Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

15 marzo 2015 7 15 /03 /marzo /2015 23:01

1960-La-Faz-de-la-Tierra-y-su-Origen--G.N.-Katterfeld--1969.jpgComentario a, La Faz de la Tierra y su Origen, de Gennady Nikolaevich. Katterfeld, 1962 (1/…)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

05 mar 13.

 

El trabajo de Gennady Nikolaevich Katterfeld, La Faz de la Tierra y su Origen, que viene en su formulación como teoría desde 1953 y se presenta aquí en sus 125 cuartillas editado en 1962, resulta ser una de esas obras esenciales en la comprensión de los fundamentos teóricos de –en este caso– la geografía como ciencia moderna.

 

Dicho estudio acerca de la superficie de la Tierra y la explicación de su origen, significa, no más, no menos, que el eslabón de continuidad práctica de la “geografía espacista” de Paolo del Pozo Toscanelli y Martin Behaim, a Gemma Frisius y Gerardo Mercator, y de estos a Nicolás Sansón y Philippe Bauche, para culminar en ese periodo con José Antonio de Alzate y Ramírez y Miguel de Herrera; geografía que se quedó olvidada al concluir el siglo XVIII.

 

Nuestra primera aproximación al trabajo de Katterfeld fue a través de la obra Estructura y Dinámica de la Esfera Geográfica, de Alexandr Maximovich Riábchikov, de 1976, incluso cuya cubierta se ilustra con las figuras acerca de la simetría de la superficie terrestre elaboradas por Katterfeld.

 

Sin duda, había algo que nos llamaba profundamente la atención: el que se hacía uso de estas figuras, pero en el cuerpo de la obra de Riábchikov apenas se asociaban a las leyes de la zonalidad y sectorialidad planetaria, figuras las cuales, además, ajenas a su naturaleza acerca de la simetría y origen de la superficie terrestre, daban un giro a una explicación en dependencia fenomenista.

 

Lo que ocurría ahí, era el efecto del “geógrafo clásico” de los últimos dos siglos: el tomar de aquí y de allá a retazos para darle un cariz científico a su simple descripción.

 

No obstante, Riábchikov no falta a la ética profesional, pues claramente refiere a G.N. Katterfeld como el autor de tales gráficos a partir, dice él, de su hipótesis rotacional; aun cuando Riábchikov se confunde en esta observación, pues, por palabras del mismo Katterfeld, él, primero, retoma la hipótesis rotacional refiriendo como a su creador al geógrafo A. Bem, en 1910, de la Universidad de Chernovtsy; y, segundo, el que Katterfeld no sólo parte de dicha hipótesis rotacional de Bem, sino que retoma la síntesis de ésta y otras dos hipótesis más: la hipótesis de la pulsación de la Tierra, y la hipótesis diferencial de material terrestre abisal, que por primera vez las sintetiza Y.V. Bykhanov, en 1877, según apunta el mismo Katterfeld.

 

Nuestra vista pasó por el nombre de “G.N. Katterfeld” referido varias veces por Riábchikov, como pasó por sobre el nombre de muchos otros autores ahí citados, y muy poco nos dijo la explicación que Riábchikov hace de las figuras de Katterfeld, cuyo nombre era el de un autor más al que muy difícilmente podríamos remitirnos, y por lo tanto, al que poca atención prestamos.

 

Katterfeld publica su trabajo en 1962, y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de los Estados Unidos, se hace de él en una traducción al inglés en 1969, permaneciendo ahí perfectamente clasificado, hasta que ésta lo instala en la Red Internacional de Información (Internet), el 23 de marzo de 2012 (¡apenas justo hace una año!); de donde finalmente nosotros nos pudimos hacer de él a su vez, apenas en los últimos días de febrero de 2013, pudiendo valorarlo entonces en su justa importancia, tal cual más arriba lo hemos referido.

 

La teoría de la simetría de la superficie terrestre de Katterfeld, si bien es un eslabón fundamental en la línea de desarrollo de la “geografía espacista”, también es cierto –y esto nos será particularmente de esencial importancia– que, aun cuando Katterfeld alude a las leyes que vienen de fuera de la Tierra misma, es decir, que va a depender por entero de las relaciones en un sistema binario de astros, el sistema Tierra-una; Katterfeld va a remitir todo exclusivamente al origen y formación de la superficie terrestre.  Y se entiende, porque ese es su propósito explícito; pero he ahí, que dicha teoría es ahora fundamento clave para nuestra teoría del espacio geográfico, que no se reduce así a la superficie terrestre ni a su espacio adyacente atmosférico e incluso exosférico inmediato, sino que va más allá, apenas determinando sus límites, precisamente, en la interacción del campo de gravedad de la Tierra con el campo de gravedad de la Luna.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Comentarios Bibliográficos en Geografía Teórica
Comenta este artículo

Comentarios