracción y generalización de su definición, y en función de ello, procesar los elementos de su axiomatización; todo lo cual nos consumió los treinta años siguientes (entre nuestras pocas mientes, y el sortear adversidades de todo tipo), pero lo cual finalmente conseguimos; y ahora habremos de expresarnos como todos nuestros antecesores: “he aquí la geografía científica”.  La diferencia está en que antes esos pronunciamientos eran sólo respecto de algunas innovaciones en el ámbito de la investigación, o reacomodos conceptuales; ahora nos referimos a un asunto de fundamentos objetivos sistematizados en los protocolos del método de la ciencia.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  El Fenómeno Objetivo del Espacio.  Preliminares de la axiomatización de la geografía en tanto ciencia rigurosa.  Leyes del Espacio  (7/).

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
23 septiembre 2015 3 23 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 

 El pensamiento científico en geografía, como en toda ciencia, se da como el más fiel reflejo objetivo de la realidad objetiva, en aquí, se da como el reflejo del espacio terrestre, generalizable en el concepto de “espacio geográfico”.

 

*

 

La no-difusión de la obra de Hettner (parte de lo cual es su no-traducción del difícil alemán), y una serie de traducciones con no más fin que distorsionar sus planteamientos y confundir, fue la política inquisitorial equivalente al medieval recogimiento y ocultamiento de libros.  Si el nazismo “no vio” el marxismo en Hettner, fue quizá porque este se expresaba en un debate técnico en el campo de una especialidad, y más aún, en el campo de su investigación teórica o básica, apenas asequible incluso para los propios especialistas.  Pero ello no escapó a la reacción oscurantista de posguerra en la pluma de la filosofía oficial norteamericana: el pragmatismo, precisamente en el geógrafo Fred K. Schaefer, que criticando el “kantismo” y “positivismo” de Richard Hartshorne, en el fondo era la distorsión de la dialéctica materialista en Hettner.  Se sembró la idea de un Hettner kantiano, y sin su obra original disponible, esa idea se difundió por mucho tiempo, incluso en la obra misma de Clasificación de las Ciencias de B.M. Kedrov.

 

El rescate del verdadero Hettner no ha sido posible sino luego de la publicación del trabajo de Gerardo Nahm: “La Figura de Hettner y la Geografía Alemana en el Siglo XIX y Principios del XX”, en 1987. Y la traducción del trabajo de Hettner “Los Métodos y los Cometidos de la Geografía”, de 1905.  Ello permitió descubrir no sólo la dolosa acción de Schaefer, sino principalmente, del pensamiento marxista de Hettner, esa dialéctica materialista por la cual respondió más esencialmente al pensamiento científico en geografía, y con lo cual, y sólo con lo cual, hace posible echar las bases de la teoría geográfica científica.

 

Nosotros, entre 1979 y 1983 (previo a aquella traducción de Gerardo Nahm de 1987), pudimos descubrir, en su objetividad, independientemente buena parte de losplanteamientos de Hettner, y más aún, desarrollarlos por un camino propio con los avances de la filosofía y la físico-matemática de fines del siglo.  La crisis económico-social de 1994-1995 y una agudización de la política oscurantista en nuestro ámbito, profundiza la “proscripción”, e impedirá nuestra crítica por los siguientes quince años, hasta que descubrimos la posibilidad tecnológica de los blogs por Internet.  Rompimos entonces con esa “proscripción”, y es por ello que no ha sido sino hasta ahora, la segunda década del siglo XXI, que retomamos a Hettner como base de la elaboración de la teoría científica en geografía.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica.  El Rescate de Hettner y la Esencia de su Pensamiento (8/)

 

Historia de la Geografìa en México.

 

[____]  Un Portafolios de Trabajos Geográficos: la geografía operativa, de la geografía teórica (8/8)

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
21 septiembre 2015 1 21 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 Cristalografía

La estructura del espacio, como analogía de la teoría de la cristalografía.

Surgieron las bases métricas de la teoría del espacio geográfico así, por esta fructífera analogía con la cristalografía, que bien ya estaba en la sencilla matemática dela geometría euclidiana del espacio, pero que, no obstante, esa abstracción matemática, por objetiva que fuese, , requería en nosotros de su visualización física objetiva a partir de lo cual deducir los fundamentos axiomáticos del espacio, particularmente en los enunciados de sus teoremas.

 

*

 

El teorema, enunciado que ya no responde de manera sencilla a un hecho de experiencia, es la base inmediata de la axiomatización de la teoría, en una serie de deducciones lógicas sobre la sistemática de mediciones y registros.

 

Así, por analogía, encontramos en los siete sistemas básicos de la teoría cristalográfica, no estructuras únicas ni fijas del espacio, sino momentos de variaciones del espacio u}ya como desviación, ya como tendencia, respecto de la estructura  más simple, pero que supone la mayor energía.

 

La muy propia y exacta manera de explicar este hecho con un ejemplo, es el caso de los primeros experimentos hechos en la navegación espacial en el estado de ingravidez, del agua contenida en un recipiente, que luego se deja gravitar libremente.  Esta gran gota de agua adquiere inicialmente una forma irregular inestable que alterna sucesivas deformaciones hacia uno y otro lado, hasta que poco a poco va adquiriendo mayor estabilidad y la forma regular o isométrica de una esfera.  Eso es exactamente lo que ha venido ocurriendo con el planeta Tierra, de una enorme plasticidad, en sus cinco mil millones de años de existencia; y esas estructuras físico-matemáticas del espacio, para el espacio geográfico, refiere los distintos momentos de ese proceso inestable.

 

Y, como lo demuestra Katterfeld y otros autores que éste refiere, y a la vez lo explica ampliamente Riábchikov, esas estructuras de la dimensionalidad del espacio, no sólo refieren los movimientos asociados a la espacialidad de la masa discreta, sino que ello explica, además, y directamente, los diversos fenómenos de la estructura geológica misma de la Tierra, y de particular interés geográfico, de su superficie.

 

Nos referimos en este número, a los teoremas que se deducen de las siete estructuras básicas, si bien es posible un análisis más exhaustivo de esa dimensionalidad del espacio, que discutiremos ya en la formalización teórica dela teoría del espacio geográfico.

 

*

CristalografíaFilosofía de la Geografía.

 

[____]  El Fenómeno Objetivo del Espacio.  Preliminares de la axiomatización de la geografía en tanto ciencia rigurosa.  Teoremas del Espacio  (6/).

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
16 septiembre 2015 3 16 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 

La síntesis en geografía.  Hasta antes de los años setenta del siglo XX, el problema de la síntesis revela que aún el geógrafo se estaba formando dificultosamente en la filosofía de la ciencia: hasta entonces, apenas la descubría en calidad de “síntesis combinatoria”, como un ordenamiento multidimensional de datos.

 

*

 

La “síntesis combinatoria” como el orden multidimensional de datos, resultaba ciertamente valioso en geografía, en tanto la amplia gama de heterogeneidad de los mismos en el carácter de “geografía fenomenista” con que se entendía, a pesar de lo aportado por Hettner.  Pero de ello, en una posición idealista subjetiva, sólo resultaba una unión mecánica de conocimientos a manera de un ensamblado inteligente de puntos, pero no como una integración orgánica en un todo único, reflejo objetivo de una faceta de la realidad objetiva que en Hettner se avanzaba en el pensamiento dialéctico materialista, lo que hacía que aún en los años setenta, no casualmente se declaraba al mismo tiempo que “la unidad de la geografía era unmito”.  Varias decenas de años que hacían ya poco más de un siglo desde los trabajos de Humboldt y Ritter, en una difícil solución a la síntesis y unidad de la geografía, empujaba al geógrafo sumido en la posición idealista subjetiva de ese entonces, desesperadamente, en busca de la salida por la vía fácil de la negación del problema.

 

La falta de precisión del objeto de estudio primero (hasta fines de la segunda década del siglo XX, a pesar de lo expuesto por Hettner medio siglo atrás, y la dificultad de su definición después (hasta fines del mismo siglo), era la causa real de esa limitación conceptual de la síntesis y unidad de la geografía.

 

El problema no es imputable en forma exclusiva al geógrafo, así fuese posible hablar de algún geógrafo marxista dialéctico materialista desde entonces, el espacio como objeto de estudio resultaba ser uno de los más grandes problemas a resolver por el pensamiento humano, y aún hacia fines del siglo pasado ni la filosofía, ni la físico-matemática, eran suficientes para dilucidar la realidad y naturaleza del mismo.

 

No obstante, ciertamente, si a ello se añade el hecho real de la falta de formación en la ciencia y el método de la ciencia de la modernidad ilustrada en geografía, la posible solución del problema se complicaba.

 

*

Filosofía de la Geografía.

 

[____]  Elaboración de una Teoría Geográfica.  La Gnoseología de Hettner en Tiempos de Hitler (7/)

 

Historia de la Geografía en México.

 

[____]  Un Portafolios de Trabajos Geográficos: el Paraje de Xacatontla (7/)

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo
14 septiembre 2015 1 14 /09 /septiembre /2015 22:05

Editorial

 

 La naturaleza objetiva del espacio queda dada por la dimensionalidad, ya sea de la cosa o del vacío, cuyos componentes son los ejes (x,y,z), los ángulos (a,b,g), y los planos de simetría (a,b,c).  Ello da, en las combinaciones posibles, hasta siete estructuras básicas del espacio, que revelan su estado en un momento dado

 

*

 

Si el espacio, esa dimensionalidad material de la dialéctica continuo-discreta, es una realidad objetiva, si tiene una estructura, si esta estructura varía, y si variando hace del espacio algo no único sino diverso, ese espacio, en la sistematización del conocimiento científico, supone un orden y una clasificación.

 

La primera división queda dada, por su definición, en un espacio que en un momento dado condensa lo continuo en el límite de un intervalo (lo discreto); y en otro momento éste se despliega en el infinito con masa en reposo nula (lo continuo).

 

Entre esa condensación y despliegue del espacio que va del espacio pleno al espacio vacuo, se da una gradación de la densidad, que en orden decreciente lleva de la sustancia al campo, donde la sustancia se presenta en los distintos estados de la materia, que llegan hasta los coloides, los cuales van desde los soles, hsta los plasmas.

 

Todos los fenómenos, en su forma generalizada que es como son abordados por la geografía, se presentan en un determinado estado de la materia, que constituye, a la vez, un estado de espacio, y es así, en tanto que estados de espacio, que la geografía los habrá de tratar, por sus propias leyes espaciales.

 

Esta es, pues, la clasificación dada de acuerdo con la dialéctica de la naturaleza de los estados de espacio ya continuos o ya discretos.  Pero la definición de espacio implica otra noción más: la dimensionalidad material, y ésta, como propiedad espacial más general y esencial, como su verdadera naturaleza, da lugar a una clasificación aparte, por la estructura del espacio, en un arreglo de sus dimensiones hasta en siete combinaciones posibles.

 

*

Un Cuerpo; lo que Ocupa un Lugar en el EspacioFilosofía de la Geografía.

 

 

[____]  El Fenómeno Objetivo del Espacio.  Preliminares de la axiomatización de la geografía en tanto ciencia rigurosa.  Orden y Clasificación del Espacio (5/).

 

 

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Segunda Época
Comenta este artículo