Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

30 septiembre 2012 7 30 /09 /septiembre /2012 22:04

Emblema del ComunismoEnsayo Marxista Sobre la Transición del Capitalismo, a un Modo de Producción Superior.  La Socialización Económica  (3/3)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografíaco.over-blog.es/

22 jul 12

 

3  La Socialización Económica.

 

Una socialización que ya no está siendo en beneficio de la sociedad, sino sólo una simulación para operar una descomunal explotación, anuncia el desastre del capital.  Lo que habrá de seguir, en la edificación de un nuevo orden social, es la socialización económica real: real trabajo productivo; real atención a la salud; real educación científica; real socialización humana.

 

La economía está en manos privadas, y ella tendrá que socializarse a favor de la sociedad.  Pero lo mismo implica su derrumbe.  Ya se ve éste desde ahora frente a una nueva crisis económica mundial.

 

La socialización económica  empieza por la estatización de los sectores energéticos como de la producción industrial y agropecuaria; es la garantía a la sociedad de la planificación de la energía para la producción de los bienes materiales necesarios de alimentación y sustento; luego, es la estatización de los medios de transporte, almacenamiento y distribución; erradicando intermediarios y procesos que dan lugar a la especulación.  La “izquierda moderna” (no otra cosa que una derecha progresista), al parecer está llamada a realizar tal parte de la transición.  En México ha dilapidado el apoyo popular que requiere para ello, pero, quizá, la proletarización del movimiento social sea la condición necesaria para consumar esa estatización.

 

Para como se ven las cosas en este momento con la crisis económica, la lucha del Estado capitalista contra el “narco”, contra el crimen organizado, es su lucha contra el exceso de corrupción que carcome al capital mismo; es una lucha del capital consigo mismo.  En ese sentido, la lucha proletaria contra el capital lleva consigo la lucha contra el crimen organizado y sus bandas paramilitares; no es ésta para luego resolver la otra.

 

La lucha proletaria debe dirigirse enfáticamente a una lucha contra el capital; no por la “democratización del capital”, no por “un capital con conciencia social”, esas son consignas de patrañas y embustes burgueses; sino una lucha por la estatización o socialización económica de los medios de producción, transportes, distribución y comunicación.  La inconformidad e la reacción burguesa es que ese es “proteccionismo”; y, efectivamente, es la protección de los intereses, más que nacionales (lo cual ya resulta una velada desviación), de los intereses de la sociedad misma, rente a una camarilla de grandes burgueses que se apropian de la riqueza social.

 

La socialización económica, esto es, la estatización de los medios de producción, de transporte, de distribución y comunicaciones (una forma previa de la abolición total de la propiedad privada), es pues, la condición de necesidad par el sustento de una socialización política real; es decir, en donde el proletariado cuente con su propia organización y representantes legítimos y naturales.

 

 

Conclusión.

 

1          Es necesario señalar enfáticamente, el objetivo estratégico central de la lucha proletaria en la caracterización de esta etapa de del proceso de transición en el derrumbe del orden capitalista; esto es, a saber: la lucha contra el capital por una estatización socialización tanto política (su propia organización y representantes), como económica (la estatización de la producción, transportes, distribución y comunicaciones).

2          Como objetivo táctico está el luchar por una democracia popular, en la que se reconozca, legalice y legitime la organización del proletariado.  Hasta entonces, carece ya en absoluto de sentido la participación electoral en calidad de peones de sacrificio de la burguesía no obstante progresista, disfrazada de “izquierda moderna” (“izquierda” reformista).

3          Hay que reconocer que una larga etapa de un cuarto de siglo de lucha reformista ha llegado a su fin, y habrá de dar paso a una lucha verdaderamente proletaria que ponga sus condiciones en la mesa de la discusión política; y sobre el principio de la socialización o estatización económica y política, negociar las condiciones, y  {únicamente las condiciones, que nos hagan avanzar paso a paso pero de manera firme y segura en esa dirección.

Compartir este post

Repost0

Comentarios