Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

5 agosto 2010 4 05 /08 /agosto /2010 08:01

Cliché Espacio Geográfico, Revista 2010

Evolución del Concepto de Espacio

en el Pensamiento Materialista Contemporáneo.

  Ponencia, III Encuentro de Geógrafos

de América Latina, 1991 (1/5)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografíco.over-blog.es/;

México, D.F; 05 ago 10.

 

 

Comentario Preliminar.

 

La “Evolución del Concepto de Espacio en el Pensamiento Materialista Contemporáneo”, fue un ensayo redactado en 1990, y presentado como ponencia en el III Congreso de Geógrafos de América Latina, 1991.

 

Habíamos empezado a trabajar con el concepto de espacio y la teoría del espacio geográfico en el marco teórico dialéctico materialista del marxismo clásico, convencidos ya de que ello constituía lo esencial del conocimiento científico geográfico.  Aclarado el objeto de estudio, correspondería el problema del método, pero antes, si bien habíamos logrado definir el objeto de estudio entre otras posibles definiciones dadas históricamente, no podríamos abordar el problema del método, si antes no entendíamos qué era el espacio; y este fue precisamente el objeto de este ensayo.

 

Lo que esencialmente percibíamos en los rudimentos de la teoría geográfica que ya llegaba a esos años ochenta, era la consideración del espacio sólo como el sistema de referencia de las cosas, cuando éste era el objeto esencial de estudio; por lo que ahora, en una primera aproximación a la teoría del espacio geográfico, teníamos que invertir las cosas, y ver en los fenómenos mismos, al sistemas de referencia del espacio; es decir, tomar como sistema de referencia a aquello que determina sus propiedades.

 

El ápeiron (Anaximandro), el vacío entre dos átomos (Demócrito, Newton), la subjetiva dimensionalidad simétrica (Kant), condición o forma del ser (Feuerbach, Engels, Lenin), una forma más del movimiento de la materia (Mach, en su forma de idealismo subjetivo); el éter, el movimiento (Hegel), lo pleno (Langevin), el continuum (Einstein); el vacío –o vacuum– como los campos o la especialidad de los campos, y lo pleno como la sustancia o especialidad de la sustancia (Kursánov); o la dialéctica del movimiento continuo-discreto expresado en su curvatura (Bitsakis, Willer y Díaz-Balart).  Sin duda, el espacio ha sido uno de los objetos más complejos al pensamiento humano.  Al final, todo ello (ápeiron, vacío, dimensionalidad, la dialéctica continuo-discreta), destaca una faceta o propiedad de eso complejo que es el espacio.

 

Para 1990 teníamos ya lo esencial de la teoría general del espacio, y lo suficiente para comenzar, con base en ello, el desarrollo de una teoría del espacio geográfico.

 

Al 2010, han transcurrido, pues, veinte años, y debemos retomar aquellos avances que por causas ajenas a nuestra voluntad quedaron ahí, no sólo en estado latente, sino en el pleno olvido por una comunidad de especialistas, incluso por el foro en que tal trabajo se presentó, internacional, por lo menos, en el plano de América Latina, confundidos en el error lógico conocido como ignoratio elenchi, o de suplantación de tesis; en donde siendo la tesis la teoría del espacio, ésta se suplanta por la tesis del estudio de los fenómenos.

 

Este trabajo, hace veinte años, lo concluimos haciendo la consideración de que el problema estaba aún lejos de resolverse; y veinte años después, lo que encontramos actualizándonos en la teoría general del espacio, es que: 1) el vacío es un estado material realmente existente, 2) por lo tanto, el vacío es una forma de movimiento de la materia, 3) en los años noventa, finalmente, con el perfeccionamiento del instrumental, fue posible demostrar la existencia real del llamado “efecto Casimir”, por el cual en el vacío se producen partículas llamadas virtuales de inmediato decaimiento, 4)  el vacío, por lo tanto, es un estado continuo inestable, 5) en nuestro Universo, no puede haber ese vacío sin la presencia de campos y la generación de estados discretos, 6) mas cuando en el vacío irrumpe lo discreto, ya sea desde “fuera” o generado por él mismo, el vacío se constituye como condición de existencia, 7) el vacío, no sólo por su capacidad de generación de partículas, sino porque en él existe en una muy baja densidad por metro cúbico de la llamada “energía oscura”, planteada en los primeros años del siglo XXI, pero de mucha fuerza dada la cantidad de vacío en el Universo, lo plantea como una posible fuente de energía[*], 8) el vacío es en consecuencia un campo general, coexistente con otros campos, 9) en ese sentido, el vacío es un estado continuo de la materia, coexistente en lo inmediato con los estados discretos de la misma,10) el vacío adquiere, en esa condición, lo que se denomina el vacuum, a semejanza de continuum a partir de la condición de lo pleno, 11) el vacío es, por consiguiente, la condición esencial del espacio y de hecho su identidad, 12) pero, en su inestabilidad, una segunda propiedad esencial es su movimiento, 13) la cualidad principal del movimiento del vacío o espacio, es su transición de lo continuo a lo discreto, o del campo a la sustancia, como de la energía a la masa, y en todos los casos, a lo inverso, 14) la dialéctica del espacio, es así, el movimiento de la contradicción vacuo-pleno en todas sus expresiones, 15) el espacio es, entonces, al mismo tiempo, absoluto y relativo, 16) como esa unidad dialéctica entre lo vacuo y lo pleno, es que puede decirse que el espacio es sólo curvatura, tanto mayor, cuanto mayor es la masa, 17) en adelante, la velocidad de la luz la podemos considerar independiente del vacío relativo, pero, 18) no sabiendo nada de física y menos aún de matemáticas, el problema lo dejamos planteado en sus términos filosóficos, al final, 19) el espacio geográfico, su curvatura general y sus curvaturas locales, creemos que pueden manejarse galileana-newtonianamente; por lo tanto, 20) el problema concreto lo dejamos a las futuras generaciones de geógrafos.  Nosotros hasta aquí, hemos cumplido con nuestra parte.

 

 

Introducción.

 

La diferencia fundamental entre el concepto materialista filosófico contemporáneo de espacio y su concepto idealista filosófico, radica en que para el materialismo, el espacio es objetivo, en tanto propiedad real de las cosas materiales existentes; y para el idealismo, el espacio es subjetivo, en tanto el concepto ad hoc para describir los procesos reales.

 

Inmersos en esta contradicción, y su posible y ya visible unilateralidad, los geógrafos habremos de construir la teoría del espacio geográfico, la teoría de su categoría fundamental, sin la cual no puede haber, rigurosamente dicho, ciencia de la geografía.

 

En este ensayo se estudia la evolución del concepto de espacio en el pensamiento materialista contemporáneo; desde Feuerbach en el curso de mediados del siglo XIX, hasta los trabajos representativos de Kursánov, Eli de Gortari, Etichos Bitsakis y Fidel Castro-Díaz Balart en los años sesenta a ochenta del siglo XX.

 



[*] Curioso, esto lo sabíamos quizá desde fines de los años setenta o principios de los ochenta, pero en aquel entonces y hasta los años noventa, considerarlo sonaba a “ciencia-ficción”.  Pero ahora ya podemos decirlo, porque los físicos al respecto aún dicen “cosas peores”, y aún más, agregaremos ya ahora con confianza, por sorprendente que suene, lo siguiente: el espacio geográfico, pesa; y todavía más, hay una pequeña diferencia de peso entre los hemisferios norte y sur.  En otro lugar, en un tratamiento más en lo concreto del espacio, nos referiremos a ello.

 



Compartir este post

Repost0

Comentarios