Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

17 marzo 2013 7 17 /03 /marzo /2013 23:02

Comentario a la Introducción de Arturo A. Roig, a los “Prolegómenos de la Geografía”, de Estrabón. (1/2).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica

de Geografía Teórica.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

25 dic 12.

 

Estrabón (65 ane-25 dne), nace, vive y produce su obra en el mismo momento del nacimiento, vida e imperio de Cesar Augusto (63 ane-14 dne), y a la muerte de éste, la última década de la vida de Estrabón fue bajo el imperio de Tiberio.  Su obra es una mezcla de historia y geografía, la primera, perdida, y la segunda, de una enorme influencia en su tiempo y después de su tiempo.  Dicha mezcal es caracterizada por Arturo A. Roig, quien hace un estudio introductorio a sus Prolegómenos, como “una conexión entre lo geográfico y lo humano”[1], y Roig se refiere a dicho autor no como un explorador que se lanza a lo desconocido, sino como un viajero, de donde se forma su interés intelectual: “su deseo parece ser el de escribir una especie de historia de la civilización compuesta siguiendo un plan geográfico…”[2].

 

Arturo A. Roig atribuye a Estrabón el hacer conciencia dela relación “hombre-Naturaleza”, y es sobre la base de este principio que nace en él, en esa medida de lo histórico y lo geográfico, la “geografía humana”; y este será el punto central de toda la discusión histórica respecto a Estrabón.

 

Desde su maestro Posidonio, otro geógrafo viajero que se había vista atraído por las diferentes costumbres entre las culturas de pueblos alejados entre sí, la Geografía, que hasta entonces parecía una identidad por no más que un tipo de conocimientos objetivos e históricamente dados, que giraban en torno al conocimiento de la Tierra expuestos en los mapas, comienza a ser diferenciada; Posidonio hacer ver que hay algo más que la geografía debe considerar, y justamente son esos aspectos humanos.  Ello se convierte en una poderosa influencia en Estrabón, quien ya con firmeza rechazó la geografía de Eratóstenes como de HIparco, en los que, al parecer, por lo que de la crítica de Estrabón a éstos se desprende, ya se hacía esa “descripción empírica de los lugares”, en lo que se denominaba como corografía, justo lo que es superado, a decir de Roig, por la geografía de Estabón, en donde esos conocimientos adquieren “un estado de ciencia universal”[3].

 

Así, pues, de ello se desprenden dos puntos de esencial importancia teórico geográfica: 1) la geografía, tanto de Eratóstenes como de Hiparco, y por extensión, de esa geografía que se delimitaba y definía por lo objetivo e históricamente dado, pudiendo atribuirse a todos los demás geógrafos anteriores hasta Anaximandro, no se reducía a un simple trabajo cartográfico único, sino que éste iba acompañado de una descripción denominada corografía; y 2) Estrabón lleva esa corografía o descripción geográfica, a la categoría de narrativa histórica.

 

Con ello, Estrabón hizo algo más que su maestro Posidonio al ver éste algo diferente en la identidad objetiva e históricamente dada de la Geografía hasta entonces: Estrabón hizo ver en esa diferencia, una contrariedad, por la que la geografía, en adelante, habría de entenderse, ya en su forma clásica eratosténica, o bien en su forma estaboniana.  Y esa diferencia no sólo era de una “descripción corográfica” o una “narrativa histórica”, sino de una geografía con fundamentos físico-matemáticos, o una geografía con fundamentos histórico-humanistas.  Se originó así, en su simiente, la contradicción histórica esencial del pensamiento geográfico, que se haría tal (plenamente contradicción como negación de un opuesto por el otro), justo hacia fines del siglo XVIII y principios del XIX, y que, con algunas variantes, aún se manifiesta con enorme fuerza  en nuestros días.

 

Acerca de ello, es relevante el hecho que Roig destaca cuando dice de Estrabón: “…cae en una erudición un tanto excesiva…, que convierte en algún momento su geografía en una exégesis literaria…”[4].  Y pareciera que esa geografía estraboniana estuviese destinada a reducirse a ello, pues hoy en día la hemos caracterizado precisamente así, como una “geografía literaria”, no por esta frase de Roig, sino por su posición “posmodernista” por la que Edgar Morin así caracteriza la forma o método de exposición del conocimiento , en este caso, geográfico, como parte de “los saberes”.

 

 


[1]        Roig, Arturo A; Introducción; en, Estrabón; “Geografía. Prolegómenos”; Editorial Aguilar; México, 1980: p.XIV.

[2]        Ibid. p.XIV.

[3]        Ibid. p.XVIII.

[4]        Ibid. p.XX.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios