Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

27 julio 2014 7 27 /07 /julio /2014 16:04

1830 Vicente GuerreroLos Pronunciamientos de Insurrección en México desde 1821.  El Plan de Jalapa, 1829.  (4/)

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

http://espacio-geografico.over-blog.es/

29 jun 14.

 

Guadalupe Victoria había ocupado la Presidencia de la República desde 1824, al derrotarse la intentona de Imperio Monárquico de Iturbide; luego de cuatro años, y no sin una situación conflictiva en la que el nuevo proceso electoral en el que contendieron por los liberales Vicente Guerrero, y por los conservadores Manuel Gómez Pedraza.  Se esperaba por todos un triunfo de Vicente Guerrero, pero éste perdió por dos votos (entonces se elegía por los representantes de cada Estado federado), y entonces ocurrió una revuelta popular en la capital, conocida como el “Motín de la Acordada”, durante el cual fue saqueado el famoso mercado virreinal del Parián.

 

Al final de la revuelta, Pedraza abandona el país, y Vicente Guerrero es nombrado Presidente de la República.  La inconformidad de los conservadores era enorme, y Guerrero tuvo que gobernar habiéndole otorgado el Congreso plenos poderes.  A dos años de su gobierno se fraguó entonces, por el conservadurismo, el Pronunciamiento de Jalapa, de 1829.

 

Pretendiéndose suavizar la situación política, el principal enemigo de Guerrero, el conservador Anastasio Bustamante, fue indultado en su sanción de destierro, y en ese año de 1829 volvió a México, nombrándose incluso como Vicepresidente.  Desde ese momento corrió el rumor de que Santa Anna y Anastasio Bustamante, preparaban un movimiento  para cambiar la forma federalista de gobierno, por la forma centralista, lo cual, por supuesto, éstos desmintieron y tuvieron que pronunciarse abiertamente por el federalismo.

 

Se propició entonces una insurrección con las mismas intenciones centralistas de las fuerzas militares de Campeche, simulando Santa Anna y Bustamante el condenarlo, ganando tiempo, y, finalmente, emitiendo desde el cantón militar, el elaborado documento del Pronunciamiento de Jalapa por el ejército, el 4 de diciembre de 1829.

 

En la estructura del mismo, luego de siete párrafos en los que se justifica –así no haya sido realmente justo– el movimiento de insurrección; se pasa a una segunda parte, formado por las cláusulas del plan en seis artículos: <<1° Se pronuncia por el pacto federal indisoluble; 2° reivindica en sus fuerzas el restablecimiento del orden constitucional; 3° en el ejercicio del derecho de petición, se pronuncia por que el supremo Poder Ejecutivo dimita las facultades extraordinarias de que está investido, convocando a las cámaras; 4° que se remuevan aquellos funcionarios contra quienes se ha expresado la opinión general; 5° se pronuncia por el respeto a las cámaras y otros poderes (excluyendo el Ejecutivo); y 6° el ejército promete que promoverá conservar a toda costa la pública tranquilidad>>.

 

Luego pasa a la segunda parte en que, para llevar a cabo el plan, se acuerda: 1) Que se remitan ejemplares del plan con atento oficio al supremo gobierno general, a los honorables legisladores y a los Excelentísimos Srs. Gobernadores de los Estados, a los comandantes  generales y a los prelados eclesiásticos; 2) Que se invite tanto a Anastasio Bustamante como a Antonio López de Santa Anna, para ponerse a la cabeza del pronunciamiento; 3) en caso de la negativa de éstos, ocupara el mando el más graduado de los jefes militares; 4) se invita a los militares de Campeche, a abandonar su plan y unirse a este>>.

 

Anastasio Bustamante simuló declararse defensor del federalismo, Santa Anna simuló diciéndose defensor del gobierno y la vida de Vicente Guerrero, y la parte del ejército en Tacubaya, leal a Guerrero, acabó defeccionando y uniéndose al Plan de Jalapa, con lo que, al final, Vicente Guerrero sabía que no tenía opción, renunciando a la Presidencia.

 

Fue este el golpe de Estado más pérfido y sutilmente dado en la historia.  Vicente Guerrero luchó por la independencia desde 1810 en las fuerzas de Hermenegildo Galeana, fue continuador de José Ma. Morelos, y si bien participó en esta lucha que esencialmente era de la burguesía nacionalista criolla de los antiguos hacendados y mineros que hacía mucho habían perdido el sentimiento de su descendencia española virreinal, él mismo no era parte de esa burguesía progresista naciente, sino el representante más puro del campesinado aliado a la burguesía en esa lucha contra la monarquía española.

 

Vicente Guerrero, de origen campesino, arriero, no era un mexicano criollo, sino un mestizo descendiente de los esclavos africanos que poblaron aquel territorio, que luego, en honor del heroico insurgente, este territorio llevaría su nombre.  En ese sentido, lo que Vicente Guerrero representaba, era al proletariado como una clase social en simiente.  Todo ello explica por qué el enorme respeto a su persona, a la vez que el odio, no sólo de enemigos, sino el recelo de los propios, y esa conjura en que todos se volcaron en su contra buscando que saliera del gobierno, a la vez que sin atentar contra su dignidad.

 

Vicente Guerrero dejó la Presidencia de la República; era el momento histórico de esa burguesía criolla; aún tendría que transcurrir un siglo más para que esa simiente proletaria floreciera; y continuó en la lucha armada hasta que se fraguó su traición y fusilamiento.

 

A partir de ahí, 1831, el resto del siglo XIX fue ya sólo de pugnas intestinas en el seno de la burguesía, entre los antiguos burgueses hacendados y mineros de la burguesía conservadora guardando fuertes resabios de sueños imperiales, y la burguesía progresista liberal, que a partir de entonces comenzaría a destacar en su forma más avanzada, como burguesía comercial e industrial.

 

    Olavarría y Ferrari, Enrique; México Independiente, 1821-1855; “México a Través de los Siglos”; Editorial Cumbre, Tomo IV; México, 1967; pp217-218.

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en Política
Comenta este artículo

Comentarios