Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

28 octubre 2012 7 28 /10 /octubre /2012 23:04

D Harvey (pablotaricco.blogspot.comComentario a, Teorías, Leyes y Modelos en Geografía, 1983, de D. Harvey.  Artículo, 2012 (2/…).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

12 jul 12.

 

Reinterpretamos la historia de una manera original completamente distinta; nos hicimos de un esquema teórico propio; y entonces lo histórico pasó a ser lo secundario, y lo teórico centró entonces toda nuestra atención.

 

Sólo que, a diferencia del tortuoso camino inductivo de Harvey, nosotros seguimos una lógica deductiva, derivada de la determinación del objeto de estudio, y seguimos el camino de la particularización a partir de la teoría, en todos los vínculos y relaciones del espacio.  Los resultados en la diferencia del método aplicado, fueron notables.

 

Pero ello nos puso lejos de abordar las particularidades de la elaboración de una teoría en Geografía, de sus leyes y modelos.  Pero tanto como a Harvey su método seguido lo puso lejos de la generalización del objeto de estudio; y es por ello que no ha sido sino hasta, que, demostrado empíricamente el espacio como el objeto de estudio, se haga necesaria ya la elaboración de su teoría; y ello es justo lo que nos ha devuelto a la lectura detenida de la obra de Harvey, para dotarnos de los elementos de la “teoría de la teoría”, de lo que en filosofía se conoce como la metateoría: el saber cómo se elabora y formaliza un planteamiento en un cuerpo de teoría.  Y ahora, si no fue en los ochenta como lo deseaba Harvey, está empezando a ser hasta la segunda década del siglo XXI, pero, finalmente, ya podremos empezara a decir: <<Por nuestras teorías nos conoceréis>>.

 

Harvey narra en su prólogo haberse visto influido por lo que se dio en llamar “la revolución cuantitativa en geografía”, y ciertamente, como él concluye: “lo que estaba implícito en la cuantificación era la filosofía del método científico”[2], lo que, agrega, dio como efecto más importante, el pensar lógicamente, como uno de los aspectos más decisivos en el método científico; algo de lo que, dice, el geógrafo es por su formación, ajeno: “hay muchos geógrafos que necesita una (…) enseñanza formal porque, como yo –dice Harvey–, no fueron educados en el método de la ciencia”[3].  Y esto que ya Harvey reconocía así a fines de los años sesenta, cuarenta años después, sigue tan abrumadoramente ausente como entonces.

 

Harvey va a reconocer algo aún más importante en cuanto al método científico: “…comprender los fundamentos filosóficos del método científico”[4].  Así, reconociendo la consistencia lógica desde estos supuestos filosóficos, Harvey mismo lo hace en un campo gnoseológico muy definido: el idealismo filosófico, siguiendo postulados, lo mismo del empirismo lógico de Stuart Mill, que del positivista lógico de la filosofía lingüística, Rudolf Carnap, o del racionalismo crítico de Karl Popper.  Todo ello queda enfrentado ideológicamente al materialismo dialéctico de Marx, pero, justamente será de fundamental importancia esa definición filosófica, para la elaboración crítica de sus planteamientos.

 

La obra de Harvey, Teorías, Leyes y Modelos en Geografía, está dividida en seis partes, a través de las cuales va de los fundamentos filosóficos, a sus implicaciones en el intento explicativo en el hacer geográfico, en donde asigna, por demás correctamente, un papel relevante a la elaboración de las teorías en esa explicación, y, luego, donde en la elaboración de las mismas, las leyes y modelos, van a ser determinantes en esa función.

 

Hay, no obstante, un serio problema al intentar comentar su obra siguiendo su propia estructura, dado el procedimiento inductivo de Harvey; de ahí que, para no perdernos en un mar de minucias particulares, invertiremos el método y analizaremos de conjunto la esencia de su trabajo, dada en las primeras tres partes.

 

Significativamente, Harvey parte de la definición de Hettner de la Geografía: “ciencia de la descripción y explicación de áreas diferenciadas en la superficie terrestre”, y la somete a discusión.

 

El primer problema que destaca, son los fundamentos filosóficos de su crítica, dados en el idealismo subjetivo, es precisamente el juzgar la definición de Hettner, no en la veracidad como reflejo objetivo de la realidad objetiva y sus implicaciones, ni siquiera como un juicio intelectivo, sino, por lo contrario, el juzgarlo subjetivamente bajo un juicio moral: “Con arreglo a nuestros valores –dice Harvey–, discutiremos la validez de las <<áreas diferenciadas en la superficie terrestre>>”[5].



[2]      Harvey, David; Teorías, Leyes y Modelos en Geografía; Alianza Editorial; Madrid, 1983; p.19.

[3]        Ibid. p.19.

[4]        Ibid. p.19.

[5]        Ibid. p.28 (subrayado nuestro).


Compartir este post

Repost0

Comentarios