Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

24 febrero 2011 4 24 /02 /febrero /2011 00:03

Geopolítica del Eje del MalPara Entender el Siglo XXI.  Artículo, 2010 (3/6).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

La Tierra, ≈19ºφN, 99ºλW; 03 mar 11.

 

 

III Etapa: 1945-1995.

 

De no ser porque hay una contradicción antecedente más general que la resuelta con la II Guerra Mundial, la época contemporánea bien podría ser definida a partir de aquí.  Sin embargo, la contradicción histórica de la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado, representada por la lucha entre el capitalismo y el socialismo, que venía incluso ya definida de mediados del siglo XIX, es, finalmente, lo que en realidad caracteriza la época contemporánea; esto es, que todo cuanto se considere, estará determinado por ese conflicto de la lucha de clases sociales.

 

La II Guerra Mundial operó, engelsianamente, como una nueva gran represión tras la cual se reunió la organización del proletariado internacional.  Entonces, justo lo que con la guerra se quería evitar, ocurrió, y el socialismo se expandió, los países liberados con el avance de la URSS sobre Alemania en retirada, instala con las fuerzas de resistencia locales los nuevos Estados socialistas en toda Europa del Este, y en 1949 triunfa la Revolución Socialista en China, al mismo tiempo que se crea la República Federal Alemana, provocándose con ello la división, con la subsecuente formación, en el Este socialista, de la República Democrática Alemana.  El reaccionario anticomunista Wiston Churchil, representante del capitalismo imperialista de Gran Bretaña, en 1946 lo sintetizaría ahora todo con una breve frase: “Del Báltico al Adriático ha caído un telón de acero que divide el continente…”[1], y muy a su pesar, para resolver la situación social, tuvo que adoptar medidas “socialistas”, como la estatización o nacionalización de todo y la creación de un Seguro Social.  Ahora la mitad del mundo era socialista, y la otra mitad permanecía en un capitalismo inmoral y en crisis ideológica, económica y política.  Mientras en el lado capitalista regresaban las viejas monarquías con todo su fasto a reinstalarse, del lado socialista se instauraban las nuevas repúblicas democráticas.  En ese contexto, se integra la nueva organización internacional con el surgimiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  A principios de los años cincuenta apareció la teoría de los tres mundos.  El I Mundo Capitalista, enfrentado al II Mundo Socialista, disputándose la influencia sobre el III Mundo, formado por los países subdesarrollados sometidos al dominio capitalista.

 

La lucha de clases burguesía-proletariado en su escenario más general como el conflicto entre el capitalismo y el socialismo, constituirá la esencia de los acontecimientos de este siguiente período de la historia que será denominado como la Guerra Fría, entre 1950 con el inicio de la Guerra de Corea, y 1995, entre las disoluciones de la URSS y del Pacto de Varsovia.

 

La Guerra Fría, pues, es el antecedente inmediato a lo que podemos definir como “la situación actual”, dada entre la última década del siglo XX y lo que va del XXI (al momento de redactar estas líneas, diciembre de 2010).

 

La Guerra Fría se inicia en 1950 con la Guerra de Corea, no obstante, paralelamente desde 1948, se desarrollaba el conflicto árabe-israelí; sin embargo, en Corea, capitalismo y socialismo se enfrentan por primera vez en un conflicto armado, de manera directa, si bien no en forma abierta, el capitalismo y el socialismo.  El que esa guerra local se diera, su desarrollo y su desenlace, muestra ya, desde ese momento, lo que sería toda la Guerra Fría en su conjunto.

 

Como antecedente directo a la situación actual, conviene subdividir incluso la Guerra Fría en sus propias etapas, pues la situación actual se define precisamente como un corolario de ellas y en los mismos términos: es decir, como una etapa geoestratégica político-militar más.

 

Esa primer batalla entre le capitalismo y el socialismo escenificada en la Guerra de Corea, discurre, toda, en medio de lo que los Estados Unidos denominaron como “Etapa Geoestratégica Político-Militar de Represalia Masiva”.  Consistente en la amenaza del uso de la bomba atómica, tal como había sido en Hiroshima y Nagasaky en 1945.  Esa amenaza fue unilateral por parte de los Estados Unidos, ya que hasta 1953, fueron los únicos poseedores de la tecnología y de la fabricación de la bomba atómica.

 

No obstante, si su uso difícilmente es justificable en 1945 para poner fin a la II Guerra Mundial con Japón, luego de ello se hacía del todo inaceptable, un absoluto despropósito inmoral, y tal estrategia no pasó de ser sólo una amenaza.

 

Para 1953, la URSS había logrado fabricar ya, producto del espionaje, a su vez, la bomba atómica; con ello el poderío militar entre el capitalismo y el socialismo se igualaba, y los Estados Unidos dieron un giro a su estrategia política militarista, a la que ahora denominaron “Etapa Geoestratégica Político-Militar de Reacción Flexible”; esto es, de medir el ataque nuclear con bombas de un poderío “flexible a la medida” de la guerra local.  Pero entonces, a partir del segundo lustro de los años cincuenta, dadas las consecuencias previsibles de ello, el mundo comenzó a vivir la tensión de la guerra nuclear ante el hecho de “quién asestaría el primer golpe”.

 

Y esa tensión se incrementó de manera directamente proporcional al incremento de las guerras locales, una de las cuales, de primera importancia, fue la guerra de Vietnam originada con Francia.  En 1945, Japón había desalojado a Francia de Indochina, y en 1949, la Conferencia de Potsdam divide Vietnam sobre el paralelo 16º N; en el norte, Ho-Chi Ming creó la República Democrática de Vietnam, y en el sur, Inglaterra restableció la dominación ultranacionalista francesa de viejos aires colonialistas, provocándose con ello la primera guerra de Indochina, donde el colonialismo francés es derrotado, y por lo cual emperador Bao Dai pide ayuda, produciéndose la intervención norteamericana e iniciando la segunda guerra de Indochina, que con la llamada “Doctrina Truman” y el “macarthyismo” de feroz anticomunismo, sella lo que caracterizará la Guerra Fría en adelante: el enfrentamiento indirecto entre el capitalismo y el socialismo, que detrás tenía a la Organización del Atlántico del Norte (OTAN), de 1947, del Bloque Capitalista; y el Pacto de Varsovia, de 1955, del Bloque Socialista.

 

En América Latina ocurren eventos diferenciados: desde el priismo de Miguel Alemán en México, el “bogotazo” en Colombia, Perón en Argentina sufriendo un intento de golpe de Estado en 1955, y siendo sucedido por el dictador Aramburu; en Venezuela la dictadura de Marcos Pérez, el dictador Anastacio Somoza en Nicaragua, el militar Alfredo Strossner tras golpe de Estado arribaba al poder en Paraguay; la política de control norteamericana sobre el área, dominaba en el sometimiento a los países de América Latina a la monoproducción, directamente controlada en la agricultura por la “Unite Fruit”; y, finalmente, el triunfo de Fidel Castro en Cuba en 1959.

 

Hechos en el desarrollo científico-tecnológico marcan el inicio de una nueva era: en 1957, “Año Geofísico Internacional” con notables descubrimientos, entre ellos el de las Placas Tectónicas, se inicia la “era espacial”, acompañada de la “era de la computación o cibernética”, que una década después (el 21 de julio de 1969), colocará al ser humano en la Luna.

 

En 1961, comienza a construirse el Muro de Berlín.  El caso de Cuba que con la llamada “crisis de los misiles” de octubre de 1962 puso al mundo al borde del inicio de una guerra nuclear, hizo que los Estados Unidos variarán nuevamente su política militarista, ahora, ante lo evidente de lo absurdo del empleo de las armas nucleares, con la “Etapa Geoestrategia Político-Militar de Disuasión Realista”, caracterizada por el intervencionismo económico con la “Alianza para el Progreso”, y el golpismo militar, garantizándose con ello los títeres colaboracionistas con el imperio.

 

En el sueste asiático, bajo esa estrategia tiene lugar el involucramiento de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam en 1965, y su intervención militar ese mismo año en República Dominicana.  El Ché Guevara aparece en Bolivia y es abatido en 1967, y en 1968 estallan los movimientos estudiantiles en el mundo.  Entre tanto, desde 1958 se produce el rompimiento URSS-China, que los lleva, a mediados de los años sesenta incluso, a enfrentamientos aislados fronterizos.  En el conflicto árabe-israelí, ocurre la Guerra de los Seis Días en 1967.

 

Se fue formando, a partir de 1945, el llamado “Club de los Países Nucleares”: E.U, 1945; URSS, 1953; Gran Bretaña, 1957; China, 1967; Francia, 1968; India, 1974; Pakistán, 1998; Corea del Norte, 2009.  Y se sospecha que podrían integrar la lista Israel, Irán y Arabia.

 



[1] Celdrán, Pancracio; Crónica Universal de Nuestra Época; en “Historia del Siglo XX; La Recuperación y la Guerra Fría”; DVD Vol.4; Video Shark,

 


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios