Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

18 diciembre 2010 6 18 /12 /diciembre /2010 00:02

    Resultados en las Predicciones Web Bot,

   a Diciembre 2010.  Artículo, 2010 (2/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 18 dic 10.

 

Suena a texto de un guión de película ramplona de Hollywood, pero aquí, científicamente, no hay nada que no sea comprobable, en este caso, por observación telescópica directa efectuada por el Hubble, y cuyas imágenes pueden observarse en el Sitio: http://www.sky-map.org/, introduciendo las siguientes coordenadas celestes:

 

19h 25m 12s, -89º46’03” y deberá observarse el primer objeto de forma irregular.

16h 19m 35s, -88º43’10” y deberá observarse un objeto anular.

02h 26m 39s, –89º 43’ 13” y deberá observarse un objeto en forma prismática.

 

La región de donde provienen dichos objetos es de la Constelación de Octante en el Hemisferio Sur, muy próxima a las Nubes de Magallanes (de hecho formando con los objetos un triángulo en uno de cuyos vértice se localizan éstos).

 

Pequeña y Gran Nube de Magallanes

Imagen del Hubble: la Vía Láctea extendiéndose de arriba abajo del lado derecho; la Gran Nube de Magallanes el objeto luminoso a la izquierda hacia el centro, y un poco más arriba la Pequeña Nube de Magallanes.  Formando un triángulo equilátero, los objetos observados forman un vértice ubicado entre las Nubes de Magallanes y la Vía Láctea (debe aclararse que los elementos mencionados sirven de referencia para indicar la dirección en que se encuentran, mas no que tales objetos vengan de fuera de nuestra Galaxia).

 

 

Hemisferio Celeste Austral

De acuerdo con las coordenadas de los objetos en la fecha de la imagen, uno se localiza hacia la “a” de la palabra “Gran” Nube de Magallanes (la cual se encuentra más a la derecha identificada por pequeños puntos, y de igual manera la Pequeña Nube de Magallanes macia abajo a la izquierda), otro ligeramente arriba (equidistante al eje central), y el tercer objeto se localiza hacia la “u” de la palabra “Nube” de la Gran Nube de Magallanes; es decir, están en una región directamente sobre el Polo Sur.

 

 

Objeto de Octante

Imagen ampliada del primer objeto tomada por el Hubble hacia la parte central de la Constelación de Octante, en el Hemisferio Austral; objeto de forma irregular, que nosotros observamos y tomamos de la fuente: www.sky-map.org.

 

 

Objeto Anular en Octante

Imagen del Hubble hacia la parte central de la Constelación de Octante en el Hemisferio Austral; objeto de forma anular observada y tomada de la fuente: www.sky-map.org.

 

Objeto Irregular en Octante

Imagen del Hubble hacia la parte central de la Constelación Octante en el Hemisferio Austral; objeto en forma prismática observada y tomada de la fuente: www.sky-map.org.  Hay cosas raras en el Universo, infinitas formas posibles, pero por un segundo conviene considerar alguna otra posibilidad en la probable extraña ingeniería naval de los extraterrestres.

 

Lo adicionalmente interesante, dado que de lo que estamos hablando aquí es de las predicciones Web Bot, y nos quedamos en una extraña mención de la Antártica (aun cuando la información anterior es a tal punto impactante que pudiéramos no saber ya de qué hablábamos), es que las anteriores coordenadas celestes, corresponden al hemisferio sur de la Tierra, prácticamente de manera directa sobre el Polo Sur; o, dicho en otras palabra…, del lado de la Antártica.  Tal cual la extraña predicción.

 

Lugo de esas predicciones sobre lo extraterrestre, se habla en otra predicción más, de: “Dos soplones tienen el dispositivo en sus manos… (y) han creado un efecto secundario que “la gente que tiene el poder” no pudo predecir”, y que los autores de Web Bot, en su momento, tampoco podía explicar.  Esa predicción, en noviembre, la habíamos dejado, obviamente como “hecho por ocurrir”; y empezando a ser esto ya un asunto medio mágico, ocurrió: fue el caso de espionaje de un militar norteamericano, y las filtraciones a los medios de comunicación de Wikileaks.

 

Una predicción más hablaba sobre asuntos electorales (no ha habido nada al respecto), pero una predicción final se refería a la religión, en el sentido de que ésta cambiaría entre el 12 y 15 de diciembre con una gran revolución contra “los que tienen el poder”, y que “a los evangélicos les será quitado el peso de encima; pero se sentirán con algo de vergüenza”…, y, en este juego de asociaciones, ocurrió, incluso en el lapso de las fechas predichas: el caso Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo.

 

Dejando de lado las predicciones extraterrestres que en realidad se propagan a principios del 2011, todo lo demás estuvo acertado (la interpretación de lo que habría de ocurrir fue en todo caso lo complejo).  Ahora entonces, ¿por qué no pensar en que esas predicciones faltantes habrán de ocurrir ciertamente?..., o, acaso, ¿pertenecerán a la estadística de lo no cumplido?...  Bonita ciencia-ficción sospechosa…  Ahora esperaremos a la primera quincena de enero para recibir noticias de Moscú, y una semana después de Londres, pero siendo justos, a nuestro parecer, convendría prepararse mentalmente para el caso; al final, según los informantes, ese es el propósito (el para qué, más allá del contacto generalizado con otra civilización no-humana, es información polémica, por lo menos de momento, en la ciencia-ficción pura).

 

Pretendíamos concluir, pero hemos visto que hay acontecimientos pendientes, y no de poca monta, previstos para enero, y, hasta entonces, concluiremos.  Pero habíamos iniciado este articulo en secuela de otro, en el tema de la Política y Geopolítica, pero, de pronto, impensadamente, saltó el tema extraterrestre, propio de los asuntos de la Exopolítica.  Al momento, una cosa vicia a la otra, por lo que trataremos de separar la información y el análisis en ambos temas.

 

De momento, sí puede adelantarse algo.  A los investigadores en el campo de la ovnilogía, les cuesta mucho trabajo entender –y estrictamente no tienen por qué entenderlo– los criterios de la ciencia al respecto; es decir, ¿cómo es que habiendo tanta evidencia empírica objetiva de los OVNI, la ciencia “no acepte su existencia”? (por más que pudiera reconocer su posibilidad, pues no es posible que viéndolos, se diga que “no existen”, sino que científicamente no es posible decir nada acerca del fenómeno).  Ello no es ninguna cerrazón de la ciencia, sino simplemente que, el OVNI podrá existir, cierta, objetiva y empíricamente, pero en tanto no se demuestre científicamente su existencia (esto es, con fundamentos teóricos y de manera experimental), la ciencia no puede decir nada al respecto.  El caso clásico más sensible de ello, está en el fenómeno geográfico de rotación de la Tierra.  Por siglos se entendió que ésta estaba fija y lo que se movía en su derredor era la esfera celeste; luego, con Copérnico se entendió un modelo más simplificado que explicaba muchos otros fenómenos astronómicos; pero entonces, la Tierra ya no sólo era la que giraba en torno al Sol, sino que a su vez era ella la que giraba sobre su propio eje.  Eso resultaba una evidencia empírica objetiva desde el siglo XVI, pero si aún se afirmara que la Tierra estaba fija, la ciencia no tenía manera de refutarlo.  La demostración científica de que la Tierra giraba alrededor del Sol la ofreció Galileo con la observación de las fases de Venus, pero la demostración científica de que la Tierra giraba sobre su propio eje, no se descubrió sino hasta mediados del siglo XIX, en 1851, por Bernard León Foucault, con el experimento de su péndulo; y fue hasta entonces, algo relativamente reciente, que se pudo afirmar científicamente que la Tierra tenía un movimiento de rotación.

 

Ese es el caso con los ovnis; y lo complejo de un experimento que fuese repetible a voluntad y produjese su presencia, es lo que ha impedido a la ciencia su demostración, pues, para que ello ocurriera, finalmente, tendría que establecerse previamente un contacto con la inteligencia detrás del fenómeno, acordando su aparición cada vez que fuese solicitado.  Suena un tanto absurdo, pero así es; y es así, porque ante este fenómeno, estamos, así, frente a una inteligencia detrás del mismo; es decir, que, evidentemente, no es un fenómeno natural.

 

Sin embargo, de esta última afirmación, no se desprende el que, entonces, esa inteligencia detrás del fenómeno, es de una civilización extraterrestre.  No, no hay pruebas de nada, ni siquiera de la existencia científica del fenómeno mismo.  A lo más, empíricamente podemos decir que “hay algo”, un “fenómeno extraño”, pero, en estos momentos, pudiera ser producto del desarrollo tecnológico humano (lo que contradice y no hace absoluta esta tesis, es la presencia histórica del fenómeno); pero hablar del mismo, en estos momentos, se hace ya más complejo dada la capacidad tecnológica humana misma.

 

Ahora bien, ¿por qué la argumentación anterior?  Se predice la presencia OVNI para enero de 2011 y más aún, en una ocurrencia de manera reiterada, y si ésta se da (más aún dados ciertos antecedentes), el anhelado sueño de la ovnilogía de por lo menos establecer formalmente la hipótesis científica de la existencia del OVNI, se hará realidad (faltará aún transformar la hipótesis en teoría, para lo que se necesitará, aún más, la reproducción del evento a voluntad; y aún así, lo único que quedaría demostrado, sería la existencia del fenómeno, luego vendría el proceso demostrativo de lo que realmente es).  Es decir, estamos en estos momentos inmersos en las condiciones de un experimento básico para la posible demostración empírica, que posibilite la elaboración de una hipótesis formal.

 

Lo curioso del caso ante la demostración científica del fenómeno OVNI, es que, para cuando se demuestre, ya no será necesario; y la razón de ello, es que estamos frente a un fenómeno inteligente, que, al mismo tiempo, juega al ajedrez.

 


 

Las Predicciones Web Bot, sin duda, tienen un alto contenido político y geopolítico, pero resultó todo ello vinculado a una problemática exopolítica, de modo que ésta en su conjunto pasa a formar parte del análisis político y geopolítico; pero, a la vez, es de tal naturaleza, que adquiere la forma de un campo propio de investigación, que ameritó la apertura de otro Blog con ese tema: http://identificados.over-blog.com/, al cual trasladamos la información y puede consultarse ahí la continuidad de ella.

 


 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Jose 06/18/2012 19:32


Estoy de acuerdo en este escrito y a demás de estos objetos hay otro objeto más que doy las coordenadas que en la página www.sky-map.org. se pueden ver y es   19 27 05 00-88 42 44   saludos.

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri 06/18/2012 20:59



Gracias por el comentario y el envío de la información, lo buscaré de inmediato.


Hay algo adicional: la NASA ya redirigió las observaciones a algunos de esos objetos, y sorprendentemente, han resultado ser nebuulosas que provocan ciertos efectos ópticos desconcertantes.
 A la fecha, no obstante, no ha publicado la que correspondería al objeto en forma poliédrica, de caras triangulares regulares.