Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación Del Blog

  • : Espacio Geográfico. Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • Espacio Geográfico.   Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri
  • : Espacio Terrestre: objeto de estudio de la Geografía. Bitácora de Geografía Teórica y otros campos de conocimiento del autor. Su objetivo es el conocimiento científico geográfico en el método de la modernidad.
  • Contacto

Buscar

Archivos

10 enero 2011 1 10 /01 /enero /2011 00:55

Editorial

 Alfred Hettner (1859-1941) 

Alfred Hettner (1859-1941).  Uno de los primeros geógrafos de carrera europeos, logró sintentizar las aisladas propiedades historicamente dadas del espacio, en el concepto de espacio mismo como objeto de estudio de la Geografía.

[Fuente: "Espacio Geográfico", Revista Electrónica de Geografía Teórica; http://espacio-geografíco.over-blog.es/]

 

Haciendo aquí una reflexión muy personal, abstrayéndonos del lector mismo, ya podemos decir que ahora tenemos más que claro, que no escribimos para el presente.  Hemos intuido desde siempre, que no exponíamos nuestras ideas para nuestro tiempo; pero no habíamos hecho conciencia de lo absoluto de ello, como que quedaba un fino rayo de luz que hacía relativo tal sentir.

 

Sin que nos lo propusiéramos, descubrimos indirectamente tal condición absoluta de que todo cuanto hemos pensado y dicho, es únicamente para el futuro.  Esa es la explicación que le damos a esa contradicción, que más que de la sociología de la ciencia, es de la eticidad de la ciencia, de un caso muy particular de aquella, por la cual un lector sistemático, vivamente interesado en lo que exponemos, resulta, a su vez, absolutamente indiferente a que eso que le causa interés, pueda o no seguir siendo expuesto.  En esa condición, lo que aquí lee, es una curiosidad circunstancial, mero accidente; una absoluta contingencia.  De ahí que al hecho intelectual aquí expuesto, no le corresponda el acto moral de colaborar en su sustento.

 

Lo que necesariamente se tiene que deducir de ello, es que no se está entendiendo nada.  Que todo esto suena sólo así, “interesante”, pero a la vez, una extravagancia que no se comprende.  Lo sabíamos, pero no podíamos aceptar que fuese tan absoluto.

 

Pero he aquí que, si no se entiende en su esencia, ello es, simplemente, porque no existen las condiciones intelectuales dadas para ello.  Y bien visto, no podía ser sino así; el geógrafo que ha de apropiarse del futuro, habrá de tener un sólido y consistente aparato teórico, formado en la geometría, y fundado en la dialéctica materialista; de ahí que, por tales carencias, ya lo intuyéramos desde siempre.  El lector interesado en lo que aquí se expone, tiene apenas algunos elementos espontáneos para, con ellos, sólo alcanzar a atisbar  algo del futuro.  De un futuro que irremediablemente se le escapa, al que no pertenece.  Su futuro, así, no es más de lo que hoy es su presente, pero, para entonces, en abierto choque con la realidad, desfasado; y hoy ya anacrónico, para entonces total y absolutamente obsoleto.  Sociología de la ciencia en su esencia.

 

De igual modo, inversa o recíprocamente, nuestro lector de hoy, es sólo absolutamente contingente, puede ser o no, no se hace ninguna diferencia.  Ahora tenemos la conciencia absoluta, de que no es para él –prácticamente incluso ni en términos relativos– que escribimos y exponemos estas ideas. (por definición, no lo puede ser para quien es así de indiferente a ello); sino para un lector y estudioso de la verdadera geografía científica del futuro, sin que podamos precisar en qué tiempo exacto, más allá de traducirlo en forma de disponer de ese aparato teórico físico-matemático, fundado en la filosofía dialéctico materialista.

 

Para ese geógrafo que está por ser, ya no para el de hoy que en realidad no lo es (no lo es, no sabe que no lo es, y en general, no quiere saber si lo es o no, es indiferente a ello; pero peor aún, cree y dice serlo; ante tal oscuridad, nada hay ya qué hacer); es que ahora hemos de escribir y exponer, en la medida que ello nos sea posible y hasta donde podamos

 

Para ese geógrafo que está por ser, es que, entonces, dejamos aquí, en esta Edición Especial, aquello a lo que nos comprometimos publicando lo que nos habíamos reservado como materiales para los suscriptores; esto es, un material esencial para entender esa geografía del futuro: La Geografía en Alfred Hettner, 1927.

 

Entre estos materiales reservados están muchos otros, pero todos los cuales que restan, tienen en común el contener una gran cantidad de mapas, gráficas e ilustraciones que requieren escanearse, y para lo que  -quizá por ahora– no disponemos ni del recurso técnico ni económico.

 

*

 

 

Tránsito; Pedro C. SánchezGeografía Teórica.

 

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (1/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (2/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (3/10).

  q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (4/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (5/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (6/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (7/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (8/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (9/10).

q  La Geografía en Alfred Hettner, 1927.  Ensayo, 2011 (10/10).

 


Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri - en "Espacio Geográfico" - Revista; Primera Ëpoca
Comenta este artículo

Comentarios