Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

22 marzo 2015 7 22 /03 /marzo /2015 23:01

Simetria-del-Espacio-Geografico--Proyeccion-Ecuatorial.jpgComentario a, La Faz de la Tierra y su Origen, de Gennady Nikolaevich. Katterfeld, 1962 (2/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 mar 13.

 

 

Katterfeld comienza diciendo lo necesario: “La Tierra está sometida a fuerzas de deformación y deriva”.   Pero cuando la geología contemporánea aún habla de esas fuerzas y esa deriva de la tectónica de placas exclusivamente, esa geología y geofísica están dejando de lado una gran cantidad de aspectos concordantes en la relación causal; y en su omento, ya Katterfeld se refirió a esos aspectos adicionales, como la rotación de la Tierra, la pulsación de compresión-expansión del planeta como efecto de la acción gravitatoria y la acción físico-química interna, formándose lo que Katterfeld llama <<líneas de máxima presión originadas desde el manto>>, que se han dado a lo largo de enormes períodos de tiempo.  A ello, hoy en día, habría que agregar los efectos de resonancia del campo magnético terrestre (conocido desde tiempos de la Guerra Fría y mantenido en secreto militar, pero que recientemente la ciencia civil independientemente ha podido descubrirlo).

 

Luego, la esencia en la teoría de la simetría de la superficie terrestre de Katterfeld, se enuncia en el hecho de que esas <<líneas de máxima presión>>, producen como efecto las “antípodas” –dice Katterfeld– de la formación del relieve terrestre: elevación de masas de tierra en un lado, compensadas con masas de agua en depresiones en el lado opuesto; así como la configuración de “cuña” de los continentes en el extremo sur; las zonas específicas de actividad volcánica; y las mareas lunares.

 

La obra de Katterfeld va dirigida específicamente, “a los estudiantes de geografía y geología”, como a todos los que están tratando de ampliar el conocimiento de nuestro planeta “que –dice Katterfeld– en muchos aspectos se mantiene enigmático”.

 

Refiriéndose a la geología, el autor menciona cómo ésta “no suministra ninguna respuesta a la cuestión de qué provocó la formación y distribución actual de las principales formas del relieve terrestre y los océanos, los continentes y las montañas” (subrayado nuestro).  Y es que, precisamente en ese subrayado nuestro esta el fondo de la explicación de por qué la geología no responde a ello; y es que, decimos nosotros, simplemente, <<ese no es cuento de la geología>>.  La distribución, es una propiedad espacial, luego, entonces <<es cuento de la geografía>>.  Y en este punto Katterfeld va a referirse a uno de los aspectos más esenciales y trascendentes para poder entender los derroteros de la geografía moderna: “…el esclarecimiento y explicación de las leyes que rigen la distribución de las principales formas del relieve terrestre y de la estructura de la litósfera del planeta –apunta Katterfeld, con ese subrayado nuestro–, no son menos importantes que el estudio de los procesos mediante los cuales las estructuras entraron en existencia…”; esto es, lo que con ello nos está diciendo Katterfeld, es que el descubrimiento de las leyes geográficas, no son menos importantes  que las leyes geológicas.

 

Pero en este pasaje, en un punto y seguido en el texto, hubo algo más, aún de mayor importancia y esencialidad, que hace el fundamento de nuestra teoría del espacio geográfico: “Si bien –agrega Katterfeld– puede ser que esas leyes no sean propias de nuestro propio planeta”; y Katterfeld refiere particularmente una homología con el planeta Marte, pero en ello va a estar la relación causal de la Luna.

 

Nuestro autor destaca que este intento de formular tales leyes geográficas viene, sin éxito, de fines del siglo XIX y principios del siglo XX (y refiere a Lowthian Green, 1875; y a W Pickering, 1907), dado que; apunta Katterfeld con la misma idea que nosotros hemos tenido al respecto: el problema de las leyes del espacio geográfico, es “uno de los más difíciles de analizar”.

 

Pero, dice Katterfeld, las bases de la teoría existe: las hipótesis de la rotación (A. Bem, 1910); de la pulsación (Bucher, 1933-1939); y de la diferencialidad de las masas abisales (W. Belusov y Van Bemelen, 1954).  “En la actualidad –dice el autor en 1962–, tales cuestiones están comprendidas en el ámbito de una nueva morfotectónica del planeta”.  Esto es que, con todo, atrapado en su tiempo, en su momento histórico, Katterfeld, sin una teoría desarrollada de la geografía como ciencia, atribuye su esencial teoría geográfica (espacial), a un ámbito d una “nueva morfotectónica”, es decir, a un ámbito esencialmente geológico, por más que, dicho en las propias palabras de Katterfeld al final de su Prefacio redactado en 1960: “Como en ninguna otra ciencia, nos encontramos ante fundamentales fenómenos, que (son) clara y suficientemente llamativos (a tal punto que), cuando se presentan en un mapa, siguen siendo enigmáticos”.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Comentarios Bibliográficos en Geografía Teórica
Comenta este artículo

Comentarios