Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 octubre 2010 7 10 /10 /octubre /2010 22:00

Clich--Filosof-a

Filosofía para Mortales.  Foro, 2010 (1)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Espacio Geográfico”, Revista Electrónica de Geografía Teórica;

http://espacio-geografico.over-blog.es/;

México, 13 oct 10.

 

 

Prefacio.

 

<<Esto es muy importante, es fundamental para su capacidad de análisis crítico; sin ello su nivel profesional será menor; sin ello no tendrán capacidad para producir científicamente…; con esto, se van a poder codear con los dioses…; créanme…, hagan caso…, ey!>>…  Han sido infinitamente las palabras; independientemente del curso dado, pues en todos ellos, invariablemente, ofrecíamos el panorama esencial del famoso “Marco Teórico”, en particular, gnoseológico; ante nuestros estudiantes.

 

Pero el problema ha sido siempre justo eso, que han sido estudiantes, y ya sabrán…, ni en cuenta; y si acaso alguno prestó atención, no pasó de ahí…, porque de cualquier manera no entendió nada.  Y no sólo no lo podían haber entendido, sino que estábamos plenamente conscientes de que así seria; pero, entonces, ¿por qué o para qué todo ello?  Pues justo por la mismas razones de aquella ritual exposición.

 

Sabíamos que al terminar sus estudios profesionales, vendrían, como así ocurría, con aquello de: <<…profe, cómo dijo que estaba aquello del Marco Teórico?>>; y no teniendo ya oportunidad de volver a sistematizar sesiones para su explicación, había que echar mano de los libros.  Pero ya también sabíamos que tras ello vendría el: <<profe, ¡pues no le entiendo nada!…>>… (pues no hay más que, <<Dios se apiade de vuestras almas!>>)

 

¿Por qué lo hacíamos?: 1) porque nadie más lo hacía (y al que le correspondía formalmente, pareciera que tenía la especial misión de acabarlos de enredar); 2) por que les quedara, si no el conocimiento, algo que era ciertamente difícil por la formación acientífica de nuestro sistema educativo, sí por lo menos la idea de que aquello, lo que fuera, lo hubiesen escuchado como algo especial, y alguna vez se dispusieran a estudiarlo, y hasta quizá, alguno lo podría llegar a entender a partir de recordar el esquema explicado por mi alguna vez.

 

Y ahora hay la oportunidad de volver a ello dejando esta filosofía para los mortales por escrito, ya qué más se puede hacer; ahora sí, el que aquí no le entienda: ¡que el Todopoderoso sea indulgente y se apiade de su alma!...

 

La Filosofía es un asunto de los dioses (por lo menos, dejemos que así se crea), luego entonces, yo, filósofo prometéico, acometeré la peligrosa misión clandestina de hacer llegar el conocimiento de los demiurgos a los desdichados mortales.  Helo aquí…

 

*

 

Advertencia:

 

En esto iremos lento, y no por vuestra condición de mortales, sino porque didácticamente es necesario.  Hay la necesidad de una reflexión a cada paso (hasta parece filosofía).

 

No haremos aquí un libro de texto de Filosofía, ni una académica y sistemática “Filosofía para Sofía”, ni nada semejante; sino partiremos de las experiencias concretas, de las obtenidas indirectamente, como, deseablemente, de las que sean producto de la interacción en este Blog; y, siendo así, aquí, en consecuencia, no hay nada preestablecido, que no sea resolver la necesidad concreta.

 

Y en lo que la necesidad concreta se expresa (en lo que los mortales hablan), trataré de explicar los aspectos esenciales del truco de los dioses.

 

 

La magia de los dioses.

 

Y Carlos Marx dijo: <<¡Hágase la dialéctica materialista!..., y todo tuvo que empezar a verse tal cual ocurre en el mundo de los objetos materiales, a partir de sus aspectos contradictorios>>.

 

Mas los herejes que se obstinaron en no verlo así permaneciendo fieles a Hegel, sino al revés, es decir, como ocurre en sus cabezas, en el mundo de sus ideas a partir de algún postulado, dejaron al descubierto la existencia irreductible de dos maneras, y por lo menos de dos maneras, de ver el mundo: la de los materialistas, y la de los idealistas.

 

Primera necesaria aclaración: 1) aquí, cuando hablamos de “materialistas”, no nos estamos refiriendo ni a los “chalanes” repartidores de materiales para la construcción, ni a esos desalmados, carentes de valores y sentimientos, eternamente pensando en el dinero y los bienes materiales; de la misma manera, cuando hablamos de “idealistas”, tampoco nos estamos refiriendo, ni a esos “soñadores”, todo moralidad y sentimientos, eternamente “en las nubes” abstraídos de la realidad, ni a ningún tipo de romanticista impostado; y 2) por los materialistas, nos estamos refiriendo a los que piensan como Marx o de manera aproximada a lo que hemos puesto en voz y pensamiento; y por idealistas, nos estamos refiriendo, a su vez, a aquellos que se aproximarían a ver el mundo como Hegel.

 

Y como aquí no se trata de creer lo dicho, sino por lo contrario, de pensar y ponerlo en duda; aquí, entonces, se trata de razonar y no de aceptar lo dado partiendo del supuesto de que, <<si lo ha dicho uno de los dioses, entonces debe estar bien>>; no, no es así, y por eso esto es ciencia.

 

Si creéis que bastará con leer pasivamente para aprender de ciencia, os equivocáis.  No os estamos invitando a que no os preocupéis, que la verdad os será dada sin esfuerzo alguno de vuestra parte; sino, por lo contrario, la invitación, es a la obligación a pensar; a realizar ese supremo esfuerzo de razonar.  Hasta aquí, aún estáis a tiempo de volveros.  Una vez intentéis dar respuesta a la identidad de vuestro pensamiento ya con Marx o ya con Hegel, no habrá vuelta atrás…, y no seremos responsables de vuestro destino.

 

Responded, entonces, en los comentarios de este Blog, si pensáis aproximadamente como Marx, o como Hegel.  Hasta entonces, continuaremos.

 


 

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Filosofía
Comenta este artículo

Comentarios

Luis Ignacio 11/05/2010 00:04



Soy yo mismo, nada más para ver sí funcionaba